Conéctate a nuestras redes
Por Gracias de Dios Por Gracias de Dios

Comentarios

Por Gracia de Dios

Publicado

en

Las cintas basadas en casos reales, centradas particularmente en denuncias frente a delitos, cumplen el objetivo de poner en discusión la impunidad con la que muchas veces estos crímenes son cometidos y la manera en que las consecuencias de estos actos han afectado a sus víctimas. Los casos de abusos sexuales cometidos dentro de la Iglesia Católica han servido como punto de partida para contar historias desde diferentes puntos de vista; considerando a la ganadora del Oscar del año 2015, “Spotlight” y la chilena “El Club” del mismo año como algunos antecedentes donde dichos delitos sirven para establecer un relato desde diferentes ángulos. El director francés François Ozon se enfoca en su última cinta, “Por Gracia de Dios”, en la lucha de las víctimas frente a la impunidad de su abusador, basada en el caso real de Bernard Preynat, sacerdote de la diócesis de Lyon acusado en 2016 de abusar de decenas de niños.

Alexandre (Melvil Poupaud) vive en Lyon con su familia, cuando se entera que el sacerdote (Bernard Verley) que abusó de él cuando era niño sigue ejerciendo y trabajando con niños. Tras las evasivas por parte de la iglesia para apartarlo de su cargo, junto a otras víctimas inicia una batalla para poder hacer públicos los abusos y el sacerdote reciba la sanción que se merece.

“Por Gracia de Dios” toma el punto de vista de las víctimas del abuso del sacerdote para así poder contar una historia enfocada en las consecuencias y cómo quienes sufrieron logran avanzar con sus vidas cargando con un recuerdo imborrable, y que determina el curso de un relato que se arma pausadamente, pero profundizando particularmente en tres personajes.

En una primera instancia, la cinta abre con la historia de Alexandre, quien es el primer impulsor de una lucha que parece ser pequeña, pero que se va transformando en una batalla en contra de un poder casi inquebrantable. A pesar de su devoción hacia el catolicismo, Alexandre tiene gran claridad frente a la diferencia entre su fe y los delitos cometidos por Preynat, por lo que su pelea partirá desde dentro de la iglesia. Sin embargo, con gran frustración, se observa durante la cinta cómo el abuso sigue siendo protegido impunemente frente a los ojos de todo el mundo.

A partir de esos primeros encuentros con la injusticia es que vamos conociendo a más víctimas del sacerdote. Dejando a un lado a Alexandre, el relato se centra en François (Denis Ménochet), quien, ahora siendo ateo y claramente alejado de la iglesia, se suma sin dudar a la batalla para poder derrocar los privilegios que su victimario aún goza. Además, y para poder esclarecer aún más los hechos del pasado, la cinta recurre a pequeños flashbacks que complementan las declaraciones, cartas y crudos relatos que ayudan a armar un rompecabezas difícil de tolerar por lo duro que resulta conocer un relato en primera persona, considerando la veracidad de los hechos ocurridos en el pasado.

En tercer lugar, la cinta se enfoca en la historia de Emmanuel (Swann Arlaud), en quien las consecuencias físicas y psicológicas son retratadas con mayor evidencia, por lo que enterarse de la cruzada que el grupo está llevando a cabo será un punto transformador en su vida y así intentar escarbar y posiblemente reparar el daño que el sacerdote causó en su vida. Junto a ellos, vemos cómo las consecuencias no han sido cargadas sólo por ellos, sino que también por sus familias: así como cada uno ha podido sobrellevar el trauma de manera diferente, así también ocurre con las personas que los rodean. Por lo que abordar estos efectos entrega la oportunidad de reflexionar frente al silencio que existe dentro de la religión para ocultar y defender hechos perversos, y que vienen a quebrar la forma en la que muchas personas se vinculan con la fe.

Sin olvidar la realidad que está siendo retratada, Ozon no pretende crear un relato documental, sino que la sensibilidad con la que las experiencias son expuestas habla de un cuidado en particular al momento de denunciar y tratar el tema con la urgencia que merece. La personificación de los protagonistas está creada para establecer con gran respeto el dolor que sobrellevar un abuso implica. Y la cinta es consciente de ello, ya que no pretende sólo usar las experiencias de los protagonistas, sino que, a partir de sus reacciones y decisiones, observamos el valor que implica alzar la voz y cómo la denuncia es el camino para alcanzar de alguna forma la reconciliación y la calma con ellos mismos.


Título Original: Grâce à Dieu

Director: François Ozon

Duración: 137 minutos

Año: 2018

Reparto: Melvil Poupaud, Denis Menochet, Swann Arlaud, Eric Caravaca, François Marthouret, Bernard Verley, Josiane Balasko, Hélène Vincent, François Chattot, Frédéric Pierrot


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 13 horas

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 2 días

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 1 semana

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 1 semana

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 2 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 2 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 3 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 3 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 4 semanas

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 1 mes

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Publicidad
Publicidad

Más vistas