Conéctate a nuestras redes
Gravedad Gravedad

Comentarios

Gravedad

Publicado

en

¿Qué es lo que domina, manda e impera en la industria a la hora de ejecutar cine de vocación masiva? El espectáculo vacuo, cuyo argumento es apenas un accesorio. El espectáculo que tiene plena confianza en que un cerro de efectos visuales de primera generación sea el gran soporte. El espectáculo que sigue correctamente el molde y no abandona el resguardo de lo mil veces probado. Eso puede entretener y hasta fascinar, pero jamás pasar a la posteridad. “Gravedad” se ocupa de reivindicar el viejo oficio de contar historias, junto con desplegar una pericia visual y técnica que dejan boquiabierto. Un viaje que atemoriza, deslumbra y atrapa por completo, y por el que hay que dar eternas gracias de que este arte exista.

GRAVITY 03Dos astronautas perdidos en el espacio. Eso basta para describir de qué trata la película si no queremos arruinar ni un ápice de la experiencia. Porque en rigor su historia es simple, pero está tan bien estructurada, que la cinta es ejemplar en esta materia. Su narración es prolija, clara y precisa. Clásica, si se quiere. Alejada totalmente de las trampas y excesos que reinan hoy. Lo que va en sintonía con sus emociones, vuelcos e ideas, derramadas con naturalidad y sutileza en el relato. En esta realización se impone por sobre todo la sobriedad, la mínima cantidad de elementos con los que se arma. Y su acierto es ensamblarlos impecablemente, elevando el filme hasta el olimpo cinematográfico.

Alguien dirá que estar amparado en la maquinaria hollywoodense jamás puede equivaler a austeridad, pero no estamos refiriéndonos a la desproporcionada gama de recursos a los que podría echar mano, sino a su estrategia de desistir recurrir a todos ellos para cumplir con su labor. Allí radica el gran valor de su director: cobijado en una industria que le permitiría alzar un espectáculo de proporciones colosales, escoge el derrotero del drama humano enmarcado en ciencia ficción. Por ello, “Gravedad” es una película revolucionaria en el sentido de que propone una perfecta sincronía de avance técnico y engranaje narrativo.

GRAVITY 04En este género nada es antojadizo y en una cinta de este calibre mucho menos. ¿Qué hay detrás de esta historia de dos astronautas a la deriva en el espacio? Por sobre todo, están los deseos de que nos reencontremos como seres humanos. Se puede hablar de eso en un barrio cualquiera y también en la órbita, pero adquiere un cariz excelso si se hace desde la distancia con la Tierra. Es el colocar a la humanidad al borde del precipicio para recordarnos qué es lo realmente importante en esta vida. Sin duda es un viaje de contornos existenciales, que pone sobre la mesa que el gran cine dice presente cuando personajes, imágenes e ideas alcanzan cotas arrebatadoras.

Por su estructura, buena parte del peso de la película recae en sus actores. George Clooney, por su lado, está perfecto a cargo de la dosis justa de distensión en un océano de drama. Con una actitud encantadora, da el balance preciso al filme. Pero quien merece los aplausos más fuertes es Sandra Bullock, que está excelente capturando la vulnerabilidad de su personaje. Acá demuestra toda la solidez que en sus 26 años de carrera ha exhibido sólo a cuentagotas. Su interpretación es maciza y templada, probablemente la actuación de su vida.

GRAVITY 01Dentro de lo más importante está que asistimos a la consolidación definitiva de un cineasta de quilates, el mexicano Alfonso Cuarón. En sus anteriores cintas ya había rastros de su grandeza –en especial en “Children Of Men” (2006)-, pero es aquí donde da el salto de madurez rotundo. Monta una aventura única, a la que imprime un estilo deslumbrante, minucioso, en que no hay nada dejado al azar. Además, consigue blindar con destreza su película. La dirección de fotografía es ejecutada por Emmanuel Lubezki, colaborador habitual de Cuarón, que demuestra una vez más ser uno de los mejores del mundo en su oficio. Una escurridiza cámara es conducida con extraordinaria habilidad; esta no tiene límites, se acerca y se aleja, adquiere la perspectiva de primera persona y se posa en la distancia. Desde un plano secuencia inicial que quita la respiración hasta las escenas de mayor vértigo, este rasgo está trabajado magníficamente. Todo con el agregado de un 3D que jamás tuvo mejor uso: la técnica aumenta la sensación de vernos envueltos y flotando en el espacio junto a los protagonistas. Por último, tenemos un recurso del sonido que es una exquisitez y sirve para incrementar le emoción, mientras que la música incidental, a pesar de ser algo rudimentaria, calza adecuadamente con lo que se propone.

No faltará quien asegure que las bondades de esta cinta ya se habían podido encontrar en “Avatar” (2009). Lo cierto es que esa película era más fanfarria tecnológica que deseos de contar bien una GRAVITY 02historia, además de que tenía ripios narrativos y emotivos que acá no encuentran resonancia. También se puede hacer el vínculo con filmes como “Cast Away” (2000) o “Life Of Pi” (2012), en cuanto a que también son aventuras de sobrevivencia. Pero mientras las otras dos realizaciones se entrampaban en lagunas no menores, la obra de Cuarón ejecuta de manera pulcra la idea.

Definitivamente “Gravedad” no es la clase de espectáculo a los que la industria nos tiene acostumbrados. Enfocado más en el drama existencial y no tanto en demostrar que la ingeniería técnica de Hollywood puede hacer maravillas, constituye un milagro para la cinematografía mundial. Sumerge y sacude, involucra y conmociona. Son 91 de minutos donde se experimenta una escala interminable de emociones y mediante los cuales se despliegan todas las posibilidades del cine. Como para volver a creer.


Título Original: Gravity

Director: Alfonso Cuarón

Duración: 91 minutos

Año: 2013

Reparto: Sandra Bullock, George Clooney, Ed Harris (voz), Orto Ignatiussen (voz), Phaldut Sharma (voz), Amy Warren (voz), Basher Savage (voz)


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hombre del Norte

Publicado

en

El Hombre del Norte

Robert Eggers ha tenido una corta carrera en el mundo del cine, pero sus dos películas anteriores han resultado sumamente interesantes. Ambas de géneros radicalmente diferentes, “The VVitch: A New-England Folktale” (2016) y “The Lighthouse” (2018), sin embargo, comparten una sensibilidad estética y narrativa que parece más interesada en generar sensaciones y atmósferas que en contar una historia de forma lineal, particularmente en la de 2018. “El Hombre del Norte”, su tercer largometraje, a ratos parece querer mantener aquella línea, pero no siempre logra sostener su simple y predecible historia a través de su atmósfera e imaginería.

“El Hombre del Norte” cuenta la historia del joven príncipe Amleth (Alexander Skarsgard), cuyo padre es asesinado frente a sus ojos por su tío Fjölnir (Claes Bang), debiendo escapar y abandonar su hogar y a su madre (Nicole Kidman), jurando venganza. Luego de ser acogido por una brutal tribu de vikingos, y vivir y luchar junto a ellos por años, Amleth recibe una visión: debe volver a su hogar para recuperar su reino y vengar a su padre. Junto a Olga (Anya Taylor-Joy), una joven esclava con misteriosos poderes, Amleth emprende el camino de vuelta a su hogar para llevar a cabo su venganza.

Si esta historia resulta familiar, es porque es una reinterpretación de la leyenda de Amleth, relato que posteriormente inspiraría a William Shakespeare a escribir “Hamlet”. Si bien, esto hace que la historia se vuelva algo predecible, Robert Eggers logra introducir algunos pequeños giros y detalles estilísticos, lo suficientemente interesantes para que el guión no se vuelva tedioso. Dicho esto, la narración no tiene mayores complejidades y, más que a sus películas anteriores, “El Hombre del Norte” se acerca más a la seguidilla de películas de acción épicas que incorporaron diversas mitologías durante la primera mitad de la década de 2010, partiendo con el remake de “Clash Of The Titans” de Louis Leterrier.

Ahora bien, la mayoría de esas películas resultaron ser completamente olvidables e intrascendentes, y “El Hombre del Norte” logra destacar en el fuerte de Eggers: la visualidad y el estilo. La incorporación de elementos metafísicos y mitológicos a esta historia de venganza le vienen como anillo al dedo al director, quien logra representar estos elementos con originalidad y una visualidad muy especial y única. Precisamente estos son los momentos en que la película realmente brilla y se separa del resto de cintas de acción que han salido a lo largo de los años. Sin embargo, dichos momentos son menos recurrentes de lo que pudieron haber sido, y la película parece concentrarse más bien en las brutales secuencias de acción y combates cuerpo a cuerpo.

Estas escenas están muy bien coreografiadas y funcionan desde un lugar sumamente visceral; cada golpe se siente fuerte y doloroso. Sin embargo, la película falla en darle peso emocional a tales secuencias porque los personajes parecen más bien piezas en un juego de mesa que personas de verdad. Las luchas, por entretenidas y brutales que sean, no se sienten peligrosas, ya que, como espectador, no importa tanto quién gane o pierda porque no se logra generar una conexión con los personajes que batallan por sus vidas. Y esto es algo que recorre la transversalidad de la película, y se siente particularmente con la relación entre Amleth y Olga, que inician un romance que se siente forzado y poco significativo.

Visualmente la película es un triunfo. Tanto la cámara como la dirección de arte nos transportan a un mundo frío y violento, haciendo un especial hincapié en la brutalidad y bestialidad de la masculinidad de este mundo, con largos planos secuencias retratando la violencia y la agresión con la que estos hombres rigen sus vidas. Desde esta perspectiva, la película parece tener cierto interés antropológico en el mundo que retrata, poniendo tanto énfasis en las batallas como en los rituales nórdicos que realizan los diferentes personajes, pero no alcanza a profundizar mucho más, dándole preferencia al ritmo de la historia y principalmente la acción.

Esta decisión podría ser cuestionable, ya que “El Hombre del Norte” no llega a ser mucho más que una sólida película de acción, con una gran puesta en escena y un fuerte sentido de estilo y estética. Y, si bien, es discutible si esta película debió haber sido algo más teniendo tantos elementos que podrían haber sido profundizados para construir una experiencia mucho más única, lo cierto es que Robert Eggers logra realizar una épica mitológica que se sostiene visual y estilísticamente, y quizás eso es más que suficiente.


Título Original: The Northman

Director: Robert Eggers

Duración: 136 minutos

Año: 2022

Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk, Claes Bang, Ralph Ineson, Kate Dickie, Murray McArthur, Ian Gerard Whyte, Hafþór Júlíus Björnsson


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 4 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 5 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas