Conéctate a nuestras redes
Luchando Con Mi Familia Luchando Con Mi Familia

Comentarios

Luchando Con Mi Familia

Publicado

en

El término “underdog” se utiliza para describir a una persona que tiene pocas posibilidades de ganar en una competencia, y las películas centradas en el deporte suelen utilizar este concepto para explorar el viaje de sus personajes hacia el éxito. Considerando lo anterior como punto de partida, las cintas que trabajan esta idea deben reinventarse para poder transitar este camino sin repetirse, siendo un gran desafío cuando hoy en día la originalidad es un bien escaso.

El documental llamado “The Wrestlers: Fighting With My Family” (2012) cuenta la historia de la luchadora profesional de la WWE, Paige, y cómo toda su familia ha estado involucrada en este deporte. Paige logró esquivar todos los obstáculos y alcanzó la fama en la asociación profesional de lucha libre, siendo aún la luchadora más joven en lograrlo. Siete años más tarde, se estrena la cinta “Luchando Con Mi Familia”, dirigida por Stephen Merchant y basada en la historia de Paige.

La familia Knight se ha dedicado toda la vida a la lucha libre, no tan sólo como fanáticos, sino también como luchadores y entrenadores. Sin embargo, la vida de estas personas está a punto de cambiar cuando sus hijos Saraya (Florence Pugh) y Zak (Jack Lowden) audicionan para ser seleccionados en un programa de la WWE y logren su sueño de ser luchadores profesionales.

Se puede identificar como el corazón de “Luchando Con Mi Familia” la dinámica familiar, pues los lazos que unen a sus integrantes son honestos y favorecidos por el hecho de compartir la pasión por la lucha. Por un lado, está la relación entre Paige y sus padres, quienes cargan con gran parte de las líneas graciosas de la cinta y son presentados como personajes entrañables y divertidos. Por otro, la manera en que Paige y su hermano Zack han crecido genera en ellos un vínculo que trasciende los infortunios que han tenido que vivir. Y es justamente esta unión la que se ve más afectada cuando el conflicto central de la cinta se desata. Una vez que Paige es seleccionada para ser parte de NXT y es entrenada para ser una luchadora profesional, su hermano verá cómo este sueño para él se acaba y el apoyo incondicional que le ha entregado a su hermana se ve cuestionado. Esta representación de los lazos familiares es el hilo conductor de la trama, provocando los momentos más emotivos de toda la película.

Y aunque el escenario y el conflicto familiar son el núcleo del relato, este logra sobrellevarlo de una manera mucho más liviana, pues, sin comprometerse al cien por ciento como tal, esta cinta también es una comedia, identificándose así gracias a las divertidas líneas que se entrecruzan entre todos los personajes. Stephen Marchant es conocido por su trabajo en la comedia y, siendo este su primer largometraje en solitario como director, no deja su sello a un lado, con los diálogos entre los personajes caracterizándose por ser agudos, divertidos y provistos de un humor rápido y eficaz, dejando a un lado los gags que pueden entorpecer lo que está ocurriendo en pantalla.

Una vez que Paige es seleccionada por el entrenador Hutch Morgan (Vince Vaughn) y viaja a Florida, su experiencia será plasmada en una serie de montajes donde su duro entrenamiento la hará dudar de sus capacidades, además de la competencia física y estética a la que se ve enfrentada al rodearse de supermodelos que parecieran tener el favor del público. Al mismo tiempo, su hermano sigue entrenando a un grupo de chicos de clase baja y que han tenido que sortear un sinfín de obstáculos para poder salir adelante. Por lo tanto, la cinta tiene también como objetivo retratar cómo el esfuerzo puede llevar a alguien a la cima sin importar de donde vengan, y esto queda explicitado en una de las líneas finales de cinta y se podría identificar como el alma del relato.

El problema que a veces se genera al producir un biopic radica en la verosimilitud en relación a los hechos reales y el acercamiento honesto al representar a sus protagonistas, puesto que existen momentos en los que se suavizan características o se maquillan hechos en virtud de no dañar la imagen de la historia real. Mencionar estos problemas no significa que “Luchando Con Mi Familia” necesariamente los tenga, pero sí existe la tendencia de hacer sentir bien al espectador y provocar un alto grado de empatía con sus personajes. Y, aunque esta intención es obvia, no se nota una manipulación al respecto, arrojando una cinta con buenas intenciones y de espíritu noble, donde el buen uso de la comedia ayuda a encausar de manera correcta hacia donde se quiere ir el relato y qué es lo que quiere dejar como mensaje.


Título Original: Fighting With My Family

Director: Stephen Merchant

Duración: 108 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Vince Vaughn, Dwayne Johnson, Lena Headey, Nick Frost, Jack Lowden, Olivia Bernstone, Thomas Whilley

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Punisher Punisher
DiscosHace 12 horas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Años En Infierno Años En Infierno
DiscosHace 1 día

Xibalba – “Años En Infierno”

La identidad, como concepto, es un conjunto de características que hacen que algo o alguien se pueda diferenciar con el...

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 2 días

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 1 semana

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 1 semana

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Publicidad
Publicidad

Más vistas