Conéctate a nuestras redes
Skyfall Skyfall

Comentarios

Operación Skyfall

Publicado

en

Sería injusto decir que recién este año James Bond se dio cuenta que vivía en un mundo sin un bloque definido, sin un enemigo puntual que pueda identificar con una nación, un territorio o una ideología. El muro cayó hace más de 20 años, ya no existen los comunismos en Europa del Este, y China es un paraíso capitalista más. Para todos, la idea del agente secreto al servicio de Su Majestad suena ya anticuada, como sus trajes, sus artefactos tecnológicos y los martinis agitados, no mezclados. Al parecer el mundo ya no necesita a James Bond, algo que parece reforzarse con los problemas para producir la cinta 23 del agente doble cero, luego del muy bien justificado reboot de “Casino Royale” (2006) y la mediocre “Quantum Of Solace” (2008). La quiebra de MGM hizo peligrar la entrega que vendría a coronar la celebración del 50 aniversario desde “Dr. No” (1962), debut de las historias de Ian Fleming en el cine. Por eso, quizás la misión más complicada en la carrera de Bond y también para los productores, era sacar una nueva carta de la manga y sorprender con “Operación Skyfall”, la última aventura del agente con licencia para matar.

Como nunca, en medio siglo de producciones sobre las misiones de 007, el argumento de la película va tan a la par con las complicaciones surgidas durante el rodaje. En “Operación Skyfall”, Bond (Daniel Craig) es dado por muerto luego de una fallida misión en Estambul. Tras el atentado a la sede del MI6, decide regresar para buscar y capturar a quien está detrás de la organización que perpetró el atentado, y que pone en peligro la continuidad y el legado de la institución que sustenta a los agentes doble cero. Además, este enemigo desconocido guarda una relación profunda con el mismo servicio secreto británico, y sus objetivos son personales, movidos por el odio y el resentimiento hacia M (Judi Dench).

Estamos ante una historia clásica de James Bond, no hay demasiadas sorpresas en ese sentido. Los giros son conocidos, la trama está construida sobre todos los elementos clásicos que han habitado en el universo 007: malos carismáticos y presos de su pasado; un Bond que no respeta a sus jefes, pero que, llegado el momento, demostrará su lealtad a la corona y a quienes confían en él; chicas bellas en escenarios opulentos que representan la tentación y el peligro; y acción al filo de la muerte. Esta es una película para fanáticos, para los que continúan siendo devotos de las aventuras de Bond y también para los que disfrutan de inteligentes, coherentes y bien calculadas películas de acción.

Está claro que el aniversario número 50 de la franquicia cinematográfica más extensa de la historia, necesitaba que cada uno de los elementos que la hicieron famosa estuvieran presentes. La referencia es constante, y Bond a cada instante está hablando sobre los anteriores Bond, desde Connery hasta Brosnan, los que han construido el mito, cada uno entregando un matiz distinto a la personalidad del agente británico. Todos los detalles están presentes, y lo mejor, cada uno está justificado y es un factor que acentúa la idea principal del film. Porque la cita no es sólo referencial o a modo de homenaje, también suena a parodia. Aquí Bond es consciente de su legado, de sus imitadores y, porqué no decirlo, de los hijos que ha dejado repartidos por la historia del cine comercial. Nadie está más autorizado que él mismo para reírse de sus tics, manías y lugares comunes, porque acá son la conciencia del lugar que ocupa en la historia del cine.

Es Bond quien inventó a Bond, y es él mismo el responsable de darle el giro necesario al mito que lo sustenta. Es el personaje dentro de la película, y los productores fuera de ella, los que cargan con el peso de los años, que traen la experiencia, pero también la repetición, la falta de novedad. Es aquí donde se muestran dos caminos posibles ante el desgaste creativo: la reinvención (actualización) o la parodia. Con “Casino Royale” (2006) se logró de manera inteligente la primera, porque Bond ya no es invencible; se ensucia, sangra, sufre y se enamora, cargando luego con la traición y el despecho. “Operación Skyfall” logra, en parte, consolidar esa imagen aterrizada del agente secreto, pero sólo en parte. Su misión no es hacer que Bond nos parezca humano, es más bien lo contrario, porque pese a ya estar viejo, repetido y ser tratado durante todo el film como una pieza de museo, es Bond quien demuestra que con convicción y esfuerzo, puede recuperar el reinado que le han tratado de quitar una infinidad de héroes de acción que lo han imitado, pero jamás igualado.

“Operación Skyfall”, con su vuelta al origen mismo del héroe británico por excelencia, es la declaración de principios de aquellos que crearon al mito. Con la inteligente mezcla de autorreferencia, parodia y reinvención acorde a los tiempos, Bond consolida el sitial que había perdido al dispersarse sus clásicos enemigos, minando su vigencia en la actual sociedad globalizada, donde parece que es más peligroso un hacker apátrida que un agente secreto con una Walther PPK/S 9mm. Las amenazas ahora están en las sombras, son más difíciles de identificar, pero con “Operación Skyfall” el agente 007 logra darle una respuesta más que afirmativa a la pregunta ¿El mundo (del cine) aún necesita a James Bond?

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escuadrón Suicida

Publicado

en

El Escuadrón Suicida

Esta franquicia, que empezó hace cinco años con un atrayente concepto, pero pésimamente ejecutado, tiene una segunda oportunidad con “El Escuadrón Suicida”, una especie de reinicio en manos del director James Gunn, responsable de la saga “Guardians Of The Galaxy”. Esta versión aprovecha la mitología establecida en “Suicide Squad” (2016), aprende de sus errores y no pierde mucho tiempo en establecer los orígenes de cada villano, sino que rápidamente los lanza a la acción con una espectacular apertura.

Un grupo de convictos con habilidades extraordinarias son reclutados y enviados por la oficial de Inteligencia Amanda Waller (Viola Davis) a la isla de Corto Maltés, una nación latinoamericana que, tras un golpe militar, cayó en manos de un grupo antiestadounidense. Su misión es destruir un laboratorio de la época nazi, junto al proyecto “Starfish”, que se encuentra dentro de la isla. Si cumplen con el cometido, su sentencia será reducida, pero si desobedecen las instrucciones, un dispositivo que instalaron en su cerebro los matará instantáneamente.

Violentas secuencias de acción abundan dentro de “El Escuadrón Suicida” y es definitivamente su punto fuerte, aprovechando que la narración está de lado de los villanos para regocijarse en sangrientos desmembramientos y vistosas muertes, sin embargo, el filme no tiene el mismo éxito con el resto de los elementos. El trasfondo emocional que intenta construir con algunos de los personajes no consigue un verdadero impacto; el humor rara vez funciona y las bromas que tratan de vender fallan frecuentemente, y el tono irreverente que prometían los adelantos hace unas efímeras apariciones.

Quien encarna perfectamente la promesa y el potencial no cumplido de la película es Margot Robbie con Harley Quinn. Toda la energía lúdica que podría haberse repartido al resto de los personajes se concentra en ella, quien nuevamente demuestra ser lo mejor que tiene la franquicia. Con una efervescente presencia, se roba la atención cada vez que está en pantalla; la energía juguetona y lúdica de Robbie mejora las grandes secuencias de acción con su despliegue físico, humor y actuación. Lamentablemente, la mayoría del elenco no puede igualar los niveles de entretenimiento que nos entrega este personaje, a excepción de Nanaue (voz de Sylvester Stallone), que es la mejor adición de esta nueva versión.

Gunn entrega dinamismo a las escenas de acción y logra crear exuberantes secuencias, que se regocijan en la cantidad de sangre e inmuebles arrasados que se muestran en pantalla. Aunque, lamentablemente, no todas las escenas son igual de emocionantes, ya que la mitad pierde el momentum ganado en el inicio, y el reparto sufre con la ausencia de Harley en gran parte del metraje. A medida que la película avanza, la escala de destrucción y las fuerzas opositoras van en aumento, pero las ambiciones de la trama entorpecen el relato y las expectativas no logran culminar satisfactoriamente. El tercer acto no puede evitar la indulgencia y llega un punto en que sobre extiende su bienvenida con un tibio final que no conmueve ni emociona.

Se agradece que “El Escuadrón Suicida” cumpla con crear secuencias que entretengan a su audiencia, por más que no siempre logre ese cometido y que el humor sea bastante mediocre. Existe una clara intencionalidad de mantener al espectador seducido con la rapidez y violencia que se despliega en pantalla, pero no es un esfuerzo consistente al existir varios elementos débiles que no son ejecutados con la misma eficiencia. A pesar de ser una notable mejora al esfuerzo anterior de la saga, no es un triunfo total, y nuevamente queda la sensación de que existe una mejor película que se podría hacer de esta propuesta.


Título Original: The Suicide Squad

Director: James Gunn

Duración: 132 minutos

Año: 2021

Reparto: Idris Elba, Margot Robbie, Viola Davis, David Dastmalchian, John Cena, Joel Kinnaman, Flula Borg, Juan Diego Botto, Taika Waititi, Alice Braga, Daniela Melchior, Peter Capaldi, Michael Rooker, Sylvester Stallone


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Screen Violence Screen Violence
DiscosHace 5 días

CHVRCHES – “Screen Violence”

Con una carrera de casi una década, CHVRCHES ya debería tener su lugar asegurado en la industria, sin embargo, desde...

If I Can't Have Love, I Want Power If I Can't Have Love, I Want Power
DiscosHace 6 días

Halsey – “If I Can’t Have Love, I Want Power”

Es imposible no cruzar la situación mundial con cada disco que aparece en las plataformas de streaming y ver si...

Loving In Stereo Loving In Stereo
DiscosHace 2 semanas

Jungle – “Loving In Stereo”

Es difícil pensar en cuántas cosas le ha quitado la pandemia al mundo. Son vidas, recursos, tiempo, recuerdos y ansias...

Infinite Granite Infinite Granite
DiscosHace 2 semanas

Deafheaven – “Infinite Granite”

“El que mucho abarca, poco aprieta”, reza un dicho popular y, en cierto grado, podría aplicarse a Deafheaven. Demasiado mainstream...

Solar Power Solar Power
DiscosHace 2 semanas

Lorde – “Solar Power”

En un mundo donde la información avanza aceleradamente, es comprensible la necesidad de desconectarse para escapar de una sociedad cada...

Pressure Machine Pressure Machine
DiscosHace 3 semanas

The Killers – “Pressure Machine”

Las cuarentenas y los momentos de introspección sirvieron de inspiración para muchísimos artistas durante el año pasado; reconectarse con viejas...

Intacto Intacto
DiscosHace 3 semanas

Cevladé – “Intacto”

El universo del rap vive actualmente en una dicotomía en la que, si bien no es necesario tomar bando, es...

Take The Sadness Out Of Saturday Night Take The Sadness Out Of Saturday Night
DiscosHace 4 semanas

Bleachers – “Take The Sadness Out Of Saturday Night”

En la última década, Jack Antonoff se estableció como el arquitecto del indie pop por excelencia. Colaborando con algunas de...

Distant Populations Distant Populations
DiscosHace 4 semanas

Quicksand – “Distant Populations”

Demoledor. El nuevo trabajo de Quicksand supera con creces las expectativas de un retorno esperado desde “Interiors” (2017), y una...

SINNER GET READY SINNER GET READY
DiscosHace 1 mes

Lingua Ignota – “SINNER GET READY”

Esta nueva, interesante y prolífica aproximación hacia sonidos estrechamente ligados al noir, es un hecho. Ha sido posible ver, entre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas