Conéctate a nuestras redes
Skywalker Skywalker

Comentarios

Star Wars: El Ascenso de Skywalker

Publicado

en

Luego de 42 años de existencia como franquicia, “Star Wars” es un coloso cinematográfico en términos de audiencia, y cada nuevo estreno pone el foco en el tratamiento de su historia y las reacciones de sus seguidores. Por consecuencia, el cierre de un ciclo es difícil de manejar cuando las expectativas están puestas en tratar con cuidado personajes que marcaron a varias generaciones.

La nueva etapa y secuela directa de la trilogía original iniciada con “Star Wars: The Force Awakens” (2015) sentó las bases para, de alguna forma, continuar con un universo que pretende sorprender a una nueva audiencia, pero, sobre todo, apela a la nostalgia de su público más fiel, por lo que cada paso que la saga decide dar está condicionado por la industria y la mirada atenta de los fans.

Si bien, “Star Wars: The Force Awakens” intentó establecer una nueva etapa, esta no dejó de ser un espejo de su material original y, aunque funcionó adecuadamente como un reinició, no estuvo exenta de críticas que apuntaban a la manipulación de la nostalgia. Así, los riesgos que tomó “Star Wars: The Last Jedi” (2017) fueron cuestionados cuando se dieron ciertos giros, decisiones que deberían culminar y cerrar en la última cinta, “Star Wars: El Ascenso de Skywalker”.

En la nueva cinta dirigida por J. J. Abrams, Rey (Daisy Ridley), Finn (John Boyega) y Poe (Oscar Isaac) deberán enfrentarse nuevamente a un gran enemigo que amenaza con destruir todo lo que los Rebeldes han construido. Sólo trabajando en equipo podrán salir de la amenazante sombra que los persigue.

Por una parte, existe la responsabilidad de cerrar una historia que en sus cimientos más profundos se encuentra la lucha eterna entre el poder y quienes se rebelan ante él. Aquella idea es el corazón de una cinta que avanza tratando de abarcar diferentes caminos, mientras, al mismo tiempo, pretende cerrar planteamientos abiertos en sus antecesoras. Si bien, se puede sentir la intención de cumplir con esta premisa, el camino recorrido para lograrlo está lleno de frenos que no permiten que el relato fluya de manera natural, por lo que varios momentos parecen forzados para aterrizar de la manera más apropiada posible. Pese a estos obstáculos, la cinta alcanza grandes niveles heroicos en términos de sus enfrentamientos, con batallas dignas de ser admiradas.

Por otra parte, está la obligación de darle un término al trayecto de los nuevos personajes, particularmente a Rey y Kylo Ren, cuyo desarrollo ha progresado en similar intensidad, llevándose el peso de manejar la mitología alrededor de los Skywalker. El halo de misterio que rodea el pasado de Rey ha sido una constante que permanece como el pretexto para darle a su protagonista la fuerza necesaria para continuar con su propia búsqueda. Un viaje que la ha llevado en más de una ocasión a cuestionar la idea de dejar su pasado atrás o arriesgarse en revelaciones que la empujarán a tomar las decisiones más difíciles, pues la eterna lucha por evitar caer en el Lado Oscuro de la Fuerza está más presente que nunca, y es en esos momentos donde realmente se descubre su verdadera naturaleza.

Aquel viaje no podría llevarse a cabo sin la influencia de Kylo Ren, quien mantiene una lucha interna, cuya motivación fue levemente revelada en la cinta anterior, con permanentes cuestionamientos que son puestos a prueba una vez más, sin embargo, su presencia sigue estando bajo la sombra de una fuerza oscura mayor. A pesar de esto, ambos personajes son los que intentan direccionar las nuevas ideas planteadas para esta nueva y última etapa.

Es innegable que la nostalgia ha inundado esta trilogía, rindiendo tributo a momentos, lugares, objetos y, por supuesto, personajes. Los llamados fan service siguen presentes y sin ningún ánimo de apartarse. Si bien, estos momentos tratan de inmiscuirse y unirse orgánicamente, no logra ser sutil la forma en que están incluidos, presionando la añoranza por un material original distante, pero más presente que nunca. Y es precisamente en esas ocasiones donde la cinta resbala, arriesgando caer en errores que claramente pueden ser evitados.

Si bien, “Star Wars: El Ascenso de Skywalker” es el cierre de un ciclo iniciado en 1977, resulta importante establecer la diferencia entre aquel círculo completo y la conclusión de esta última trilogía, ya que, considerando lo segundo, esta producción logra aterrizar las ideas planteadas en sus antecesoras y llevar a sus personajes al lugar que se merecen.

Sin arriesgar nuevos planteamientos, prefiere transitar con mayor seguridad por un camino que no sorprende, pero sí alcanza el nivel necesario para impresionar de manera efectiva. Sin embargo, como término de la gran saga es posible que no cumpla con las expectativas necesarias para posicionarla adecuadamente frente a su material de inspiración.


Título Original: Star Wars: Episode IX – The Rise of Skywalker

Director: J.J. Abrams

Duración: 141 minutos

Año: 2019

Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Domhnall Gleeson, Kelly Marie Tran, Joonas Suotamo, Ian McDiarmid, Carrie Fisher, Keri Russell, Billie Lourd, Lupita Nyong’o


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Mukiltearth Mukiltearth
DiscosHace 22 horas

The Fall Of Troy – “Mukiltearth”

En la música, literalmente todo puede ser una influencia, ya sea para el concepto de un álbum o para una...

Ohms Ohms
DiscosHace 5 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 5 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 1 semana

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas