Conéctate a nuestras redes
La Odisea de los Giles La Odisea de los Giles

Comentarios

La Odisea de los Giles

Publicado

en

Las problemáticas sociales provocadas por recesiones económicas han sido ampliamente utilizadas en el cine como elemento dramático que lleva los personajes a tomar medidas drásticas para mejorar su situación. “The Full Monty” (1997) es un buen ejemplo de esto, donde un grupo de trabajadores en la Inglaterra de 1972 es despedido y se ve obligado a hacer un show de striptease. La decisión narrativa de ambientar en ese momento histórico específico estaba justificada y permitía hablar sobre los problemas de ese período en Inglaterra, además de hacer un paralelo con la actualidad. “La Odisea De Los Giles”, a pesar de también estar ambientada en un momento específico en la historia de Argentina, toma una serie de decisiones que no le permiten llegar a su real potencial, tanto como película heist como reflejo de un momento histórico.

Fermín Perlassi (Ricardo Darín), junto a su esposa Lidia (Verónica Llinás), decide instalar una cooperativa en un pequeño pueblo en Argentina durante la recesión económica antes de “el corralito”. Luego de convencer a un colorido grupo de vecinos de unirse a su plan, es estafado por Fortunato Manzi (Andrés Parra), un abogado que se queda con todos sus fondos. Perlassi y compañía lo pierden todo, pero cuando, tiempo después, ven la posibilidad de recuperar lo que es suyo, deciden ejecutar un complejo robo al abogado que los estafó y les quitó todo lo que tenían.

“El corralito” y la estafa que permite funcionar como puntapié inicial para la historia es lo que debiera presionar a los personajes a tomar acción, sin embargo, nunca se siente que haya una real presión sobre los personajes para tomar la decisión de hacer el robo. Si bien, se nos comunica a través de una voz en off que los protagonistas lo han perdido todo y que la situación es realmente crítica, jamás se alcanza a percibir audiovisualmente y, de hecho, se muestra a algunos personajes en exactamente el mismo estado en que los vimos en un principio. Esto hace que haya poco en juego, e incluso en los momentos más críticos, cuando efectivamente el robo podría llegar a cancelarse, las consecuencias que esto tendría en los personajes parecen poco significativas. La crisis económica es poco aprovechada como elemento narrativo y se siente como una excusa para justificar la estafa y la posterior planificación del robo.

Por otra parte, los personajes secundarios están sumamente poco desarrollados, y casi todos se quedan en etiquetas como “el peronista”, “el anarquista revolucionario” o “la empresaria”. Si bien, esto se intenta justificar en el tono humorístico de la película, se pudo haber trabajado de mejor manera, particularmente el villano, que resulta sumamente caricaturesco, tanto en su actuación como caracterización, la que claramente busca hacerlo ver diabólico. En todas las escenas en que aparece hay un esfuerzo consciente por hacerlo ver lo más desagradable posible, lo que termina transformándolo no sólo en un personaje odioso, sino unidimensional. Perlassi, en una escena, le comenta a otro personaje que, parafraseando, la gente mala no sabe que es gente mala. Pues bien, Manzi es tan caricaturesco, que da la impresión de que lo supiera perfectamente. Fuera de esto, las actuaciones están bastante bien, pese al poco desarrollo de los personajes.

Visualmente es un filme sumamente promedio, no hay grandes decisiones de dirección más que contar la historia de forma clara y transparente, cosa que logra. Sin embargo, al no hacer hincapié en ninguno de sus elementos narrativos, no hay nada que sobresalga. No hay énfasis en el suspenso y la incertidumbre de si el robo funcionará o no, y no hay hincapié en los efectos de la crisis económica sobre el pueblo argentino. Esto, sumado a una banda sonora de estilo country bastante olvidable, hace que la película no tenga una identidad audiovisual clara o memorable.

Si bien, cumple con varios requerimientos de una película heist (subgénero que gira en torno a un grupo de personas que quieren robar algo), como tener un robo complejo con muchas piezas móviles y un grupo de gente con nada que perder, donde cada miembro tiene una labor específica, finalmente todas las decisiones estilísticas que toma la vuelven olvidable y poco relevante. Es como si, intentando apelar al mayor público posible, hubiera perdido todo lo que hacía que la historia fuera interesante.

“La Odisea De Los Giles” no termina de funcionar como dicho subgénero, ya que los stakes son muy bajos y los personajes están poco desarrollados, pero tampoco funciona como reflejo de la sociedad argentina de inicios de los 2000, ya que no hay suficiente énfasis en los efectos de la crisis sobre los personajes, a pesar de ser el puntapié inicial de la historia. Esto último es una lástima, ya que, siendo la cinta seleccionada por la Academia Argentina para postular a los Premios Oscar, deja mucho que desear.


Título Original: La Odisea de los Giles

Director: Sebastián Borensztein

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, Andrés Parra, Marco Antonio Caponi, Ailín Zaninovich


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

For The First Time For The First Time
DiscosHace 16 horas

Black Country, New Road – “For The First Time”

¿Qué es hablar de creatividad en el rock contemporáneo? Una pregunta siempre presente en un mundo musical que vive en...

Ignorance Ignorance
DiscosHace 1 semana

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 1 semana

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 4 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas