Conéctate a nuestras redes
Michael Hutchence Michael Hutchence

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Beastie Boys Story

Publicado

en

Beastie Boys Story

¿Qué significa madurar? La respuesta es ambigua, por lo bajo. Pero digamos que tenemos una acepción concreta, ¿quién determina el punto de madurez de algo o alguien, y desde qué momento aplica aquel cambio en nuestras vidas? Esta es una de las tantas reflexiones que quedan luego de ver “Beastie Boys Story”, el documental de Spike Jonze sobre la mítica banda neoyorquina.

Bajo un formato entre charla TED y stand-up comedy, aprovechando la gira relacionada con el libro editado en 2019, Jonze sitúa sobre el escenario a los miembros sobrevivientes de Beastie Boys, Michael Diamond y Adam Horovitz, más conocidos como Mike D y Ad-Rock, para narrar oralmente y en vivo ante el público –y las cámaras– la historia de la banda. De manera cronológica, el dúo va intercalando el relato con imágenes de apoyo en el fondo.

Siendo Spike Jonze un cineasta muy talentoso e ingenioso, además de un cercano a la agrupación desde hace varios años, uno esperaría ser testigo de una imaginería audiovisual como para sorprender a los sentidos, sin embargo, esto no ocurre: el documental es sólo lo descrito anteriormente, sin trucos visuales ni ningún elemento aparatoso de post producción. Entonces, ¿qué vuelve atractiva a esta entrega cinematográfica? Lo poderoso de su historia. Diamond y Horovitz narran con total franqueza –o al menos así se percibe– los momentos más atractivos y trascendentes de la historia de Beastie Boys, destacando el origen inocentón que los llevó a crear música, pasando por las vulnerabilidades de cada uno, los actos por los que luego sintieron vergüenza, e incluso los errores que cometieron.

Y esto último es en parte lo más atractivo del registro, donde ambos hacen una especie de mea culpa con Kate Schellenbach, la integrante mujer que tuvo la banda en sus inicios y una de sus grandes amigas. Es impactante ver el nivel de arrepentimiento sobre esta temprana etapa del grupo, donde asumen su responsabilidad e intentan reivindicarse del hecho en varias ocasiones durante el metraje. A esto se suma la apertura de ojos que tuvieron con Russell Simmons, el empresario que cofundó el sello Def Jam y que, como su primer manager, los puso en el mapa musical.

Sin dejar de lado el proceso creativo de su música como columna vertebral, en “Beastie Boys Story” los pasajes exitosos del grupo hablan por sí solos y, de cierto modo, se transforman en puntos llanos en la narración para ir deteniéndose en las contriciones, como las mencionadas con Schellenbach y Simmons (y Rick Rubin), pero también para “destacar” lo oprobioso, como la elección de sus vestuarios, la incursión de Horovitz en el cine, o el pene gigante y las mujeres enjauladas que ocupaban parte de la escenografía de sus conciertos. Son precisamente estos momentos los que no permiten que decaiga el gráfico rítmico del documental y, a la vez, lo alejan de sólo convertirse en un conteo de galardones.

Como era de esperarse, en cierto punto el metraje se centra en la amistad con Adam Yauch, a quien caratulan como un “verdadero amigo”, entregando argumentos para llegar a tal afirmación, con emoción y lágrimas incluidas. No obstante, durante todo el documental, y en cada capítulo y relato, hay pequeñas muestras incrustadas de lo talentoso que era MCA, y no sólo para la música, sino que para todo lo que se propusiera, destacando su trabajo tras las cámaras con su alter ego suizo Nathanial Hörnblowér, lo impredecible de sus acciones, y su labor como activista para la liberación del Tíbet. Pese a que los mismos protagonistas sienten un poco forzados estos momentos (lo son), de todas formas son pasajes que emocionan.

Su formato es un tanto acartonado y, hay que decirlo, visualmente poco atractivo, pero “Beastie Boys Story” es una delicia de relato no sólo para fanáticos de la banda, sino también para quienes no la conocen o desean adentrarse por primera vez en su historia. Spike Jonze no luce, es cierto, quizás porque tiene claro quiénes son los verdaderos protagonistas, confiando en sus habilidades narrativas y dejando que brillen solos. ¿Cuándo llega la madurez y en qué momento aplica a nuestras vidas? Casi sin quererlo, Mike y Adam escudriñan sobre esto en varias ocasiones durante la presentación, sin importarles mucho si logran dar con una explicación concreta. Sin embargo, mirando el panorama completo, sí entregan una respuesta: nadie lo sabe hasta que, en un futuro que nunca imaginó, planta la mirada hacia su propio pasado.


Título Original: Beastie Boys Story

Director: Spike Jonze

Duración: 119 minutos

Año: 2020

Reparto: Adam Horovitz, Mike Diamond


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

EVEN IN EXILE EVEN IN EXILE
DiscosHace 1 mes

James Dean Bradfield – “EVEN IN EXILE”

A veces pareciera que la figura de Víctor Jara irrumpe mucho más potentemente en el extranjero que en nuestro país,...

POWER UP POWER UP
DiscosHace 1 mes

AC/DC – “POWER UP”

El 19 de febrero de 1980 falleció Bon Scott, segundo vocalista de la banda de hard rock AC/DC. En la...

CYR CYR
DiscosHace 1 mes

The Smashing Pumpkins – “CYR”

Retomando un formato doble, que no le veíamos desde el reconocido “Mellon Collie And The Infinite Sadness” (1995), The Smashing...

Letter To You Letter To You
DiscosHace 2 meses

Bruce Springsteen – “Letter To You”

A través de su carrera, Bruce Springsteen ha musicalizado la juventud de múltiples generaciones. Los clásicos solos de saxo, su...

Canciones Para El Siglo XXI Canciones Para El Siglo XXI
DiscosHace 2 meses

Poder Fantasma – “Canciones Para El Siglo XXI”

Tierra fértil para el pop ha sido nuestro país. Con una rica tradición y un variado catálogo a punta de...

Atlas Vending Atlas Vending
DiscosHace 2 meses

METZ – “Atlas Vending”

Luego de haber publicado el compilatorio “Automat” en 2019, el trío canadiense METZ tenía a todos muy atentos por un...

Endless Twilight Of Codependent Love Endless Twilight Of Codependent Love
DiscosHace 2 meses

Sólstafir – “Endless Twilight Of Codependent Love”

Últimamente, la casa discográfica francesa Season Of Mist ha estado pendiente de lo que ocurre en Islandia en términos musicales....

Post Human: Survival Horror Post Human: Survival Horror
DiscosHace 2 meses

Bring Me The Horizon – “Post Human: Survival Horror”

La emergencia sanitaria por el Covid-19 ha sido uno de los sucesos que más ha afectado al ambiente artístico. Lo...

Song Machine, Season One: Strange Timez Song Machine, Season One: Strange Timez
DiscosHace 2 meses

Gorillaz – “Song Machine, Season One: Strange Timez”

Lo de Gorillaz siempre ha tenido que ver con dar vida a un espacio donde las cosas pueden ser llevadas...

Vökudraumsins Fangi Vökudraumsins Fangi
DiscosHace 2 meses

Auðn – “Vökudraumsins Fangi”

Islandia es tierra mágica en cuanto a creación artística. Con una población que bordea los 400 mil habitantes y paisajes...

Publicidad
Publicidad

Más vistas