Conéctate a nuestras redes

Comentarios

La Fuerza del Amor

Publicado

en

Cuando nos enfrentamos a una película biográfica, existen, en la mayoría de los casos, de dos tipos. Las del primer tipo, construyen una trama a partir de los hitos más importantes en la vida del personaje a retratar, ordenadas bajo una narración clásica, siendo el tratamiento más convencional para este tipo de largometrajes. El segundo tipo, nace desde la necesidad de entregar un punto de vista propio a través de la vida de una persona, donde el director es capaz de desdoblarse y poner de su esencia en una historia ajena, como es el caso de “I’m Not There.” (2007), donde Todd Haynes logró seis lecturas distintas de Bob Dylan, conjugando los hechos y anécdotas en una obra única. “The Lady”, rebautizada en nuestro país como “La Fuerza Del Amor”, es un biopic del primer tipo, llegando a rozar el telefilme.

Luc Besson, director de las entretenidas “The Fifth Element” (1997) y “Léon” (1994) –su largometraje mejor valorado hasta la fecha-, firma una película sin identidad, sin ritmo, y lo peor de todo, sin ganas de tenerlo. Demasiado convencional en su tratamiento, tanto así, que parece un copy/paste de cualquier otra película de “seres humanos admirables para la sociedad”, donde las virtudes y noblezas de los personajes son tan incorruptibles, que no dejan espacio para el drama, ni para el interés del espectador.

La película nos cuenta la historia de la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi (Michelle Yeoh), y su incansable lucha por alcanzar la libertad del pueblo birmánico, el cual se encuentra bajo el control de los militares. “The Lady” recoge los acontecimientos más relevantes en la vida de Aung, miradas bajo el punto de vista de ella y Michael Aris (David Thewlis), su esposo, cuyo incondicional amor les dará fuerzas para seguir el camino hacia la victoria.

La cinta no nos cuenta más de lo que podríamos encontrar en una enciclopedia. Por su parte, la sub trama amorosa, que tiene como principal aliciente el diagnostico de cáncer terminal que padece Michael, no tiene mayor relevancia, ya que las exacerbadas virtudes de los protagonistas, hacen que ésta se resuelva a los treinta minutos de película. Es más, la propia premisa de la historia, se contradice frente a la sicología de los personajes, quienes pueden sentir un amor desbordante, pero que es incapaz de sobrepasar sus ideales.

Durante su excesivo metraje, somos testigos de una serie de acontecimientos y situaciones que no llegan a resultar una verdadera amenaza para los objetivos de los personajes. El hecho de que la historia transcurra en períodos de tiempo, que llegan a tener diferencias de décadas entre uno y otro, distiende la acción y el resultado. Una trama demasiado dilatada y exenta de cualquier tipo de tensión. Secuencias como la de la protagonista buscando un par de pilas para escuchar el discurso de su hijo en la ceremonia del Nobel, son un claro ejemplo de la necesidad de aplicar tensión a una situación anodina.

Si queremos buscar aspectos positivos, podemos recalcar el trabajo de los actores principales, sobre todo el de Michelle Yeoh, quien da forma a un personaje contenido y convincente. David Thewlis es el fiel escudero de su esposa, manejando muy bien la disyuntiva de emociones por las que atraviesa su personaje. La puesta en escena es impecable y la recreación de las distintas épocas que recorre la película, es perfecta. La fotografía logra entregar esa sensación de libertad cautiva que ronda por la feroz Birmania.

Una pena que la dirección no haya sabido aprovechar estos elementos, para entregar algo más a una historia que pudo haber resultado cautivante e inspiradora, pero sólo se queda en un retrato formal y “amable”.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

Responder

Comentarios

Ghostbusters: El Legado

Publicado

en

Ghostbusters: El Legado

Hace ya un buen rato que Hollywood está reviviendo franquicias antiguas con el fin de asegurarse una audiencia masiva. Y si bien, se nota que “Ghostbusters: El Legado”, secuela y reboot de “Ghostbusters” (Ivan Reitman, 1984), tiene mucho más cariño y dedicación en su factura que otros esfuerzos similares, sigue cayendo en algunos de los vicios en los que esta clase de películas tienden a caer.

Callie (Carrie Coon), madre soltera de Phoebe (Mckenna Grace) y Trevor (Finn Wolfhard), se muda a un pequeño pueblo a vivir en la granja que su misterioso padre les dejara después de morir en misteriosas circunstancias. Aquí, Phoebe comienza lentamente a desenterrar los secretos que su abuelo dejó atrás, para finalmente descubrir que es nieta de nada más y nada menos que Egon Spengler, uno de los cazafantasmas originales, quien, antes de morir, hizo un descubrimiento que podría cambiar el destino de la humanidad.

Lo anterior es una forma ingeniosa de continuar la historia sin estar obligada a seguir uno por uno los beats de la película original, y los personajes se sienten frescos y originales, en ningún momento sintiéndose como reemplazos de los personajes que hicieron que la película de 1984 fuera tan icónica y querida. Tienen personalidad, son queribles en su propio derecho y desde el primer momento es fácil encariñarse con ellos, particularmente con Callie, Phoebe y Podcast (Logan Kim), amigo de la retraída Phoebe. Esto en gran medida por la calidad y gracia de sus interpretaciones.

Por otro lado, el misterio de qué sucedió con Egon y por qué decidió quedarse en el pueblo se desentierra de forma misteriosa e interesante, y la trama nunca se estanca. El tono de la “Ghostbusters” original se actualiza un poco, transformándose en una película de corte más bien familiar, pero sin miedo a mantener la apariencia amenazante de sus monstruos, lo que contribuye también a que se mantenga un buen balance de tensión y comedia.

Visualmente, “Ghostbusters: El Legado” funciona bastante bien, es una actualización bastante efectiva de la icónica estética del film original. La tecnología clásica de los cazafantasmas, exagerada y colorida, en la actualidad de la película se ve deteriorada y llena de polvo, lo que llega a darle cierto sabor cyberpunk. Los efectos digitales también funcionan y nunca se sienten falsos o fuera de lugar, son bastante efectivos y hasta espectaculares a ratos, pero no son el foco central de la puesta en escena, por lo que nunca se apoderan de la película.

Sin embargo, hacia el final comienza a apoyarse demasiado en la nostalgia. Si bien, al principio hay algunos elementos de la película original, son muy poco invasivos y se sienten sólo como pequeños guiños, pero, a medida que la trama avanza, estos guiños comienzan a transformarse en puntos centrales de la trama. Claro, esto puede funcionar en una secuela directa, pero acá dan la sensación de que no había suficiente fe en el material con que se trabajaba para mantener a la audiencia conectada con la historia. Y resulta un poco decepcionante, ya que, a pesar de que tanto la trama como los personajes funcionan muy bien durante los primeros dos tercios, hacia el final comienzan a perder relevancia para dar espacio a la nostalgia y el fanservice, para finalizar (sin revelar demasiado) en una resolución de conflicto que se llega a sentir fuera de lugar y que está solamente para satisfacer los deseos de los fans.

Si bien, estos elementos nostálgicos pueden ser muy bienvenidos por fanáticos acérrimos, resultan un tanto facilistas y decepcionantes para espectadores que no sientan una conexión tan fuerte con el material original, y es lamentable, porque va en desmedro de una historia y personajes con mucho corazón, que sin duda eran capaces de sostener la película por sí mismos sin necesidad de recurrir a la nostalgia. A diferencia de muchos reboots, remakes y secuelas recientes, acá había mucho material para contar una historia única que mantuviera el tono de la original dándole su propio giro, pero al apoyarse demasiado en esta nostalgia tan prevalente en el Hollywood actual, “Ghostbusters: El Legado” termina sintiéndose menos auténtica de lo que pudo haber sido.


Título Original: Ghostbusters: Afterlife

Director: Jason Reitman

Duración: 124 minutos

Año: 2021

Reparto: Finn Wolfhard, Carrie Coon, Mckenna Grace, Sigourney Weaver, Paul Rudd, Celeste O’Connor, Logan Kim, Annie Potts, Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson, Bokeem Woodbine, Oliver Cooper, Marlon Kazadi, Sydney Mae Diaz, CJ Collard, Bud Klasky, Faith Louissaint


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 21 horas

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 días

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 3 días

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 1 semana

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas