Conéctate a nuestras redes
La Noche de las Nerds La Noche de las Nerds

Comentarios

La Noche de las Nerds

Publicado

en

Pensemos en “Superbad” una década después de “Superbad”. Sigue siendo el viaje de dos jóvenes una noche en la que sólo buscan carretear, pero esta vez las protagonistas son dos chicas, hay personajes LGBTIQ+ (una de ellas), la directora es mujer y las redes sociales juegan un rol importante en la historia. El humor es también subido de tono, aunque menos escatológico que en aquella entrega de 2007 y, aunque parezca curiosa la especificidad de este subgénero de la comedia gringa, donde el hambre de aventura mueve a los personajes por distintas peripecias para finalmente aprender algo de sí mismas, “La Noche De Las Nerds” demuestra que es una fórmula que aún funciona.

Molly (Beanie Feldstein) y Amy (Kaitlyn Dever) hicieron todo lo que tenían que hacer: fueron buenas hijas y alumnas, estudiaron más de la cuenta y entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro. Para lograrlo, no salieron a fiestas ni tuvieron citas, y esto es algo que ellas llevan como una medalla de honor, un sacrificio necesario para un bien superior. Pero llega el último día de clases, aquel antes de la graduación donde tantas películas se enmarcan, y se dan cuenta de que sus compañeros también entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro, forzándose a reconocer lo negado durante años, es decir, era posible divertirse y estudiar. Para ponerse al día, las amigas tienen una última oportunidad, una noche donde podrán demostrarle al resto y a sí mismas que sus desarrollados cerebros no significan que tampoco puedan ser divertidas.

Y “La Noche De Las Nerds” funciona, principalmente porque acierta en dos de los principios más fundamentales que necesitaba lograr: la especificidad y los personajes. La del guion es una fórmula estructural tan simple desde su concepción, que, al carecer de grandes hitos que puedan impactar a los personajes y cambiarlos, se la juega por completo en qué tan específicas son las situaciones mostradas, qué tan idiosincrásicos son los diálogos y qué tan particulares los gestos y reacciones en las actuaciones. Cualquier hecho diferenciador aquí se hace crucial, ya que no se trata de una gran historia, pero sí de una que busca generar empatía rápida, verosimilitud y las ganas de seguir a estas niñas en su noche.

Otra buena noticia es que, por encima de todo, esta es la película de Beanie Feldstein (“Lady Bird”) y Kaitlyn Dever (“Short Term 12”), generando una dinámica atractiva cuando están juntas y personajes entrañables por separado. Los mejores momentos son cuando las amigas se comentan sus looks para la fiesta, diálogos que ocurren unas tres veces en la película, donde la trama parece detenerse por un minuto para sólo enfocarse en la rápida sucesión de exagerados halagos improvisados perfectamente por Dever y Feldstein. Por más simple que parezca, eso es todo lo que necesitamos para creernos esta relación y, por ende, entender a los personajes, quererlos y confiar en que la película está en buenas manos.

Que la cinta recaiga en los hombros de las actrices no es una ofensa para Olivia Wilde, quien entrega un debut sólido como directora y cuya experiencia como actriz seguramente contribuyó a la dinámica entre su dúo protagónico. Además, no sucumbe a instintos videocliperos, pero aun así crea una película entretenida y sumamente dinámica, donde la buena selección musical tiene un rol importante y se permite un par de locuras audiovisuales que van desde el exceso de jumpcuts y uso de cámara lenta, hasta una secuencia de stop motion bizarra, pero coherente.

Otra buena actualización del género es que muestra una jungla colegial donde los estereotipos existen, pero ya no son los que estamos acostumbrados a ver. Los nerds ya no ocupan lentes ni inhaladores, e incluso son respetados por sus compañeros; son personas y, aunque la jerarquía social que convierte la escuela en un infierno sigue presente, se siente más realista que en incontables comedias hollywoodenses.

Y eso es finalmente lo que uno puede esperar de una cinta como esta: una actualización que nos muestra el estado de las cosas, el dónde radica el humor hoy en día, en qué se ve la inseguridad de los más jóvenes y cómo estos se comportan para atenuarlas. Encantadora –si bien intrascendente–, es una hora y media que nadie podría arrepentirse de ver, completamente capaz de dejarnos sonriendo después de los créditos y cuando la recordemos los años posteriores, antes de que llegue una nueva experiencia como esta que nos haga ponerla en perspectiva. Como crecer, ¿no?


Título Original: Booksmart

Director: Olivia Wilde

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Kaitlyn Dever, Beanie Feldstein, Lisa Kudrow, Jason Sudeikis, Jessica Williams, Will Forte, Mike O’Brien, Molly Gordon, Billie Lourd, Skyler Gisondo, Noah Galvin, Diana Silvers


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 6 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 7 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas