Conéctate a nuestras redes
Ghostbusters: El Legado Ghostbusters: El Legado

Comentarios

Ghostbusters: El Legado

Publicado

en

Hace ya un buen rato que Hollywood está reviviendo franquicias antiguas con el fin de asegurarse una audiencia masiva. Y si bien, se nota que “Ghostbusters: El Legado”, secuela y reboot de “Ghostbusters” (Ivan Reitman, 1984), tiene mucho más cariño y dedicación en su factura que otros esfuerzos similares, sigue cayendo en algunos de los vicios en los que esta clase de películas tienden a caer.

Callie (Carrie Coon), madre soltera de Phoebe (Mckenna Grace) y Trevor (Finn Wolfhard), se muda a un pequeño pueblo a vivir en la granja que su misterioso padre les dejara después de morir en misteriosas circunstancias. Aquí, Phoebe comienza lentamente a desenterrar los secretos que su abuelo dejó atrás, para finalmente descubrir que es nieta de nada más y nada menos que Egon Spengler, uno de los cazafantasmas originales, quien, antes de morir, hizo un descubrimiento que podría cambiar el destino de la humanidad.

Lo anterior es una forma ingeniosa de continuar la historia sin estar obligada a seguir uno por uno los beats de la película original, y los personajes se sienten frescos y originales, en ningún momento sintiéndose como reemplazos de los personajes que hicieron que la película de 1984 fuera tan icónica y querida. Tienen personalidad, son queribles en su propio derecho y desde el primer momento es fácil encariñarse con ellos, particularmente con Callie, Phoebe y Podcast (Logan Kim), amigo de la retraída Phoebe. Esto en gran medida por la calidad y gracia de sus interpretaciones.

Por otro lado, el misterio de qué sucedió con Egon y por qué decidió quedarse en el pueblo se desentierra de forma misteriosa e interesante, y la trama nunca se estanca. El tono de la “Ghostbusters” original se actualiza un poco, transformándose en una película de corte más bien familiar, pero sin miedo a mantener la apariencia amenazante de sus monstruos, lo que contribuye también a que se mantenga un buen balance de tensión y comedia.

Visualmente, “Ghostbusters: El Legado” funciona bastante bien, es una actualización bastante efectiva de la icónica estética del film original. La tecnología clásica de los cazafantasmas, exagerada y colorida, en la actualidad de la película se ve deteriorada y llena de polvo, lo que llega a darle cierto sabor cyberpunk. Los efectos digitales también funcionan y nunca se sienten falsos o fuera de lugar, son bastante efectivos y hasta espectaculares a ratos, pero no son el foco central de la puesta en escena, por lo que nunca se apoderan de la película.

Sin embargo, hacia el final comienza a apoyarse demasiado en la nostalgia. Si bien, al principio hay algunos elementos de la película original, son muy poco invasivos y se sienten sólo como pequeños guiños, pero, a medida que la trama avanza, estos guiños comienzan a transformarse en puntos centrales de la trama. Claro, esto puede funcionar en una secuela directa, pero acá dan la sensación de que no había suficiente fe en el material con que se trabajaba para mantener a la audiencia conectada con la historia. Y resulta un poco decepcionante, ya que, a pesar de que tanto la trama como los personajes funcionan muy bien durante los primeros dos tercios, hacia el final comienzan a perder relevancia para dar espacio a la nostalgia y el fanservice, para finalizar (sin revelar demasiado) en una resolución de conflicto que se llega a sentir fuera de lugar y que está solamente para satisfacer los deseos de los fans.

Si bien, estos elementos nostálgicos pueden ser muy bienvenidos por fanáticos acérrimos, resultan un tanto facilistas y decepcionantes para espectadores que no sientan una conexión tan fuerte con el material original, y es lamentable, porque va en desmedro de una historia y personajes con mucho corazón, que sin duda eran capaces de sostener la película por sí mismos sin necesidad de recurrir a la nostalgia. A diferencia de muchos reboots, remakes y secuelas recientes, acá había mucho material para contar una historia única que mantuviera el tono de la original dándole su propio giro, pero al apoyarse demasiado en esta nostalgia tan prevalente en el Hollywood actual, “Ghostbusters: El Legado” termina sintiéndose menos auténtica de lo que pudo haber sido.


Título Original: Ghostbusters: Afterlife

Director: Jason Reitman

Duración: 124 minutos

Año: 2021

Reparto: Finn Wolfhard, Carrie Coon, Mckenna Grace, Sigourney Weaver, Paul Rudd, Celeste O’Connor, Logan Kim, Annie Potts, Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson, Bokeem Woodbine, Oliver Cooper, Marlon Kazadi, Sydney Mae Diaz, CJ Collard, Bud Klasky, Faith Louissaint


Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Free LSD Free LSD
DiscosHace 4 días

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 5 días

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 semanas

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 semanas

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 semanas

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 semanas

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 4 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Aethiopes Aethiopes
DiscosHace 1 mes

Billy Woods – “Aethiopes”

En “La Odisea” de Homero, África subsahariana era llamada Aethiopia, hoy conocida como Etiopía; mientras que Aethiope se transformó en...

God's Country God's Country
DiscosHace 1 mes

Chat Pile – “God’s Country”

El ejercicio de escuchar música en formato álbum es una experiencia que se puede abordar de muchas maneras. Ya sea...

Publicidad
Publicidad

Más vistas