Conéctate a nuestras redes
Pacto de Fuga Pacto de Fuga

Comentarios

Pacto de Fuga

Publicado

en

El tópico de escape de prisión siempre ha tenido la dificultad de generar empatía con personajes con los que podría resultar difícil relacionarse. A menudo es necesario pasar largo rato acompañándolos en su intimidad para generar una conexión con el público, como se da en “The Shawshank Redemption” (1994), o en “Papillon” (1973), ejemplos emblemáticos de este género. “Pacto de Fuga” de manera inteligente apunta a generar rápidamente esta empatía y conexión al retratar un emblemático escape de prisión ocurrido en 1990, ya que sus protagonistas no son simples criminales, sino que presos políticos de la dictadura militar en Chile. Gracias a esto, en parte la película logra construir una narrativa interesante y atrapante, pese a fracasar en algunos aspectos.

La cinta comienza presentando el conflicto rápidamente: estamos en el año 1988, antes del plebiscito, y 120 presos políticos en la Cárcel Pública de Santiago son separados del resto de los reos. Esto lleva a que rápidamente un grupo de miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez organice un plan para escapar de la prisión a través de un túnel. Liderados por León Vargas (Benjamín Vicuña) y Rafael Jiménez (Roberto Farías), el grupo deberá enfrentarse a los abusos de poder por parte de los gendarmes y las autoridades, además de las dificultades inherentes en un plan de esta naturaleza.

Uno de los primeros problemas en la narrativa de la película es que, al no necesitar metraje para generar empatía con los personajes, el film comienza demasiado rápido, presentando el conflicto y las dificultades técnicas del escape sin antes presentar debidamente a los personajes. Esto genera un desapego de lo que está ocurriendo en pantalla durante la primera mitad de la película, ya que, si no conocemos realmente a los personajes, no nos importa demasiado si fracasan. Afortunadamente, esto es algo que cambia a medida que la película avanza, puesto que lentamente el espectador se va involucrando emocionalmente con la historia y los personajes, generándose grandes momentos de suspenso. Cabe destacar la secuencia final, que resulta tensa, catártica y emocionante, gracias a un gran uso del montaje y banda sonora.

Sin embargo, la cinta se cae en esos mismos aspectos durante el resto de la película. Hay una serie de decisiones de montaje y puesta en escena que se podrían haber aprovechado mejor para darle una mayor identidad visual y rítmica. A momentos da la sensación de que pudo haberse radicalizado mucho más la puesta en cámara, acercándose quizás más a “Hunger” (2008) de Steve McQueen, que transcurre en ambientes similares. Lamentablemente, “Pacto de Fuga” se queda en un estilo visual plano y olvidable. Si bien, es comprensible que esta decisión haya tenido que ver con el deseo de apelar al mayor público posible, no deja de ser una oportunidad perdida.

Por otro lado, la banda sonora también funciona sólo a ratos. La música original se acopla bien, pero la música envasada que se utiliza tiende a no pegar con lo que se está mostrando. Un ejemplo claro es una secuencia de montaje que muestra a los personajes trabajando en el túnel mientras suena “El Baile De Los Que Sobran” de Los Prisioneros. Es comprensible el uso de esa canción temática y temporalmente, no obstante, musicalmente se siente fuera de lugar. Lo mismo ocurre con “Libertad”, canción original compuesta por Anita Tijoux para la película, que es usada en una secuencia similar y se siente anacrónica en el contexto de la historia.

Las actuaciones tienen un buen nivel en general, sólo cayendo en algunos espacios de teatralidad a raíz de un guion demasiado pomposo en sus diálogos. Hay momentos de enfrentamiento entre reos y gendarmes en que el lenguaje utilizado pareciera buscar ser ingenioso sólo por serlo, lo que hace que se sienta poco espontáneo y realista. Fuera de esto, las actuaciones funcionan y no se alcanza a sentir que hayan buscado embellecer al elenco como en otras producciones basadas en hechos reales. Acá todos los personajes se sienten auténticos.

Son esta clase de buenas decisiones las que hacen que, a pesar de las oportunidades perdidas, “Pacto de Fuga” sea un film sólido y entretenido, y resulta interesante en el contexto de un cine chileno que durante tanto tiempo ha estado orientado a narrativas más íntimas y de nicho. Es un valeroso intento de blockbuster, con una historia accesible, una factura correcta y un elenco lleno de estrellas de oficio impecable, que trata una historia fascinante y poco tocada tanto en cine como en televisión. Por otro lado, sus temáticas de compañerismo y rebeldía contra el abuso y la injusticia se mantienen relevantes en un contexto de malestar social como el que se vive actualmente en nuestro país. Todo esto hace que “Pacto de Fuga” sea una película interesante y valiosa.


Título Original: Pacto de Fuga

Director: David Albala

Duración: 135 minutos

Año: 2020

Reparto: Benjamín Vicuña, Amparo Noguera, Patricio Contreras, Francisca Gavilán, Eusebio Arenas, Mateo Iribarren, Roberto Farías, Willy Semler, Alberto Ellena, Víctor Montero, Diego Ruiz


Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

Comentarios

El Hombre del Norte

Publicado

en

El Hombre del Norte

Robert Eggers ha tenido una corta carrera en el mundo del cine, pero sus dos películas anteriores han resultado sumamente interesantes. Ambas de géneros radicalmente diferentes, “The VVitch: A New-England Folktale” (2016) y “The Lighthouse” (2018), sin embargo, comparten una sensibilidad estética y narrativa que parece más interesada en generar sensaciones y atmósferas que en contar una historia de forma lineal, particularmente en la de 2018. “El Hombre del Norte”, su tercer largometraje, a ratos parece querer mantener aquella línea, pero no siempre logra sostener su simple y predecible historia a través de su atmósfera e imaginería.

“El Hombre del Norte” cuenta la historia del joven príncipe Amleth (Alexander Skarsgard), cuyo padre es asesinado frente a sus ojos por su tío Fjölnir (Claes Bang), debiendo escapar y abandonar su hogar y a su madre (Nicole Kidman), jurando venganza. Luego de ser acogido por una brutal tribu de vikingos, y vivir y luchar junto a ellos por años, Amleth recibe una visión: debe volver a su hogar para recuperar su reino y vengar a su padre. Junto a Olga (Anya Taylor-Joy), una joven esclava con misteriosos poderes, Amleth emprende el camino de vuelta a su hogar para llevar a cabo su venganza.

Si esta historia resulta familiar, es porque es una reinterpretación de la leyenda de Amleth, relato que posteriormente inspiraría a William Shakespeare a escribir “Hamlet”. Si bien, esto hace que la historia se vuelva algo predecible, Robert Eggers logra introducir algunos pequeños giros y detalles estilísticos, lo suficientemente interesantes para que el guión no se vuelva tedioso. Dicho esto, la narración no tiene mayores complejidades y, más que a sus películas anteriores, “El Hombre del Norte” se acerca más a la seguidilla de películas de acción épicas que incorporaron diversas mitologías durante la primera mitad de la década de 2010, partiendo con el remake de “Clash Of The Titans” de Louis Leterrier.

Ahora bien, la mayoría de esas películas resultaron ser completamente olvidables e intrascendentes, y “El Hombre del Norte” logra destacar en el fuerte de Eggers: la visualidad y el estilo. La incorporación de elementos metafísicos y mitológicos a esta historia de venganza le vienen como anillo al dedo al director, quien logra representar estos elementos con originalidad y una visualidad muy especial y única. Precisamente estos son los momentos en que la película realmente brilla y se separa del resto de cintas de acción que han salido a lo largo de los años. Sin embargo, dichos momentos son menos recurrentes de lo que pudieron haber sido, y la película parece concentrarse más bien en las brutales secuencias de acción y combates cuerpo a cuerpo.

Estas escenas están muy bien coreografiadas y funcionan desde un lugar sumamente visceral; cada golpe se siente fuerte y doloroso. Sin embargo, la película falla en darle peso emocional a tales secuencias porque los personajes parecen más bien piezas en un juego de mesa que personas de verdad. Las luchas, por entretenidas y brutales que sean, no se sienten peligrosas, ya que, como espectador, no importa tanto quién gane o pierda porque no se logra generar una conexión con los personajes que batallan por sus vidas. Y esto es algo que recorre la transversalidad de la película, y se siente particularmente con la relación entre Amleth y Olga, que inician un romance que se siente forzado y poco significativo.

Visualmente la película es un triunfo. Tanto la cámara como la dirección de arte nos transportan a un mundo frío y violento, haciendo un especial hincapié en la brutalidad y bestialidad de la masculinidad de este mundo, con largos planos secuencias retratando la violencia y la agresión con la que estos hombres rigen sus vidas. Desde esta perspectiva, la película parece tener cierto interés antropológico en el mundo que retrata, poniendo tanto énfasis en las batallas como en los rituales nórdicos que realizan los diferentes personajes, pero no alcanza a profundizar mucho más, dándole preferencia al ritmo de la historia y principalmente la acción.

Esta decisión podría ser cuestionable, ya que “El Hombre del Norte” no llega a ser mucho más que una sólida película de acción, con una gran puesta en escena y un fuerte sentido de estilo y estética. Y, si bien, es discutible si esta película debió haber sido algo más teniendo tantos elementos que podrían haber sido profundizados para construir una experiencia mucho más única, lo cierto es que Robert Eggers logra realizar una épica mitológica que se sostiene visual y estilísticamente, y quizás eso es más que suficiente.


Título Original: The Northman

Director: Robert Eggers

Duración: 136 minutos

Año: 2022

Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk, Claes Bang, Ralph Ineson, Kate Dickie, Murray McArthur, Ian Gerard Whyte, Hafþór Júlíus Björnsson


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 4 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 5 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas