Conéctate a nuestras redes
Desaparición Desaparición

Comentarios

La Desaparición

Publicado

en

Los misterios sin resolver suelen ser un excelente punto de partida para crear una historia en el mundo del cine, dando múltiples posibilidades sobre cómo abordarlos, e incluso intentar dar una respuesta a estos. El elegido por el director Kristoffer Nyholm no es un caso menor: se inspira en los sucesos acaecidos en las Islas Flannan, Escocia, en 1900, donde tres fareros desaparecieron sin dejar rastro. Un verdadero enigma que ha dado pie para leyendas urbanas, e incluso a suposiciones absurdas sobre el posible destino de estos hombres.

Con las actuaciones estelares de Gerard Butler, Peter Mullan y Connor Swindells, “La Desaparición” se inspira en el caso antes mencionado para contar la historia de tres hombres que prácticamente fueron lanzados al borde de la locura, luego de que un misterioso cargamento naufragase en la costa de la isla donde trabajan dentro de un faro.

El relato nos recuerda inmediatamente a películas como “Shutter Island” (2010) o “The VVitch: A New-England Folktale” (2015), donde las temáticas como el aislamiento, la paranoia y la desconfianza en quienes te rodean son factores que fácilmente atrapan en la trama e invitan a querer saber más de sus misterios y su efecto negativo en el ser humano. Sin embargo, acá tal misterio que rodea a los tres protagonistas y el cargamento que reciben es rápidamente resuelto para pasar a un problemático segundo y tercer acto, que, acompañado por la llegada de un sospechoso barco a la isla, promete dar respuestas a las circunstancias que poco a poco van afectando de manera cruel y despiadada a cada uno de los personajes.

La película plantea desde un inicio una interesante atmósfera de inquietud, reflejada en los fríos ambientes de la isla y sus grises colores, para luego avanzar a oscuras secuencias dentro del faro, escenario principal de la historia. Por su parte, la cautivante banda sonora de Benjamin Wallfisch recuerda a su magistral trabajo en “IT: Chapter One” (2017), manteniendo al espectador dentro de un espectro oscuro y, por momentos, claustrofóbico. Sin embargo, el esfuerzo por dar respuesta al misterio real de este relato fracasa desde el instante en que los personajes abren la caja y su contenido, y lentamente comienza a ponerlos unos contra otros. La película, lamentablemente, sofoca esta brillante atmósfera de inquietud reemplazándola con momentos de violencia injustificada, alucinaciones y la llegada de otros personajes que no hacen mas que confundir al espectador hasta su tercer acto.

Lo más destacable es la brillante dinámica entre el trío de personajes principales, quienes caen víctima de la codicia apenas se disponen a conocer el contenido de la caja que han rescatado, ayudado de las locaciones que dan un aspecto crudo, tenebroso y casi espectral a la isla y sus alrededores, donde las actuaciones de Butler y Mullan sorprenden de gran manera cuando el relato se torna violento, extraño y salvaje. Pero estos elementos sucumben en cuanto la película decide volverse mas dramática que psicológica. Es este cambio el que puede confundir al espectador, aunque si este decide seguir su ritmo y propuesta, lo llevará en un vertiginoso viaje hacia lo más primitivo del ser humano.

“La Desaparición” sufre bastante con el constante cambio entre géneros cinematográficos, pero no deja de ser un crudo relato sobre las trágicas consecuencias que pueden llevar a personas inocentes al punto de asesinato. Finalmente, retomando la incógnita que rodea al hecho real hasta el día de hoy, queda demostrado que el director y su guionista se enamoraron del misterio de las Islas Flannan, pero nunca pretendieron explicarlo o resolverlo. El claro enfoque en el choque de egos, la frágil masculinidad y la creciente soledad en lugares remotos, son evidencias de que el misterio más grande de esta historia no es más que la impredecible y sorprendente naturaleza humana.


Título Original: Keepers

Director: Kristoffer Nyholm

Duración: 107 minutos

Año: 2018

Reparto: Gerard Butler, Peter Mullan, Connor Swindells, Søren Malling, Ólafur Darri Ólafsson, Gary Lewis, Ken Drury, Emma King, John Taylor


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 22 horas

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 2 días

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 2 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 2 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 2 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 3 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

A Hero’s Death A Hero’s Death
DiscosHace 3 semanas

Fontaines D.C. – “A Hero’s Death”

Para muchas bandas el segundo disco es un gran desafío, ya que en un período de tiempo acotado deben volver...

Microphones In 2020 Microphones In 2020
DiscosHace 3 semanas

The Microphones – “Microphones In 2020”

“Las bandas que se separan y se reúnen por dinero pueden hacer lo que quieran. Pero me pone feliz ser...

Publicidad
Publicidad

Más vistas