Conéctate a nuestras redes
The Allins The Allins

Comentarios

In-Edit 2019: “The Allins”

Publicado

en

A meses de cumplirse 26 años del fallecimiento de Kevin Michael “GG” Allin, descrito como “el degenerado más espectacular en la historia del rock & roll”, se estrena en nuestro país el documental “The Allins” como parte de la 15° versión del Festival In-edit.

Nacido como Jesus Christ Allin debido a los delirios de su padre, quien aseguraba que el mismo Jesús le había hablado y ordenado nombrar así a su segundo hijo, el 27 de junio de 1993, luego de la suspensión de un concierto que realizaba en Manhattan junto a su banda The Murder Junkies, el músico se perdió en una noche de excesos de heroína y alcohol que acabó con su vida. Ese día, lejos de terminar la tortuosa historia de un hombre cuya figura se había popularizado por su comportamiento transgresor de todos los límites de lo considerado decente para la  humanidad, que lo llevó a pasar importantes temporadas en la cárcel, las letras extremadamente hostiles y desoladoras de sus temas, las amenazas de terminar con su vida en un suicidio público cada Halloween, además de las exuberancias en sus shows cada vez más incomprensibles y que terminaban prematuramente con el cantante revolcado en sus excrementos, mutilado y luchando con sus fans, la muerte de GG Allin dio paso al nacimiento de una de las mayores leyendas de la historia del punk rock, y precisamente ha sido su familia, en particular su hermano Merle, quienes se han encargado de mantenerlo presente.

Es necesario decir que el trabajo del director Sami Asif no es la clásica reconstrucción de la vida y obra de un artista, o el montaje de una especie de retrato divertido de una familia loca o disfuncional. Este documental es más bien una visita de cortesía al mundo que han edificado los sobrevivientes del linaje Allin y sus amigos más cercanos, un trabajo para preservar la historia y el legado, y cómo cada uno de ellos se relaciona con lo único que pueden abrazar hoy del rockero: su recuerdo.

A diferencia de lo que podemos encontrar en el documental “Hated: GG Allin & The Murder Junkies” de 1993, registro audiovisual de la vida de GG Allin, sus violentos y desagradables conciertos, curiosas entrevistas y apariciones televisivas y que, sin pretenderlo, documentó el intenso camino recorrido por el rockero hasta el día de su muerte, “The Allins” indaga desde una perspectiva muy humana los motivos que llevaron a Kevin Michael a transformarse en su propio asesino. Protagonizado principalmente por su madre Arleta y su hermano Merle, a pesar de que inevitablemente contiene imágenes fuertes de las sangrientas y violentas actuaciones en vivo de GG Allin, el documental resulta conmovedor.

La inocencia de Arleta es tan enternecedora como perturbadora. La anciana sufre porque la lápida de la tumba de GG (o Kevin, como ella prefiere llamarlo) ha sido retirada y guardada en el sótano de la iglesia que administra el cementerio donde fue sepultado, debido a las constantes profanaciones que hacían en el lugar sus fans, quienes acudían de todas partes del mundo para vomitar o defecar en ella, u ofrecerle extrañas ofrendas, como jeringas usadas, botellas de whisky y ropa interior. Mas adelante, en una conversación distendida y divertida con Merle, se pregunta cómo pudo dar a luz a estos hijos tan incorrectos siendo ella una persona “relativamente normal”, mientras, en otra secuencia, hará un triste relato de cómo debió huir con sus pequeños hijos de su hogar, cuando descubrió las fosas que su psicótico esposo había cavado para sepultar a la familia luego de asesinarlos.

Desde la muerte de GG, Merle se ha dedicado casi por completo a mantener activos a los Murder Junkies, administrar y vender por internet material promocional y musical, incluso sus propias “obras de arte” hechas con excremento, probablemente como su forma de hacer por GG lo que no pudo hacer en vida: rescatarlo. Su casa, que se ha convertido en una especie de museo donde guarda recuerdos, ropa, DVDs, vinilos, recortes de prensa, muchas fotografías, arte, tributos de los fans y merchandising, es un verdadero lugar de contemplación: todo es limpio y ordenado, silencioso, íntimo, absolutamente lejano a la vorágine de violencia y desenfreno que llevó a la tumba a su hermano menor. Continúa a la cabeza de The Murder Junkies, actuando como promotor, grabando discos y tocando en vivo junto a una variedad de integrantes que han ido cambiando con el paso de los años, a excepción de Dino Sachs, el mítico baterista original de la banda, hoy convertido en un solitario anciano acumulador, que se ha encargado de mantener el espíritu “de mierda” de las performances y que continúa metiéndose las baquetas en el ano para regalar a los fans que asisten a sus shows.

Por su parte, Arleta se aferra al recuerdo de Kevin como lo hace la mayoría de las madres: atesorando los buenos momentos y anhelando el reencuentro con su pequeño. A veces, es como si la muerte de ese hijo descontrolado se hubiera llevado solo a GG, a quien ella dice odiar, y le hubiera devuelto al pequeño Kevin, el niño amoroso que escribía sentidas tarjetas de saludo para el día de la Madre… desde prisión.

Lo más interesante de “The Allins” es que, más allá de ser un recorrido por una infancia llena de carencias, un relato de sus experiencias con sus primeras bandas, fotografías familiares y videos caseros que dan cuenta de su evolución física y psicológica, entre otras cosas, lo que nos permite tener una perspectiva más amplia de cómo terminó convertido en el exponente máximo de la autodestrucción, también nos podemos preguntar si una personalidad como GG Allin, que predicó toda su carrera un odio monumental a lo establecido, a la humanidad completa –incluidos sus fans–, quisiera ser redimido y adorado por quienes hoy lo consideran el único y verdadero rockstar, y que en una época donde prevalece la imagen, el consumo y la tibieza social, es posible mantener viva esa esencia que, al parecer, ninguna sobredosis no pudo llevarse.


Título Original: The Allins

Director: Sami Saif

Duración: 74 minutos

Año: 2017

Reparto: Merle Allin, Arleta Baird, GG Allin, Dino Sex, Rob Basso, Annie Teal, P.P. Duvay, Christopher Kahler


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 5 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 6 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 7 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas