Conéctate a nuestras redes
Pokemon Pokemon

Comentarios

Pokémon: Detective Pikachu

Publicado

en

Ya conocemos la franquicia de Pokémon y sabemos que es uno de los aciertos comerciales más importantes de las últimas décadas. Nos guste o no, conocemos su existencia y los pocket monsters (criaturas que se asemejan a animales, pelean entre ellas y acompañan a los humanos) han dado material desde mediados de los noventa para mangas, series de televisión, películas animadas, videojuegos, juguetes, ropa y todo tipo de merchandising sin que parezca disminuir su velocidad o intención de dominación mundial.

“Pokémon: Detective Pikachu”, protagonizada por el reconocido ratón eléctrico, fue el videojuego elegido para dar pie a la primera adaptación en live action para el cine de la franquicia, de la mano de Warner y con la ambición de convertirse no sólo en la primera cinta basada en un videojuego bien recibida, sino también con la de lanzar una nueva franquicia inspirada en estas criaturas que pueda cumplir con las expectativas de millones de fanáticos, quienes soñaban con la existencia de la película. Bastante presión.

De todas las posibles historias que se podrían contar en este universo, la escogida es la de Tim Goodman (Justice Smith), un joven que alguna vez soñó con ser un entrenador Pokémon, pero que ahora se ha conformado con una vida como vendedor de seguros alejado de estas criaturas. Tras la desaparición de su padre llega a Ryme City, donde se encuentra con el Pokémon que este dejó atrás, un Pikachu con amnesia (voz de Ryan Reynolds), que, a diferencia de los demás Pokémon que sólo hablan diciendo su nombre, puede comunicarse con Tim. Juntos inician la investigación que los lleva a entender qué pasó realmente con el padre de Tim y, tal como en el animé y los videojuegos, embarcarse en una aventura que los lleva a explorar la ciudad, enfrentarse con las fuerzas del mal y encontrarse con distintos Pokémon en el camino.

La trama es el aspecto más irrelevante de todo esto. El protagonista y su Pikachu van avanzando en su investigación de pista en pista, a veces forzada o antojadizamente, en un guion aparatoso, que estorba cuando más historia intenta introducir a la película. Lo que realmente vale la pena de ver en “Pokémon: Detective Pikachu” son los mismos Pokémon, las apariciones que hacen repentinamente un Jigglypuff cantando en un bar, un Loudred poniendo música en una fiesta electrónica y un Machamp dirigiendo el tráfico con sus cuatro manos, por ejemplo.

Si el lector de este texto no entiende lo referido en las últimas líneas, quizás es una señal de que la película no será de su interés. Debe ser intrigante para alguien que desconozca este mundo el lanzarse a una experiencia que se apoya tanto en las criaturas digitales para entretener, pero los guiños para entendidos y la historia tan poco interesante hacen indiscutible el que esta se trate de una película hecha específicamente para fanáticos.

Estos últimos estarán contentos con el producto creado, gracias en parte al equipo detrás de los efectos especiales, que logra hacer realistas y adorables decenas de Pokémon de distintos tipos, así como los realizadores que lograron separar este universo del cotidiano y hacerlo único: Ryme City es un poco más futurista de lo normal, los vestuarios son algo más estilizados y la banda sonora es levemente alusiva a la música de los videojuegos, lo que crea un mundo interesante e inmersivo, donde los Pokémon pueden transitar por la calle –por qué no– y que no nos parezca fuera de lo común.

Otros detalles que pueden interesarle a fanáticos, son la existencia de los guiños a los videojuegos y producciones anteriores, el hecho de que no se muestra ni un cuarto de los más de 800 Pokémon existentes (una decisión de producción probablemente relacionada con el costo del diseño, pero que deja la puerta abierta para ver más criaturas en cintas futuras) y el cómo la película esquiva la, tal vez, polémica convención de que los Pokémon son criaturas obligadas por los humanos a luchar entre ellas. En Ryme City los Pokémon y los humanos coexisten como amigos, toda persona tiene un “compañero Pokémon” y las batallas están relegadas a peleas clandestinas mostradas con la violencia que estas suponen.

“Pokémon: Detective Pikachu” está hecha con un cariño hacia los Pokémon que era indispensable para que este producto funcionara, un afecto que trae más recompensas cuanto menos en serio se toma la película y cuanto más se entretiene mostrando las criaturas que componen este mundo. Las bajas de la cinta están en la sobreexposición e insistencia por una trama que carece de mayor interés u originalidad, sin embargo, los puntos más altos radican en lo relacionado a la inocencia y nostalgia que proviene de la idea original, cuya esencia logró ser capturada y transmitida, y que debería dejar satisfechos a los fans y al menos curiosos a los no iniciados.


Título Original: Pokémon Detective PikachuPokémon

Director: Rob Letterman

Duración: 104 minutos

Año: 2019

Reparto: Ryan Reynolds, Justice Smith, Kathryn Newton, Ken Watanabe, Bill Nighy, Chris Geere, Rita Ora, Suki Waterhouse, Omar Chaparro


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 1 día

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 6 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 7 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 3 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Publicidad
Publicidad

Más vistas