Conéctate a nuestras redes
The Allins The Allins

Comentarios

In-Edit 2019: “The Allins”

Publicado

en

A meses de cumplirse 26 años del fallecimiento de Kevin Michael “GG” Allin, descrito como “el degenerado más espectacular en la historia del rock & roll”, se estrena en nuestro país el documental “The Allins” como parte de la 15° versión del Festival In-edit.

Nacido como Jesus Christ Allin debido a los delirios de su padre, quien aseguraba que el mismo Jesús le había hablado y ordenado nombrar así a su segundo hijo, el 27 de junio de 1993, luego de la suspensión de un concierto que realizaba en Manhattan junto a su banda The Murder Junkies, el músico se perdió en una noche de excesos de heroína y alcohol que acabó con su vida. Ese día, lejos de terminar la tortuosa historia de un hombre cuya figura se había popularizado por su comportamiento transgresor de todos los límites de lo considerado decente para la  humanidad, que lo llevó a pasar importantes temporadas en la cárcel, las letras extremadamente hostiles y desoladoras de sus temas, las amenazas de terminar con su vida en un suicidio público cada Halloween, además de las exuberancias en sus shows cada vez más incomprensibles y que terminaban prematuramente con el cantante revolcado en sus excrementos, mutilado y luchando con sus fans, la muerte de GG Allin dio paso al nacimiento de una de las mayores leyendas de la historia del punk rock, y precisamente ha sido su familia, en particular su hermano Merle, quienes se han encargado de mantenerlo presente.

Es necesario decir que el trabajo del director Sami Asif no es la clásica reconstrucción de la vida y obra de un artista, o el montaje de una especie de retrato divertido de una familia loca o disfuncional. Este documental es más bien una visita de cortesía al mundo que han edificado los sobrevivientes del linaje Allin y sus amigos más cercanos, un trabajo para preservar la historia y el legado, y cómo cada uno de ellos se relaciona con lo único que pueden abrazar hoy del rockero: su recuerdo.

A diferencia de lo que podemos encontrar en el documental “Hated: GG Allin & The Murder Junkies” de 1993, registro audiovisual de la vida de GG Allin, sus violentos y desagradables conciertos, curiosas entrevistas y apariciones televisivas y que, sin pretenderlo, documentó el intenso camino recorrido por el rockero hasta el día de su muerte, “The Allins” indaga desde una perspectiva muy humana los motivos que llevaron a Kevin Michael a transformarse en su propio asesino. Protagonizado principalmente por su madre Arleta y su hermano Merle, a pesar de que inevitablemente contiene imágenes fuertes de las sangrientas y violentas actuaciones en vivo de GG Allin, el documental resulta conmovedor.

La inocencia de Arleta es tan enternecedora como perturbadora. La anciana sufre porque la lápida de la tumba de GG (o Kevin, como ella prefiere llamarlo) ha sido retirada y guardada en el sótano de la iglesia que administra el cementerio donde fue sepultado, debido a las constantes profanaciones que hacían en el lugar sus fans, quienes acudían de todas partes del mundo para vomitar o defecar en ella, u ofrecerle extrañas ofrendas, como jeringas usadas, botellas de whisky y ropa interior. Mas adelante, en una conversación distendida y divertida con Merle, se pregunta cómo pudo dar a luz a estos hijos tan incorrectos siendo ella una persona “relativamente normal”, mientras, en otra secuencia, hará un triste relato de cómo debió huir con sus pequeños hijos de su hogar, cuando descubrió las fosas que su psicótico esposo había cavado para sepultar a la familia luego de asesinarlos.

Desde la muerte de GG, Merle se ha dedicado casi por completo a mantener activos a los Murder Junkies, administrar y vender por internet material promocional y musical, incluso sus propias “obras de arte” hechas con excremento, probablemente como su forma de hacer por GG lo que no pudo hacer en vida: rescatarlo. Su casa, que se ha convertido en una especie de museo donde guarda recuerdos, ropa, DVDs, vinilos, recortes de prensa, muchas fotografías, arte, tributos de los fans y merchandising, es un verdadero lugar de contemplación: todo es limpio y ordenado, silencioso, íntimo, absolutamente lejano a la vorágine de violencia y desenfreno que llevó a la tumba a su hermano menor. Continúa a la cabeza de The Murder Junkies, actuando como promotor, grabando discos y tocando en vivo junto a una variedad de integrantes que han ido cambiando con el paso de los años, a excepción de Dino Sachs, el mítico baterista original de la banda, hoy convertido en un solitario anciano acumulador, que se ha encargado de mantener el espíritu “de mierda” de las performances y que continúa metiéndose las baquetas en el ano para regalar a los fans que asisten a sus shows.

Por su parte, Arleta se aferra al recuerdo de Kevin como lo hace la mayoría de las madres: atesorando los buenos momentos y anhelando el reencuentro con su pequeño. A veces, es como si la muerte de ese hijo descontrolado se hubiera llevado solo a GG, a quien ella dice odiar, y le hubiera devuelto al pequeño Kevin, el niño amoroso que escribía sentidas tarjetas de saludo para el día de la Madre… desde prisión.

Lo más interesante de “The Allins” es que, más allá de ser un recorrido por una infancia llena de carencias, un relato de sus experiencias con sus primeras bandas, fotografías familiares y videos caseros que dan cuenta de su evolución física y psicológica, entre otras cosas, lo que nos permite tener una perspectiva más amplia de cómo terminó convertido en el exponente máximo de la autodestrucción, también nos podemos preguntar si una personalidad como GG Allin, que predicó toda su carrera un odio monumental a lo establecido, a la humanidad completa –incluidos sus fans–, quisiera ser redimido y adorado por quienes hoy lo consideran el único y verdadero rockstar, y que en una época donde prevalece la imagen, el consumo y la tibieza social, es posible mantener viva esa esencia que, al parecer, ninguna sobredosis no pudo llevarse.


Título Original: The Allins

Director: Sami Saif

Duración: 74 minutos

Año: 2017

Reparto: Merle Allin, Arleta Baird, GG Allin, Dino Sex, Rob Basso, Annie Teal, P.P. Duvay, Christopher Kahler


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

La Mirada Incendiada

Publicado

en

La Mirada Incendiada

Tiempos de dictadura, un hijo de exiliados políticos que vuelve a Chile por cuenta propia y un crimen de crueldad inconmensurable por parte de las fuerzas de orden. El tercer largometraje de ficción de la directora Tatiana Gaviola, “La Mirada Incendiada”, inicia con las palabras “Inspirada en un hecho real”, tomando como punto de partida el conocido Caso Quemados, atentado en el que Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri fueron víctimas de un ataque incendiario por parte de militares a plena luz del día en la vía pública.

Protagonizado por Juan Carlos Maldonado en el papel de Rodrigo, el filme prometía sin duda ser un aporte para la memoria de nuestro país, dada la historia en cuestión y su contexto, sin embargo, esta promesa metamorfoseó hasta convertirse no sólo en polémica, debido a la nula influencia que tuvo la familia de Rojas de Negri en materias de decisión cinematográfica, sino que también es una cinta que no cumple del todo con los objetivos que parece perseguir.

El inicio de la película muestra a Rodrigo volviendo a Chile con una cámara bajo el brazo y el propósito de desempeñarse cómo fotógrafo profesional. Tras andar un rato medio perdido, y luego de ser ayudado por una amiga vecina de su tía, logra llegar a la casa de esta y sus dos primas menores, quienes cariñosamente lo acogen a lo largo de la trama. Tras esto, se forjan lazos emotivos que dan cuenta de la personalidad dulce y templada del protagonista. De esta forma, se retrata claramente cómo Rodrigo influyó en la vida del resto de los personajes mediante escenas variadas, que muestran momentos íntimos en los que estos interactúan, desde conversaciones nocturnas y abrazos diurnos, hasta experiencias traumáticas que refuerzan vínculos.

A lo mencionado anteriormente, se suma la manera en que los personajes se comunican entre sí. Si bien, el guión resulta claro y conciso, los intercambios de palabras se articulan principalmente a través de diálogos medianamente breves y en ocasiones incluso un poco rígidos, cayendo en la sobre explicación del contexto dictatorial en el que ocurren los eventos una y otra vez, resultando en parte obvios. Además, el guión demuestra la clara intención de introducir gran variedad –y cantidad– de expresiones y/o dichos chilenos, dando así a entender una identidad lingüística acertada, que da cuenta de aspectos de nuestra cultura, pudiendo haber sido presentado de manera igualmente oportuna, pero a través de matices más sutiles.

Por otro lado, Rodrigo es retratado a través de conversaciones y acciones como un joven que no se encuentra realmente al tanto ni de la situación a nivel país, ni de las restricciones que esto implica, modificando el relato y añadiendo romanticismo mediante la presencia de un protagonista en parte inocente, que sueña con denunciar las injusticias del golpe sin pensar en repercusiones. En este sentido, resalta también el carácter poético que busca reflejar la voz en off de narradora de la historia –perteneciente al personaje de Carmen Gloria Quintana–, sugiriendo la existencia de una profunda relación previa al hecho incendiario entre Carmen Gloria y Rojas de Negri, interpelando acciones y decisiones tomadas por el protagonista. Esto agrega de manera similar un toque de romanticismo que resulta algo forzado y, sobre todo, algo lejano a la realidad de los hechos.

En cuanto a la atmósfera, la película logra reflejar el miedo colectivo y la tensión de la época, además de espacios y elementos característicos que resultan clave para retratar el período, tales como cacerolazos, protestas y allanamientos. Las escenas no son demasiado largas, por lo que hacen que la cinta sea dinámica y en su mayoría liviana, teniendo en consideración la carga del tema que trata. Sin embargo, esto mismo es lo que también genera que en algunas ocasiones se pierda un poco la continuidad entre una escena y la siguiente.

Por último, cabe destacar que, si bien las heridas dejadas por el flagelo dictatorial a lo largo y ancho de este territorio siguen estando cargadas de un rojo fresco y humeante, vale la pena que historias como estas vean a la luz en el formato cinematográfico, alimentando la memoria de nuestro país mediante expresiones artísticas cargadas de historia. Por desgracia, “La Mirada Incendiada” no cumple del todo con este objetivo, quedando al debe principalmente en temas de fidelidad con la memoria histórica nacional y la empatía hacia víctimas del caso, ya que, a pesar de que se deja en claro que el filme tan sólo se inspira en los hechos reales, este sin duda abre paso a preguntas que vale la pena hacerse. ¿Hasta qué punto es viable mezclar realidad y ficción? ¿De qué manera abordar temáticas delicadas de la manera más empática posible? Lamentablemente, en ese sentido “La Mirada Incendiada” desarrolla su narrativa omitiendo aquel elemento tan importante.


Título Original: La Mirada Incendiada

Director: Tatiana Gaviola

Duración: 102 minutos

Año: 2021

Reparto: Juan Carlos Maldonado, Catalina Saavedra, Gonzalo Robles, María Izquierdo, Cristina Aburto, Constanza Sepúlveda, Belén Herrera, Pascal Balart, Estrella Ortiz


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Fortitude Fortitude
DiscosHace 3 días

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 1 semana

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 2 semanas

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 2 semanas

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Sweep It Into Space Sweep It Into Space
DiscosHace 2 semanas

Dinosaur Jr. – “Sweep It Into Space”

Con más de 30 años de trayectoria y una disfuncional, tensionada e intermitente relación creativa, Dinosaur Jr. ha tomado la...

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 4 semanas

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 4 semanas

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 1 mes

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 1 mes

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 2 meses

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Publicidad
Publicidad

Más vistas