Conéctate a nuestras redes

Comentarios

Prometeo

Publicado

en

Preguntas como “¿de dónde venimos?” y “¿cómo llegamos aquí?”, han estado presentes desde que el ser humano tiene uso de la razón, y siguen obsesionándonos hasta el día de hoy. En “Prometheus” estas interrogantes siguen acosando a la población, a pesar de encontrarse a fines del siglo XXI.

La tecnología espacial y de investigación ha alcanzado niveles de perfeccionamiento muy elevados y es por eso que, apenas un par de exploradores descubren un mapa que contendría una clave que explicaría el origen del hombre, una compañía financia una expedición a un planeta lejano para develar el misterio.

No todos los miembros de la tripulación actúan por las mismas razones. Shaw (Noomi Rapace) y Holloway (Marshall-Green) son quizás los integrantes del equipo con las intenciones más nobles, un par de arqueólogos apoderados por una curiosidad real de entender los enigmas que la civilización posee y cómo ellos pueden resolver el secreto de la creación humana. También conformando la exploración, se encuentran el androide David (Fassbender) y Vickens (Theron), una coordinadora a cargo de monitorear la investigación, que tiene motivaciones que no son compartidas y que se van develando con el transcurso de la trama.

La comparación más obvia que puede hacerse de “Prometheus” es con “Alien” (1979), también dirigida por Ridley Scott. En ella, también una tripulación espacial llegaba a un planeta lejano en el cual se encontraban con amenazas desconocidas. En ambas, la paranoia se empieza a apoderar de la tripulación y el peligro pasa a estar tanto afuera como adentro de la nave.

Los paralelos no son necesariamente algo negativo, ya que –aunque previo al estreno de “Prometheus” los realizadores se hayan empeñado en negarlo- la cinta efectivamente podría tratarse de una precuela de “Alien” y tiene elementos que relacionan directamente a ambas. Por ejemplo, se insinúa que un lugar en que se lleva a cabo gran parte de la acción de “Prometheus” es un sitio clave en la cinta de 1979, y la estética de ambas películas –diseñadas por el pintor H.R. Giger- es peculiarmente parecida.

Es más, hasta la apariencia del personaje de Shaw, similar a la de la protagonista de “Alien”, Ripley, podría tratarse de un guiño. Pero Noomi Rapace no necesita hacer una imitación del personaje de Sigourney Weaver. La actriz sueca cumple efectivamente con lo que se le exige a una heroína de acción y logra tener a la audiencia de su lado en su primer protagónico hollywoodense.

Michael Fassbender, por otra parte, caracteriza de forma calma y contenida a David, un personaje que, aunque interesante, a ratos parece ser usado para hacer avanzar la historia haciendo progresos que sus contrapartes humanas serían incapaces de realizar. Charlize Theron es otro personaje femenino fuerte, pero el hecho de que lleguemos a empatizar con la fría y estricta Vickens, se debe más a la capacidad actoral de la intérprete que a la forma en que el personaje está escrito. Y es que en la película hay una intención de darle distintas facetas a los personajes, enfrentándolos con conflictos personales, como la contraposición ciencia/religión o la envidia de los logros familiares, pero estos carecen de la profundidad necesaria para hacer que sean significativos en el desarrollo de la historia.

Lo mismo sucede cuando la cinta ahonda en temas de carácter más global. Scott siente la necesidad de justificar la importancia de los contenidos que expone y de hacerle entender al público lo relevante de su trama, (como con la reiteración de las pregunta elemental “¿de donde venimos?”), pero termina tocando estos temas superficialmente y finalmente no ofrece respuestas interesantes sobre las cuales se pueda reflexionar. Sin embargo, estos aspectos no hacen decaer a la película por completo, ya que sí destaca donde debe hacerlo. Predeciblemente, “Prometheus” cuenta con un impresionante nivel técnico, haciendo buen uso de su elevado presupuesto. Si hay algo que reconocerle a Scott, es su destreza en cuanto a la composición de sus tomas. Aquí el director permite darle rienda suelta a su imaginación, creando una película que sobresale a nivel visual, complementándose con una fotografía que logra capturar el minucioso trabajo realizado tanto en el diseño de los amplios terrenos exteriores, como en el de los más claustrofóbicos espacios interiores, todos enfatizados por efectos especiales y prostéticos que jamás decepcionan.

El espectáculo visual que ofrece “Prometheus” va acompañado de un activo ritmo que no hace que la cinta se sienta larga, intercalando escenas de acción con otras de exposición para crear un balance efectivo que mantiene al espectador interesado. Pero la maestría técnica que está en exhibición aquí, no opaca otros aspectos positivos de la película. La presentación detallada de las criaturas, así como las escenas explícitas y de gore son pocas, pero bienvenidas, ya que animan y resaltan de forma, a veces inesperada, los sucesos que están siendo mostrados en pantalla.

La publicidad y atención por está película han provocado una anticipación extrema y ha causado que haya muchos en espera de una obra maestra, pero la verdad es que ninguna película merece que su público llegue a la sala de cine con expectativas ridículas e injustamente altas. Puede que, a diferencia de sus anteriores incursiones en la ciencia ficción, Ridley Scott no haya logrado un clásico con “Prometheus”, pero sí creó una película entretenida, interesante, estimulante y que va a tener a más de uno al borde de su asiento.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. sIXX

    31-May-2012 en 4:06 pm

    No hay “comparación” no es “obvia” esta ES. No es necesariamente la precuela de Alien per tiene que ver. es “un mismo universo” y al ver las dos peliculas y si uno quiere ver los diseños de la época para Alien y estos, los extraterrestres que salen ahi (no los aliens, los de la nabe estrellada) son los mismos. seres y naves son los mismos. Al ver los trailer inmediatemente abri un libro de HRG y no había donde perderse.

  2. sIXX

    31-May-2012 en 4:07 pm

    nave*

  3. Threk

    01-Jun-2012 en 3:09 pm

    La vi ayer la pelicula, si bien esteticamente es muy buena, creo que le falto un poco de suspenso como la de alien 1 y alien 3 (ejemplo: los corredores de la carcel. El (***spoiler***) fue cortisimo.

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Letter To You Letter To You
DiscosHace 4 días

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 5 días

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 6 días

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 2 semanas

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 2 semanas

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 2 semanas

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 3 semanas

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Lament Lament
DiscosHace 3 semanas

Touché Amoré – “Lament”

Después de su emocionalmente devastador cuarto larga duración, “Stage Four” (2016), Touché Amoré vuelve a remover fibras profundas con “Lament”,...

MMXX MMXX
DiscosHace 3 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “MMXX”

A estas alturas, es un hecho que Cómo Asesinar A Felipes va más allá de la idea tradicional de banda....

Fake It Flowers Fake It Flowers
DiscosHace 4 semanas

Beabadoobee –”Fake It Flowers”

Cada vez es más aparente el estado cíclico de la música. Las generaciones nuevas ven como novedoso cosas que las...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: