Conéctate a nuestras redes

Comentarios

John Wick, Sin Control

Publicado

en

Existen películas que proyectan su suerte en el impacto que pueda tener una historia que se muestra sugestiva. Otras, perfilan sus chances de triunfar en base a un exhaustivo control técnico-creativo. Hay las cuales inflan el hype por medio de agresivas campañas publicitarias. Y hay películas, como “John Wick, Sin Control”, que validan toda condición en el reflejo de un actor reciclado. Atendiendo el último punto, personas como Kevin Costner, Denzel Washington o Julia Roberts se han hecho eco de aquello. Arrastrado por el mismo concepto, hoy le corresponde el turno a Keanu Reeves que, en su millonésimo intento de volver a posicionarse como una figura vigente, tiene en el título que aquí describimos una muy buena opción.

JOHN WICK 01John Wick (Keanu Reeves) es un ex asesino a sueldo que recientemente ha perdido a su esposa a causa de una enfermedad. Esta última, antes de morir, y pensando en que su marido deberá compartir el luto de su ausencia junto a alguien, le deja a su cuidado un cachorro. Sin embargo, John cruzará caminos con un grupo de mafiosos, los que mientras asaltan su casa y roban su auto, también acaban con la vida de su nueva mascota. Motivado por la venganza y reviviendo antiguas costumbres en la búsqueda de estos hombres, John Wick descubrirá que el líder de la pandilla es hijo de Viggo Tarasov (Michael Nyqvist), uno de sus viejos conocidos, quien a la vez, enterado del peligro que corre su heredero, pondrá precio a la cabeza del reinsertado sicario.

Desde un principio, “John Wick” se nos presenta siendo un título que no duda en ubicar a la acción como su género excluyente. Definido así el fondo, la forma se va trazando en una introducción que toma una serie de secuencias sobrepuestas temporalmente, llevadas en la intención de otorgar un nutrido ritmo al relato. Si bien esto es algo que funciona en el largo plazo de la película, las primeras líneas pueden perjudicar el camino lógico de la historia, dando lugar a la posibilidad impaciente de aquel espectador más ávido de resoluciones argumentales constantes. Acá, el cuento que la cinta nos intenta enganchar puede ser simple o conocido, pero el mismo consigna otro valor cuando la dinámica del perseguidor/perseguido va madurando y dispone equilibradamente las dos vertientes por donde se mueve el recurso: John Wick abalanzado en una venganza sin cuartel contra el asesino JOHN WICK 02de su perro, y John Wick como blanco de algunos cazarrecompensas que también quieren su botín. Es en este sentido que la película se fomenta entretenida, evocando a ratos lo hecho por las coreanas “Akmareul Boatda” (2010) o la conocidísima “Oldeuboi” (2003).

Tratando de humanizar a un sicario de quien no tenemos más antecedentes que su propia condición y nombre, los directores Chad Stahelski y David Leitch –quienes hasta hace poco sólo tenían una dilatada carrera como extras y que con esta película cumplen un correcto estreno cinematográfico- logran un retrato que empuja a empatizar con el personaje principal, siendo esto un aliciente para que el público se comprometa más emocional que fundadamente. Considerando aquello, y entendiendo que el papel del protagónico es tan relevante como para dar nombre al mismísimo filme, el rol estelar no se desarrolla todo lo que debiese, aun disponiendo de todo un rico contexto: un ex criminal homicida redimido por el amor de una mujer que muere sorpresivamente y que, movido por la venganza, se vuelve a abandonar a su oficio pasado. A este respecto, Keanu Reeves, en lo que parece ser un consistente regreso después de levantar tantos pésimos trabajos para tantos pésimos largometrajes, encarna a un John Wick que, sereno en su planteamiento natural, afirma gran parte de sus fortalezas en los potentes combates que protagoniza. No obstante, sabemos de las limitaciones de Reeves como actor, por lo mismo, el rol del energúmeno en plan de vendetta no termina de cuajar bien en su dimensión.

JOHN WICK 03Como dijera alguna vez el escritor nacional Roberto Bolaño: “Hay momentos para recitar poesías, y hay momentos para boxear”. En lo literal, “John Wick, Sin Control” puede emparejarse con esta frase; las escenas de acción están perfectamente parceladas en relación a los pasajes que se funden con más diálogos, por tanto el agotamiento de los expedientes no existe y los micro clímax de una buena cantidad de lugares encuentran siempre su sitio. En el opuesto, la fotografía, siendo interpretada por el cariz de la película, es por minutos fastidiosamente oscura. Asimismo, los espacios –siempre veloces– que se muestran con un violento fondo sonoro, restan seriedad al tono por momentos dramáticos de la cinta.

A pesar de ser utilizado una vez más el mal truco de llevar el relato por veredas convenientes, contraviniéndose un conjunto de explicaciones coherentes, se puede hacer la vista gorda cuando nos damos cuenta que la película ya ha alcanzado tres cuartas partes de metraje sin advertencias de tiempo. Un buen regreso actoral, buenas cuotas de acción, algún buen molde de sarcasmo y drama fotográfico, guían a un título que sesgada fuese la visión sólo hacia el plano argumental, probablemente no saldría tan airoso.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

Responder

Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 5 días

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 6 días

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 1 mes

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Mr. Morale & The Big Steppers Mr. Morale & The Big Steppers
DiscosHace 1 mes

Kendrick Lamar – “Mr. Morale & The Big Steppers”

Cinco años de espera tuvieron que pasar lentamente para que Kendrick Lamar entregara la obra que, de alguna u otra...

Publicidad
Publicidad

Más vistas