Contáctanos

Publicado

en

“Sal”, la ópera prima del director Diego Rougier, llega a nuestras salas con el gran aliciente de ser “el primer western chileno” (aunque no es el primero). Denominación que perfectamente puede funcionar como arma de doble filo, ya que por un lado existe el entusiasmo y ganas de ver una versión “a la chilena” de uno de los géneros cinematográficos más importantes de la historia, pero también está el recelo que despiertan las incursiones “de género” en el cine nacional, donde la mayoría de las producciones suelen caer en el terreno de la mediocridad, con ideas interesantes que no logran cuajar en cintas cuya mayor virtud son las buenas intenciones. El filme de Rouger comparte estas buenas intenciones, y a pesar de contar con una serie de defectos, logra salir airosa.

La historia comienza en la ciudad de Barcelona, donde Sergio (Fele Martínez), guionista y director de cine, está tratando de sacar adelante un western, el cual pretende rodar en el desierto de Atacama. Viéndose sobrepasado por las críticas a su trabajo, Sergio decide viajar al norte de Chile, para re-escribir su película en el desierto más árido del mundo. Para su infortunio, llegará a un pueblo perdido, donde es confundido por un tal Diego, quien mantiene una enemistad de años con Víctor, el hombre más poderoso y violento del pueblo. Sergio deberá sufrir los clamores de la venganza, mientras asume el pasado del desconocido Diego, el cual lo convertirá en el protagonista de su propio guión.

Lo más destacable de “Sal”, es el amor y fidelidad que derrocha por el género al cual se subyace. Los rituales de rutina están en su lugar, al igual que sus arquetipos, dando forma a la típica historia del “extraño en tierra extraña”, escapando de un pasado oscuro, en este caso, uno que desconoce. La trama se desarrolla en base a esta premisa, sin entregar grandes giros, más allá de los propios del western, en una historia que no sorprende en su desarrollo, pero funciona. Es de agradecer también, el que la historia se sienta chilena. Es una película de pistoleros, claro está, pero tiene en sus personajes y puesta en escena, un aire criollo que se apodera de las convenciones y las hace suyas.

La ambientación y atmósfera de western, están logradas a cabalidad. Desde los títulos de crédito, pasando por la fotografía y la banda sonora. El diseño de las locaciones, y el mismo desierto de Atacama, recrean un escenario idóneo para el desarrollo de una película de vaqueros, y se convierten en uno de los aciertos de la película.

Lamentablemente, “Sal” adolece de una serie de detalles, que merman una historia que camina, pero a ratos, exenta de ritmo o interés por lo que está pasando en la pantalla. Sobran, a lo menos, veinte minutos de metraje, sobre todo en su segunda mitad, donde la acción da tumbos, y al estar frente a una trama tan convencional, el camino hacia el clímax se diluye en situaciones predecibles y mal resueltas. Un ejemplo de esto son las escenas de acción, las cuales carecen de tensión al estar tratadas de una forma aletargada. Esta bien querer despegarse de los cánones impuestos por la industria hollywoodense, pero las escenas de acción en “Sal”, no tienen emoción.

El elenco, encabezado por el español Fele Martínez, logra buenas interpretaciones, a pesar de no contar con grandes personajes. El único que posee una verdadera tridimensionalidad es Sergio, todos los demás están relegados a cumplir su rol arquetípico dentro de la trama, pero sin la suficiente sustancia como para que lleguen a sentirse personajes con capas. “El malo” es “El malo” y “El matón”, “El matón”. La más perjudicada es Javiera Contador, haciendo el papel de “La traidora”, con un personaje de lo más insípido, protagonizando los momentos más bajos del filme, entre ellos, la escena de sexo más falsa en la historia del cine chileno.

Aun así, “Sal” se salva de la quema, irónicamente, gracias a su guión, el cual cierra el círculo del personaje, y salvo un par de inconsistencias en la escena del clímax, la historia deja todo en su lugar, con una conclusión “de western”. Más allá de las buenas intenciones, Rougier logra su cometido, entregando una película que, sin ser una maravilla, es un western con todas sus letras.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

Pantera Negra

Publicado

en

Pantera Negra

Después de diecisiete episodios, el universo cinematográfico de Marvel se ha expandido lo suficiente como para contar sus historias de manera ambiciosa, pues los personajes que lo conforman han calado hondo en la cultura popular y la fórmula funciona con cada estreno. Pero también es cierto que este modelo se puede ver agotado en un futuro, sobre todo cuando la falta de identidad de cada entrega hace parecer a la franquicia como un producto predecible.

Cada intento por refrescar la franquicia ha servido de antecedente para confirmar que los riesgos pueden funcionar cuando se quiere evitar el cansancio en una estructura que aún se cree capaz de funcionar. Desde los conflictos más profundos de “Captain America: The Winter Soldier” (2014) o los giros sorprendentes y la particular cuota de personalidad de “Guardians Of The Galaxy” (2014) y “Thor: Ragnarok” (2017), “Pantera Negra” se estrena con altas expectativas de poder aportar elementos nuevos a este universo cinematográfico.

Luego de los eventos ocurridos en “Captain America: Civil War” (2016), T’Challa (Chadwick Boseman) vuelve a Wakanda, una nación de África que se encuentra escondida y llena de riquezas tecnológicas, para tomar el lugar de su padre como rey. Cuando viejas fuerzas enemigas amenazan Wakanda, T’Challa deberá lidiar con las responsabilidades de un gobernante y como el guardián Pantera Negra.

Si bien, la presentación que tuvo Pantera Negra en “Captain America: Civil War” estableció su rol como superhéroe, esta cinta unitaria centrada en él claramente profundiza en su carácter y conflictos. La coronación y su proclamación como líder lo harán parecer un personaje carismático, pero que pretende mantener el statu quo de Wakanda. Como una nación abundante en riquezas tecnológicas, pero que su aislamiento autoimpuesto no permite llegar al resto de la población que requiere ayuda. Gracias a esta disyuntiva se aprovecha de establecer el contexto en el que estos personajes se mueven y el comentario social del propio estado de la población afroamericana en Estados Unidos.

T’Challa es un héroe con fallas, dudas y cuestionamientos, no pretende luchar por hacer el bien sin motivos, sino que quiere proteger a su gente, y eso a veces lo ciega al no visualizar el cuadro completo. Pues no tan sólo debe lidiar con la responsabilidad de ser Pantera Negra y con ello servir como guardián, sino como líder y guía de su comunidad, siendo esta disputa en su liderazgo el detonante de los enfrentamientos más grandes del relato. La evolución de T’Challa tiene que ver fundamentalmente con los personajes que lo rodean, particularmente su ex novia, Nakia (Lupita Nyong’o), su hermana, Shuri (Letitia Wright) y la guerrera Okoye (Danai Gurira), quienes no son simples secundarios usados solamente para lograr un objetivo, por el contrario, se construyen como figuras sólidas y esenciales en la trama, afianzando el universo ficticio de Wakanda a través de los conflictos y la cultura del lugar, y también potenciando la lucha central del protagonista.

Generalmente el villano de turno de cada película Marvel es criticado por su débil construcción, y este nuevo capítulo parece marcar una diferencia al respecto, puesto que, más allá de ser un villano, la fuerza antagónica que representa Killmonger (Michael B. Jordan) crea un balance con el protagonista, y a través de él se observan los cambios de T’Challa. Killmonger es un personaje destrozado y, siendo el daño colateral de decisiones pasadas, ha sido un exiliado y vuelve a reclamar el lugar que cree merecer. No existe un real odio por la humanidad o el nuevo rey de Wakanda, sino que en él están las consecuencias de haber crecido en las calles y ser despojado de los lujos de la avanzada nación africana, haciendo que sus motivaciones como antagonista sean mucho más reales y profundas.

Wakanda se presenta como una nación pobre que intenta sobrevivir en el mundo contemporáneo, por lo tanto, cuando se realiza el viaje a sus profundidades y se revelan los secretos que este territorio esconde, se permite la total inmersión en un lugar que parece ser palpable. En este mundo escondido se aprecia la identidad y cultura de sus habitantes, y es este escenario colorido y adornado con música incidental con claras influencias africanas el lugar perfecto para desarrollar una narración que habla de los conflictos de una nación, y donde no se escapa la oportunidad de hacer guiños a la inmigración y el actual clima político estadounidense.

“Pantera Negra” gana puntos a favor al sostenerse por sí misma con aires frescos; en ella se aprecia el propósito de identidad tal como lo alcanzó Taika Waititi en “Thor: Ragnarok”. Sin embargo, no hay que olvidar que es una película que, inserta en aquel universo, aún tiene los vicios de la fórmula en una estructura ya conocida, pero logra ponerse de pie y entregar una producción que cumple con más puntos altos que bajos.


Título Original: Black PantherBlack Panther

Director: Ryan Coogler

Duración: 134 minutos

Año: 2018

Reparto: Chadwick Boseman, Lupita Nyong’o, Michael B. Jordan, Andy Serkis, Angela Bassett, Forest Whitaker, Danai Gurira, Winston Duke, Daniel Kaluuya, Florence Kasumba, Letitia Wright, Martin Freeman


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 3 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas