Conéctate a nuestras redes
La Noche de las Nerds La Noche de las Nerds

Comentarios

La Noche de las Nerds

Publicado

en

Pensemos en “Superbad” una década después de “Superbad”. Sigue siendo el viaje de dos jóvenes una noche en la que sólo buscan carretear, pero esta vez las protagonistas son dos chicas, hay personajes LGBTIQ+ (una de ellas), la directora es mujer y las redes sociales juegan un rol importante en la historia. El humor es también subido de tono, aunque menos escatológico que en aquella entrega de 2007 y, aunque parezca curiosa la especificidad de este subgénero de la comedia gringa, donde el hambre de aventura mueve a los personajes por distintas peripecias para finalmente aprender algo de sí mismas, “La Noche De Las Nerds” demuestra que es una fórmula que aún funciona.

Molly (Beanie Feldstein) y Amy (Kaitlyn Dever) hicieron todo lo que tenían que hacer: fueron buenas hijas y alumnas, estudiaron más de la cuenta y entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro. Para lograrlo, no salieron a fiestas ni tuvieron citas, y esto es algo que ellas llevan como una medalla de honor, un sacrificio necesario para un bien superior. Pero llega el último día de clases, aquel antes de la graduación donde tantas películas se enmarcan, y se dan cuenta de que sus compañeros también entraron a prestigiosas universidades que asegurarían su futuro, forzándose a reconocer lo negado durante años, es decir, era posible divertirse y estudiar. Para ponerse al día, las amigas tienen una última oportunidad, una noche donde podrán demostrarle al resto y a sí mismas que sus desarrollados cerebros no significan que tampoco puedan ser divertidas.

Y “La Noche De Las Nerds” funciona, principalmente porque acierta en dos de los principios más fundamentales que necesitaba lograr: la especificidad y los personajes. La del guion es una fórmula estructural tan simple desde su concepción, que, al carecer de grandes hitos que puedan impactar a los personajes y cambiarlos, se la juega por completo en qué tan específicas son las situaciones mostradas, qué tan idiosincrásicos son los diálogos y qué tan particulares los gestos y reacciones en las actuaciones. Cualquier hecho diferenciador aquí se hace crucial, ya que no se trata de una gran historia, pero sí de una que busca generar empatía rápida, verosimilitud y las ganas de seguir a estas niñas en su noche.

Otra buena noticia es que, por encima de todo, esta es la película de Beanie Feldstein (“Lady Bird”) y Kaitlyn Dever (“Short Term 12”), generando una dinámica atractiva cuando están juntas y personajes entrañables por separado. Los mejores momentos son cuando las amigas se comentan sus looks para la fiesta, diálogos que ocurren unas tres veces en la película, donde la trama parece detenerse por un minuto para sólo enfocarse en la rápida sucesión de exagerados halagos improvisados perfectamente por Dever y Feldstein. Por más simple que parezca, eso es todo lo que necesitamos para creernos esta relación y, por ende, entender a los personajes, quererlos y confiar en que la película está en buenas manos.

Que la cinta recaiga en los hombros de las actrices no es una ofensa para Olivia Wilde, quien entrega un debut sólido como directora y cuya experiencia como actriz seguramente contribuyó a la dinámica entre su dúo protagónico. Además, no sucumbe a instintos videocliperos, pero aun así crea una película entretenida y sumamente dinámica, donde la buena selección musical tiene un rol importante y se permite un par de locuras audiovisuales que van desde el exceso de jumpcuts y uso de cámara lenta, hasta una secuencia de stop motion bizarra, pero coherente.

Otra buena actualización del género es que muestra una jungla colegial donde los estereotipos existen, pero ya no son los que estamos acostumbrados a ver. Los nerds ya no ocupan lentes ni inhaladores, e incluso son respetados por sus compañeros; son personas y, aunque la jerarquía social que convierte la escuela en un infierno sigue presente, se siente más realista que en incontables comedias hollywoodenses.

Y eso es finalmente lo que uno puede esperar de una cinta como esta: una actualización que nos muestra el estado de las cosas, el dónde radica el humor hoy en día, en qué se ve la inseguridad de los más jóvenes y cómo estos se comportan para atenuarlas. Encantadora –si bien intrascendente–, es una hora y media que nadie podría arrepentirse de ver, completamente capaz de dejarnos sonriendo después de los créditos y cuando la recordemos los años posteriores, antes de que llegue una nueva experiencia como esta que nos haga ponerla en perspectiva. Como crecer, ¿no?


Título Original: Booksmart

Director: Olivia Wilde

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Kaitlyn Dever, Beanie Feldstein, Lisa Kudrow, Jason Sudeikis, Jessica Williams, Will Forte, Mike O’Brien, Molly Gordon, Billie Lourd, Skyler Gisondo, Noah Galvin, Diana Silvers


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 2 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 3 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 4 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 1 semana

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas