Conéctate a nuestras redes
La Gran Apuesta La Gran Apuesta

Comentarios

La Gran Apuesta

Publicado

en

De temáticas alienantes tenemos bastante, pero ninguna llega al nivel de la Economía. Con mayúscula, como rubro, como ciencia. Tratar de entender su engranaje conlleva un dolor de cabeza que la mayoría de los mortales opta por evitar, de ahí que apenas dominemos la superficie, conociendo lo básico en términos de manual para novatos y, claro, cómo el sistema se beneficia de eso. Cómo los economistas deliberadamente inventan conceptos inconcebibles. Mientras no indagamos más allá de la pincelada periodística en la TV y no hablamos chino para traducir la letra chica de los documentos, somos víctimas de un robo sistemático. Con el mismo descaro de su inspiración, “La Gran Apuesta” hace de las suyas abordando el específico universo podrido del sector inmobiliario.

THE BIG SHORT 01En 2008, occidente debió enfrentar una crisis económica que se originó unos años antes a partir de una burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, la que aparentemente nadie vio venir. Excepto que sí había sido prevista por sujetos desconocidos, como Michael Burry (Christian Bale), Jared Vennett (Ryan Gosling) y Mark Baum (Steve Carell), quienes no dudarían en sacar provecho monetario de su descubrimiento.

¿Para qué maquillar un drama con más dramatismo cuando la materia prima ya es lo bastante negativa como para redundar con un tratamiento ídem? McKay, entonces, propone tratar la previa a la desgracia de millones de personas con el sarcasmo más fino, tanto así, que puede parecer indolente. Basándose en el libro de Michael Lewis y cambiando los nombres de personas reales, es una desfachatez de principio a fin, sin lubricante. Con arranques de hedonismo. Pretenciosa, caprichosa. Rompiendo la cuarta pared porque se le antoja; ¿por qué no, si puede? Nadie se quejará de Margot Robbie bebiendo champaña en una tina.

El asunto es que funciona. Un desvergonzado salto de fe que se goza a concho. Crucemos los policiales semi-cómicos de Scorsese, Soderbergh y la sitcomThe Office”, y tenemos esta película. Vaya bomba, que por lo mismo de rupturista no tiene nada, pero igualmente sabe fresca. De forma THE BIG SHORT 02orgánica relata cuatro casos distintos de sujetos desesperados por llenarse los bolsillos a costa de lo que será el declive de la década, enganchando a pesar del hostil tópico que los une; hablamos de textos repletos de tecnicismos que al poco andar corren el riesgo de causar rechazo, porque qué aburrido. No obstante, el cuento está hilado de tal manera, que sólo alguien extremadamente exhausto por factores externos desistirá de continuar viendo.

Usando fugaces planos referentes a la cultura pop contemporánea como conectores y manteniendo un ritmo que no se permite dar tregua, el montaje brilla de lucidez. Es, en efecto, un placer contemplar cómo el metraje avanza, cómo se desliza en el tiempo, fluido y sin errores cual máquina suiza. Vale hacer hincapié en esta virtud, puesto que el arte de la edición suele ser subvalorado –o derechamente ignorado– por el espectador casual. Hay que detenerse a pensar por qué no se siente el paso de una escena a otra, por qué nuestra atención no es desviada por algún elemento distractor, y por qué ese tonito cínico no nos deja de hacer eco: es el montaje, pues, el que no sólo establece el tempo, sino el que también acaba por enfatizar el punto de vista autoral.

THE BIG SHORT 03Actuaciones redondas son hijas de una dirección de actores redonda. De entre puros puntos altos, destacan Gosling en la piel de un puntudo vanidoso, y Bale en la de un socialmente inepto. Ambos divertidísimos en sus respectivas características, calibrando para no cargarse demasiado; el primero con un humor tácito, el otro más soslayado. Brad Pitt es el menos bueno, se pierde un poco en el fondo, pero no queda claro si es por falta de motivación o el rol simplemente no era tan atractivo.

Una problemática sinvergüenza merecía una película acorde, es el emblema de “La Gran Apuesta”. Con sólo romper la diégesis ya instaura su postura de aquí estoy, me tomas o me dejas. Se le podría tildar de injusta, puesto que transforma en tragicomedia un evento que para innumerables familias fue, y quizás sigue siendo, una tragedia a secas, pero recordemos que el humor es también la expresión más astuta de denuncia. Dejándose de especular sobre intenciones, el film, como experiencia cinematográfica, es en estricto rigor un triunfo.


Título Original: The Big Short

Director: Adam McKay

Duración: 130 minutos

Año: 2015

Reparto: Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling, John Magaro, Finn Wittrock, Brad Pitt, Hamish Linklater, Rafe Spall, Jeremy Strong, Marisa Tomei, Melissa Leo, Stanley Wong


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hombre del Norte

Publicado

en

El Hombre del Norte

Robert Eggers ha tenido una corta carrera en el mundo del cine, pero sus dos películas anteriores han resultado sumamente interesantes. Ambas de géneros radicalmente diferentes, “The VVitch: A New-England Folktale” (2016) y “The Lighthouse” (2018), sin embargo, comparten una sensibilidad estética y narrativa que parece más interesada en generar sensaciones y atmósferas que en contar una historia de forma lineal, particularmente en la de 2018. “El Hombre del Norte”, su tercer largometraje, a ratos parece querer mantener aquella línea, pero no siempre logra sostener su simple y predecible historia a través de su atmósfera e imaginería.

“El Hombre del Norte” cuenta la historia del joven príncipe Amleth (Alexander Skarsgard), cuyo padre es asesinado frente a sus ojos por su tío Fjölnir (Claes Bang), debiendo escapar y abandonar su hogar y a su madre (Nicole Kidman), jurando venganza. Luego de ser acogido por una brutal tribu de vikingos, y vivir y luchar junto a ellos por años, Amleth recibe una visión: debe volver a su hogar para recuperar su reino y vengar a su padre. Junto a Olga (Anya Taylor-Joy), una joven esclava con misteriosos poderes, Amleth emprende el camino de vuelta a su hogar para llevar a cabo su venganza.

Si esta historia resulta familiar, es porque es una reinterpretación de la leyenda de Amleth, relato que posteriormente inspiraría a William Shakespeare a escribir “Hamlet”. Si bien, esto hace que la historia se vuelva algo predecible, Robert Eggers logra introducir algunos pequeños giros y detalles estilísticos, lo suficientemente interesantes para que el guión no se vuelva tedioso. Dicho esto, la narración no tiene mayores complejidades y, más que a sus películas anteriores, “El Hombre del Norte” se acerca más a la seguidilla de películas de acción épicas que incorporaron diversas mitologías durante la primera mitad de la década de 2010, partiendo con el remake de “Clash Of The Titans” de Louis Leterrier.

Ahora bien, la mayoría de esas películas resultaron ser completamente olvidables e intrascendentes, y “El Hombre del Norte” logra destacar en el fuerte de Eggers: la visualidad y el estilo. La incorporación de elementos metafísicos y mitológicos a esta historia de venganza le vienen como anillo al dedo al director, quien logra representar estos elementos con originalidad y una visualidad muy especial y única. Precisamente estos son los momentos en que la película realmente brilla y se separa del resto de cintas de acción que han salido a lo largo de los años. Sin embargo, dichos momentos son menos recurrentes de lo que pudieron haber sido, y la película parece concentrarse más bien en las brutales secuencias de acción y combates cuerpo a cuerpo.

Estas escenas están muy bien coreografiadas y funcionan desde un lugar sumamente visceral; cada golpe se siente fuerte y doloroso. Sin embargo, la película falla en darle peso emocional a tales secuencias porque los personajes parecen más bien piezas en un juego de mesa que personas de verdad. Las luchas, por entretenidas y brutales que sean, no se sienten peligrosas, ya que, como espectador, no importa tanto quién gane o pierda porque no se logra generar una conexión con los personajes que batallan por sus vidas. Y esto es algo que recorre la transversalidad de la película, y se siente particularmente con la relación entre Amleth y Olga, que inician un romance que se siente forzado y poco significativo.

Visualmente la película es un triunfo. Tanto la cámara como la dirección de arte nos transportan a un mundo frío y violento, haciendo un especial hincapié en la brutalidad y bestialidad de la masculinidad de este mundo, con largos planos secuencias retratando la violencia y la agresión con la que estos hombres rigen sus vidas. Desde esta perspectiva, la película parece tener cierto interés antropológico en el mundo que retrata, poniendo tanto énfasis en las batallas como en los rituales nórdicos que realizan los diferentes personajes, pero no alcanza a profundizar mucho más, dándole preferencia al ritmo de la historia y principalmente la acción.

Esta decisión podría ser cuestionable, ya que “El Hombre del Norte” no llega a ser mucho más que una sólida película de acción, con una gran puesta en escena y un fuerte sentido de estilo y estética. Y, si bien, es discutible si esta película debió haber sido algo más teniendo tantos elementos que podrían haber sido profundizados para construir una experiencia mucho más única, lo cierto es que Robert Eggers logra realizar una épica mitológica que se sostiene visual y estilísticamente, y quizás eso es más que suficiente.


Título Original: The Northman

Director: Robert Eggers

Duración: 136 minutos

Año: 2022

Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk, Claes Bang, Ralph Ineson, Kate Dickie, Murray McArthur, Ian Gerard Whyte, Hafþór Júlíus Björnsson


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bronco Bronco
DiscosHace 6 días

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 7 días

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 2 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 3 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 3 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 4 semanas

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 4 semanas

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Unlimited Love Unlimited Love
DiscosHace 1 mes

Red Hot Chili Peppers – “Unlimited Love”

Tratándose de una banda de masividad e impacto incuestionable, lo habitual es que cada nueva entrega de Red Hot Chili...

Never Let Me Go Never Let Me Go
DiscosHace 1 mes

Placebo – “Never Let Me Go”

Cuando en su último disco hasta hace unas semanas, “Loud Like Love” (2013), Placebo cantaba: “Tengo demasiados amigos / demasiada...

Publicidad
Publicidad

Más vistas