Conéctate a nuestras redes
Interstellar Interstellar

Comentarios

Interestelar

Publicado

en

Dado su carácter de conductora de metáforas sociales sobre el ser humano e incesante creadora de reflexión, emanada a partir de sus planteamientos, la ciencia ficción es naturalmente terreno fértil para los dobleces y la crítica soterrada. Sin embargo, con el paso de los años y la sostenida insistencia de Hollywood por ocuparla como base de una fracción importante de sus blockbusters, algo se ha ido extraviando en el camino, pérdida que ni los buenos réditos económicos han logrado disimular. Si hasta hace no tantos lustros las películas de sci-fi solían contener como sostén un comentario hacia la sociedad, hoy esa hondura ocupa un puesto anecdótico, desalojada casi completamente por la ligereza reinante en productos, en general, centrados en el simple impacto de los efectos especiales o en ser meros vehículos para el lucimiento de estrellas.

INTERSTELLAR 01Con el desvío hacia la rápida digestión –e, irremediablemente, hacia la intrascendencia–, parecen más distantes que nunca clásicos como “Solyaris” (1972) o “Blade Runner” (1982), pero incluso en los tiempos que corren, no todas las batallas están concluidas. Aunque la búsqueda esté despojada de toda simplicidad, es factible encontrar hoy en la industria cineastas dispuestos a desplazarse a contra corriente. Tal vez el director más representativo de esta característica sea Christopher Nolan, quien, haciendo superproducciones gigantescas, ha mirado el blockbuster desde otro prisma, rasgo que lo colocaba como uno de los más indicados para retar la constante dominante en la ciencia ficción actual.

La historia de “Interestelar” se enfoca en Cooper (Matthew McConaughey), un padre de dos niños que, en mejores años, fue piloto espacial y ahora está obligado a desempeñarse como agricultor, puesto que el mundo está convertido en un lugar donde el maíz es el único alimento cultivable y la escasez absoluta es inminente. Con ese devastador panorama enfrente, un grupo de exploradores y científicos descubren un agujero negro que podría llevarlos a encontrar la salvación de la humanidad, por lo que deciden emprender un viaje más allá de nuestra galaxia. Cooper, ante el ofrecimiento de capitanear la misión, deberá decidir si dejar a sus dos hijos y unirse al intento de preservar la raza humana por medio de la búsqueda de un nuevo planeta habitable.

INTERSTELLAR 05Un familia fracturada, una humanidad que agoniza bajo una cubierta de polvo, un insignificante atisbo de esperanza, un viaje infestado en dolor. Bajo esos ejes, Christopher Nolan se instala con camas y petacas en la ciencia ficción –la vez anterior fue mediante ese lúcido thriller de sci-fi titulado “Inception” (2010)- con la intención más clara que nunca de expandir las fronteras de su cine. Atrás han quedado los años en que el inglés sorprendía al mundo con sus primeras pequeñas producciones –“Memento” (2000), la más deslumbrante del grupo– y ahora, desligado de Batman, no ha temido dar otro paso en su búsqueda por plantar cara a los límites de una industria temerosa a las ideas demasiado arriesgadas. Su osadía respecto a su nueva película está ligada tanto a la envergadura de la historia –compuesta sustancialmente por un drama familiar y una travesía hacia los confines del universo- como a los alcances emocionales y reflexivos de su obra. Nolan no apuesta por una fórmula infalible para hacer superproducciones, por lo que era esperable que en algún momento se adentrara en terrenos menos condescendientes con la galería.

Lo que hace el director en esta oportunidad no viene a subvertir la tradición hollywoodense en cuanto a personajes y desarrollo; no va por ahí el golpe a la cátedra. Su avance en esta ocasión está en sumar un tono existencialista y ambicionar alcances conmovedores, donde, en desmedro del drama humano, el espectáculo pase a segundo plano. Lo que resulta es tan majestuoso que permite asegurar que, en las últimas décadas, en contadas ocasiones el blockbuster ha albergado interrogantes tan audaces y bellas como aquí. No obstante, Nolan con esta historia no está haciendo poesía. Aseverar eso sería ir demasiado lejos y alejarse de la realidad, aunque sí plantea un esfuerzo notable por hacer una obra que combine la acción con la pausa, lo masivo con el comentario atingente.

INTERSTELLAR 02Más que asegurarse de constatar las influencias de la cinta (que sería la nueva “2001: A Space Odyssey”, por ejemplo, más una maniobra de marketing que otra cosa), es interesante adentrarse en determinar qué lugar ocuparía “Interestelar” dentro de la obra de Nolan. A lo largo de su filmografía, lo más cerca que el director había estado de emocionar había sido en “The Dark Knight Rises” (2012), ocasión en que todo estaba ligado al intento de sacrificio final del superhéroe y a la naturaleza de cierre de la película. En “Interestelar” la emoción está acoplada a preguntas vitales y además juega de pilar fundamental, lo que conlleva a que Nolan ponga a rodar este rasgo como nunca antes. Pesa mucho, con respecto a eso, que lo medular sea el lazo familiar, en específico, el amor y la esperanza inquebrantable de un hombre, algo con lo que cualquier espectador puede fácilmente conectar (un rasgo que, dicho sea de paso, es más propio de Spielberg que de Nolan, de ahí que parezca lógico que el rey Midas estuviera detrás de este proyecto en su etapa embrionaria). El mérito también está en llevar esa emoción hacia algo más grande, hacia la extinción de la humanidad. Moviéndose constantemente en esa dualidad, se puede aseverar que sale completamente airoso de la zambullida en estos terrenos que le eran ajenos, completando con satisfacción su mayor desafío a la fecha.

La firma de Nolan, por otro lado, es evidente. Tal como “Inception” y en su tríptico sobre Batman, propone un deslumbrante despliegue visual, a la par de avasalladores clímax narrativos correspondientes a momentos cruciales, capaces de sacudir al espectador en su butaca, que aunque  a ratos amenazan con desbordarse, asombran porque como respaldo hay  una dirección impecable y un guión correctamente acabado. Dicho eso, es inevitable aclarar que esta no es la cinta de Nolan con el mejor ritmo ni la que retrata mejor sus obsesiones (“Inception” plasmaba con más exactitud sus inquietudes), pero dados los alcances del filme, se debe entender como un paso hacia adelante. Un esfuerzo por seguir integrando masividad y arte en una sola película, esta vez instalado en un terreno de mayor aridez.

INTERSTELLAR 03¿Es “Interestelar” muy complicada y densa para ser una superproducción? El realizador inglés tiene confianza en que las audiencias pueden ser exigidas y son capaces de seguir una trama de cierta complicación por más de dos horas y media. Por momentos, parece que va a despegar su ambición por sobre toda mesura, pero Nolan, consciente del medio en el que está instalado, matiza y no convierte la cinta en una realización indigerible para las masas. Efectivamente, de todas sus producciones a gran escala (entiéndase, desde “Batman Begins”), es la menos accesible, pero ni de asomo es un latón. El director tiene el cuidado de acompañar al espectador de personajes con los que es fácil conectar, plantear explicaciones precisas y, además, conjugar con brillantez reflexión con acción.

Pese a que tiene una porción de aciertos aplastantes, no escapa de ciertos reparos. El protagonista tiene el perfil del héroe promedio de este tipo de aventuras (sus traumas iniciales no son retomados), siendo más bien funcional. Tampoco es el universo más deslumbrante que hayamos visto en una película de ciencia ficción, ni lo es su planteamiento, pero la factura es rutilante y las pretensiones, sobrecogedoras. “Interestelar” recoge un espíritu que usualmente encarnan filmes que rehúyen de los efectos visuales y representa un esfuerzo mayúsculo por hacer un cine que integre hondura con entretención.  Por lo demás, este mastodonte cuenta con el blindaje que otorga un grupo de actores dando impecables actuaciones –Matthew McConaughey está por sobre el dibujo de su personaje- y una banda sonora de Hans Zimmer de una belleza avasalladora, que guía los hilos de la narración de manera soberbia, en la que debe ser su mejor contribución para una cinta de Nolan.

INTERSTELLAR 04“Interestelar” corresponde a la imponente apropiación de la esencia de la ciencia ficción por parte de Christopher Nolan, descollando a cada minuto y superando esta vez en ambición a su anterior y primera incursión en la ciencia ficción. Hemos visto esfuerzos similares en los últimos años, pero, ya sea porque contaban con guiones mediocremente encaminados –“Elysium” (2013)- o porque lo desplegado apenas merecía interés –“After Earth” (2013)-, han quedado como propuestas fallidas. Responsable de la resurrección del hombre murciélago en el celuloide y soberano del Hollywood reciente, el director, ahora detrás de una película de sci-fi, vuelve a sostener que superproducción no debe significar ligereza, del mismo modo que profundidad no debe equivaler necesariamente a tedio. A la fecha, ningún otro cineasta ha llegado tan lejos y ha hecho tantos y persistentes esfuerzos por concentrar en una sola obra arte y masividad.

Publicidad
18 Comentarios

18 Comments

Responder

Comentarios

Duna

Publicado

en

Duna

Adaptar la novela “Dune” de Frank Herbert a la pantalla grande, ha sido ambición del séptimo arte desde su publicación en 1965. Conocidos son los casos de Alejandro Jodorowsky con un proyecto que, sin nunca haberse concretado, alcanzó estatus de culto, y el de la cinta de 1984 de David Lynch, fracaso crítico y de taquilla, que a la postre se convertiría en la única mochila con la que uno de los mejores directores del mundo ha debido cargar. De esta forma, la adaptación 2021 de “Duna”, a cargo del connotado Denis Villeneuve, se convertía en el esperado gran evento cinematográfico del último tiempo.

Es el año 10.191 y el emperador Shaddam IV mandata a la Casa de Atreides, regida por el Duque Leto, a trasladarse al desértico planeta Arrakis para encargarse de la explotación de la Melange, una sustancia con propiedades asombrosas. Leto se muda junto a Lady Jessica, su concubina y parte de la Bene Geserit (un grupo de misteriosas mujeres con habilidades mentales), y su hijo Paul, un muchacho que es percibido como una especie de mesías, además de todo su ejército y hombres de confianza, pero apenas llegan al lugar, percibe que, más que un servicio de honor, la movida podría ser una trampa del imperio en colusión con la Casa Harkonnen, regida por el malvado Barón Vladimir, para acabar con los Atreides.

En sus primeros minutos, lo primero que llama la atención de “Duna” es su empleo práctico de las secuencias: a diferencia de la cinta de 1984, e incluso de la misma novela, Villeneuve establece el universo de la historia sin muchos guiños a los aspectos filosóficos y psicológicos de los personajes, más bien va dejando en claro quién es quién y cómo se mueven dentro del tablero para luego, tal como ha hecho con sus películas anteriores, ir soltando pequeñas bombas de información y las motivaciones de cada personaje. Y esto se agradece, pues ese mecanismo le permite a la cinta avanzar sin tropiezos en el ritmo que establece en un principio.

Además del meticuloso guión, que denota un esfuerzo por incorporar todos los frentes de los postulados con los que Herbert nutrió su obra, lo anterior es encarnado por un reparto que está más que a la altura de las circunstancias, moviéndose por todos los extremos, mezclando de manera natural la impronta shakespeariana con las más atrevidas acrobacias físicas. En este sentido, Timothée Chalamet, como protagonista y quien más debe hacer gala de aquel rango dinámico, da el ancho a cabalidad. Por otra parte, destacables son las actuaciones de Charlotte Rampling y Stellan Skarsgård, quienes, con un velo sobre el rostro la primera y grandes capas de maquillaje el segundo, impresionan en sus cortas apariciones, sobre todo la presentación del Barón Harkonnen evocando sin empacho alguno a “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola.

Pero “Duna” también es una historia épica y bélica, donde el diseño de producción, los artilugios y el vestuario cumplen un rol importante, y en este aspecto la cinta deja boquiabierto. Se agradece que Villeneuve en su mayoría opte por efectos prácticos y sólo aplique CGI de manera circunstancial (gran acierto la forma en que es representada la Melange en el aire). Está todo tan bien trabajado, que queda la sensación de que uno como espectador jamás ha visto una puesta en escena como la que plantea el director junto a su equipo creativo y técnico, destacando los diseños de Patrice Vermette (con quien también trabajó en “Arrival” de 2016) y la fotografía del australiano Greig Fraser, últimamente un especialista en escenarios épicos, resaltando de distintas maneras en la ambientación de los planetas, cada uno con sus singularidades lumínicas. Como complemento a la maravilla visual, el diseño de sonido es impecable, y el score de Hans Zimmer, pese a sus pocas sutilezas por momentos, acompaña adecuadamente el relato y tiene un par de melodías que dejan sin aliento al son de sus característicos tambores y la destrucción que se muestra en pantalla.

Así como las virtudes de la película son evidentes, también lo son sus pequeños defectos. Al ser una novela con un abanico tan amplio de tópicos, Villeneuve es consciente de que debe elegir caminos, y en ese accionar va perdiendo los temas o, más bien, el foco va alumbrando discriminadamente a medida que el metraje se acerca a su último acto. Lo anterior genera los pasajes más bajos en cuanto a diálogo, ya que se ve en la obligación de desprender información de forma gruesa a través de los personajes para mantener el equilibrio de los hilos conceptuales, desembocando en un cambio de percepción rítmica. También hay ciertos datos que son omitidos, pero que en la cinta terminan siendo cruciales, casi como dirigidos exclusivamente al lector de la novela. Sin embargo, esto es apenas un lunar dentro del gran marco que la película propone, y bajo ningún sentido le resta mérito a todo lo visionado antes de los créditos finales.

“Duna” es un espectáculo narrativo y visual que le hace justicia a la gran obra de Herbert, donde la política, la religión, la ecología y el romance de la novela (este último sólo oníricamente) son tratados respetuosamente por Villeneuve, pese a las libertades creativas que se toma, donde los más puristas podrían poner el grito en el cielo. Si Jodorowsky representó el anhelo y Lynch el ensayo, Denis Villeneuve encarna el sueño cumplido, aunque sea de aquellos en que uno despierta a la mitad y se esfuerza por volver a dormir y retomarlo, simbolizando una segunda parte y final que, como ya es sabido, lamentablemente está supeditada a su resultado en la taquilla.


Título Original: Dune

Director: Denis Villeneuve

Duración: 155 minutos

Año: 2021

Reparto: Timothée Chalamet, Rebecca Ferguson, Oscar Isaac, Josh Brolin, Jason Momoa, Stellan Skarsgård, Zendaya, Javier Bardem, Sharon Duncan-Brewster, Charlotte Rampling, Chang Chen, Stephen Henderson, Dave Bautista


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Local Valley Local Valley
DiscosHace 3 días

José González – Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir...

Superstate Superstate
DiscosHace 5 días

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 1 semana

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 1 semana

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 2 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 2 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 3 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 4 semanas

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 1 mes

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Publicidad
Publicidad

Más vistas