Conéctate a nuestras redes
La Noche de las Nerds La Noche de las Nerds

Comentarios

La Noche de las Nerds

Publicado

en

Pensemos en “Superbad” una década después de “Superbad”. Sigue siendo el viaje de dos jóvenes una noche en la que sólo buscan carretear, pero esta vez las protagonistas son dos chicas, hay personajes LGBTIQ+ (una de ellas), la directora es mujer y las redes sociales juegan un rol importante en la historia. El humor es también subido de tono, aunque menos escatológico que en aquella entrega de 2007 y, aunque parezca curiosa la especificidad de este subgénero de la comedia gringa, donde el hambre de aventura mueve a los personajes por distintas peripecias para finalmente aprender algo de sí mismas, “La Noche De Las Nerds” demuestra que es una fórmula que aún funciona.

Molly (Beanie Feldstein) y Amy (Kaitlyn Dever) hicieron todo lo que tenían que hacer: fueron buenas hijas y alumnas, estudiaron más de la cuenta y entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro. Para lograrlo, no salieron a fiestas ni tuvieron citas, y esto es algo que ellas llevan como una medalla de honor, un sacrificio necesario para un bien superior. Pero llega el último día de clases, aquel antes de la graduación donde tantas películas se enmarcan, y se dan cuenta de que sus compañeros también entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro, forzándose a reconocer lo negado durante años, es decir, era posible divertirse y estudiar. Para ponerse al día, las amigas tienen una última oportunidad, una noche donde podrán demostrarle al resto y a sí mismas que sus desarrollados cerebros no significan que tampoco puedan ser divertidas.

Y “La Noche De Las Nerds” funciona, principalmente porque acierta en dos de los principios más fundamentales que necesitaba lograr: la especificidad y los personajes. La del guion es una fórmula estructural tan simple desde su concepción, que, al carecer de grandes hitos que puedan impactar a los personajes y cambiarlos, se la juega por completo en qué tan específicas son las situaciones mostradas, qué tan idiosincrásicos son los diálogos y qué tan particulares los gestos y reacciones en las actuaciones. Cualquier hecho diferenciador aquí se hace crucial, ya que no se trata de una gran historia, pero sí de una que busca generar empatía rápida, verosimilitud y las ganas de seguir a estas niñas en su noche.

Otra buena noticia es que, por encima de todo, esta es la película de Beanie Feldstein (“Lady Bird”) y Kaitlyn Dever (“Short Term 12”), generando una dinámica atractiva cuando están juntas y personajes entrañables por separado. Los mejores momentos son cuando las amigas se comentan sus looks para la fiesta, diálogos que ocurren unas tres veces en la película, donde la trama parece detenerse por un minuto para sólo enfocarse en la rápida sucesión de exagerados halagos improvisados perfectamente por Dever y Feldstein. Por más simple que parezca, eso es todo lo que necesitamos para creernos esta relación y, por ende, entender a los personajes, quererlos y confiar en que la película está en buenas manos.

Que la cinta recaiga en los hombros de las actrices no es una ofensa para Olivia Wilde, quien entrega un debut sólido como directora y cuya experiencia como actriz seguramente contribuyó a la dinámica entre su dúo protagónico. Además, no sucumbe a instintos videocliperos, pero aun así crea una película entretenida y sumamente dinámica, donde la buena selección musical tiene un rol importante y se permite un par de locuras audiovisuales que van desde el exceso de jumpcuts y uso de cámara lenta, hasta una secuencia de stop motion bizarra, pero coherente.

Otra buena actualización del género es que muestra una jungla colegial donde los estereotipos existen, pero ya no son los que estamos acostumbrados a ver. Los nerds ya no ocupan lentes ni inhaladores, e incluso son respetados por sus compañeros; son personas y, aunque la jerarquía social que convierte la escuela en un infierno sigue presente, se siente más realista que en incontables comedias hollywoodenses.

Y eso es finalmente lo que uno puede esperar de una cinta como esta: una actualización que nos muestra el estado de las cosas, el dónde radica el humor hoy en día, en qué se ve la inseguridad de los más jóvenes y cómo estos se comportan para atenuarlas. Encantadora –si bien intrascendente–, es una hora y media que nadie podría arrepentirse de ver, completamente capaz de dejarnos sonriendo después de los créditos y cuando la recordemos los años posteriores, antes de que llegue una nueva experiencia como esta que nos haga ponerla en perspectiva. Como crecer, ¿no?


Título Original: Booksmart

Director: Olivia Wilde

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Kaitlyn Dever, Beanie Feldstein, Lisa Kudrow, Jason Sudeikis, Jessica Williams, Will Forte, Mike O’Brien, Molly Gordon, Billie Lourd, Skyler Gisondo, Noah Galvin, Diana Silvers


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas