Conéctate a nuestras redes
Matrix Resurrecciones Matrix Resurrecciones

Comentarios

Matrix Resurrecciones

Publicado

en

Más de 20 años después de “The Matrix”, la primera entrega de la saga “Matrix”, Lana Wachowski vuelve al universo que creó junto a su hermana para traer de vuelta a los icónicos Neo, Trinity y Morpheus. No obstante, y a pesar de que no que parecieran ser sus intenciones, “Matrix Resurrecciones” se siente como otro cínico intento de apelar a la nostalgia con una película que, si bien tiene algunos elementos interesantes, termina sintiéndose innecesaria.

Thomas Anderson (Keanu Reeves) es un famoso desarrollador de videojuegos que, luego de haber cambiado el mundo con una trilogía de juegos llamados “The Matrix”, se siente atrapado por el éxito y un trabajo que no lo satisface. Sin embargo, una serie de experiencias lo llevan a creer que los eventos de los juegos que desarrolló son en realidad recuerdos y que, tal como en ellos, la realidad es una simulación generada por computadoras para mantener a la humanidad esclavizada.

Esta es una forma interesante de comenzar una secuela, y de alguna forma resetea la historia que finalizó con “Matrix Revolutions” (2003) para recontextualizar los eventos de las primeras películas, de una forma en que referenciarlos se vuelve un poco más natural dentro del universo. Esto permite a la directora hacer algunos juegos meta-narrativos, reflexionando sobre la naturaleza de los reboots, secuelas y remakes, que tan populares se han hecho en Hollywood. Además, transforma a muchos de los personajes de la cinta en literales fans de la trilogía, quienes comentan los eventos de las primeras películas tal como los fans en la vida real lo hacen. Neo es tan legendario en el universo de Matrix, como lo es en nuestro universo.

Este último es uno de los elementos más interesantes de la película y es definitivamente un paso deliberado para transformar a esta entrega en algo más que una simple secuela basada en la nostalgia, generando los momentos más interesantes de “Matrix Resurrecciones”. Sin embargo, estas reflexiones se quedan a medio camino y, a medida que la película avanza, comienza a caer en los mismos vicios que critica en su primera mitad.

Los personajes que no conocíamos hasta ahora son muy poco desarrollados, siendo utilizados casi exclusivamente como artefactos para traer de vuelta a los protagonistas, afectando negativamente el clímax del relato, ya que muchos de estos personajes no generan suficiente apego, y los momentos de tensión pierden peso. Además, la estructura de “Matrix Resurrecciones” es demasiado similar a la primera Matrix, lo que la lleva a ser algo predecible. Excepto en su giro final, que, si bien resulta sorprendente al romper algunas de las reglas establecidas en la cinta de 1999, se siente como un intento poco auténtico de fan service.

Visualmente adquiere a ratos una imagen demasiado digital, que, aunque deja atrás el look verdoso y enfermizo de la primera trilogía, no le da suficiente originalidad y personalidad en ese apartado. Los efectos digitales funcionan bastante bien, y tienen la pomposidad y el estilo por las que las Wachowski se han destacado a lo largo de su carrera, incluso fuera del universo de Matrix, el problema es que muchas veces estos sirven para replicar algunos de los momentos icónicos de las primeras películas, lo que funciona a veces, pero ya hacia el final de la película se vuelve un poco tedioso. Aquello, eso sí, no significa que absolutamente todo sea guiños. Durante el clímax hay algunas sorpresas visuales bastante atractivas, que contribuyen a darle algo de particularidad a esta cuarta parte, sin embargo, aparecen demasiado tarde, y durante el resto de la película ni las peleas, ni los juegos visuales, ni los efectos bullet time resultan suficientes para darle mayor atractivo.

Con todos estos elementos, “Matrix Resurrecciones” resulta una película muy poco consistente. Si bien, su argumento parte con reflexiones y cuestionamientos interesantes sobre el estado actual de Hollywood y la cultura de fandom, estas se disuelven y prácticamente desaparecen a mitad de la película para transformarse en un intento de actualizar el universo Matrix con elementos de la actualidad. Lamentablemente, al no comprometerse completamente con ninguna de estas temáticas, el argumento termina sintiéndose blando e incoherente, y la conclusión sumamente insatisfactoria. Más que plantear preguntas sobre la cultura pop y los peligros actuales de la tecnología, la pregunta que queda en el aire es: ¿Qué quería decir Lana Wachowski con esta película?


Título Original: The Matrix Resurrections

Director: Lana Wachowski

Duración: 148 minutos

Año: 2021

Reparto: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Neil Patrick Harris, Yahya Abdul-Mateen II, Jada Pinkett Smith, Jessica Henwick, Priyanka Chopra, Jonathan Groff, Ellen Hollman, Brian J. Smith


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Spider-Man: Sin Camino a Casa

Publicado

en

Spider-Man: Sin Camino a Casa

“Spider-Man: Sin Camino a Casa” es la última entrega del universo de Marvel y, tal como tiende a ocurrir con esta saga, la película no tiene grandes faltas en su tono, ritmo, guión y dirección, entre otros factores, sino que es una perfecta ejecución de lo que es. Sin embargo, el concepto en el que está basada esta ejecución es la principal falencia de la cinta, ya que, al igual que gran parte de las películas del MCU, el foco de sus personajes va cambiando hacia la forma en que este título encaje dentro de dicho universo cinematográfico, y esto va en desmedro de contar una historia humana, original e interesante.

La historia comienza exactamente donde termina en “Spider-Man: Far From Home”. Luego de que Mysterio revela la identidad secreta de Spider-Man, todo el mundo sabe quién es, lo que conlleva una gran cantidad de dificultades para Peter y sus amigos. Él, agobiado por la culpa, le pide a su amigo Doctor Strange que haga un hechizo para que todo el mundo olvide que él es el héroe arácnido, pero el hechizo falla y tiene efectos inesperados: villanos de otros universos vienen por Peter Parker. Así, el Dr. Octopus y el Duende Verde, entre otros, harán todo lo posible por sobrevivir en este nuevo universo, y Peter necesitará de toda la ayuda posible para devolverlos a sus propias líneas de tiempo.

Si bien, la inclusión de estos villanos de las películas anteriores está relativamente justificada dentro de la trama (no es primera vez que escuchamos hablar sobre multiverso en el universo de Marvel, y ni siquiera en Spider-Man específicamente), es imposible sacarse la sensación de que es una decisión más ejecutiva que artística o narrativa, ya que la película parece estar al servicio de la nostalgia por estos personajes más de lo que ellos están al servicio de la historia. Y esto se siente tanto en los diálogos, como en la puesta en escena y la historia propiamente tal.

Aunque la trama fluye bastante bien –cosa esperable en una película de Marvel– y, si bien lo que está en juego tiene peso y relevancia, es difícil conectar con los personajes. Esto se debe en parte a que no hay grandes giros en sus personalidades y los eventos de la historia no los desafían realmente, pero también se debe a que todo se siente formulaico y poco auténtico. El estudio ha perfeccionado el tono y el ritmo de la película de superhéroes al punto de que llega a sentirse plástico y predecible, y parece transformar todo lo que toca en, simplemente, una película más de Marvel.

Spider-Man: Homecoming” (2017), primera entrega de la nueva saga, se destacaba del resto de las películas de Marvel por la personalidad de su protagonista y del resto de sus personajes, generando una atmósfera muy especial de calidez y amabilidad, incluso al tratar a su villano. Pero esta nueva película parece haber olvidado completamente lo que hacía especial a esta encarnación de Spider-Man, y le robó gran parte de su personalidad en favor de más espectáculo, más personajes y referencias de Marvel, lo que contribuye aún más en hacer de esta entrega indistinguible del resto del MCU.

Visualmente, por supuesto, “Spider-Man: Sin Camino a Casa” funciona muy bien. Las peleas son divertidas y espectaculares, particularmente un pequeño encuentro entre Peter y Doctor Strange en la Dimensión Espejo, en que Peter utiliza sus conocimientos sobre ciencia y matemáticas en contra de Strange. Estas son las instancias en que la película mejor funciona, esos pequeños momentos en que los protagonistas se vuelven personajes más que peones al servicio de una historia que, a su vez, está al servicio de la nostalgia. Sin embargo, ni siquiera esto es capaz de sostenerla hacia el tercio final, que es cuando se hace realmente patente que la película era solamente una excusa para tener a la mayor cantidad de personajes reconocibles en pantalla al mismo tiempo. La pelea final es lenta y tediosa, sobrecargada de referencias a las entregas anteriores, y la solución al problema planteado en el primer acto es casi caricaturesca en su simpleza y ejecución. Un deus ex machina al pie de la letra sólo para darle algo que hacer a los nuevos personajes que aparecen. Todo esto deja con un mal sabor en la boca.

Cada vez más las películas de Marvel parecen privilegiar el fan service y las referencias pop por sobre construir historias con identidad visual, tonal y narrativa, algo que era mucho más común hace unos años. Películas como “Antman” (2015) o la misma “Spider-Man: Homecoming”, con sus historias más pequeñas, íntimas y personajes carismáticos, parecían bocanadas de aire fresco en contraste con la maraña de tramas y referencias en que se transformaron las películas de Los Vengadores. La escala de los conflictos parece ir creciendo, mientras que la personalidad y autenticidad va cada vez perdiendo más relevancia. Marvel ha estado ajustando y perfeccionando esta fórmula hace ya más de diez años, y es lamentable que justamente las películas que más valen la pena son las que se salían de aquella fórmula y ofrecían algo diferente. Ojalá que estas reglas sigan rompiéndose en el futuro y el estudio vuelva a sorprendernos.


Título Original: Spider-Man: No Way Home

Director: Jon Watts

Duración: 148 minutos

Año: 2021

Reparto: Tom Holland, Zendaya, Benedict Cumberbatch, Marisa Tomei, Jamie Foxx, Tony Revolori, J.K. Simmons, Angourie Rice, Alfred Molina, Jacob Batalon, Jon Favreau, Harry Holland


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 2 meses

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 2 meses

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas