Conéctate a nuestras redes

Comentarios

¡Shazam!

Publicado

en

Luego de seis entregas, el universo cinematográfico de DC Comics continúa intentando posicionar sus producciones en la cartelera, con un irregular y forzado camino que ha sembrado dudas frente a cada estreno, dividiendo tanto a la crítica como al público, pero el hecho de contar con personajes conocidos y queridos provoca que la expectación frente a cada lanzamiento se mantenga alta. Tomándose una pausa de los personajes que protagonizaron “Justice League” (2017), una nueva entrega pretende introducir un nuevo personaje y darle aires frescos a un universo lleno de potencial, pero que no ha sabido cómo desarrollarse correctamente en la última década.

Dentro de todos los personajes que han llenado las páginas de cómics con la marca DC, Shazam es uno de los más antiguos. Casi como un símil de Superman, en un inicio fue llamado Capitán Marvel, pero claramente por temas legales, su nombre tuvo que ser cambiado, adoptando las siglas de seis “ancianos inmortales” (Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio). “¡Shazam!”, dirigida por David F. Sandberg (“Lights Out”, “Annabelle: Creation”), se presenta como una interpretación y adaptación del personaje a la pantalla grande, adhiriendo a la ligereza humorística de “Aquaman” (2018), pero con una propuesta narrativa igual de compleja que los personajes que pueblan este universo cinematográfico.

Billy Batson (Asher Angel) es un chico de catorce años que vive en un hogar para niños huérfanos. Un día, es repentinamente llamado por un mago que le otorga los poderes necesarios para transformarse en Shazam (Zachary Levi) cada vez que mencione aquella palabra. Como su álter ego, Billy deberá enfrentarse a esta nueva situación y controlar sus poderes, mientras se enfrenta a las fuerzas malvadas que se esconden y acechan al mundo.

Desde antes de su estreno, y gracias a su campaña publicitaria, “¡Shazam!” se planteaba como una comedia, por lo que entraba a integrarse al DCEU de una manera extraña y quebrando el tono oscuro con que este ha querido posicionarse. Sin embargo, y debido a su carácter humorístico, la cinta logra encajar sin problemas, principalmente porque la comedia funciona a favor de sus personajes, permitiendo que estos sean introducidos rápidamente y se facilite la conexión con el público. La dinámica entre ellos posibilita que los gags y los graciosos diálogos se acoplen a un relato que, al mismo tiempo, pretende entregar algo mucho más profundo. Pues, el drama familiar que rodea a los personajes es el hilo conductor, tanto para el protagonista como para el villano de la historia, y a ratos este juego entre drama y comedia no logra complementarse del todo, pero es el humor el que finalmente prevalece.

Para que la cinta pueda sostenerse por sí misma, la construcción de su protagonista debe ser sólida y poder encauzar el relato con objetivos claros y sin titubear, y en ese sentido esta producción cumple con este requisito. Ya sea como el adolescente Billy Batson o en su forma adulta como Shazam, logra ser un personaje complejo y divertido, principalmente a la interpretación que ambos actores le otorgan al personaje, provocando que la transformación del uno al otro no sea interrumpida por la apariencia física de ellos, sino que el personaje trascienda a aquello y su construcción narrativa prevalezca. La interacción que Billy tiene con el resto de los personajes secundarios realza estas características, por lo que cada uno los integrantes de la familia adoptiva del adolescente se adaptan en pos del relato.

La historia avanza con autoconsciencia sobre el género a través de líneas que hablan acerca de ser un superhéroe y el argumento de origen que se está llevando a cabo reafirma esta idea, pero lo hace con honestidad a través de la experiencia que están teniendo los jóvenes protagonistas, evitando forzar una idea que podría no funcionar del todo. Por otro lado, una de las eternas discusiones en las películas de este género tiene que ver con la construcción del villano: acá las intenciones del antagonista son explicadas desde un inicio para que, a modo de elipsis, se pueda completar su trama y entender desde dónde vienen sus propósitos.

A fin de cuentas, “¡Shazam!” sorprende gratamente al marcar la diferencia en el tono en el que se mueven las cintas anteriores del DCEU, permitiéndose a sí misma licencias dentro del género, las que juegan a su favor y que terminan otorgando notas cargadas a lo positivo cuando esta termina. Lo anterior, gracias a su comedia simple, pero que funciona a la perfección en una cinta de un espíritu honesto y casi nostálgico, si se considera la manera en que los personajes viven la experiencia de tener súper poderes.


Título Original: Shazam!

Director: David F. Sandberg

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Zachary Levi, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Asher Angel, Grace Fulton, David J. MacNeil, Michelle Borth, Djimon Hounsou, Adam Brody, Ross Butler, Natalia Safran, Marta Milans


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mirai: Mi Pequeña Hermana

Publicado

en

Mirai

El director Mamoru Hosoda trabajó en el estudio Ghibli para luego dar inicio a sus propios proyectos, una serie de largometrajes animados que bordeaban algunos de los temas que se exploran en su más reciente película. Si antes había un interés por la niñez o la forma en que nos configuramos como adultos, en “Mirai: Mi Pequeña Hermana” se explora esto directamente a través de Kun, un niño que se tiene que enfrentar al cambio de rutina que significa el nacimiento de su hermana.

La película opera como un drama domestico cotidiano con la atención puesta en pequeños detalles, enfocándose en mostrar las dinámicas de esta familia en la forma en cómo se relacionan sus miembros. La llegada de Mirai altera enormemente a Kun, que hasta entonces había recibido sólo afecto y atención de sus padres, y quizás de ninguna otra parte. No tenemos acceso a la vida antes de Mirai, pero podemos intuir la dependencia del niño hacia sus padres por los celos que siente hacia ella y lo mucho que esto le afecta.

Como espectadores entendemos que lo que ocurre es normal y no es personal, pero Kun se demora en hacerlo y eso es lo triste de que la trama esté centrada en la cabeza de un niño de cuatro años al que todo le afecta el triple, que aquello nos puede exasperar, pero también entendemos lo que padece porque estuvimos ahí y nos reconocemos.

Hay pequeñas desviaciones al punto de vista de los padres, pero, más allá de eso, la película está contada estricta y enfáticamente desde la visión del niño, por lo que cuando se rompe la cotidianidad construida para sumergirnos en un escenario fantástico, el efecto llama la atención, pero no se siente fuera de lugar. Pasamos a ver la imaginación de Kun, representada gráficamente como método de escapismo. Es la primera vez que el niño tiene que entretenerse consigo mismo y el convertirse en su perro o hablar con una versión de su hermana del futuro es la forma que tiene de independizarse, de empezar a pensar autónomamente.

Cada episodio fantástico, que se entrelaza con la historia familiar principal, ayuda a Kun a dar un paso hacia su propio crecimiento. El viajar en moto en fantasía con una versión joven de su tatarabuelo le hace cobrar la fuerza para aventurarse a aprender a andar en bicicleta y, aunque suene burdo o evidente, no se lee como didáctico ni simplista. “Mirai: Mi Pequeña Hermana” está contada con tanta inocencia y delicadeza, que no se puede juzgar con esos calificativos, así como no podríamos juzgar a un niño por obrar de la forma en que lo hace. El clímax es una secuencia onírica-metafórica de alta intensidad, y es tan efectivo como el desenlace de la cinta, un pequeño gesto.

El logro de “Mirai: Mi Pequeña Hermana” es moverse en ambos planos igual de bien, en lo más cotidiano de la realidad y en lo más expresivo de la imaginación, además de poder representar tan cabalmente la mente de un niño. Y es que quizás la animación es la mejor manera que tenemos desde la ficción de aproximarnos tan elocuentemente a la mirada de alguien de esa edad, de recordarnos las relaciones que manteníamos con otras personas y entregar el tipo de sabiduría que uno olvida cuando crece y las cosas se ponen más reales.


Título Original: Mirai No Mirai

Director: Mamoru Hosoda

Duración: 98 minutos

Año: 2018

Reparto: Animación

 


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Doolittle Doolittle
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 6 días

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 semanas

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 semanas

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 4 semanas

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 2 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 4 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 11 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 11 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 11 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

Publicidad
Publicidad

Más vistas