Conéctate a nuestras redes

Comentarios

¡Shazam!

Publicado

en

Luego de seis entregas, el universo cinematográfico de DC Comics continúa intentando posicionar sus producciones en la cartelera, con un irregular y forzado camino que ha sembrado dudas frente a cada estreno, dividiendo tanto a la crítica como al público, pero el hecho de contar con personajes conocidos y queridos provoca que la expectación frente a cada lanzamiento se mantenga alta. Tomándose una pausa de los personajes que protagonizaron “Justice League” (2017), una nueva entrega pretende introducir un nuevo personaje y darle aires frescos a un universo lleno de potencial, pero que no ha sabido cómo desarrollarse correctamente en la última década.

Dentro de todos los personajes que han llenado las páginas de cómics con la marca DC, Shazam es uno de los más antiguos. Casi como un símil de Superman, en un inicio fue llamado Capitán Marvel, pero claramente por temas legales, su nombre tuvo que ser cambiado, adoptando las siglas de seis “ancianos inmortales” (Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio). “¡Shazam!”, dirigida por David F. Sandberg (“Lights Out”, “Annabelle: Creation”), se presenta como una interpretación y adaptación del personaje a la pantalla grande, adhiriendo a la ligereza humorística de “Aquaman” (2018), pero con una propuesta narrativa igual de compleja que los personajes que pueblan este universo cinematográfico.

Billy Batson (Asher Angel) es un chico de catorce años que vive en un hogar para niños huérfanos. Un día, es repentinamente llamado por un mago que le otorga los poderes necesarios para transformarse en Shazam (Zachary Levi) cada vez que mencione aquella palabra. Como su álter ego, Billy deberá enfrentarse a esta nueva situación y controlar sus poderes, mientras se enfrenta a las fuerzas malvadas que se esconden y acechan al mundo.

Desde antes de su estreno, y gracias a su campaña publicitaria, “¡Shazam!” se planteaba como una comedia, por lo que entraba a integrarse al DCEU de una manera extraña y quebrando el tono oscuro con que este ha querido posicionarse. Sin embargo, y debido a su carácter humorístico, la cinta logra encajar sin problemas, principalmente porque la comedia funciona a favor de sus personajes, permitiendo que estos sean introducidos rápidamente y se facilite la conexión con el público. La dinámica entre ellos posibilita que los gags y los graciosos diálogos se acoplen a un relato que, al mismo tiempo, pretende entregar algo mucho más profundo. Pues, el drama familiar que rodea a los personajes es el hilo conductor, tanto para el protagonista como para el villano de la historia, y a ratos este juego entre drama y comedia no logra complementarse del todo, pero es el humor el que finalmente prevalece.

Para que la cinta pueda sostenerse por sí misma, la construcción de su protagonista debe ser sólida y poder encauzar el relato con objetivos claros y sin titubear, y en ese sentido esta producción cumple con este requisito. Ya sea como el adolescente Billy Batson o en su forma adulta como Shazam, logra ser un personaje complejo y divertido, principalmente a la interpretación que ambos actores le otorgan al personaje, provocando que la transformación del uno al otro no sea interrumpida por la apariencia física de ellos, sino que el personaje trascienda a aquello y su construcción narrativa prevalezca. La interacción que Billy tiene con el resto de los personajes secundarios realza estas características, por lo que cada uno los integrantes de la familia adoptiva del adolescente se adaptan en pos del relato.

La historia avanza con autoconsciencia sobre el género a través de líneas que hablan acerca de ser un superhéroe y el argumento de origen que se está llevando a cabo reafirma esta idea, pero lo hace con honestidad a través de la experiencia que están teniendo los jóvenes protagonistas, evitando forzar una idea que podría no funcionar del todo. Por otro lado, una de las eternas discusiones en las películas de este género tiene que ver con la construcción del villano: acá las intenciones del antagonista son explicadas desde un inicio para que, a modo de elipsis, se pueda completar su trama y entender desde dónde vienen sus propósitos.

A fin de cuentas, “¡Shazam!” sorprende gratamente al marcar la diferencia en el tono en el que se mueven las cintas anteriores del DCEU, permitiéndose a sí misma licencias dentro del género, las que juegan a su favor y que terminan otorgando notas cargadas a lo positivo cuando esta termina. Lo anterior, gracias a su comedia simple, pero que funciona a la perfección en una cinta de un espíritu honesto y casi nostálgico, si se considera la manera en que los personajes viven la experiencia de tener súper poderes.


Título Original: Shazam!

Director: David F. Sandberg

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Zachary Levi, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Asher Angel, Grace Fulton, David J. MacNeil, Michelle Borth, Djimon Hounsou, Adam Brody, Ross Butler, Natalia Safran, Marta Milans


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Dolor y Gloria

Publicado

en

Dolor y Gloria

Algunos autores lo hacen al principio, no pudiendo escapar de sus propias influencias; otros deciden hacerlo hacia el ocaso de una carrera marcada por logros que no supusieron este nivel de exposición personal. Son creaciones como “8 ½” de Fellini o “Stardust Memories” de Woody Allen donde el autor se refleja sin tapujos en su obra, haciendo explícita su biografía y poniendo como tela de conflicto sus propias inseguridades y ruminaciones. En “Dolor y Gloria” Pedro Almodóvar nos muestra pasajes que, por ser personales, nos afectan más de lo que deberían. El niño que pasa del pueblo rural a la escuela de curas, la madre que le pide no ser retratada, pero a quien homenajea de todas maneras, y un protagonista, de pelo canoso y parado, que se planta temeroso ante su carrera de cineasta.

Aquí Antonio Banderas es Salvador Mallo, un hipocondríaco y enfermo director de cine, que afirma en reiteradas ocasiones que su vida no tiene sentido si no está rodando, pero que se demuestra reticente a volver a escribir o filmar alguna película. Está en un momento de parálisis creativa, una abundancia de tiempo libre que sólo lo lleva a enfermarse más, deprimirse y entregarse a los vicios.

Retraído, esta estasis se rompe por una serie de coincidencias que, más que fortuitas, son señaladas por el guion como tales, de esas que podrían ocurrir en la vida: el reencuentro con un amor no superado, una pintura significativa que reaparece desde su infancia, un actor problemático con el que peleó hace años. Salvador se plantea frente a las circunstancias que remecen su bloqueo con la calma de alguien que no espera mucho más de la vida, mientras internamente se empiezan a mover los engranajes que lo podrían impulsar de vuelta a la acción.

Es Almodóvar haciendo las paces con la vida, cerrando ciclos, admitiendo errores, saldando deudas. Deambulante, la película no siempre anuncia hacia dónde va, o incluso se podría decir que ese destino no está tan claro o prefijado. Son, en muchos sentidos, pasajes de la vida. Escenas sorprendentemente cortas, cómicas o dramáticas; momentos o frases que sentimos que el autor anotó en su celular o una servilleta cuando ocurrieron en la vida real, de escasa relevancia dramática a primera vista, pero que van armando un efecto acumulativo mayor al que tendría la más prístina y compleja de las tramas.

Almodóvar es un maestro guionista, y en varias de sus películas anteriores es el plot, los giros narrativos y las sorpresas lo que exige la atención del espectador. Ese nivel de dominio parece haberle enseñado al director que lo contrario puede ser igualmente efectivo, y aquí se plantea algo similar a lo insinuado en “Los Abrazos Rotos” (2009), también la historia de un cineasta, valiéndose más de una atmósfera melancólica que de impresionantes giros dramáticos.

Es una suerte de síntesis del trabajo de Almodóvar en una trama muy poco almodovaresca, un experimento –o auto ficción, como lo llamaría él– que huele un poco a despedida y nos deja con la duda de hacia dónde irá después. Si bien, no es su obra más conmovedora o dramática, “Dolor y Gloria” se trata –como ha anunciado la crítica y él no se ha molestado en desmentir– del trabajo más personal de uno de los directores más influyentes de la historia, y esa es razón suficiente para inmiscuirse en el mundo que decidió compartir con nosotros.


Título Original: Dolor y Gloria

Director: Pedro Almodóvar

Duración: 113 minutos

Año: 2019

Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia,Julieta Serrano, Nora Navas, Asier Flores, César Vicente, Raúl Arévalo, Neus Alborch, Cecilia Roth, Pedro Casablanc


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas