Conéctate a nuestras redes

Comentarios

John Wick, Sin Control

Publicado

en

Existen películas que proyectan su suerte en el impacto que pueda tener una historia que se muestra sugestiva. Otras, perfilan sus chances de triunfar en base a un exhaustivo control técnico-creativo. Hay las cuales inflan el hype por medio de agresivas campañas publicitarias. Y hay películas, como “John Wick, Sin Control”, que validan toda condición en el reflejo de un actor reciclado. Atendiendo el último punto, personas como Kevin Costner, Denzel Washington o Julia Roberts se han hecho eco de aquello. Arrastrado por el mismo concepto, hoy le corresponde el turno a Keanu Reeves que, en su millonésimo intento de volver a posicionarse como una figura vigente, tiene en el título que aquí describimos una muy buena opción.

JOHN WICK 01John Wick (Keanu Reeves) es un ex asesino a sueldo que recientemente ha perdido a su esposa a causa de una enfermedad. Esta última, antes de morir, y pensando en que su marido deberá compartir el luto de su ausencia junto a alguien, le deja a su cuidado un cachorro. Sin embargo, John cruzará caminos con un grupo de mafiosos, los que mientras asaltan su casa y roban su auto, también acaban con la vida de su nueva mascota. Motivado por la venganza y reviviendo antiguas costumbres en la búsqueda de estos hombres, John Wick descubrirá que el líder de la pandilla es hijo de Viggo Tarasov (Michael Nyqvist), uno de sus viejos conocidos, quien a la vez, enterado del peligro que corre su heredero, pondrá precio a la cabeza del reinsertado sicario.

Desde un principio, “John Wick” se nos presenta siendo un título que no duda en ubicar a la acción como su género excluyente. Definido así el fondo, la forma se va trazando en una introducción que toma una serie de secuencias sobrepuestas temporalmente, llevadas en la intención de otorgar un nutrido ritmo al relato. Si bien esto es algo que funciona en el largo plazo de la película, las primeras líneas pueden perjudicar el camino lógico de la historia, dando lugar a la posibilidad impaciente de aquel espectador más ávido de resoluciones argumentales constantes. Acá, el cuento que la cinta nos intenta enganchar puede ser simple o conocido, pero el mismo consigna otro valor cuando la dinámica del perseguidor/perseguido va madurando y dispone equilibradamente las dos vertientes por donde se mueve el recurso: John Wick abalanzado en una venganza sin cuartel contra el asesino JOHN WICK 02de su perro, y John Wick como blanco de algunos cazarrecompensas que también quieren su botín. Es en este sentido que la película se fomenta entretenida, evocando a ratos lo hecho por las coreanas “Akmareul Boatda” (2010) o la conocidísima “Oldeuboi” (2003).

Tratando de humanizar a un sicario de quien no tenemos más antecedentes que su propia condición y nombre, los directores Chad Stahelski y David Leitch –quienes hasta hace poco sólo tenían una dilatada carrera como extras y que con esta película cumplen un correcto estreno cinematográfico- logran un retrato que empuja a empatizar con el personaje principal, siendo esto un aliciente para que el público se comprometa más emocional que fundadamente. Considerando aquello, y entendiendo que el papel del protagónico es tan relevante como para dar nombre al mismísimo filme, el rol estelar no se desarrolla todo lo que debiese, aun disponiendo de todo un rico contexto: un ex criminal homicida redimido por el amor de una mujer que muere sorpresivamente y que, movido por la venganza, se vuelve a abandonar a su oficio pasado. A este respecto, Keanu Reeves, en lo que parece ser un consistente regreso después de levantar tantos pésimos trabajos para tantos pésimos largometrajes, encarna a un John Wick que, sereno en su planteamiento natural, afirma gran parte de sus fortalezas en los potentes combates que protagoniza. No obstante, sabemos de las limitaciones de Reeves como actor, por lo mismo, el rol del energúmeno en plan de vendetta no termina de cuajar bien en su dimensión.

JOHN WICK 03Como dijera alguna vez el escritor nacional Roberto Bolaño: “Hay momentos para recitar poesías, y hay momentos para boxear”. En lo literal, “John Wick, Sin Control” puede emparejarse con esta frase; las escenas de acción están perfectamente parceladas en relación a los pasajes que se funden con más diálogos, por tanto el agotamiento de los expedientes no existe y los micro clímax de una buena cantidad de lugares encuentran siempre su sitio. En el opuesto, la fotografía, siendo interpretada por el cariz de la película, es por minutos fastidiosamente oscura. Asimismo, los espacios –siempre veloces– que se muestran con un violento fondo sonoro, restan seriedad al tono por momentos dramáticos de la cinta.

A pesar de ser utilizado una vez más el mal truco de llevar el relato por veredas convenientes, contraviniéndose un conjunto de explicaciones coherentes, se puede hacer la vista gorda cuando nos damos cuenta que la película ya ha alcanzado tres cuartas partes de metraje sin advertencias de tiempo. Un buen regreso actoral, buenas cuotas de acción, algún buen molde de sarcasmo y drama fotográfico, guían a un título que sesgada fuese la visión sólo hacia el plano argumental, probablemente no saldría tan airoso.

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Mauricio

    19-Dic-2014 en 10:07 am

    Está bien el comentario, pero escrito como la mierda. Revisen ese estilo, es terrible, parece de periodista que no sabe lo que está diciendo. Muy aspiracional, trata mucho de ser intelectual y queda ahí.

    • elaspiracional

      19-Dic-2014 en 10:54 am

      a mi me quedó clarito aunque no coincido mucho, encontré mala la pelicula. Mención aparte el “Muy aspiracional” jajajajaja, esa wea sí que no es decir nada po wn!!

  2. Edu

    20-Dic-2014 en 1:12 am

    Wn la pelicula esta buenisima ame el trailer wn!!!

  3. Camila

    20-Dic-2014 en 9:23 pm

    Creo que estás siendo excesivamente condescendiente con una película que es un bodrio insufrible de principio a fin. Concuerdo con que Keanu Reeves es un personaje reciclado y se trata a través de un torpe recurso de “acción” mantenerlo vigente. La trama no se sostiene a lo largo de la película, los eternos y lateros flash-backs terminan por cansar. El recurso del perro es más que básico y no funciona. Es excesivamente fantástica y cae en lo ridículo: después de ser casi asesinado se va caminando? entre muchas partes más. En verdad no tiene por donde salvarse, es tan irreal y se opta tan marcadamente por “la acción” que no termina por cuajar en la película. De las peores en lo que va del año. Saludos.

Responder

Comentarios

Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino

Publicado

en

Ted Bundy

Ted Bundy es, sin duda, una de las figuras más fascinantes en la cultura estadounidense. Uno de los asesinos seriales más infames de la historia de Estados Unidos y del mundo, la existencia de copioso material audiovisual de su juicio, además de entrevistas y testimonios de algunas de sus víctimas sobrevivientes, lo transforman en un personaje sumamente interesante. “Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino” intenta darle una nueva contextualización a esta historia, sin embargo, la falta de enfoque y punto de vista la transforman en una experiencia desabrida e irrelevante.

La película empieza cuando Liz Kendall (Lily Collins), madre soltera, conoce a un carismático y atractivo Ted Bundy (Zac Efron), y rápidamente comienzan una relación amorosa. Años después, Ted es acusado de intentar secuestrar a una joven en el estado Utah, y lentamente comienzan a acumularse contra él múltiples acusaciones de asesinato. Aunque alega inocencia, es llevado a prisión, y Liz, a pesar de creerle, lentamente comienza a distanciarse de él.

Es difícil hablar sobre la trama de esta película, ya que intenta contar dos historias paralelas sin profundizar en ninguna. Por un lado, seguimos a Liz a medida que aumentan las acusaciones en contra de Ted y cada vez parece más lejana la posibilidad de que salga en libertad. Por otro lado, seguimos a Ted, el atractivo y carismático estudiante de derecho que es acusado de asesinato en múltiples estados. Sin embargo, ninguna de las tramas desarrolla a sus personajes lo suficiente como para construir un relato que se sostenga.

Con Liz pareciera que el filme intenta hablar sobre el increíble atractivo y carisma de Ted Bundy, y cómo era capaz de prácticamente embrujar a sus parejas, pero su personaje y su relación con Ted nunca son profundizadas. A pesar de haber un claro cambio en ella al final de la película, no se entiende qué lo gatilla, ni qué es exactamente diferente en ella, ya que nunca tuvo un carácter bien definido.

Por otro lado, seguir a Ted Bundy a través de sus juicios y sus estadías en prisión resulta interesante, pero hasta cierto punto. Pese a ser un personaje sumamente atrayente, la falta de decisión y punto de vista de parte del director, Joe Berliner, hace que nada de lo que ocurre tenga real impacto en la forma de relacionarnos con él. Es un tratamiento puramente expositivo y no se alcanza a aborrecer ni empatizar con Ted, ya que nunca conocemos realmente su intimidad, sólo vemos la cara que muestra al público. Esto se siente como una oportunidad perdida, teniendo en cuenta que la película supuestamente trata sobre la relación de amor y odio que Liz tiene con él.

Visualmente la película es sumamente plana y no hay mucho que decir al respecto: la cámara simplemente muestra los hechos que ocurren, sin enfatizar ni enmarcar nada de ninguna forma interesante. Incluso el setting setentero no alcanza a sentirse importante, como en “Zodiac” (2007) de David Fincher o “American Hustle” (2013) de David O. Russell, en que los 70 de verdad brillan.

Por otro lado, las actuaciones tampoco sobresalen. Esto se debe probablemente a que los personajes no están lo suficientemente desarrollados para que sus actores tengan espacio para desenvolverse. Incluso Zac Efron, que hace un trabajo bastante correcto como Ted Bundy, nunca alcanza a salirse del mismo carisma y afabilidad constantes que el personaje muestra al mundo exterior, debido a que el filme nunca se aventura en su mundo interior. Esta es una decisión que corre tanto por guion como dirección, y que pudo haberle dado a Efron mucho más material para demostrar su capacidad actoral.

Los asesinos en serie son una temática compleja de tratar en cualquier tipo de ficción, ya que siempre se corre el riesgo de caer en la farandulización de estos personajes, olvidando que sus víctimas fueron reales. Esta película cae, sin embargo, en el otro extremo: la absoluta banalidad. Mucho se podría extrapolar sobre el fenómeno de Ted Bundy y lo horroroso y fascinante que resulta él como personaje hasta el día de hoy, pero “Ted Bundy: Durmiendo Con El Asesino” no se atreve a hacer más que relatar los hechos sin emitir comentario alguno.


Título Original: Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile

Director: Joe Berlinger

Duración: 110 minutos

Año: 2019

Reparto: Zac Efron, Lily Collins, John Malkovich, Angela Sarafyan, Kaya Scodelario, Jeffrey Donovan, James Hetfield, Grace Victoria Cox, Kevin McClatchy, Jim Parsons, Haley Joel Osment


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 1 día

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 2 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: