Conéctate a nuestras redes
Mirai Mirai

Comentarios

Mirai: Mi Pequeña Hermana

Publicado

en

El director Mamoru Hosoda trabajó en el estudio Ghibli para luego dar inicio a sus propios proyectos, una serie de largometrajes animados que bordeaban algunos de los temas que se exploran en su más reciente película. Si antes había un interés por la niñez o la forma en que nos configuramos como adultos, en “Mirai: Mi Pequeña Hermana” se explora esto directamente a través de Kun, un niño que se tiene que enfrentar al cambio de rutina que significa el nacimiento de su hermana.

La película opera como un drama domestico cotidiano con la atención puesta en pequeños detalles, enfocándose en mostrar las dinámicas de esta familia en la forma en cómo se relacionan sus miembros. La llegada de Mirai altera enormemente a Kun, que hasta entonces había recibido sólo afecto y atención de sus padres, y quizás de ninguna otra parte. No tenemos acceso a la vida antes de Mirai, pero podemos intuir la dependencia del niño hacia sus padres por los celos que siente hacia ella y lo mucho que esto le afecta.

Como espectadores entendemos que lo que ocurre es normal y no es personal, pero Kun se demora en hacerlo y eso es lo triste de que la trama esté centrada en la cabeza de un niño de cuatro años al que todo le afecta el triple, que aquello nos puede exasperar, pero también entendemos lo que padece porque estuvimos ahí y nos reconocemos.

Hay pequeñas desviaciones al punto de vista de los padres, pero, más allá de eso, la película está contada estricta y enfáticamente desde la visión del niño, por lo que cuando se rompe la cotidianidad construida para sumergirnos en un escenario fantástico, el efecto llama la atención, pero no se siente fuera de lugar. Pasamos a ver la imaginación de Kun, representada gráficamente como método de escapismo. Es la primera vez que el niño tiene que entretenerse consigo mismo y el convertirse en su perro o hablar con una versión de su hermana del futuro es la forma que tiene de independizarse, de empezar a pensar autónomamente.

Cada episodio fantástico, que se entrelaza con la historia familiar principal, ayuda a Kun a dar un paso hacia su propio crecimiento. El viajar en moto en fantasía con una versión joven de su tatarabuelo le hace cobrar la fuerza para aventurarse a aprender a andar en bicicleta y, aunque suene burdo o evidente, no se lee como didáctico ni simplista. “Mirai: Mi Pequeña Hermana” está contada con tanta inocencia y delicadeza, que no se puede juzgar con esos calificativos, así como no podríamos juzgar a un niño por obrar de la forma en que lo hace. El clímax es una secuencia onírica-metafórica de alta intensidad, y es tan efectivo como el desenlace de la cinta, un pequeño gesto.

El logro de “Mirai: Mi Pequeña Hermana” es moverse en ambos planos igual de bien, en lo más cotidiano de la realidad y en lo más expresivo de la imaginación, además de poder representar tan cabalmente la mente de un niño. Y es que quizás la animación es la mejor manera que tenemos desde la ficción de aproximarnos tan elocuentemente a la mirada de alguien de esa edad, de recordarnos las relaciones que manteníamos con otras personas y entregar el tipo de sabiduría que uno olvida cuando crece y las cosas se ponen más reales.


Título Original: Mirai No Mirai

Director: Mamoru Hosoda

Duración: 98 minutos

Año: 2018

Reparto: Animación

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

John Wick 3: Parabellum

Publicado

en

John Wick

La entrega de la primera cinta de la ya establecida franquicia de John Wick en 2014, trajo sorpresas y una rápida fascinación por un personaje y una cinta que, apoyada en un argumento de apariencia simple, logró posicionarse velozmente como una exitosa película de acción. Este repentino éxito se puede entender gracias a la habilidad de su director, Chad Stahelski, en filmar extraordinarias escenas de acción y peleas donde su protagonista desafía peligros mortales, pero triunfa cada vez de manera más impresionante. Por lo que la figura de John Wick como héroe de acción invencible, pero a la vez su construcción como la de un antihéroe, ha logrado cautivar a la audiencia, dando pie para que su historia siga en dos entregas más. La última, “John Wick 3: Parabellum”, reanuda y continúa inmediatamente con los hechos que dejaron a su protagonista en una situación límite en la cinta de 2017.

John Wick (Kenau Reeves) debe encontrar la manera de huir de Nueva York, luego de que el gerente del Hotel Continental le otorgara ventaja antes de ser ex comulgado por haber roto una regla inquebrantable y asesinar a alguien en las dependencias del hotel, quien resultó ser miembro de la Mesa Suprema. Su cabeza tiene un alto precio y, casi sin aliados, deberá encontrar la manera de salir vivo de esta complicada situación.

Inmediatamente después de los hechos ocurridos en la cinta anterior, John se encuentra irónicamente atrapado en una situación donde debe encontrar una salida de escape y arrancar de quienes quieren verlo muerto y cobrar el precio por su cabeza, número de personas que se va incrementando rápidamente, pues la alerta ha llegado a cada rincón y, donde sea que vaya, Wick será perseguido hasta la muerte. Así, la cacería se inicia sin mayor preámbulo y la tensión aumenta de cero a cien de manera acelerada, presionando de manera positiva a que el espectador conecte de inmediato con la huida del protagonista.

El ritmo del montaje que se establece en este primer acto predispone el tono en que la cinta se mantendrá, sin entregar mayores pausas, pero cuando se las toma, la sensación de inminente peligro no decanta, por lo tanto, esta tercera entrega no decae frente a lo que se ha construido anteriormente, e incluso lo eleva para no soltar en ningún momento.

Esta apresurada exposición a los hechos provoca que la base más fuerte de esta saga se presente sin espera, por lo que los diferentes enfrentamientos entre John y sus cazadores construyen una base sólida de acción, donde no se escatima en gastos para exhibir las habilidades extraordinarias que tiene el protagonista, las que a ratos desafían la credibilidad frente a las capacidades humanas, pero que llenan de un particular atractivo cada secuencia donde debe luchar por sobrevivir. Con esto en mente, para entrar en el mundo de “Baba Yagá” se debe aceptar que sus habilidades se arrancan de lo común y su destreza es lo que hace que se vitoree su nombre cada vez que logra derrotar a cada uno de sus contrincantes.

Luego de lo agitada que resultan ser cada una de estas secuencias, el respiro viene cuando se intenta explorar en el pasado e identidad del protagonista, ya que pocos detalles concretos se saben de él y, de cierta forma, el halo de misterio que lo rodea sirve para endurecer su personalidad y enfocarse en la acción. Sin embargo, esta huida se va conectando con los contactos que John tiene en la ciudad y cómo estas personas pueden ayudarlo. A través de diálogos donde sólo la información necesaria se revela, logramos conocer un poco más de esta persona que todos conocen, odian y persiguen, pero para que el mito se mantenga, no se indaga en profundidad en los detalles de su personalidad y formación como asesino, decisión narrativa que funciona en beneficio de lo que se ha construido en las tres cintas y lo establecido desde un inicio. En ese sentido, la cinta es fiel a su espíritu y no pretende ser algo más de lo que se propone.

“John Wick” se planteó desde un inicio como una franquicia y, pese a que en esta tercera entrega se le otorga un cierre a lo establecido en la cinta anterior, la aventura de su protagonista pretende continuar, pues una historia mucho más grande se ha estado cocinando en el fondo. Relato que se mezcla con una alta dosis de acción, la que sostiene una producción directa en su propuesta y sólida en su ejecución.


Título Original: John Wick: Chapter 3 – Parabellum

Director: Chad Stahelski

Duración: 130 minutos

Año: 2019

Reparto: Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Anjelica Huston, Laurence Fishburne, Lance Reddick, Common, Asia Kate Dillon, Jason Mantzoukas, Mark Dacascos, Yayan Ruhian


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 12 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Publicidad
Publicidad

Más vistas