Conéctate a nuestras redes
Parasite Parasite

Comentarios

Parasite

Publicado

en

Bong Joon-Ho posee una filmografía sumamente diversa. Algo que la recorre casi transversalmente es su capacidad de utilizar un lenguaje accesible y efectivo, pero, a la vez, lleno de sutilezas y complejidades para contar historias entretenidas y dinámicas sin dejar de lado la profundidad y la reflexión. Este es un balance difícil de lograr, sin embargo, con “Parasite” Bong Joon-Ho vuelve a lograrlo, con la que podría ser su obra maestra, integrando un desgarrador drama social en una trama ecléctica llena de suspenso y comedia.

“Parasite” trata sobre los Kim, una unida familia de clase baja que lucha por mantenerse a flote con trabajos temporales de poca remuneración. Todo cambia cuando el hijo, Ki-woo (Choi Woo-Shik) recibe de un amigo de infancia la recomendación de hacerse pasar por un estudiante universitario para trabajar como tutor de la hija de una familia rica, los Park. Ki-woo decide entonces utilizar su posición para, a través de engaños, introducir al resto de su familia a trabajar en la casa.

Con esta trama, Bong Joon-Ho da rienda suelta a su manejo del lenguaje cinematográfico sin tapujos, relatando la historia de ambas familias con un ritmo lento y deliberado, tomándose su tiempo en presentar a los personajes y dejando que ellos guíen la película. Sin embargo, eso no quita que Bong se dé el espacio para, de manera similar a como lo hizo en “Okja” (2017), saltar libremente de tono narrativo en tono narrativo.

“Parasite” a veces es comedia familiar, a veces es un thriller, agarrando a momentos incluso elementos de terror para finalmente transformarse en un desgarrador drama social. Y, a pesar de que esto podría resultar desastroso en manos de un realizador menos experimentado, dentro del contexto del film se siente completamente coherente y justificado. Cada cambio tonal está ligado al desarrollo de la historia, en que, de manera orgánica (pero no por eso menos sorpresiva y chocante) las cosas van saliéndose de control y, dado que estamos siempre tan cerca de los protagonistas, los momentos de tensión se sienten realmente angustiantes.

Desde el momento en que la cinta presenta a los Kim y muestra sus relaciones, sus dinámicas familiares y el universo en que habitan, es imposible no empatizar con ellos desde un principio. Se nota que Bong Joon-Ho le tiene mucho cariño y respeto a cada uno de sus personajes, ya que todos están cuidadosamente construidos, albergando una personalidad y un trasfondo único. Incluso la familia Park –enmarcada bajo una luz mucho menos amable– resulta entrañable en su ingenuidad, aún en sus momentos más canallescos.

Respecto a lo anterior, pese a que son personajes tan únicos y especiales, cada uno representa un gran abanico de idiosincrasias que se pueden reconocer en muchísimas sociedades a lo largo y ancho del planeta. La apreciación exagerada por la cultura estadounidense de parte de la familia Park, por ejemplo, es un rasgo que incluso –a pesar de la particularidad con que es mostrado– resulta perfectamente reconocible (Chile, por ejemplo), así como también se percibe de la misma forma el trasfondo de la familia Kim. Pero esta información nunca toma protagonismo, siempre es entregada visualmente de manera elegante y sutil.

Ese es uno de los aspectos más brillantes de “Parasite”, la capacidad que tiene de dejar entrever aspectos íntimos y personales de los personajes a través de sus entornos. Cada plano está cuidadosamente compuesto para mostrar los lugares que habitan y cómo se desenvuelven en ellos, permitiéndonos acompañarlos y conocerlos. Al ver el departamento semisótano en que viven los Kim, los adornos y los diferentes objetos que llenan el espacio y la forma que tienen de relacionarse con ellos, logramos tener una vaga idea de su trasfondo y nos permite reflexionar sobre qué clase de circunstancias los ha llevado a su situación actual.

Y ese es finalmente el objetivo de “Parasite”: a través de todos los elementos narrativos que tiene a su disposición, Bong Joon-Ho nos invita a reflexionar sobre el estado de la sociedad y los efectos que la desigualdad puede llegar a tener sobre los individuos, temática que, si bien resulta particularmente contingente en la actualidad, en realidad es eterna y atemporal. Así, “Parasite” termina transformándose no sólo en una historia brillantemente contada con personajes carismáticos y queribles, sino también en un reflejo dolorosamente fiel de una realidad social que se vive tanto en Corea del Sur como en Chile, y como en el resto del mundo, lo que la hace merecedora de todas las alabanzas que ha recibido y, sin duda, la llevará a ser considerada como una de las películas más importantes no sólo del año, sino que de la década.


Título Original: Gisaengchung

Director: Bong Joon-Ho

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik, Park So-dam, Park Seo-joon, Lee Jeong-eun, Park Keun-rok, Hyun Seung-Min, Andreas Fronk, Park Myeong-hoon


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 12 horas

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 1 día

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 2 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 1 semana

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 1 semana

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 2 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas