Conéctate a nuestras redes

Cine

Dallas Buyers Club

Publicado

en

El tema que decidieron darle a la recién pasada ceremonia de los Oscar, buscaba conmemorar a los héroes de las películas: Superhéroes, antihéroes o simples líderes, pequeños o grandes, que marcaron una diferencia para alguien o para algo. Parece adecuado entonces que las dos interpretaciones masculinas que se llevaron el galardón fueran las de Matthew McConaughey y Jared Leto, que en “Dallas Buyers Club” interpretan justamente eso, dos personas simples haciendo una gran diferencia para una comunidad entera.

DALLAS BUYERS CLUB 01Ron Woodroof (Matthew McConaughey) es un vaquero de rodeo texano drogadicto y homofóbico en el Dallas de 1985. Cuando una de sus numerosas conquistas le contagia VIH y recibe el diagnóstico, sabemos que estas son malas noticias para Ron, pero no simplemente por el hecho de que le anunciaron que le quedan 30 días de vida. Para el hombre, el sida es una enfermedad de homosexuales y él se rehúsa a estar asociado con ella. Cuando su salud empieza a deteriorarse, se alía con Rayon (Jared Leto), un paciente travesti con quien empieza a contrabandear fármacos ilegales en Estados Unidos, que ayudan a aliviar la enfermedad. Juntos crean un club en el que distribuyen la medicina a sus miembros, otros pacientes con VIH.

Las películas que abordan el tema del Sida suelen hacerlo con sutileza, como resguardándose ante una cuestión que incluso el día de hoy es tabú, con miedo de representarlo incorrectamente o de ofender involuntariamente. Esta temática suele ser relegada a cintas de corte independiente y estar ligada exclusivamente a personajes homosexuales. El camino que toma “Dallas Buyers Club” al respecto no difiere considerablemente de este patrón, pero se enfoca más en la universalidad de la lucha del protagonista, que en la comunidad que representa, presentándola de manera justa y sin emitir juicios sobre ella.

DALLAS BUYERS CLUB 03Lo más rescatable de “Dallas Buyers Club”, y lo que generó el interés inicial que la llevó lo lejos que ha llegado, son las actuaciones principales. McConaughey –desde que decidió hace poco más de un año empezar a exigirse como actor- hizo noticia por perder casi veinte kilos para interpretar el papel del moribundo texano, y Jared Leto también consiguió su buena parte de cobertura por la “transformación” que supone la interpretación de su personaje, pero estas actuaciones van más allá del mero cambio físico. Ambos trascienden los estereotipos en los que fácilmente pudiesen haber caído y enriquecen cada momento que comparten en pantalla. Ninguno niega los defectos de sus dañados personajes, McConaughey abrazando la ignorancia de Ron; Leto abarcando la testarudez de Rayon. Ver las interacciones de ambos, forzando la tolerancia mutua, empezando a agradarse y aprendiendo el uno del otro, forman los mejores momentos de la cinta.

Dicho esto, se siente como si McConaughey y Leto fuesen los únicos factores levantando la película. Es una gran historia aquella que busca contar “Dallas Buyers Club”, pero el problema es que los principales involucrados están operando a niveles muy dispares. Los actores mencionados (el resto no juega un papel predominante, con Jennifer Garner sintiéndose especialmente desperdiciada) están en plena forma y la dirección de Jean-Marc Vallée es lo suficientemente perspicaz como para optar por no lucirse y dejarlos hacer lo suyo, pero el guión parece traicionar a unos interpretes obligados a obedecerlo. Es plano y convencional, e incluye todas las escenas que se esperaría encontrar en una película como esta. Una historia así no necesita ser impredecible, pero cada escena está construida de DALLAS BUYERS CLUB 02forma tan poco sutil, que se dibuja muy claramente lo que se quiere obtener de ellas, y el orden en que suceden hace que la película sea carente de cualquier giro o sorpresa, llevándonos por el camino que sabemos que tomará. Para impedir que esto aburra, la propuesta de montaje es ágil y avanza con rapidez, pero más que agilizar la acción y acentuar el paso del tiempo, pareciera desdeñar los sucesos que se están contando y desproveerlos de relevancia.

El resto de los personajes son unidimensionales y no inciden mayormente en el desarrollo de la historia, desde los numerosos pero nunca amenazantes antagonistas, pasando por la pobre doctora de Garner como aliada solitaria, hasta una comunidad de enfermos con tan poco carácter e ímpetu, que hacen que la lucha del protagonista se sienta menos significativa de lo que es. Todos estos aspectos se vuelven especialmente molestos cuando se contrastan con el nivel en el que está trabajando la dupla principal, que se queda corta con el material que la rodea.

DALLAS BUYERS CLUB 04Aún así, se agradece que, por todas sus fallas, Vallée no juzgue a sus personajes y que, asimismo, no los enaltezca por sus méritos. Esta es una película noble, sobre personas imperfectas, acerca de desvalidos buscando hacer lo mejor en las peores circunstancias y que, operando fuera de la ley, logran marcar una diferencia con todo en contra, excepto las ganas de vivir. Eso es todo lo que se necesita para convertirse en héroes. “Dallas Buyers Club” tiene buenas intenciones, pero no puede evitarse el sentir que, además de sus dos impresionantes actuaciones, la película no sirve a la historia que está contando y que la mayor labor heroica de McConaughey y Leto es ser los únicos elementos redentores de una cinta que no funciona del todo.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Cristóbal

    05-Mar-2014 en 1:57 pm

    Peliculaza, en desacuerdo, la encontré magnífica, para mí debió ganar el Oscar. Detesto el ya cliché de “le faltó ambición” la encontré redonda

  2. Fantomas

    09-Mar-2014 en 9:21 pm

    Totalmente en desacuerdo, la encontre una excelente pelicula. Aparte de lo obvio de las 2 increibles actuaciones de Leto y Mcconaughey, la pelicula es una gran critica a la medicina como negocio.

Responder

Comentarios

Chicos Buenos

Publicado

en

Chicos Buenos

El género coming-of-age se define como historias que tratan el período de crecimiento de un adolescente y su paso a la adultez. Esto es tratado de diferentes formas en diferentes cintas. De manera más bien dramática en películas como “The Spectacular Now” (2012) o “Call Me By Your Name” (2017), y también de manera humorística como en la clásica “Superbad” (2007). “Chicos Buenos” tiene muchas similitudes con esta última, que fue una película sumamente exitosa e influyente durante la década pasada, por lo que las comparaciones son casi inevitables. Afortunadamente, “Chicos Buenos” es lo suficientemente fresca e ingeniosa para mantenerse y brillar por sí sola.

Max (Jacob Tremblay), Thor (Brady Noon) y Lucas (Keith L. Williams) son tres amigos preadolescentes que, al ser invitados a una “fiesta de besos” por Soren (Izaac Wang), el chico más popular de la escuela, intentan espiar a la vecina de Max junto a su novio con un drone para aprender a besar. El plan sale mal y el drone es destruido, y los tres amigos deben encontrar la forma de conseguir otro para no ser castigados y poder asistir a la fiesta.

Las comparaciones con “Superbad” son bastante obvias: Seth Rogen y Evan Goldberg, guionistas de la primera, son productores ejecutivos en este filme, y ambas tratan sobre un grupo de amigos intentando ir a una fiesta con fines románticos y para ganar estatus, y terminan pasando por diversas peripecias que ponen a prueba su amistad. Es en este punto donde “Chicos Buenos” realmente brilla y sorprende, ya que, a pesar de parecer una película sumamente tonta que no busca más que hacer reír –cosa que logra con creces–, también llega a interesantes reflexiones sobre la amistad, cómo la gente cambia y cómo las relaciones cambian con ellas. A medida que se acerca el final, la película adquiere un tono de melancolía muy refrescante, aunque es arruinado por un gag que se siente redundante.

Este es un problema durante casi toda la película. Pese a haber instancias de humor muy inteligentes, también hay momentos sumamente burdos y repetitivos, particularmente los que tienen que ver con la ingenuidad de los niños sobre el sexo. En muchos momentos los personajes interactúan con objetos sexuales sin saberlo, dildos, muñecas inflables, entre otras, y el humor radica en que el público, a diferencia de los protagonistas, sabe lo que estos objetos significan. Estos gags son por mucho lo peor de la película, son repetitivos y no particularmente graciosos, pero la cinta a ratos parece apoyarse en ellos en vez de sus elementos más inteligentes.

Los personajes también pueden volverse un poco agotadores por momentos, debido a su ingenuidad e inocencia, en particular el personaje de Lucas. Max y Thor son dinámicos y multidimensionales, pero Lucas se siente algo plano, incluso en el tercer acto cuando tiene un insight importante respecto a su amistad con Max y Thor. A pesar de esta pequeña evolución, el personaje se siente algo blando, aburrido y, si bien esto es discutible, llega a caer mal. Sin embargo, los tres protagonistas (y, de hecho, todos los personajes de la película) se sienten bastante bien construidos, sin importar cuánta relevancia tienen en la historia. Desde los protagónicos a los secundarios más insignificantes, todos tienen una personalidad definida y se sienten reales.

No obstante a lo anterior, un elemento importante en que la película queda corta es en las actuaciones, específicamente de los niños. Teniendo un reparto principalmente infantil, este era un desafío importante y lamentablemente no alcanza a superarlo. Las actuaciones son inconsistentes; hay momentos en que funcionan muy bien, pero en otros –particularmente las escenas más emocionales– se sienten un poco forzadas y sin vida. Las lágrimas que vemos son claramente maquillaje y esto es algo que a ratos puede sacarnos de la intensidad de la escena.

Por otra parte, visualmente podría ser más arriesgada, ya que no hay mucha propuesta de dirección desde el tipo de encuadres y color. Por otro lado, el universo que se muestra también resulta poco interesante: los personajes se mueven en el mismo mundo suburbano estadounidense que ya conocemos muy bien, incluso en películas de temáticas similares como la mencionada “Superbad” o “Booksmart” (2019), además de otras comedias de Point Grey, productora de Rogen y Goldberg, como “Neighbors” (2014) y “Blockers” (2018). Es un ambiente sobre explotado en la comedia y ya se está volviendo aburrido.

Sin embargo, todos estos elementos en que la película se cae no alcanzan a arruinar su inteligencia, gracia y honestidad. En vez de ser una simple comedia tonta sobre niños que quieren dar un beso, “Chicos Buenos” va más allá, reflexionando sobre la naturaleza de los lazos que nos unen con nuestros amigos, y se podría ubicar cómodamente en el canon de cine coming-of-age estadounidense.


Título Original: Good Boys

Director: Gene Stupnitsky

Duración: 90 minutos

Año: 2019

Reparto: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Midori Francis, Josh Caras, LilRel Howery, Millie Davis, Chance Hurstfield, Enid-Raye Adams, Lina Renna


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 2 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 2 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: