Contáctanos

Comentarios

Prometeo

Publicado

en

Preguntas como “¿de dónde venimos?” y “¿cómo llegamos aquí?”, han estado presentes desde que el ser humano tiene uso de la razón, y siguen obsesionándonos hasta el día de hoy. En “Prometheus” estas interrogantes siguen acosando a la población, a pesar de encontrarse a fines del siglo XXI.

La tecnología espacial y de investigación ha alcanzado niveles de perfeccionamiento muy elevados y es por eso que, apenas un par de exploradores descubren un mapa que contendría una clave que explicaría el origen del hombre, una compañía financia una expedición a un planeta lejano para develar el misterio.

No todos los miembros de la tripulación actúan por las mismas razones. Shaw (Noomi Rapace) y Holloway (Marshall-Green) son quizás los integrantes del equipo con las intenciones más nobles, un par de arqueólogos apoderados por una curiosidad real de entender los enigmas que la civilización posee y cómo ellos pueden resolver el secreto de la creación humana. También conformando la exploración, se encuentran el androide David (Fassbender) y Vickens (Theron), una coordinadora a cargo de monitorear la investigación, que tiene motivaciones que no son compartidas y que se van develando con el transcurso de la trama.

La comparación más obvia que puede hacerse de “Prometheus” es con “Alien” (1979), también dirigida por Ridley Scott. En ella, también una tripulación espacial llegaba a un planeta lejano en el cual se encontraban con amenazas desconocidas. En ambas, la paranoia se empieza a apoderar de la tripulación y el peligro pasa a estar tanto afuera como adentro de la nave.

Los paralelos no son necesariamente algo negativo, ya que –aunque previo al estreno de “Prometheus” los realizadores se hayan empeñado en negarlo- la cinta efectivamente podría tratarse de una precuela de “Alien” y tiene elementos que relacionan directamente a ambas. Por ejemplo, se insinúa que un lugar en que se lleva a cabo gran parte de la acción de “Prometheus” es un sitio clave en la cinta de 1979, y la estética de ambas películas –diseñadas por el pintor H.R. Giger- es peculiarmente parecida.

Es más, hasta la apariencia del personaje de Shaw, similar a la de la protagonista de “Alien”, Ripley, podría tratarse de un guiño. Pero Noomi Rapace no necesita hacer una imitación del personaje de Sigourney Weaver. La actriz sueca cumple efectivamente con lo que se le exige a una heroína de acción y logra tener a la audiencia de su lado en su primer protagónico hollywoodense.

Michael Fassbender, por otra parte, caracteriza de forma calma y contenida a David, un personaje que, aunque interesante, a ratos parece ser usado para hacer avanzar la historia haciendo progresos que sus contrapartes humanas serían incapaces de realizar. Charlize Theron es otro personaje femenino fuerte, pero el hecho de que lleguemos a empatizar con la fría y estricta Vickens, se debe más a la capacidad actoral de la intérprete que a la forma en que el personaje está escrito. Y es que en la película hay una intención de darle distintas facetas a los personajes, enfrentándolos con conflictos personales, como la contraposición ciencia/religión o la envidia de los logros familiares, pero estos carecen de la profundidad necesaria para hacer que sean significativos en el desarrollo de la historia.

Lo mismo sucede cuando la cinta ahonda en temas de carácter más global. Scott siente la necesidad de justificar la importancia de los contenidos que expone y de hacerle entender al público lo relevante de su trama, (como con la reiteración de las pregunta elemental “¿de donde venimos?”), pero termina tocando estos temas superficialmente y finalmente no ofrece respuestas interesantes sobre las cuales se pueda reflexionar. Sin embargo, estos aspectos no hacen decaer a la película por completo, ya que sí destaca donde debe hacerlo. Predeciblemente, “Prometheus” cuenta con un impresionante nivel técnico, haciendo buen uso de su elevado presupuesto. Si hay algo que reconocerle a Scott, es su destreza en cuanto a la composición de sus tomas. Aquí el director permite darle rienda suelta a su imaginación, creando una película que sobresale a nivel visual, complementándose con una fotografía que logra capturar el minucioso trabajo realizado tanto en el diseño de los amplios terrenos exteriores, como en el de los más claustrofóbicos espacios interiores, todos enfatizados por efectos especiales y prostéticos que jamás decepcionan.

El espectáculo visual que ofrece “Prometheus” va acompañado de un activo ritmo que no hace que la cinta se sienta larga, intercalando escenas de acción con otras de exposición para crear un balance efectivo que mantiene al espectador interesado. Pero la maestría técnica que está en exhibición aquí, no opaca otros aspectos positivos de la película. La presentación detallada de las criaturas, así como las escenas explícitas y de gore son pocas, pero bienvenidas, ya que animan y resaltan de forma, a veces inesperada, los sucesos que están siendo mostrados en pantalla.

La publicidad y atención por está película han provocado una anticipación extrema y ha causado que haya muchos en espera de una obra maestra, pero la verdad es que ninguna película merece que su público llegue a la sala de cine con expectativas ridículas e injustamente altas. Puede que, a diferencia de sus anteriores incursiones en la ciencia ficción, Ridley Scott no haya logrado un clásico con “Prometheus”, pero sí creó una película entretenida, interesante, estimulante y que va a tener a más de uno al borde de su asiento.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. sIXX

    31-May-2012 en 4:06 pm

    No hay “comparación” no es “obvia” esta ES. No es necesariamente la precuela de Alien per tiene que ver. es “un mismo universo” y al ver las dos peliculas y si uno quiere ver los diseños de la época para Alien y estos, los extraterrestres que salen ahi (no los aliens, los de la nabe estrellada) son los mismos. seres y naves son los mismos. Al ver los trailer inmediatemente abri un libro de HRG y no había donde perderse.

  2. sIXX

    31-May-2012 en 4:07 pm

    nave*

  3. Threk

    01-Jun-2012 en 3:09 pm

    La vi ayer la pelicula, si bien esteticamente es muy buena, creo que le falto un poco de suspenso como la de alien 1 y alien 3 (ejemplo: los corredores de la carcel. El (***spoiler***) fue cortisimo.

Responder

Cine

David Lynch: The Art Life

Publicado

en

David Lynch: The Art Life

A través de su filmografía, y con el reciente regreso de “Twin Peaks”, David Lynch ha demostrado ser uno de los autores más prolíficos y complejos de las últimas décadas. Desde su primer largometraje, “Eraserhead” (1977), que su imaginario significa entrar a mundo de sensaciones donde representaciones visuales de la psiquis se vuelven tangibles. Debido a lo intrincado que podría ser su forma de narrar, experimentar su obra exige conectar con lo sensorial, pues su trabajo busca crear reacciones y evocar emociones. El director de “Blue Velvet” (1986) y “Mulholland Dr.” (2001) ha sido capaz de construir un estilo reconocible gracias las características que su obra comparte, en un estilo vago e incierto, pero envolvente, donde lo inexplicable convive con personajes que se ven atrapados en mundos complejos.

Dirigido en una colaboración entre Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm, el documental “David Lynch: The Art Life” se centra en el trabajo artístico pictórico del cineasta, mientras se va creando un relato autobiográfico de sus primeros años formativos y su acercamiento al arte, sirviendo como puente entre sus inicios en esta disciplina y sus primeras obras cinematográficas.

Las conversaciones de tres años entre los realizadores y el director estadounidense son condensadas en una hora y treinta minutos, en un relato íntimo en la voz del mismo Lynch. El hecho que sea construido como un monólogo produce una atmósfera más natural y cercana con el director, así también adjudicando un punto de vista donde el espectador sólo observa cómo se mezcla su creación artística y su biografía. La voz en off de Lynch se hace omnipresente en un montaje que mezcla al artista trabajando en sus obras plásticas, en su estudio en Los Angeles –a veces acompañado de su pequeña hija, Lula– intercalando material biográfico como fotografías, videos de archivo y sus pinturas.

La autobiografía que acompaña el viaje visual habla de sus inicios, vida familiar, la relación con sus padres y cómo su influencia inevitablemente ayudó a formar su primera relación con al arte, siendo capturado por esta disciplina cuando decide mudarse a Filadelfia, donde pudo estudiarlo de manera profesional. Y es a través de todas estas experiencias e historias acumuladas que se juntan para inspirar gran parte de su trabajo, y cómo en el proceso de absorber, internalizar y plasmar se ha moldeado un imaginario enigmático y surrealista.

Claramente el foco de este registro documental está puesto en sus creaciones plásticas, concebidas a partir de distintos materiales y mezclando técnicas pictóricas que le dan la libertad de crear pequeños universos, en cuadros que perfectamente podrían ser sacados de alguna de sus películas. Por otra parte, los realizadores utilizan estas obras en el montaje no tan sólo como un apoyo visual, sino también para poder crear pequeños episodios visuales que enfatizan los relatos en off, y utilizando los textos que el mismo Lynch incorpora en sus cuadros, se destaca el estado emocional del relato. Por último, el uso de stop motion le agrega un dinamismo a la narración, haciendo de estas obras pequeñas escenas de la vida del artista, donde algunas de ellas contienen personajes que parecen atrapados en distintas realidades.

Este documental termina siendo un estudio del autor en un estado mucho más primitivo, además de una exploración íntima, donde se logra ver el mundo a través de sus ojos y se puede conocer con frescura una etapa de descubrimiento y creación artística. No es un retrato biográfico de principio a fin, tampoco se centra en una obra en particular, sólo es un acercamiento a procesos creativos desde una mirada de total naturalidad y comodidad por parte del cineasta.

Para entender el universo interior de David Lynch, y posteriormente apreciar con mayor profundidad su trabajo, es importante considerar todos los aspectos y los procesos de creación que lo han llevado a posicionar su nombre y ser poseedor de un estilo particular y reconocible. Así, este documental logra dar a conocer ese otro aspecto del cineasta, un lado que tiene relación con su configuración estética. Se vuelve importante conocer y revisar su filmografía, no necesariamente para poder entender este relato –sólo se cita a sus primeros cortometrajes y las primeras etapas de producción de “Eraserhead”–, aunque sí puede servir como complemento para enriquecer este acercamiento diferente y privado.


Título Original: David Lynch: The Art Life

Director: Jon Nguyen

Duración: 88 minutos

Año: 2016

Reparto: David Lynch, Documental

 


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: