Conéctate a nuestras redes
Spotlight Spotlight

Comentarios

En Primera Plana

Publicado

en

Las historias sobre grupos de gente penetrando en círculos para lograr un propósito, suelen ser terrenos excelentes para analizar las motivaciones de esos personajes, la naturaleza de los dilemas que deben enfrentar, las repercusiones emocionales de quienes empujan para romper el cerco, la validez de los métodos empleados y, más trascendental, la relevancia de alcanzar ese fin último. El director Tom McCarthy se encarga de ennoblecer el clasicismo de Hollywood con su quinta película, una cinta que afronta con una narración impecable un hecho complejo y amplio en repercusiones e involucrados. Concebido con esa génesis, la cinta da con la simpleza y la contundencia de un modo que el cine estadounidense parecía haber extraviado.

SPOTLIGHT 01Situada en 2001, la película arranca con la entrada de un nuevo editor a The Boston Globe, Marty Baron (Liev Schreiber), quien luego de leer una columna de un abogado que acusa al arzobispo de Boston de saber que un cura abusaba de niños y no haber hecho nada al respecto, incita a que Walter “Robby” Robinson (Michael Keaton) y el equipo de investigación que lidera, “Spotlight”, comiencen a seguir de cerca el tema. De ese modo, el pequeño grupo de periodistas dedicados a reportear durante meses antes de publicar, compuesto además por Michael Rezendes (Mark Ruffalo), Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams) y Matt Carroll (Brian d’Arcy James), se abocará a investigar a la iglesia y sus redes de pederastia.

En estrecha competencia en la temporada de premios con “The Revenant”, “The Big Short” y “Mad Max: Fury Road”, la cinta de Tom McCarthy, aunque es la más clásica y pequeña de todas ellas, expone algo tan simple como potente: que las buenas historias contadas por buenos narradores son el verdadero corazón de Hollywood, y donde la industria se reconoce a sí misma. Elaborando sobre una historia que a ojos de algunos puede parecer árida, el guión del propio director y Josh Singer se escabulle astutamente entre explicaciones, personajes y datos duros, para hilvanar una narrativa que mantiene cautivo.

SPOTLIGHT 02Es verdad que puede acercarse a contar algo tan poco digerible como lo que relata “Bridge Of Spies” (2015) de Spielberg, pero de su lado tiene algo intrínseco y muy favorable: si bien el grupo de periodistas persigue una historia de dimensiones devastadoras y difícil de encapsular, su propia historia es de por sí apasionante. Si a eso se añade que se encuentra basada en una investigación que ganó el Pulitzer y la revelación remeció a todo un país, y todo está en manos de un cineasta sagaz como McCarthy el asunto no tiene cómo desbandarse. Así, tal como “All The President’s Men” (1976) de Pakula, hace un portentoso uso del material que maneja y garantiza el mantener en vilo.

En un principio, la cantidad de nombres entregada puede abrumar, pero la película paulatinamente va afinando sus clavijas con la inclusión de un pulcro montaje paralelo. No obstante allanar el camino con recursos como ese, la cinta conserva lo propuesto inicialmente: esto es diálogo tras diálogo y acción tras acción, trabajado más finamente conforme la cuerda se tensa y las puertas para el equipo se van cerrando. Con un nervio constante y el disparo incesante de información que podría apuntar al éxito de la investigación, la cinta se hace un bocado irresistible, gozando como buen mérito de no tomar caminos fáciles para hacer más llano y digerible el relato. A su cuerpo también le añade pausas sustanciales, como cuando los personajes de Mark Ruffalo y Stanley Tucci se reúnen en SPOTLIGHT 03un bar y se detienen a observar por medio segundo el asunto desde fuera, por su sangre extranjera, y todo adquiere un carácter aún más devastador.

Todos esos atributos están bastante claros. No está tan claro qué tan contundente e incisiva es en escarbar en las honduras y ecos de lo que está contando. Si bien alude a la ciudad, a la iglesia como institución, hay un carácter de ingenuidad que recorre a los personajes del que la película no puede sacudirse. Mirado desde 2016, cuando ya se han destapado miles de casos en que la iglesia ha sido declarada culpable de ocultar delitos sexuales de sus propios miembros, cuesta compatibilizar con la incredulidad y vacilación que por momentos se manifiesta en su historia. Es una cuestión de sensibilidad, dirán algunos. Puede ser, pero si existe algo despejado de dudas es que la cinta no se cubre las espaldas respecto a la temporalidad y todo lo que ha cambiado la percepción del tema en el mundo. Eso no quita, por supuesto, que siga siendo efectiva en el impacto que provoca, especialmente con las entrevistas y cada episodio en que se les clausuran caminos a los periodistas.

Menos punzante es en cuanto a las repercusiones íntimas y profesionales que muestran sus personajes, pues aunque a medida que la historia progresa va adentrándose en los caracteres de cada uno, no se introduce a plenitud en sus ambigüedades. Lo más lejos que llega es con el personaje de Ruffalo –el más protagonista– y su estallido en la SPOTLIGHT 04oficina de “Spotlight”. Eso se puede explicar en que, audazmente, la película prefiere privilegiar la narración y usar esas vacilaciones y particularidades para hacer un juego de mostrar-ocultar que termina por generar más tensión e intriga. Ahí la cinta no muestra indecisión; todo lo contrario: ante el desafío de contar una historia de estas dimensiones desde una óptica más grupal que personal, prefiere darle espesor y oscuridad al relato, en vez de complejizar a sus personajes y aumentar su riesgo artístico. De ese modo genera más dudas y contribuye en hacer todo más cautivador, pero desperdicia oportunidades, como ahondar aún más en los dilemas del personaje de Keaton, el más complicado moralmente del The Boston Globe. Así se termina por configurar una película moderada en lo formal, pero completamente arrojada en su ímpetu narrativo e interpretativo. No luce como una obra trascendental, pero su meticulosidad, inteligencia y audacia merecen aplausos. Como una “Argo” (2012) menos pop y en el mundo del periodismo, es digna heredera del cine que se dejó de hacer hace más de cuarenta años.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 4 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 4 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas