Conéctate a nuestras redes
Rápidos y Furiosos Rápidos y Furiosos

Comentarios

Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw

Publicado

en

Dieciocho años han pasado desde el estreno de la primera entrega de la conocida franquicia “Rápidos y Furiosos”, por lo que una nueva versión siempre causa curiosidad, si se considera la cantidad de cintas estrenadas y los fanáticos que aún siguen a personajes que han podido sostener cada nueva capitulo. Y, a pesar de los cambios que esta ha experimentado, particularmente desde “Fast Five” (2011), la saga aún pretende entregar la entretención necesaria para mantenerse vigente y como éxito en taquilla.

La nueva cinta estrenada este año es el primer spin off de la serie, desmarcándose de la historia central y concentrándose en dos personajes que han demostrado que pueden sostener una película de acción por sí solos, especialmente por los actores que dan vida a Luke Hobbs y Deckard Shaw. De la mano de David Leitch, conocido por su trabajo en “John Wick” (2014), “Atomic Blonde” (2017) y “Deadpool 2” (2018), “Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw” quiere demostrar por qué la exitosa franquicia aún tiene material para entregar.

Un virus letal para la humanidad es la inminente amenaza contra la que Luke Hobbs (Dwayne Johnson) y Deckard Shaw (Jason Statham) son llamados para combatir. Olvidando sus rencillas del pasado, deberán unirse a la hermana de Shaw (Vanessa Kirby) para detener al gran peligro que acecha al mundo.

Pese a ser un spin off centrado en sólo dos personajes de la saga, esta cinta aún se enmarca en la construcción progresiva y explosiva de la franquicia. Siendo oficialmente el noveno estreno, el estruendo visual es esperado y cumple exactamente con lo que este tipo de cintas suele prometer, por lo que es completamente necesario que esta película sea considerada como un espectáculo cinematográfico donde no se escatimará en gastos ni en riesgos. Quienes han seguido cada una de las cintas y la evolución de estas, se encontrarán con la expresión máxima de una película de acción llevada al límite, donde cada uno de los identificables elementos del género son utilizados y, a la vez, exagerados sólo con el propósito de asegurar el goce visual.

Una vez establecida la excusa para juntar a los dos personajes, la mayor fortaleza de la cinta se destaca con claridad, pues la dinámica entre Hobbs y Shaw habla de la lucidez al elegir a dos protagonistas con personalidades fuertes y similares, por lo que su interacción establecerá la comedia necesaria para sobrellevar un relato que tambalea entre los enfrentamientos físicos y las persecuciones en escenarios llamativos. Tanto Johnson como Statham destacan por exagerar las cualidades por las que son identificados en el género, y al mismo tiempo las utilizan a su favor para construir personajes que, sin mayores complejidades o cambios, logran sostener una historia que avanza todo el metraje en el límite de lo verosímil.

Aunque el tono de comedia cruza el relato, este también se encuentra en el medio de una narración que ubica a los protagonistas como los grandes salvadores del mundo, donde la urgencia frente a sus actos es indiscutible. Pero, para lograrlo, estos son puestos a prueba como si de humanos con superpoderes se tratara, por lo tanto, es innegable la suspensión de la incredulidad por parte del espectador, particularmente en el tercer acto de la cinta, donde esta alcanza un alto nivel en lo absurdo. Sin embargo, esta producción demuestra su alto grado de autoconsciencia y, en ese sentido, acepta y admite el camino que decide recorrer, aunque parezca caricaturesco e irrisorio.

Y aunque estas observaciones parecieran menospreciar el espectáculo visual, lo cierto es que lo hace de tal manera, que el nivel de entretención nunca baja y su objetivo es finalmente alcanzado, cumpliendo con las expectativas, entregando secuencias de acción donde las coreografiadas peleas muestran la destreza física de sus personajes, y donde las bien trabajadas escenas de acción (de montaje vertiginoso y cámara temblorosa) ayudan a establecer un ritmo lo suficientemente ágil como para mantener la atención.

“Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw” resulta ser el claro intento para mantener fresca en la memoria a una franquicia que no quiere desaparecer, pues una novena entrega del armazón original se encuentra en producción y próxima a estrenarse. De aquella forma, este spin off se podría entender como el experimento para fusionar a dos personajes que logran acoplarse adecuadamente en un escenario donde los clichés del género son explotados sólo con el objetivo de entretener a la audiencia.


Título Original: Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw

Director: David Leitch

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby, Eiza González, Eddie Marsan, Stephanie Vogt, Viktorija Faith, David Mumeni, Conlan Casal, Ruth Horrocks, Sonia Goswami


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Araña

Publicado

en

Araña

Particularmente para la historia de nuestro país, la ficción ha servido como un medio artístico donde la reflexión frente al pasado y la reconstrucción de nuestra memoria ha sido indispensable para mirar hacia el futuro. Por lo que en muchas ocasiones se ha hablado de las particularidades políticas de las producciones cinematográficas chilenas. “Araña” marca el regreso de Andrés Wood al cine después de ocho años del estreno de “Violeta Se Fue A Los Cielos” (2011), y se enfoca en el frente nacionalista Patria y Libertad, grupo paramilitar creado en 1971, basado en ideas fascistas y nacionalistas en oposición al gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, marcando también el retorno del director desde “Machuca” (2004) a cintas que toman el contexto político de Chile previo al golpe militar de 1973.

La nueva película de Wood se centra en dicha organización, enfocándose en tres de sus integrantes: Gerardo (Pedro Fontaine / Marcelo Alonso), Inés (María Valverde / Mercedes Morán) y Justo (Gabriel Urzúa / Felipe Armas). Durante las actividades que el grupo realizaba contra el gobierno de Allende, el triángulo amoroso se forja, creando deslealtades y traiciones. Cuarenta años más tarde, el regreso de Gerardo pone en jaque las vidas de sus ex compañeros.

La cinta tiene como indudable objetivo el diálogo que se establece entre el pasado y el presente, creando los puentes necesarios para la reflexión frente a los hechos del ayer y sus evidentes efectos en el Chile de hoy, y cómo los protagonistas de esta historia lidian con fantasmas que aún los persiguen. Para lograr esta meta, el relato nos sitúa en el año 2018, donde tres personajes viven una vida adulta distante del espíritu joven y revolucionario que los caracterizaba; sus biografías parecen manchadas y cada uno ha decidido batallar o eludir quiénes eran hace cuarenta años, por lo que, a través de flashbacks ubicados en 1971, se va restaurando y completando esos trozos de una historia que parece incompleta. Y, aunque el relato permite contextualizar la época y se dedica a mostrar en detalle lo que estaba ocurriendo extraoficialmente, este no pretende explicar desde dónde nacen las ideologías que los personajes llevan como estandartes, pero sí se centra en el complejo triángulo interpersonal que se estaba gestando.

Los tres protagonistas de “Araña” se caracterizan por su particular complejidad, pues, una vez que Gerardo ingresa a militar en el frente nacionalista y al mismo tiempo a la vida del joven matrimonio compuesto por Inés y Justo, el inevitable desmoronamiento de su vida se empieza a acelerar, complicando cada vez más los conflictos personales y políticos por los que atraviesan. Y aunque las identidades de estas tres personas están exhibidas con vulnerabilidad y total honestidad, no están expuestas para una conexión a través de la empatía y la fácil identificación; por el contrario, sus discursos son develados sin tapujos con el objetivo de documentación frente a las ideologías que levantaron al grupo paramilitar y lo hicieron caer dos años más tarde, después del golpe militar de 1973.

Los saltos a la narración en el presente van complementando las características que estos personajes –ya con varios años a cuestas– muestran sin disimulos o engaños, y si bien esta historia no pretende ser una crónica o documentar objetivamente el viaje de estas personas, no deja de ser el reflejo de una realidad notoria, y evidencia la falta de redención a la que la ficción nos tiene acostumbrados. Por lo tanto, en ellos sigue vivo el fuego de las ideas que iniciaron al movimiento paramilitar en una primera instancia, y su humanidad es desnudada y puesta como conflicto frente a lo que el público pueda reflexionar sobre sus actos.

La dirección de Andrés Wood describe con una gran factura visual una época aún presente en la memoria. Además del paralelo y el viaje temporal establecido con sus personajes, el diálogo entre pasado y presente es aún más crudo cuando se centra en las consecuencias sociales y el estado actual de nuestro país, haciendo innegable la representación que se propone frente a la ideología de extrema derecha que se ha evidenciado con más fuerza en el último tiempo, y cómo la sensación de nacionalismo y pertenencia sigue latente.

“Araña” resulta ser una producción que arriesga en términos visuales y en su propuesta narrativa, pues, por un lado, la construcción de sus personajes da cuenta de un relato de abundante complejidad, y por otro, se caracteriza por exponer un extremo ideológico que se prefiere evitar, pero con una presencia innegable, por lo que la cinta de Wood invita a la reflexión sobre la memoria y sus consecuencias en la actualidad.


Título Original: Araña

Director: Andrés Wood

Duración: 120 minutos

Año: 2019

Reparto: Mercedes Morán, Marcelo Alonso, María Valverde, Felipe Armas, Pedro Fontaine, Caio Blat, Gabriel Urzúa, Mario Horton, María Gracia Omegna, Jaime Vadell


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Duck Duck
DiscosHace 24 horas

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 2 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 7 días

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Human Delusions Human Delusions
DiscosHace 3 semanas

Lefutray – “Human Delusions”

De origen Mapudungún, la palabra “lefutray” significa “sonido rápido”, y con más de una década de trayectoria, esta banda hace...

Publicidad
Publicidad

Más vistas