Conéctate a nuestras redes
Jojo Rabbit Jojo Rabbit

Comentarios

Jojo Rabbit

Publicado

en

En “Jojo Rabbit”, Jojo (Roman Griffin Davis) es un niño alemán de diez años hacia el final de la Segunda Guerra Mundial. Orgulloso de su nazismo, es parte de un campamento de entrenamiento de jóvenes para combatir en la guerra, su pieza está llena de propaganda nacionalsocialista, desprecia al pueblo judío y tiene de amigo imaginario nada menos que a Hitler (el director Taika Waititi, ridiculizando a la figura). Vive solo con su madre (Scarlett Johansson), quien secretamente forma parte de la resistencia y aloja a una joven judía (Thomasin McKenzie) en su ático. Cuando Jojo la encuentra, se ve conflictuado, pero decide entrevistarla para obtener información sobre los judíos y así escribir un libro sobre su manera de pensar que pueda complacer a su führer. Es mediante estas conversaciones secretas que Jojo empieza a formar un vínculo con la chica, poniendo en crisis su manera de pensar.

Por un lado, tenemos una comedia directa, en la que Hitler es el consejero de un niño radicalizado, donde Rebel Wilson y Sam Rockwell interpretan a caricaturescos trabajadores para el ejército nazi que llaman a niños a sacrificarse con un fanatismo exagerado y absurdo. La película saca risas de las costumbres nazis, de saludarse repetidas veces con un casual y afable “¡Heil, Hitler!”, de que piensen que los judíos tienen rebuscados superpoderes y de creer que su líder es una especie de semental enviado por el cielo a salvar a los elegidos. Y es efectivamente chistoso. Es burdo, es políticamente incorrecto y la película lo sabe. Quizás lo sabe demasiado, a veces pecando de estar muy complacida con su propio ingenio y sentido del humor, alargando chistes que ya se entendieron o anticipando remates que no golpean con tanta fuerza. Pero por lo general funciona, quizás por el mero hecho de lo innovador de su propuesta y que no hemos visto humor de este tema siendo exprimido con tanto abandono.

Pero, por otro lado, la película decide ser una historia de amor. Un coming-of-age con un mensaje y el foco puesto en la relación entre Jojo y Elsa. A medida que el primero va derribando los prejuicios que tiene sobre los judíos, entendiendo que hay una persona frente a él y, mediante esa humanización, pasando por todos los pasos que indican el primer amor. Es efectivamente adorable, Thomasin McKenzie y Roman Griffin Davis se encargan de no exagerar ni hacer más obvia una línea narrativa que es fácil de intuir hacia dónde va, culminando con un final necesario, adecuado, optimista y que deja al espectador reconfortado y contento de haber visto una película sobre nazis y el triunfo del bien sobre el mal. Esta versión de la película –la sentimental que deja el humor burdo de lado– suena a algo a lo que estamos más acostumbrados.

No es un problema el tener dos tonos compitiendo en la película. No es que “Jojo Rabbit” hubiese sido mejor si Taika Waititi se hubiese decidido por cuál de estas películas contar. Después de todo, Roman Griffin Davis y Scarlett Johansson –los actores a los que se les exige ser parte de ambos universos– hacen la transición perfectamente y con gusto, con actuaciones frescas y de apariencia sencilla, rescatando a la película de convertirse en dos cosas diferentes. El problema, si es que hubiese que reducir la película a algo tan simple, es que la trama de maduración, la del mensaje, la “seria”, finalmente es la que termina absorbiendo la narrativa. Es por la que Waititi opta cuando se vuelve necesario decidirse y esto es comprensible. El tema es lo suficientemente delicado como para darle un peso mayor una vez que los chistes se agotan.

Sin embargo, esto hace que la sátira, que tan feliz tenía a director, elenco y público en un comienzo, se torne caprichosa. Facilista. Innecesaria. No por eso menos efectiva, pero uno empieza a cuestionarla. ¿Es realmente transgresor mofarse de fanáticos nazi en 2019? ¿Hay valor en parodiar formas de pensamiento que ya consensuamos como sociedad que son inadmisibles? ¿No es eso demasiado seguro, incluso cuando es gracioso? Empiezan a surgir preguntas, ya que no se evoluciona la sátira de forma satisfactoria y se abandona en pos de algo más conocido. Para una película que intenta ser rupturista, finalmente se terminan notando las costuras de su convencionalismo y eso hace que todos los placeres que “Jojo Rabbit” sí otorga, y todas las risas y los comentarios que pueda lograr, no perduren mucho más allá de los créditos finales.

Dejando el discurso y la sátira de lado, nos podemos quedar con una película que ya hemos visto o que ya intuimos: una adorable historia de un niño que empieza a tomar sus primeras decisiones, con dinámicas tiernas entre todos los actores y un trasfondo de Segunda Guerra Mundial que le da un aire de finalidad y urgencia a otro cuento sobre crecer. No más que eso.


Título Original: Jojo Rabbit

Director: Taika Waititi

Duración: 108 minutos

Año: 2019

Reparto: Taika Waititi, Scarlett Johansson, Sam Rockwell, Rebel Wilson, Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Alfie Allen, Stephen Merchant, Archie Yates


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Sonic: La Película

Publicado

en

Sonic: La Película

Las películas basadas en videojuegos siempre han tenido grandes dificultades en adaptar su material de origen. A menudo, los videojuegos presentan mundos imposibles de traspasar a la pantalla de forma verosímil, otras veces simplemente no tienen una historia y personajes suficientemente desarrollados. “Sonic: La Película” se ve obligada a enfrentarse a estos dos problemas, con la dificultad agregada de ser lo suficientemente simple y fácil de entender para una audiencia infantil, fracasando estruendosamente en todos estos aspectos.

Primero, trata de solucionar el problema del mundo que el videojuego presenta simplemente alejándose de él. Sonic empieza su historia viviendo en el paisaje tropical que tradicionalmente se relaciona con su personaje, lleno de junglas misteriosas y formaciones rocosas imposibles, pero rápidamente se ve obligado a transportarse a la Tierra, donde transcurre un noventa por ciento de la historia. Aquí, Sonic vive escondido a las afueras de un pequeño pueblo llamado Green Hills, pero cuando accidentalmente causa un gran apagón, debe pedirle ayuda al policía local Tom Wachowski (James Marsden) para que lo ayude a escapar del Dr. Robotnik (Jim Carrey), quien es enviado por el gobierno para investigar el origen del apagón.

El segundo desafío de la adaptación es darle una personalidad a Sonic. De todos los problemas que tiene la película, probablemente el más importante está en él y en los otros dos personajes principales. Muchas películas infantiles caen en el vicio de hacer que sus protagonistas, en un esfuerzo por ser lo más empatizables posible, terminan transformándose en un personaje soso y sin mucha personalidad. Sonic se apoya demasiado en bromear y hacer referencias de cultura pop, y no hay crecimiento ni evolución en él. Se siente constantemente como si fuera un youtuber intentando ser gracioso todo el tiempo, diciendo chistes cada tres palabras, esperando que al menos uno funcione. Por otro lado, su contraparte, Tom, tiene incluso menos personalidad. Es aburrido, predecible, y su viaje es simple y superficial.

El personaje que más profundidad tiene –que tampoco es mucha– es el Dr. Robotnik, sin embargo, su personalidad nunca es explorada con mayor detención, fuera de un par de diálogos. Queda enterrada bajo la anfetamínica interpretación de Jim Carrey, que vuelve a canalizar sus actuaciones en “The Mask” (1994) y “Ace Ventura: Pet Detective” (1995). Ninguno de los personajes resulta interesante, por lo que poco importa el viaje que tienen durante la historia, al punto de que, una vez terminada, uno termina preguntándose exactamente qué ocurrió durante esa hora y media.

La película es plana, se apoya demasiado en secuencias de acción que tampoco son particularmente emocionantes, y en un humor burdo y básico que ya se ha visto en innumerables cintas de aventura. A veces intenta jugar visualmente con la supervelocidad de Sonic e integrarla en las escenas de acción, cosa que a veces funciona, pero rápidamente se vuelve repetitivo y poco original, ya que utiliza los mismos recursos que antes han usado todas las películas que incluyen a un personaje con esta habilidad.

El humor es también un punto débil, mostrándose repetitivo y simplista, en parte porque los personajes no tienen gracia, pero también porque simplemente las bromas que los personajes dicen y los gags no son graciosos. Es como si constantemente los guionistas estuvieran yendo por la primera idea que se les ocurre, siempre la opción más fácil, sin esforzarse por llegar a nada original ni creativo, lo que hace que la película más que terrible, ofensiva o decepcionante, sea simplemente aburrida.

Adaptar un videojuego al cine tiene una dificultad mayor a la de otros medios, es verdad, pero cintas como “Pokémon: Detective Pikachu” (2019) demuestran que sí es posible tomar buenas decisiones, construir mundos visualmente atractivos y personajes interesantes. E incluso, más allá de los videojuegos, es posible hacer cine efectivo para niños sin caer en el lado más burdo de lo infantil, con bromas fáciles y tontas, e historias superficiales y predecibles. Sabiendo esto, sólo queda preguntarse exactamente hacia quién está dirigida esta película y por qué siquiera existe.


Título Original: Sonic The Hedgehog

Director: Jeff Fowler

Duración: 100 minutos

Año: 2020

Reparto: James Marsden, Jim Carrey, Ben Schwartz, Neal McDonough, Adam Pally, Leanne Lapp, Shannon Chan-Kent, Debs Howard, Bailey Skodje, Frank C. Turner, Dean Petriw, Tika Sumpter


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 2 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 1 semana

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas