Cómo Ser Soltera

jueves, 11 de febrero de 2016 | 1:34 pm | No hay comentarios

Título original:

How To Be Single

Dirigida por:

Christian Ditter

Duración:

110 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Dakota Johnson, Rebel Wilson, Alison Brie, Leslie Mann, Damon Wayans Jr., Nicholas Braun, Jason Mantzoukas, Tuesday Knight, Wellington Barrientos, Charlotte Kirk, Marko Caka, Carla Quevedo, Derek Brantley, Judith Lightfoot Clarke, Stefanie Bloom

La previa al Día de los Enamorados se sazona, en términos fílmicos, con la invasión de un puñado de títulos destinados a ser la elección de parejas de flechados o amigos. Hace un año esa consigna la encarnó únicamente “Fifty Shades Of Grey”, que por su condición de imperdible para millones no dejó espacio para ningún otro estreno acorde a la fecha, hallando una fuerte respuesta de parte de la audiencia, que acudió rauda a ver a Jamie Dorman y Dakota Johnson haciendo carne el bestseller de E. L. James. En esta oportunidad el abanico de películas que se estrenan en Chile en simultaneidad con Estados Unidos se amplía a tres alternativas, siendo otra cinta protagonizada por Johnson la que finalmente se aproxima con mayor cercanía al estreno clásico de esta celebración. Un honor que recala en este filme más por el descarte de las otras opciones que por cualidades propias, en vista de que no expresa una mirada idílica ni conservadora y bosqueja más incomodidad que calor para quienes asistan acompañados en plan romántico.

HOW TO BE SINGLE 01La película es la segunda adaptación al cine de una novela de Luz Tuccillo, luego de “He’s Just Not That Into You”, una cinta de historias cruzadas en Baltimore con un reparto estelar (Scarlett Johansson, Jennifer Aniston, Ben Affleck, Bradley Cooper, entre otros) que también se estrenó por estas fechas allá por el 2009. “Cómo Ser Soltera” transcurre en Nueva York y muestra a Alice (Dakota Johnson) poniendo término a su relación con Josh (Nicholas Braun), con lo que queda abierta a redescubrir lo que es la soltería con la compañía de Robin (Rebel Wilson), quien disfruta de la juerga como nadie en la ciudad. En esa búsqueda de solo pasarlo bien, se involucra más amistosa que seriamente con Tom (Anders Holm), un barista que desconfía de los compromisos y da cátedra de cómo mantener relaciones sin que nadie salga herido. Alice, aún no completamente cómoda con su nueva vida, encuentra apoyo tanto en Robin como en su hermana Meg (Leslie Mann), una doctora abocada plenamente a su trabajo a la que le surgirá la oportunidad de vivir más de algún cambio.

En la búsqueda por meter en la boca el producto que sea, las primeras impresiones que causan ciertas películas con sus respectivas campañas no encuentran respuesta en lo que realmente son. Pasa con esta cinta, que no es el filme alocado, desenfrenado e inmaduro que el marketing quería vender. Ese quiebre con las expectativas, que podría defraudar a quienes buscaban hallar la respuesta femenina a Seth Rogen y su pandilla, abre un mejor panorama: el de una película sorprendentemente divertida, que encuentra en Dakota Johnson un baluarte y un descubrimiento, el de una nueva actriz insigne del género, por un momento lejos del sobregiro de “Fifty Shades Of Grey”. En las idas y vueltas de Alice, en su confusión, la cinta va dibujando un personaje efectivamente cercano –lejos de lo que pudo HOW TO BE SINGLE 02verse en un protagónico tan desagradable como el de Cameron Diaz en “The Other Woman” (2015), una de las comedias femeninas que pasó el año pasado por salas–, percibiendo réplica en la agradable presencia de Johnson, ahora sí plenamente cómoda.

En torno a Alice van girando distintos personajes, todos en distintas búsquedas conectadas con lo que implica estar en pareja o no acompañado. La temática no ofrece novedades, pero al guión le alcanza para torcer las nociones de obviedad y pedestrería, y entregarles más impulso del que cabría aguardar, para lo que le resulta clave no entrar a subrayar ni remarcar motivaciones. Un buen brillo es que logra ir elaborando más allá del simple encanto de la protagonista, dando por ejemplo firmeza a la subtrama de Leslie Mann, quien al fin tiene un papel acorde a sus cualidades actorales. Aunque sus propósitos no son los de instituir un gran tratado sobre las relaciones o el desprendimiento de ellas en el siglo de los smartphones, la instantaneidad y la ligereza, la película consigue ir aunando intenciones y trazos hacia algo que podría ser calificado como un sobrio pero entretenido relato sobre la amistad y el aprender con cada tropiezo. En su armado hay consistencia y el interés se mantiene en buen estado en todo momento, incluso cuando la historia se aleja de la protagonista, por más que eso sufra de imprecisiones, como cuando otorga excesiva cabida a Alison Brie y lo que desarrolla por sí sola –ya no con Anders Holm, que es su link con la historia central–, en una adhesión inofensiva pero poco justificada.

HOW TO BE SINGLE 03En esta cinta, que habla de crecer, de dejar atrás etapas, las piezas lucen modestamente bien ubicadas y con un arranque de honestidad que las comedias no ofrecen muy a menudo. Menos aquellas que ponen a muchos personajes dentro de una bolsa para terminar hablando de lo que ya sospechábamos. Es cierto que por momentos la película adquiere una vehemencia un tanto imprudente que da pie para que se originen sucesos poco verosímiles, que desbalancean un poco el asunto, pero finalmente son males menores, dado que en general la apuesta visual del director se despliega acorde y esos arranques de vértigo que inyecta finalmente le suman más que le restan.

“Cómo Ser Soltera” no es la respuesta fílmica a “Girls” o “Master Of None”, dos series sobre la vida de jóvenes aprendiendo a encontrar su lugar en la Gran Manzana, porque detrás definitivamente no hay talentos como Lena Dunham o Aziz Ansari. Por lo demás, tampoco se desvive por serlo, y si uno se saca momentáneamente de la cabeza esos referentes, la cinta de Christian Ditter puede ser agradable. Ofrece diversión, proporciona más de algún apunte interesante, tiene en Dakota Johnson una actuación para admirar, encuentra un perfecto contrapunto en Rebel Wilson, siempre en el momento exacto para hacer subir el desenfreno, y muestra incluso a Leslie Mann moviéndose con encanto y cayendo bien. Al final sus aspiraciones de elaborar una gran conclusión a lo que ha expuesto puede sonar como algo ingenuo de su parte, pero el disfrute ya está hecho, por lo que leerlo como un desajuste no sería del todo correcto.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder