Conéctate a nuestras redes
Entre La Razón y La Locura Entre La Razón y La Locura

Comentarios

Entre La Razón y La Locura

Publicado

en

El lenguaje como una forma de explorar los vestigios de una cultura parece ser un tema con abundantes rincones a explorar, particularmente si el argumento está enfocado en la construcción de un registro tan extenso como un diccionario. La primera edición del Diccionario Oxford de la Lengua Inglesa fue publicada en 1928, luego de décadas de trabajo en su investigación y confección. Además de la importancia de aquel compendio, varias historias rondan alrededor de su creación, siendo la del doctor William Chester Minor una de las más curiosas; historia base del libro “The Surgeon Of Crowthorne” escrito por Simon Winchester.

A mediados del siglo XIX, el profesor James Murray (Mel Gibson) comienza a trabajar en la primera edición de lo que será el Diccionario Oxford de la Lengua Inglesa. Para esta ardua tarea, necesito la colaboración de muchos voluntarios, entre ellos, el doctor William Chester Minor (Sean Penn), un asesino encarcelado en una prisión para criminales con trastornos mentales, pero que colaboró con más de diez mil entradas en el diccionario.

La adaptación del libro no fue fácil, pues varios problemas de producción llevaron a retrasar su estreno y los problemas legales entre Icon Productions –productora de Mel Gibson y Voltage Pictures– llevaron a terminar la cinta de manera abrupta, incluso cambiando a su director en los créditos, terminando en las manos de P.B. Shemran.

“Entre La Razón y La Locura” se presenta en una primera instancia como dos historias paralelas avanzando al mismo tiempo y, aunque no parece haber una conexión entre ambas, los caminos de sus protagonistas, dos hombres completamente distintos, están destinados a cruzarse. Por un lado, el confuso crimen y posterior encarcelamiento del Doctor William Chester Minor, quien exhibe claras señales de demencia, la que ha quebrantado su identidad y ha terminado hundiendo a quien es reconocido como una persona de renombre y de una inteligencia envidiable. Pero el asesinato por error de un hombre inocente ha provocado que su libertad sea negada y así es llevado a una prisión para criminales con trastornos mentales. En este lugar tendrá que lidiar con las consecuencias de sus actos, pero también con el laberinto que resulta ser su mente, y gracias a la ayuda de los guardias de la prisión, puede enfocar sus obsesiones en libros y sus notas.

Por otra parte, cuando se solicita la colaboración del profesor James Murray para empezar a confeccionar el diccionario, no tan sólo su vida cambiará, sino que también la de su familia, quienes deben acomodar su rutina para poder apoyarlo, particularmente su esposa, quien siempre es caracterizada como un personaje que sirve como soporte emocional, pero que, a la vez, tomará un papel preponderante una vez que el material en el que ha trabajado su esposo se vea cuestionado y la vida de este se cruce con quien será un símil bastante particular.

En un principio, y a partir de la forma en la que la vida de ambos hombres es expuesta, no pareciera haber grandes semejanzas, pues a través de secuencias que se van intercalando, la biografía de ambos aparenta ser completamente diferente. Sin embargo, el concepto que los une tiene que ver con la obsesión, puesto que ambos están persiguiendo objetivos de alta complejidad y no descansarán hasta lograrlos. Una vez que la noticia del proceso de creación del diccionario llega a las manos de Minor y este envía la primera entrada, el intenso lazo intelectual entre ambos hombres se crea de casi manera inmediata, y es en este momento cuando la cinta comienza a tomar un ritmo más ágil y se encausa el relato hacia la dualidad que estos personajes representan, llegando hasta un punto donde la locura y la inteligencia dialogan enérgicamente y ambas personalidades crean una línea difusa sólo con el objetivo de encontrar las respuestas a lo complejo del proceso de desentrañar una lengua.

Si bien, las semejanzas y el antagonismo de ambos personajes están bien representadas y logran conducir la narración hacia un objetivo claro, los problemas aparecen cuando este objetivo se ve borroso una vez que se acercan a él, puesto que existe cierta disonancia entre el camino trazado y su desenlace, tal como si los problemas de producción se dejaran notar en el producto final. Caracterizada por un ritmo que avanza a paso lento y una infundada extensión del metraje, a la cinta se le dificulta dar con un cierre satisfactorio que pueda mezclar los hechos, personajes y el relato presentado. Por lo tanto, se puede establecer “Entre La Razón y La Locura” como una película que logra retratar adecuadamente la dualidad entre la locura y la inteligencia a través de personajes complejos en su construcción, quienes logran sostener el relato, pero no lo suficiente para mantener una historia que pierde atractivo a medida que avanza.


Título Original: The Professor And The Madman

Director: Farhad Safinia

Duración: 124 minutos

Año: 2019

Reparto: Mel Gibson, Sean Penn, Natalie Dormer, Ioan Gruffudd, Jeremy Irvine, Brendan Patricks, Adam Fergus, Kieran O’Reilly, Bryan Quinn, David Crowley, Olivia McKevitt, Steve Coogan


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

John Wick 3: Parabellum

Publicado

en

John Wick

La entrega de la primera cinta de la ya establecida franquicia de John Wick en 2014, trajo sorpresas y una rápida fascinación por un personaje y una cinta que, apoyada en un argumento de apariencia simple, logró posicionarse velozmente como una exitosa película de acción. Este repentino éxito se puede entender gracias a la habilidad de su director, Chad Stahelski, en filmar extraordinarias escenas de acción y peleas donde su protagonista desafía peligros mortales, pero triunfa cada vez de manera más impresionante. Por lo que la figura de John Wick como héroe de acción invencible, pero a la vez su construcción como la de un antihéroe, ha logrado cautivar a la audiencia, dando pie para que su historia siga en dos entregas más. La última, “John Wick 3: Parabellum”, reanuda y continúa inmediatamente con los hechos que dejaron a su protagonista en una situación límite en la cinta de 2017.

John Wick (Kenau Reeves) debe encontrar la manera de huir de Nueva York, luego de que el gerente del Hotel Continental le otorgara ventaja antes de ser ex comulgado por haber roto una regla inquebrantable y asesinar a alguien en las dependencias del hotel, quien resultó ser miembro de la Mesa Suprema. Su cabeza tiene un alto precio y, casi sin aliados, deberá encontrar la manera de salir vivo de esta complicada situación.

Inmediatamente después de los hechos ocurridos en la cinta anterior, John se encuentra irónicamente atrapado en una situación donde debe encontrar una salida de escape y arrancar de quienes quieren verlo muerto y cobrar el precio por su cabeza, número de personas que se va incrementando rápidamente, pues la alerta ha llegado a cada rincón y, donde sea que vaya, Wick será perseguido hasta la muerte. Así, la cacería se inicia sin mayor preámbulo y la tensión aumenta de cero a cien de manera acelerada, presionando de manera positiva a que el espectador conecte de inmediato con la huida del protagonista.

El ritmo del montaje que se establece en este primer acto predispone el tono en que la cinta se mantendrá, sin entregar mayores pausas, pero cuando se las toma, la sensación de inminente peligro no decanta, por lo tanto, esta tercera entrega no decae frente a lo que se ha construido anteriormente, e incluso lo eleva para no soltar en ningún momento.

Esta apresurada exposición a los hechos provoca que la base más fuerte de esta saga se presente sin espera, por lo que los diferentes enfrentamientos entre John y sus cazadores construyen una base sólida de acción, donde no se escatima en gastos para exhibir las habilidades extraordinarias que tiene el protagonista, las que a ratos desafían la credibilidad frente a las capacidades humanas, pero que llenan de un particular atractivo cada secuencia donde debe luchar por sobrevivir. Con esto en mente, para entrar en el mundo de “Baba Yagá” se debe aceptar que sus habilidades se arrancan de lo común y su destreza es lo que hace que se vitoree su nombre cada vez que logra derrotar a cada uno de sus contrincantes.

Luego de lo agitada que resultan ser cada una de estas secuencias, el respiro viene cuando se intenta explorar en el pasado e identidad del protagonista, ya que pocos detalles concretos se saben de él y, de cierta forma, el halo de misterio que lo rodea sirve para endurecer su personalidad y enfocarse en la acción. Sin embargo, esta huida se va conectando con los contactos que John tiene en la ciudad y cómo estas personas pueden ayudarlo. A través de diálogos donde sólo la información necesaria se revela, logramos conocer un poco más de esta persona que todos conocen, odian y persiguen, pero para que el mito se mantenga, no se indaga en profundidad en los detalles de su personalidad y formación como asesino, decisión narrativa que funciona en beneficio de lo que se ha construido en las tres cintas y lo establecido desde un inicio. En ese sentido, la cinta es fiel a su espíritu y no pretende ser algo más de lo que se propone.

“John Wick” se planteó desde un inicio como una franquicia y, pese a que en esta tercera entrega se le otorga un cierre a lo establecido en la cinta anterior, la aventura de su protagonista pretende continuar, pues una historia mucho más grande se ha estado cocinando en el fondo. Relato que se mezcla con una alta dosis de acción, la que sostiene una producción directa en su propuesta y sólida en su ejecución.


Título Original: John Wick: Chapter 3 – Parabellum

Director: Chad Stahelski

Duración: 130 minutos

Año: 2019

Reparto: Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Anjelica Huston, Laurence Fishburne, Lance Reddick, Common, Asia Kate Dillon, Jason Mantzoukas, Mark Dacascos, Yayan Ruhian


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 12 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Publicidad
Publicidad

Más vistas