Conéctate a nuestras redes
La Odisea de los Giles La Odisea de los Giles

Comentarios

La Odisea de los Giles

Publicado

en

Las problemáticas sociales provocadas por recesiones económicas han sido ampliamente utilizadas en el cine como elemento dramático que lleva los personajes a tomar medidas drásticas para mejorar su situación. “The Full Monty” (1997) es un buen ejemplo de esto, donde un grupo de trabajadores en la Inglaterra de 1972 es despedido y se ve obligado a hacer un show de striptease. La decisión narrativa de ambientar en ese momento histórico específico estaba justificada y permitía hablar sobre los problemas de ese período en Inglaterra, además de hacer un paralelo con la actualidad. “La Odisea De Los Giles”, a pesar de también estar ambientada en un momento específico en la historia de Argentina, toma una serie de decisiones que no le permiten llegar a su real potencial, tanto como película heist como reflejo de un momento histórico.

Fermín Perlassi (Ricardo Darín), junto a su esposa Lidia (Verónica Llinás), decide instalar una cooperativa en un pequeño pueblo en Argentina durante la recesión económica antes de “el corralito”. Luego de convencer a un colorido grupo de vecinos de unirse a su plan, es estafado por Fortunato Manzi (Andrés Parra), un abogado que se queda con todos sus fondos. Perlassi y compañía lo pierden todo, pero cuando, tiempo después, ven la posibilidad de recuperar lo que es suyo, deciden ejecutar un complejo robo al abogado que los estafó y les quitó todo lo que tenían.

“El corralito” y la estafa que permite funcionar como puntapié inicial para la historia es lo que debiera presionar a los personajes a tomar acción, sin embargo, nunca se siente que haya una real presión sobre los personajes para tomar la decisión de hacer el robo. Si bien, se nos comunica a través de una voz en off que los protagonistas lo han perdido todo y que la situación es realmente crítica, jamás se alcanza a percibir audiovisualmente y, de hecho, se muestra a algunos personajes en exactamente el mismo estado en que los vimos en un principio. Esto hace que haya poco en juego, e incluso en los momentos más críticos, cuando efectivamente el robo podría llegar a cancelarse, las consecuencias que esto tendría en los personajes parecen poco significativas. La crisis económica es poco aprovechada como elemento narrativo y se siente como una excusa para justificar la estafa y la posterior planificación del robo.

Por otra parte, los personajes secundarios están sumamente poco desarrollados, y casi todos se quedan en etiquetas como “el peronista”, “el anarquista revolucionario” o “la empresaria”. Si bien, esto se intenta justificar en el tono humorístico de la película, se pudo haber trabajado de mejor manera, particularmente el villano, que resulta sumamente caricaturesco, tanto en su actuación como caracterización, la que claramente busca hacerlo ver diabólico. En todas las escenas en que aparece hay un esfuerzo consciente por hacerlo ver lo más desagradable posible, lo que termina transformándolo no sólo en un personaje odioso, sino unidimensional. Perlassi, en una escena, le comenta a otro personaje que, parafraseando, la gente mala no sabe que es gente mala. Pues bien, Manzi es tan caricaturesco, que da la impresión de que lo supiera perfectamente. Fuera de esto, las actuaciones están bastante bien, pese al poco desarrollo de los personajes.

Visualmente es un filme sumamente promedio, no hay grandes decisiones de dirección más que contar la historia de forma clara y transparente, cosa que logra. Sin embargo, al no hacer hincapié en ninguno de sus elementos narrativos, no hay nada que sobresalga. No hay énfasis en el suspenso y la incertidumbre de si el robo funcionará o no, y no hay hincapié en los efectos de la crisis económica sobre el pueblo argentino. Esto, sumado a una banda sonora de estilo country bastante olvidable, hace que la película no tenga una identidad audiovisual clara o memorable.

Si bien, cumple con varios requerimientos de una película heist (subgénero que gira en torno a un grupo de personas que quieren robar algo), como tener un robo complejo con muchas piezas móviles y un grupo de gente con nada que perder, donde cada miembro tiene una labor específica, finalmente todas las decisiones estilísticas que toma la vuelven olvidable y poco relevante. Es como si, intentando apelar al mayor público posible, hubiera perdido todo lo que hacía que la historia fuera interesante.

“La Odisea De Los Giles” no termina de funcionar como dicho subgénero, ya que los stakes son muy bajos y los personajes están poco desarrollados, pero tampoco funciona como reflejo de la sociedad argentina de inicios de los 2000, ya que no hay suficiente énfasis en los efectos de la crisis sobre los personajes, a pesar de ser el puntapié inicial de la historia. Esto último es una lástima, ya que, siendo la cinta seleccionada por la Academia Argentina para postular a los Premios Oscar, deja mucho que desear.


Título Original: La Odisea de los Giles

Director: Sebastián Borensztein

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, Andrés Parra, Marco Antonio Caponi, Ailín Zaninovich


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas