Conéctate a nuestras redes

Comentarios

Scarface

Publicado

en

Luego del reestreno en salas de cine de grandes éxitos como “Back To the Future” (1985) o “The Godfather” (1972), resultaba fácil imaginar que era sólo cuestión de tiempo para que “Scarface” (1983), la obra maestra de Brian de Palma, llegara también a los circuitos cinematográficos nacionales. Y así fue, el pasado jueves, día en que algunos cines del país entregaron a esta cinta la oportunidad de irrumpir nuevamente con su magistral regreso.

Concebida como un remake de la clásica, aunque no tan conocida, “Scarface” (1932) de Howard Hawks, la versión de De Palma nos introduce en la historia criminal de Tony Montana (Al Pacino), un refugiado cubano en Estados Unidos, a la espera de una oportunidad que lo conduzca a la cima del mafioso mundo en el que se desenvuelve. Por este motivo, cuando el negocio de la cocaína toque a su puerta, Montana no dudará en involucrarse en dicho ámbito para llevar a cabo sus ambiciosos planes, dentro de los que se incluirán no sólo la obtención de grandes sumas de dinero, sino que también el derrocamiento del actual jefe de la pandilla y la eventual conquista de la mujer del mismo.

De este modo, el ascenso al poder de Tony Montana será retratado por el director de manera vertiginosa, mostrándonos cómo él mismo pasará de ser un desconocido lavador de platos inmigrante, a constituirse como una de las figuras más respetadas de la escena del narcotráfico. En la misma línea, será posible ver cómo las ansias de poder de este criminal son tales, que su concepto del éxito se encontrará firmemente ligado a la idea de poseer el mundo, un deseo que quedará de manifiesto cuando, casi al comienzo del relato y en respuesta a la consulta de su amigo Manny, Tony no dudará en afirmar que lo que merece para sí, es nada menos que “el mundo, chico, y todo lo que hay en él”, en una aseveración que será el anuncio anticipado de todo el caos y la codicia que se vendrán. A partir de esto, la frase “The world is yours” será algo que rondará no sólo en la cabeza del protagonista, sino que también se establecerá de modo simbólico en la cinta, al presentársenos de manera explícita cuando el poder irrumpa definitivamente en la vida del cubano y al instaurarse, más adelante, como el texto permanente de una escultura de mal gusto que él mismo instalará en su mansión.

A partir de esto, si hay algo que podemos afirmar acerca de “Scarface”, es que sin duda se constituye a sí misma como una explosiva oda al exceso. Su metraje, de más de dos horas de duración y la actuación exagerada, pero certera, de Al Pacino, no hacen más que complementar a la perfección toda la profunda exaltación a la violencia que esta cinta encierra. El exagerado kitsch en su ornamentación y la misma decisión de ambientar la historia en un mundo envuelto en pieles felinas y sábanas de seda, en tanto, responde a la necesidad de construir y transmitir, también de manera exagerada y con cada escena, la vulgar y desmedida ambición presentada de parte de los involucrados en el relato, especialmente en la ansiosa figura de Montana.

Sin embargo, si hay algo que diferencia al personaje de Al Pacino en esta cinta, y que puede también justificar el éxito que el mismo actor ha tenido a nivel de cultura popular (por encima, incluso, de su caracterización de Michael Corleone en “El Padrino”), es el hecho de que se trata de la historia de un hombre común y corriente, alcanzando la gloria y el poder, elementos con los que ha soñado toda su vida. De este modo, independiente de que su meta esté relacionada de manera directa con el crimen, la empatía que genera Tony Montana en pantalla es capaz de trascender a su posible maldad, producto de la representación que en el público genera la humanidad presente en su interpretación y no, como en el caso de otras películas, producto del glamour gangsteril o la superioridad jerárquica de su personaje.

En cuanto al resto de los roles, podemos ver cómo el correspondiente a Frank López (Robert Loggia) funcionará, de manera antagónica, como la figura opuesta al ascenso de Tony al poder, siendo sólo posible el triunfo de este último una vez que el primero desaparezca de escena. El imaginario de la mujer como un objeto trofeo, en tanto, se desarrollará a la perfección en la representación que Michelle Pfeiffer hace de Elena, la caprichosa y rubia debilidad de Montana, que no dudará en cambiar de dueño cuando la fortuna le indique que es necesario. Por otra parte, los personajes de Manolo y Gina (interpretados respectivamente por Steven Bauer y Mary Elisabeth Mastrantonio), se constituirán como la evidencia de que existe un lado sensible en Tony, al ser ambos quienes él considerará parte central de su vida, sin saber que, eventualmente, serán esta pareja uno de los elementos decisivos del quiebre del universo Montana.

A nivel visual, la saturación existente en la imagen, es más que un reflejo de la época en que se encuentra ambientado este relato. Los colores chillones y el uso de palmeras caribeñas, tanto en trajes como en los mismos muros, marcan una estética característica de esta cinta, que se encuentra plenamente identificada con el Miami latinizado que actualmente solemos tener en mente, pero que también fomenta todo el exceso referido anteriormente. La musicalización de la historia y el uso evidenciador de la cámara, por otra parte, fomentan también la idea setentera y saturada sobre la cual se plantea esta historia, con una gran presencia de la onda discotequera y una serie de dramáticos acercamientos a los rostros de los protagonistas, en los que se denota el uso recurrente de un recurso prácticamente olvidado en la actualidad.

Narrativamente, será sin duda la impactante escena final el cierre perfecto para toda la potente estructuración de violencia vivida a lo largo de la historia, constituyéndose la misma como el último eslabón necesario para un cierre meritorio de tan clásico relato, con una secuencia que servirá de referente para directores como, por ejemplo, Tarantino, y que será citada en múltiples ocasiones de la cultura pop, por medio de la reconocida expresión “Say hello to my little friend”, su más famosa frase.

Hoy en día, pese a que bastante fuerza ha tomado el rumor de una posible tercera versión de esta histórica pieza para el próximo año, queda la permanente duda acerca de quién podría actualmente alcanzar la maestría demostrada aquí por Al Pacino, en el que fuera su más sólido y recordado personaje. La oportunidad de verlo a él mismo en dicho rol, llega entonces de la mano de este reestreno: una película imperdible, no sólo para quienes no han tenido aún la experiencia de su visionado, sino que también para todos aquellos que disfrutamos con la posibilidad de poder revisitarla y para aquél que considere que, una creación de esta talla, merece aún más ser vista en la gran pantalla.

Por Macarena Bello

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Nosotros

Publicado

en

Jordan Peele pasó de ser un comediante de sketchs a uno de los directores contemporáneos más importantes aparentemente de un día para otro. Lo que causó con “Get Out” (2017) fue un hito como pocos hemos visto y muchos soñarían con replicar: una película alabada por la crítica, los premios y audiencia, con contenido social que refleja el zeitgeist, innovando en la mezcla de géneros –el terror clásico con la ironía de la comedia– y que además logra la función más básica que uno esperaría de ella: entretener. Era un precedente difícil de seguir y, por suerte, el director no se demoró en traernos su siguiente película (entre medio produciendo una de las mejores del año pasado, “BlacKKKlansman”):  aunque la promesa con la que llegaba “Nosotros” no era menor, se puede afirmar, sin miedo a los spoilers y con felicidad cinéfila, que superó su oferta anterior.

Esta vez la historia se centra en los Wilson, una familia encabezada por la madre, Adelaide (Lupita Nyong’o), con su esposo y dos hijos. Ella, cuando niña, se perdió en una feria en la playa, llegando a una oscura casa de los espejos donde por primera vez se encontró con quien parecía ser su doble. El trauma que le genera este encuentro jamás es olvidado, y regresa a ella cuando en la actualidad la familia se va de vacaciones a la playa y una noche son visitados por réplicas exactas de ellos mismos, una familia de doppelgangers que buscan hacerles daño.

“Nosotros” toma fórmulas conocidas y las expande; ocupa el clásico tópico del terror de invasión del hogar, pero no se queda sólo ahí. Se vale de la noche como elemento para generar suspenso, pero tampoco se conforma sólo con eso. Se centra en la familia protagónica, pero también amplía la mirada a otros (Elisabeth Moss y Tim Heidecker casi se roban la película como un matrimonio superficial y disfuncional). Un ejemplo de no conformarse con lo establecido, preguntarse qué pasaría si se da un paso más allá, y luego darlo.

Peele, en esta instancia, nos presenta algo que todo director y guionista de terror debiese tener en cuenta: que el género está compuesto de tantos clichés que, si se quiere innovar, hay que subvertirlos. Hay que apropiarse de ellos y ampliarlos. La escala en “Nosotros” es mucho mayor. Mayor que en “Get Out” y mayor que en cualquier película reciente del género, y ese es el principal valor de esta producción, que la imaginación de Jordan Peele se liberó y se expandió, pero que además maneja el oficio lo suficientemente bien como para que lo creado esté en función de una historia coherente, emotiva y que nunca olvida su principal función de asustar e incomodar. Es una experiencia para retorcerse en el asiento, para mirar entre los dedos y sufrir en anticipación de lo que pueda ocurrir a los personajes, antes que todo.

Esta vez no hay comentarios sobre raza –o al menos no tan subrayados como en la película anterior–, y quizás la película es más significativa por lo mismo. El establecer una familia afroamericana como protagonistas y ver la clásica imagen de la chica asustada luchando por su vida (esta vez con piel negra) hace más por la representación y pareciera más revolucionario por el simple hecho de que no hay hincapié puesto en el tema. También da pasos hacia delante en temas de género, ya que, a pesar de un montaje que le da espacio a la trama de cada personaje, la protagonista indiscutible es Adelaide, y su esposo entiende que ella es la más capacitada para guiarlos en esta aventura y poder sobrevivir.

Siguiendo las inevitables comparaciones con “Get Out”, “Nosotros” no pareciese interesarse por transmitir algún mensaje social particular. Se pueden desprender de ella varias acepciones sobre cómo se trata a los “otros” por más parecidos a nosotros que sean. Pero esto es género puro y duro, un concepto de ciencia ficción llevado al límite y programado para asustar, con buenas actuaciones de todos los involucrados, quienes no tenían un trabajo menor: los actores interpretan a sus personajes y a sus dobles, y no sólo diferencian ambas creaciones totalmente, sino que crean en los villanos unas criaturas horripilantes y deshumanizadas, con voces únicas y lenguajes corporales propios.

“Nosotros” puede sonar a estilo más que a contenido, pero está lejos de ser vacía. Y cuando el estilo es el de un director poniéndose una meta tan ambiciosa y llevando a cabo una locura creativa como esta, da gusto verlo intentándolo. Que Jordan Peele siga haciendo películas tan regularmente, pues sólo con dos entradas en su filmografía ya se aseguró su estatus como una de las voces más originales a tener en cuenta. Es un agrado que películas buenas no sólo se estrenen en temporada de premios, y también el poder afirmar recién en marzo que aquí llegó una que de seguro quedará dentro de las mejores películas del año.


Título Original: Us

Director: Jordan Peele

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Lupita Nyong’o, Elisabeth Moss, Winston Duke, Tim Heidecker, Yahya Abdul-Mateen II, Anna Diop


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 16 horas

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 10 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

Publicidad
Publicidad

Más vistas