Conéctate a nuestras redes
La Odisea de los Giles La Odisea de los Giles

Comentarios

La Odisea de los Giles

Publicado

en

Las problemáticas sociales provocadas por recesiones económicas han sido ampliamente utilizadas en el cine como elemento dramático que lleva los personajes a tomar medidas drásticas para mejorar su situación. “The Full Monty” (1997) es un buen ejemplo de esto, donde un grupo de trabajadores en la Inglaterra de 1972 es despedido y se ve obligado a hacer un show de striptease. La decisión narrativa de ambientar en ese momento histórico específico estaba justificada y permitía hablar sobre los problemas de ese período en Inglaterra, además de hacer un paralelo con la actualidad. “La Odisea De Los Giles”, a pesar de también estar ambientada en un momento específico en la historia de Argentina, toma una serie de decisiones que no le permiten llegar a su real potencial, tanto como película heist como reflejo de un momento histórico.

Fermín Perlassi (Ricardo Darín), junto a su esposa Lidia (Verónica Llinás), decide instalar una cooperativa en un pequeño pueblo en Argentina durante la recesión económica antes de “el corralito”. Luego de convencer a un colorido grupo de vecinos de unirse a su plan, es estafado por Fortunato Manzi (Andrés Parra), un abogado que se queda con todos sus fondos. Perlassi y compañía lo pierden todo, pero cuando, tiempo después, ven la posibilidad de recuperar lo que es suyo, deciden ejecutar un complejo robo al abogado que los estafó y les quitó todo lo que tenían.

“El corralito” y la estafa que permite funcionar como puntapié inicial para la historia es lo que debiera presionar a los personajes a tomar acción, sin embargo, nunca se siente que haya una real presión sobre los personajes para tomar la decisión de hacer el robo. Si bien, se nos comunica a través de una voz en off que los protagonistas lo han perdido todo y que la situación es realmente crítica, jamás se alcanza a percibir audiovisualmente y, de hecho, se muestra a algunos personajes en exactamente el mismo estado en que los vimos en un principio. Esto hace que haya poco en juego, e incluso en los momentos más críticos, cuando efectivamente el robo podría llegar a cancelarse, las consecuencias que esto tendría en los personajes parecen poco significativas. La crisis económica es poco aprovechada como elemento narrativo y se siente como una excusa para justificar la estafa y la posterior planificación del robo.

Por otra parte, los personajes secundarios están sumamente poco desarrollados, y casi todos se quedan en etiquetas como “el peronista”, “el anarquista revolucionario” o “la empresaria”. Si bien, esto se intenta justificar en el tono humorístico de la película, se pudo haber trabajado de mejor manera, particularmente el villano, que resulta sumamente caricaturesco, tanto en su actuación como caracterización, la que claramente busca hacerlo ver diabólico. En todas las escenas en que aparece hay un esfuerzo consciente por hacerlo ver lo más desagradable posible, lo que termina transformándolo no sólo en un personaje odioso, sino unidimensional. Perlassi, en una escena, le comenta a otro personaje que, parafraseando, la gente mala no sabe que es gente mala. Pues bien, Manzi es tan caricaturesco, que da la impresión de que lo supiera perfectamente. Fuera de esto, las actuaciones están bastante bien, pese al poco desarrollo de los personajes.

Visualmente es un filme sumamente promedio, no hay grandes decisiones de dirección más que contar la historia de forma clara y transparente, cosa que logra. Sin embargo, al no hacer hincapié en ninguno de sus elementos narrativos, no hay nada que sobresalga. No hay énfasis en el suspenso y la incertidumbre de si el robo funcionará o no, y no hay hincapié en los efectos de la crisis económica sobre el pueblo argentino. Esto, sumado a una banda sonora de estilo country bastante olvidable, hace que la película no tenga una identidad audiovisual clara o memorable.

Si bien, cumple con varios requerimientos de una película heist (subgénero que gira en torno a un grupo de personas que quieren robar algo), como tener un robo complejo con muchas piezas móviles y un grupo de gente con nada que perder, donde cada miembro tiene una labor específica, finalmente todas las decisiones estilísticas que toma la vuelven olvidable y poco relevante. Es como si, intentando apelar al mayor público posible, hubiera perdido todo lo que hacía que la historia fuera interesante.

“La Odisea De Los Giles” no termina de funcionar como dicho subgénero, ya que los stakes son muy bajos y los personajes están poco desarrollados, pero tampoco funciona como reflejo de la sociedad argentina de inicios de los 2000, ya que no hay suficiente énfasis en los efectos de la crisis sobre los personajes, a pesar de ser el puntapié inicial de la historia. Esto último es una lástima, ya que, siendo la cinta seleccionada por la Academia Argentina para postular a los Premios Oscar, deja mucho que desear.


Título Original: La Odisea de los Giles

Director: Sebastián Borensztein

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, Andrés Parra, Marco Antonio Caponi, Ailín Zaninovich


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Harry’s House Harry’s House
DiscosHace 6 días

Harry Styles – “Harry’s House”

Harry Styles trae su tercer disco solista con “Harry’s House”, presentando, a diferencia de sus trabajos anteriores, un tránsito por...

PHALARIS PHALARIS
DiscosHace 7 días

Dir En Grey – “PHALARIS”

Desde que Dir En Grey cambió completamente su orientación sonora en “UROBOROS” (2008), la banda japonesa ha ido entregando una...

Super Champon Super Champon
DiscosHace 2 semanas

Otoboke Beaver – “Super Champon”

Sólo han pasado tres años desde que Otoboke Beaver remeció terrenos musicales con “Itekoma Hits” (2019), una suerte de carta...

Growing Up Growing Up
DiscosHace 2 semanas

The Linda Lindas – “Growing Up”

El conjunto estadounidense The Linda Lindas se convirtió en fenómeno viral en 2021 gracias a una presentación en vivo de...

The Loser The Loser
DiscosHace 3 semanas

Gospel – “The Loser”

Existe una infinidad de bandas y artistas que, publicando un solo trabajo –o incluso ninguno–, se disuelven y pasan al...

Hellfire Hellfire
DiscosHace 3 semanas

black midi – “Hellfire”

No había presión, no había urgencia, sólo había buenos comentarios de black midi con su tremendo debut “Schlagenheim” (2019) y...

Big Time Big Time
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “Big Time”

Proponerse crear a partir de la crisis y los tiempos tumultuosos es una práctica riesgosa porque, si no llega a...

Omnium Gatherum Omnium Gatherum
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Omnium Gatherum”

El 17 de abril de 2020, Bob Dylan lanzaba “I Contain Multitudes”, el segundo sencillo de lo que sería “Rough...

Cruel Country Cruel Country
DiscosHace 1 mes

Wilco – “Cruel Country”

Roberto Bolaño decía que la patria podían ser sus hijos, sus libros, e incluso simplemente se podía no tener patria...

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 1 mes

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Publicidad
Publicidad

Más vistas