Conéctate a nuestras redes
Ni En Tus Sueños Ni En Tus Sueños

Comentarios

Ni En Tus Sueños

Publicado

en

Las comedias románticas como género han tenido un espacio visible en la cartelera, gracias a la liviandad con la que trabajan ciertas temáticas y la representación del amor en pantalla. Sin embargo, la tradicional estructura de chico conoce a chica ya no es suficiente para sostener historias que parecían ser universales, por lo que han tenido que modificar sus propuestas con el fin de mantenerse vigentes frente a una industria que responde al comportamiento del público. Lo cierto es que la mezcla de romance y humor debe prevalecer como hilo conductor de historias que no pretenden más que retratar el amor en la vida contemporánea.

Dirigida por Jonathan Levine, “Ni En Tus sueños” se centra en Fred Flarsky (Seth Rogen), un periodista desempleado, pero esta misma situación lo lleva a encontrarse con Charlotte Field (Charlize Theron), quien fue su ex-niñera y ahora Secretaria de Estado. En este reencuentro, Fred se une al comité de Charlotte, situación que los tendrá viajando por el mundo, pero al mismo tiempo los acercará de una forma que no esperaban.

“Ni En Tus sueños” se presenta en una primera instancia como una comedia con tintes de sátira política al poner a su protagonista, la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, en medio de una campaña para poder lanzar su próxima candidatura presidencial. Y pese a lo bien que funciona este escenario entre medio de las interacciones que ella tiene con el presidente Chambers (Bob Odenkirk) o las estrategias comunicacionales a las que se enfrenta para ganar la confianza de los votantes, el relato tiende sólo a dar una pincelada a este comentario político y se enfoca principalmente en la relación de Charlotte y el nuevo integrante de su comité. Dos fuerzas opuestas que logran conectar rápidamente, por lo que la narración se enfoca en retratar la relación que existe entre ellos y las graciosas situaciones que esta dinámica provoca.

El giro que da la cinta hacia una comedia en un tono más romántico se apoya en la dinámica que se establece entre los personajes de Rogen y Theron. En ese sentido, la cinta es consciente de lo imprescindible que la pareja protagonista muestre evidencia de la química entre ambos, por lo tanto, este esencial elemento queda constatado desde la primera escena en que ambos interactúan. A pesar de que este fortuito primer encuentro está puesto en las manos de la coincidencia y podría parecer un poco forzado, desde ese momento la relación entre ambos avanza con una naturalidad, logrando convencer y conquistar al público.

Por un lado, el trabajo realizado por Charlize Theron exhibe el registro de la actriz, quien se mueve sin dificultad entre géneros y formas de desarrollar sus personajes, y no sorprende que se apropie de un personaje que vive en un alto grado de estrés y que, a partir de esa situación, se generen instancias donde la comedia pareciera ser la mejor opción para liberar la rigidez a la que se ve sometida. Por lo que es necesario que su contraparte otorgue esas oportunidades, siendo la interpretación de Seth Rogen –ya reconocido por su trabajo en el género– quien sirva como apoyo cuando la cinta quiere estabilizarse en instantes cómicos insertos en una narración ligera y fácil de llevar. Ambos logran que la química entre los personajes parezca real y espontánea, no existen momentos donde se dude del vínculo que han creado, ayudando a que el relato plantee objetivos claros y pueda llegar a ellos sin mayores obstáculos.

El tono y el ritmo que se establece desde un inicio, habla del compromiso que la cinta tiene con el género en el que se le puede clasificar y, siendo una comedia, los divertidos intercambios verbales entre los personajes fortalecen el relato, por lo que su asertivo e ingenioso sentido del humor ayuda a que no se tome tan en serio a sí misma. Tanto, que a veces se apoya de la comedia física para avanzar, pero esta nunca es el foco de su narración, sino que sus personajes y claramente la relación de sus protagonistas. Siendo una historia que podría caer en los clichés de las comedias románticas más tradicionales, sorprendentemente se desliga de aquello y trata de crear una forma particular de desarrollar el romance sin parecer repetitivo, y aun así aceptar que puede ser encasillada en un género en particular.

“Ni En Tus sueños” resulta ser una comedia liviana y sencilla, pero que logra ser lo suficientemente divertida para que el tipo de humor que utiliza funcione sin dificultad. Este objetivo se logra principalmente por la construcción de sus protagonistas, quienes se caracterizan por su naturalidad y sencillez. Sin pretender ser algo más de lo que se propone, utiliza todos los recursos que tiene disponible a su favor para entregar una experiencia divertida y fácil de digerir.


Título Original: Long Shot

Director: Jonathan Levine

Duración: 125 minutos

Año: 2019

Reparto: Seth Rogen, Charlize Theron, O’Shea Jackson Jr., Bob Odenkirk, Andy Serkis, June Diane Raphael, Alexander Skarsgård, Ravi Patel, Lisa Kudrow, Tristan D. Lalla, James Hicks, Randall Park


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Limbo Limbo
DiscosHace 1 semana

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 1 semana

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 2 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 2 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 2 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Forever Blue Forever Blue
DiscosHace 3 semanas

A.A. Williams – “Forever Blue”

En el arte, el azul es un color asociado a climas fríos, atmósferas intimistas cargadas de nostalgia y tristeza. Es...

Thalassic Thalassic
DiscosHace 3 semanas

Ensiferum – “Thalassic”

Dentro de las historias que aparecen en la mitología griega, existe una que hace referencia a Talasa, la diosa primordial...

Certified Heavy Kats Certified Heavy Kats
DiscosHace 4 semanas

!!! – “Certified Heavy Kats”

Primero que todo, son necesarias dos aclaraciones: primero, que no es posible hablar del dance punk sin incluir a los...

Slow Decay Slow Decay
DiscosHace 4 semanas

The Acacia Strain – “Slow Decay”

En nuestros tiempos de inmediatez, captar la atención del oyente durante los años requiere de algún valor agregado, independiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas