Conéctate a nuestras redes

Publicado

en

“Sal”, la ópera prima del director Diego Rougier, llega a nuestras salas con el gran aliciente de ser “el primer western chileno” (aunque no es el primero). Denominación que perfectamente puede funcionar como arma de doble filo, ya que por un lado existe el entusiasmo y ganas de ver una versión “a la chilena” de uno de los géneros cinematográficos más importantes de la historia, pero también está el recelo que despiertan las incursiones “de género” en el cine nacional, donde la mayoría de las producciones suelen caer en el terreno de la mediocridad, con ideas interesantes que no logran cuajar en cintas cuya mayor virtud son las buenas intenciones. El filme de Rouger comparte estas buenas intenciones, y a pesar de contar con una serie de defectos, logra salir airosa.

La historia comienza en la ciudad de Barcelona, donde Sergio (Fele Martínez), guionista y director de cine, está tratando de sacar adelante un western, el cual pretende rodar en el desierto de Atacama. Viéndose sobrepasado por las críticas a su trabajo, Sergio decide viajar al norte de Chile, para re-escribir su película en el desierto más árido del mundo. Para su infortunio, llegará a un pueblo perdido, donde es confundido por un tal Diego, quien mantiene una enemistad de años con Víctor, el hombre más poderoso y violento del pueblo. Sergio deberá sufrir los clamores de la venganza, mientras asume el pasado del desconocido Diego, el cual lo convertirá en el protagonista de su propio guión.

Lo más destacable de “Sal”, es el amor y fidelidad que derrocha por el género al cual se subyace. Los rituales de rutina están en su lugar, al igual que sus arquetipos, dando forma a la típica historia del “extraño en tierra extraña”, escapando de un pasado oscuro, en este caso, uno que desconoce. La trama se desarrolla en base a esta premisa, sin entregar grandes giros, más allá de los propios del western, en una historia que no sorprende en su desarrollo, pero funciona. Es de agradecer también, el que la historia se sienta chilena. Es una película de pistoleros, claro está, pero tiene en sus personajes y puesta en escena, un aire criollo que se apodera de las convenciones y las hace suyas.

La ambientación y atmósfera de western, están logradas a cabalidad. Desde los títulos de crédito, pasando por la fotografía y la banda sonora. El diseño de las locaciones, y el mismo desierto de Atacama, recrean un escenario idóneo para el desarrollo de una película de vaqueros, y se convierten en uno de los aciertos de la película.

Lamentablemente, “Sal” adolece de una serie de detalles, que merman una historia que camina, pero a ratos, exenta de ritmo o interés por lo que está pasando en la pantalla. Sobran, a lo menos, veinte minutos de metraje, sobre todo en su segunda mitad, donde la acción da tumbos, y al estar frente a una trama tan convencional, el camino hacia el clímax se diluye en situaciones predecibles y mal resueltas. Un ejemplo de esto son las escenas de acción, las cuales carecen de tensión al estar tratadas de una forma aletargada. Esta bien querer despegarse de los cánones impuestos por la industria hollywoodense, pero las escenas de acción en “Sal”, no tienen emoción.

El elenco, encabezado por el español Fele Martínez, logra buenas interpretaciones, a pesar de no contar con grandes personajes. El único que posee una verdadera tridimensionalidad es Sergio, todos los demás están relegados a cumplir su rol arquetípico dentro de la trama, pero sin la suficiente sustancia como para que lleguen a sentirse personajes con capas. “El malo” es “El malo” y “El matón”, “El matón”. La más perjudicada es Javiera Contador, haciendo el papel de “La traidora”, con un personaje de lo más insípido, protagonizando los momentos más bajos del filme, entre ellos, la escena de sexo más falsa en la historia del cine chileno.

Aun así, “Sal” se salva de la quema, irónicamente, gracias a su guión, el cual cierra el círculo del personaje, y salvo un par de inconsistencias en la escena del clímax, la historia deja todo en su lugar, con una conclusión “de western”. Más allá de las buenas intenciones, Rougier logra su cometido, entregando una película que, sin ser una maravilla, es un western con todas sus letras.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Hombres de Negro: Internacional

Publicado

en

Hombres de Negro

La saga “Men In Black” ha estado durante largo tiempo en el corazón de muchos cinéfilos que crecieron durante la década del 2000, tanto por su tono y su estilo visual, como por sus memorables personajes, entre los que destacan sus protagonistas, los Agentes J y K, interpretados por Will Smith y Tommy Lee Jones. Gran parte del encanto de estas películas reside en la relación de amistad entre estos dos personajes y su ausencia se siente dolorosamente en esta cuarta entrega, la que intenta replicar el éxito de las películas anteriores, pero que termina ignorando lo que nos cautivó de ellas en un principio.

La historia sigue a la Agente M (Tessa Thompson), recluta novata cuyo sueño siempre ha sido unirse a los Hombres de Negro, y al Agente H (Chris Hemsworth), legendario agente conocido por su actitud intrépida y arrogante. Juntos se ven enfrentados a un peligroso caso: la existencia de un infiltrado dentro de los Hombres de Negro. Esto los lleva a viajar por diferentes localidades alrededor del mundo, como París y Marrakech, con el fin de resolver el misterio de quién es el traidor y cuál es su plan.

La trama de misterio intenta ser interesante, con diversos giros y situaciones que mezclan tensión y comedia en escenas espeluznantes, alivianadas con el tono camp que ha funcionado tan bien durante la saga. Sin embargo, una serie de errores de guion hace que cada pista se sienta más bien como una excusa para cambiar de escenario y no como una forma de avanzar el relato, que además termina con un giro predecible que le quita impacto su final.

Por otro lado, los personajes no se desarrollan lo suficiente para que el clímax sea satisfactorio, ya que ningún personaje crece ni aprende nada particularmente importante. M comienza siendo una novata un tanto ilusa, pero inteligente y suspicaz, y terminada la historia sigue en la misma posición. H, igualmente, se mantiene estático durante la duración completa de la película, siempre en una actitud de héroe de acción; intrépido, pero arrogante. Es un personaje similar al que Hemsworth interpreta en “Thor” (2011) de Kenneth Branagh. La diferencia es que Thor eventualmente crece y se hace merecedor del Martillo, en cambio, el agente H no evoluciona, y lo poco que aprende no lo hace merecedor del final feliz que le entregan en bandeja.

La química entre estos personajes, si bien funciona y genera momentos graciosos, termina por apuntar más a un interés romántico que a una relación de amistad y compañerismo. Esto podría haber llevado a cuestionamientos interesantes dentro del universo y las reglas de los Hombres de Negro, pero la película termina antes de explorar estos temas. Los personajes son tan blandos y superficiales, que esta relación romántica no alcanza siquiera a involucrar emocionalmente al espectador.

Desde un punto de vista técnico, la película no sobresale. Cambiar la estética urbana de Nueva York por un universo más variado, mezclando desiertos, islas mediterráneas y ciudades europeas, fue una gran apuesta, pero no alcanza a funcionar debido a un pobre trabajo de dirección y puesta en escena, lo que se nota particularmente en los momentos de acción y tiroteos, en que la edición resulta un tanto desorientadora y termina por confundir al espectador. Esto es algo que se mantiene hasta la escena final, percibiéndose como un agregado de último minuto.

Las actuaciones de igual manera decepcionan. Liam Neeson y Emma Thompson tienen un gran oficio y manejo de la actuación, y sus personajes resultan interesantes de ver, a pesar de su poco tiempo en pantalla, pero las interpretaciones de Tessa Thompson y Chris Hemsworth se sienten a medio camino, convirtiéndose en personajes que ya hemos visto antes. Esto no va por menoscabar sus habilidades actorales, el problema es la dirección del filme en general.

Todas estas falencias hacen que esta película resulte una oportunidad perdida. Un pobre intento de revivir la saga “Men In Black” apoyándose en el nombre de la franquicia y un par de guiños a las películas anteriores, pero sin tomar en cuenta todo lo que nos hizo enamorarnos de ellas en un principio. Si el objetivo es cautivar a las nuevas generaciones con este universo, probablemente resulte mejor mostrarles las películas originales.


Título Original: Men In Black: International

Director: F. Gary Gray

Duración: 115 minutos

Año: 2019

Reparto: Chris Hemsworth, Tessa Thompson, Liam Neeson, Rebecca Ferguson, Emma Thompson, Kumail Nanjiani, Rafe Spall, Tuncay Gunes, Davina Sitaram, Nasir Jama, Viktorija Faith


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 4 semanas

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 1 mes

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 6 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 año

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas