Conéctate a nuestras redes
Yesterday Yesterday

Comentarios

Yesterday

Publicado

en

Las películas románticas, particularmente las comedias románticas, a menudo son consideradas como una categoría inferior al cine de drama o suspenso. Esto, en parte, porque es muy fácil enumerar comedias románticas que han tenido un gran éxito comercial sin tener mayor mérito artístico. Películas como “The Ugly Truth” (2009), “27 Dresses” (2008), e incluso filmes que se han vuelto de culto, como “The Notebook” (2004), a menudo reciben miradas desaprobatorias de algunos aficionados al cine.

No es difícil entender por qué muchas películas románticas tienden a ser más bien predecibles y en base a fórmulas, no por nada el chico-conoce-chica se ha transformado en un cliché. Sin embargo, durante las últimas décadas han existido cintas que intentan desafiar las nociones de las clásicas películas románticas. Filmes como “Blue Valentine” (2010) y “(500) Days Of Summer” (2009) buscan desmentir el mito del amor eterno con gran éxito. Y esto es algo necesario, ya que el desafío a las normas es lo que hace que el cine avance y nos siga sorprendiendo. “Yesterday” de Danny Boyle, con una temática interesante y una premisa novedosa, podría intentar desafiar estas mismas convenciones, pero dada la oportunidad decide seguirlas y transformarse en una película más del montón.

Jack (Himesh Patel) es un joven músico en un pequeño pueblo de Inglaterra, que está teniendo serios problemas intentando catapultar su carrera junto a su mejor amiga y manager Ellie (Lily James). En la noche que decide dejar sus sueños musicales atrás, una tormenta solar apaga todas las luces de la Tierra y Jack es atropellado por un bus. Despierta en el hospital y, para su sorpresa, nadie más que él parece recordar a la banda The Beatles, entre otros elementos de la cultura popular mundial. Siendo la única persona que conoce a una de las bandas más importantes del siglo XX, decide utilizar sus canciones para catapultar su carrera musical, volviéndose un fenómeno mundial de la noche a la mañana. Este éxito, sin embargo, podría llevarlo a dejar atrás las cosas que realmente importan en la vida.

Es innegable que el concepto de “Yesterday” es sumamente interesante, por lo que resulta algo decepcionante que no sea explorado en mayor profundidad y se quede a medio camino. Un ejemplo claro de esto es que en este universo la banda Oasis no existe, pero Coldplay sí, cuando ambas agrupaciones tienen claras influencias de The Beatles. Ahora bien, esto no tiene tanto peso si se considera que la premisa no es mucho más que una excusa para contar una historia romántica, lo que se transforma realmente en el punto problemático de la película.

Jack tiene el clásico viaje del joven que no alcanza a ver lo que tiene adelante, a Ellie, para darse cuenta de lo que realmente siente por ella sólo cuando es demasiado tarde. Y si bien esta podría ser una gran reflexión sobre la naturaleza de las relaciones entre hombres y mujeres, la película termina cayendo en los mismos clichés que siempre se le critican a las comedias románticas. El filme se queda corto en los dos pilares principales que lo sostienen por no atreverse a explorar y desarrollar en mayor profundidad ninguno de las dos premisas, dejando la sensación de que se pudo haber hecho mucho más para contar esta historia.

Visualmente funciona bastante bien. Danny Boyle nunca ha tenido problemas otorgándole una identidad especial a todas las películas que dirige, y esta no es la excepción. Hay sólidos montajes musicales y recursos visuales interesantes para mostrar el paso del tiempo, además de un curioso uso de planos holandeses para reflejar la constante extrañeza que el personaje siente en este mundo.

Las actuaciones también funcionan, la mayoría de los personajes resultan entrañables y particularmente llama la atención la interpretación que Kate McKinnon hace de Debra, la pragmática manager norteamericana que, a pesar de ser la antagonista, sigue siendo encantadora en su propio modo. Por otra parte, la banda sonora está principalmente compuesta por covers de The Beatles y, aunque no hay nada particularmente original, funciona bastante bien dentro del contexto de la película, además de apelar a la nostalgia y el cariño que la banda suscita en el público. Estos elementos, si bien salvan a la película de la absoluta mediocridad, siguen estando al servicio de una historia sumamente pobre. Esto se siente particularmente al final, con un montaje celebratorio de la vida familiar pacífica y tranquila, que se siente completamente no merecido.

Es quizá perdonable que la película no se interese en explorar en profundidad las implicancias culturales que tendría la no existencia de The Beatles en la historia musical en favor de desarrollar una historia romántica, después de todo “es una comedia romántica, qué se espera”. Sin embargo, si dejamos de exigirle al cine que nos sorprenda, la industria comienza a estancarse. “Yesterday”, con una premisa novedosa e interesante, pudo haber sido sorprendente, pero terminó cayendo en las mismas fórmulas que se critican constantemente en el género, lo que no deja de ser decepcionante.


Título Original: Yesterday

Director: Danny Boyle

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Himesh Patel, Lily James, Kate McKinnon, Ed Sheeran, Lamorne Morris, Ellise Chappell, Camille Chen, Alexander Arnold, Joel Fry, Sophia Di Martino, James Corden, Robert Carlyle


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 7 horas

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 día

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 3 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas