Conéctate a nuestras redes
Gravedad Gravedad

Comentarios

Gravedad

Publicado

en

¿Qué es lo que domina, manda e impera en la industria a la hora de ejecutar cine de vocación masiva? El espectáculo vacuo, cuyo argumento es apenas un accesorio. El espectáculo que tiene plena confianza en que un cerro de efectos visuales de primera generación sea el gran soporte. El espectáculo que sigue correctamente el molde y no abandona el resguardo de lo mil veces probado. Eso puede entretener y hasta fascinar, pero jamás pasar a la posteridad. “Gravedad” se ocupa de reivindicar el viejo oficio de contar historias, junto con desplegar una pericia visual y técnica que dejan boquiabierto. Un viaje que atemoriza, deslumbra y atrapa por completo, y por el que hay que dar eternas gracias de que este arte exista.

GRAVITY 03Dos astronautas perdidos en el espacio. Eso basta para describir de qué trata la película si no queremos arruinar ni un ápice de la experiencia. Porque en rigor su historia es simple, pero está tan bien estructurada, que la cinta es ejemplar en esta materia. Su narración es prolija, clara y precisa. Clásica, si se quiere. Alejada totalmente de las trampas y excesos que reinan hoy. Lo que va en sintonía con sus emociones, vuelcos e ideas, derramadas con naturalidad y sutileza en el relato. En esta realización se impone por sobre todo la sobriedad, la mínima cantidad de elementos con los que se arma. Y su acierto es ensamblarlos impecablemente, elevando el filme hasta el olimpo cinematográfico.

Alguien dirá que estar amparado en la maquinaria hollywoodense jamás puede equivaler a austeridad, pero no estamos refiriéndonos a la desproporcionada gama de recursos a los que podría echar mano, sino a su estrategia de desistir recurrir a todos ellos para cumplir con su labor. Allí radica el gran valor de su director: cobijado en una industria que le permitiría alzar un espectáculo de proporciones colosales, escoge el derrotero del drama humano enmarcado en ciencia ficción. Por ello, “Gravedad” es una película revolucionaria en el sentido de que propone una perfecta sincronía de avance técnico y engranaje narrativo.

GRAVITY 04En este género nada es antojadizo y en una cinta de este calibre mucho menos. ¿Qué hay detrás de esta historia de dos astronautas a la deriva en el espacio? Por sobre todo, están los deseos de que nos reencontremos como seres humanos. Se puede hablar de eso en un barrio cualquiera y también en la órbita, pero adquiere un cariz excelso si se hace desde la distancia con la Tierra. Es el colocar a la humanidad al borde del precipicio para recordarnos qué es lo realmente importante en esta vida. Sin duda es un viaje de contornos existenciales, que pone sobre la mesa que el gran cine dice presente cuando personajes, imágenes e ideas alcanzan cotas arrebatadoras.

Por su estructura, buena parte del peso de la película recae en sus actores. George Clooney, por su lado, está perfecto a cargo de la dosis justa de distensión en un océano de drama. Con una actitud encantadora, da el balance preciso al filme. Pero quien merece los aplausos más fuertes es Sandra Bullock, que está excelente capturando la vulnerabilidad de su personaje. Acá demuestra toda la solidez que en sus 26 años de carrera ha exhibido sólo a cuentagotas. Su interpretación es maciza y templada, probablemente la actuación de su vida.

GRAVITY 01Dentro de lo más importante está que asistimos a la consolidación definitiva de un cineasta de quilates, el mexicano Alfonso Cuarón. En sus anteriores cintas ya había rastros de su grandeza –en especial en “Children Of Men” (2006)-, pero es aquí donde da el salto de madurez rotundo. Monta una aventura única, a la que imprime un estilo deslumbrante, minucioso, en que no hay nada dejado al azar. Además, consigue blindar con destreza su película. La dirección de fotografía es ejecutada por Emmanuel Lubezki, colaborador habitual de Cuarón, que demuestra una vez más ser uno de los mejores del mundo en su oficio. Una escurridiza cámara es conducida con extraordinaria habilidad; esta no tiene límites, se acerca y se aleja, adquiere la perspectiva de primera persona y se posa en la distancia. Desde un plano secuencia inicial que quita la respiración hasta las escenas de mayor vértigo, este rasgo está trabajado magníficamente. Todo con el agregado de un 3D que jamás tuvo mejor uso: la técnica aumenta la sensación de vernos envueltos y flotando en el espacio junto a los protagonistas. Por último, tenemos un recurso del sonido que es una exquisitez y sirve para incrementar le emoción, mientras que la música incidental, a pesar de ser algo rudimentaria, calza adecuadamente con lo que se propone.

No faltará quien asegure que las bondades de esta cinta ya se habían podido encontrar en “Avatar” (2009). Lo cierto es que esa película era más fanfarria tecnológica que deseos de contar bien una GRAVITY 02historia, además de que tenía ripios narrativos y emotivos que acá no encuentran resonancia. También se puede hacer el vínculo con filmes como “Cast Away” (2000) o “Life Of Pi” (2012), en cuanto a que también son aventuras de sobrevivencia. Pero mientras las otras dos realizaciones se entrampaban en lagunas no menores, la obra de Cuarón ejecuta de manera pulcra la idea.

Definitivamente “Gravedad” no es la clase de espectáculo a los que la industria nos tiene acostumbrados. Enfocado más en el drama existencial y no tanto en demostrar que la ingeniería técnica de Hollywood puede hacer maravillas, constituye un milagro para la cinematografía mundial. Sumerge y sacude, involucra y conmociona. Son 91 de minutos donde se experimenta una escala interminable de emociones y mediante los cuales se despliegan todas las posibilidades del cine. Como para volver a creer.


Título Original: Gravity

Director: Alfonso Cuarón

Duración: 91 minutos

Año: 2013

Reparto: Sandra Bullock, George Clooney, Ed Harris (voz), Orto Ignatiussen (voz), Phaldut Sharma (voz), Amy Warren (voz), Basher Savage (voz)


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Providence Providence
DiscosHace 1 día

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 2 días

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 5 días

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 1 semana

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 1 semana

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 2 semanas

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 2 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Consummation Consummation
DiscosHace 2 semanas

Katie Von Schleicher – “Consummation”

Las limitaciones jamás han sido un impedimento para Katie Von Schleicher, por el contrario, se convirtieron en su sello. Para...

Lamb Of God Lamb Of God
DiscosHace 2 semanas

Lamb Of God – “Lamb Of God”

Con un poco más de dos décadas de historia, incluyendo sus inicios bajo el nombre Burn The Priest, la carrera...

Punisher Punisher
DiscosHace 3 semanas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Publicidad
Publicidad

Más vistas