Conéctate a nuestras redes
Spotlight Spotlight

Comentarios

En Primera Plana

Publicado

en

Las historias sobre grupos de gente penetrando en círculos para lograr un propósito, suelen ser terrenos excelentes para analizar las motivaciones de esos personajes, la naturaleza de los dilemas que deben enfrentar, las repercusiones emocionales de quienes empujan para romper el cerco, la validez de los métodos empleados y, más trascendental, la relevancia de alcanzar ese fin último. El director Tom McCarthy se encarga de ennoblecer el clasicismo de Hollywood con su quinta película, una cinta que afronta con una narración impecable un hecho complejo y amplio en repercusiones e involucrados. Concebido con esa génesis, la cinta da con la simpleza y la contundencia de un modo que el cine estadounidense parecía haber extraviado.

SPOTLIGHT 01Situada en 2001, la película arranca con la entrada de un nuevo editor a The Boston Globe, Marty Baron (Liev Schreiber), quien luego de leer una columna de un abogado que acusa al arzobispo de Boston de saber que un cura abusaba de niños y no haber hecho nada al respecto, incita a que Walter “Robby” Robinson (Michael Keaton) y el equipo de investigación que lidera, “Spotlight”, comiencen a seguir de cerca el tema. De ese modo, el pequeño grupo de periodistas dedicados a reportear durante meses antes de publicar, compuesto además por Michael Rezendes (Mark Ruffalo), Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams) y Matt Carroll (Brian d’Arcy James), se abocará a investigar a la iglesia y sus redes de pederastia.

En estrecha competencia en la temporada de premios con “The Revenant”, “The Big Short” y “Mad Max: Fury Road”, la cinta de Tom McCarthy, aunque es la más clásica y pequeña de todas ellas, expone algo tan simple como potente: que las buenas historias contadas por buenos narradores son el verdadero corazón de Hollywood, y donde la industria se reconoce a sí misma. Elaborando sobre una historia que a ojos de algunos puede parecer árida, el guión del propio director y Josh Singer se escabulle astutamente entre explicaciones, personajes y datos duros, para hilvanar una narrativa que mantiene cautivo.

SPOTLIGHT 02Es verdad que puede acercarse a contar algo tan poco digerible como lo que relata “Bridge Of Spies” (2015) de Spielberg, pero de su lado tiene algo intrínseco y muy favorable: si bien el grupo de periodistas persigue una historia de dimensiones devastadoras y difícil de encapsular, su propia historia es de por sí apasionante. Si a eso se añade que se encuentra basada en una investigación que ganó el Pulitzer y la revelación remeció a todo un país, y todo está en manos de un cineasta sagaz como McCarthy el asunto no tiene cómo desbandarse. Así, tal como “All The President’s Men” (1976) de Pakula, hace un portentoso uso del material que maneja y garantiza el mantener en vilo.

En un principio, la cantidad de nombres entregada puede abrumar, pero la película paulatinamente va afinando sus clavijas con la inclusión de un pulcro montaje paralelo. No obstante allanar el camino con recursos como ese, la cinta conserva lo propuesto inicialmente: esto es diálogo tras diálogo y acción tras acción, trabajado más finamente conforme la cuerda se tensa y las puertas para el equipo se van cerrando. Con un nervio constante y el disparo incesante de información que podría apuntar al éxito de la investigación, la cinta se hace un bocado irresistible, gozando como buen mérito de no tomar caminos fáciles para hacer más llano y digerible el relato. A su cuerpo también le añade pausas sustanciales, como cuando los personajes de Mark Ruffalo y Stanley Tucci se reúnen en SPOTLIGHT 03un bar y se detienen a observar por medio segundo el asunto desde fuera, por su sangre extranjera, y todo adquiere un carácter aún más devastador.

Todos esos atributos están bastante claros. No está tan claro qué tan contundente e incisiva es en escarbar en las honduras y ecos de lo que está contando. Si bien alude a la ciudad, a la iglesia como institución, hay un carácter de ingenuidad que recorre a los personajes del que la película no puede sacudirse. Mirado desde 2016, cuando ya se han destapado miles de casos en que la iglesia ha sido declarada culpable de ocultar delitos sexuales de sus propios miembros, cuesta compatibilizar con la incredulidad y vacilación que por momentos se manifiesta en su historia. Es una cuestión de sensibilidad, dirán algunos. Puede ser, pero si existe algo despejado de dudas es que la cinta no se cubre las espaldas respecto a la temporalidad y todo lo que ha cambiado la percepción del tema en el mundo. Eso no quita, por supuesto, que siga siendo efectiva en el impacto que provoca, especialmente con las entrevistas y cada episodio en que se les clausuran caminos a los periodistas.

Menos punzante es en cuanto a las repercusiones íntimas y profesionales que muestran sus personajes, pues aunque a medida que la historia progresa va adentrándose en los caracteres de cada uno, no se introduce a plenitud en sus ambigüedades. Lo más lejos que llega es con el personaje de Ruffalo –el más protagonista– y su estallido en la SPOTLIGHT 04oficina de “Spotlight”. Eso se puede explicar en que, audazmente, la película prefiere privilegiar la narración y usar esas vacilaciones y particularidades para hacer un juego de mostrar-ocultar que termina por generar más tensión e intriga. Ahí la cinta no muestra indecisión; todo lo contrario: ante el desafío de contar una historia de estas dimensiones desde una óptica más grupal que personal, prefiere darle espesor y oscuridad al relato, en vez de complejizar a sus personajes y aumentar su riesgo artístico. De ese modo genera más dudas y contribuye en hacer todo más cautivador, pero desperdicia oportunidades, como ahondar aún más en los dilemas del personaje de Keaton, el más complicado moralmente del The Boston Globe. Así se termina por configurar una película moderada en lo formal, pero completamente arrojada en su ímpetu narrativo e interpretativo. No luce como una obra trascendental, pero su meticulosidad, inteligencia y audacia merecen aplausos. Como una “Argo” (2012) menos pop y en el mundo del periodismo, es digna heredera del cine que se dejó de hacer hace más de cuarenta años.

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Ghostbusters: El Legado

Publicado

en

Ghostbusters: El Legado

Hace ya un buen rato que Hollywood está reviviendo franquicias antiguas con el fin de asegurarse una audiencia masiva. Y si bien, se nota que “Ghostbusters: El Legado”, secuela y reboot de “Ghostbusters” (Ivan Reitman, 1984), tiene mucho más cariño y dedicación en su factura que otros esfuerzos similares, sigue cayendo en algunos de los vicios en los que esta clase de películas tienden a caer.

Callie (Carrie Coon), madre soltera de Phoebe (Mckenna Grace) y Trevor (Finn Wolfhard), se muda a un pequeño pueblo a vivir en la granja que su misterioso padre les dejara después de morir en misteriosas circunstancias. Aquí, Phoebe comienza lentamente a desenterrar los secretos que su abuelo dejó atrás, para finalmente descubrir que es nieta de nada más y nada menos que Egon Spengler, uno de los cazafantasmas originales, quien, antes de morir, hizo un descubrimiento que podría cambiar el destino de la humanidad.

Lo anterior es una forma ingeniosa de continuar la historia sin estar obligada a seguir uno por uno los beats de la película original, y los personajes se sienten frescos y originales, en ningún momento sintiéndose como reemplazos de los personajes que hicieron que la película de 1984 fuera tan icónica y querida. Tienen personalidad, son queribles en su propio derecho y desde el primer momento es fácil encariñarse con ellos, particularmente con Callie, Phoebe y Podcast (Logan Kim), amigo de la retraída Phoebe. Esto en gran medida por la calidad y gracia de sus interpretaciones.

Por otro lado, el misterio de qué sucedió con Egon y por qué decidió quedarse en el pueblo se desentierra de forma misteriosa e interesante, y la trama nunca se estanca. El tono de la “Ghostbusters” original se actualiza un poco, transformándose en una película de corte más bien familiar, pero sin miedo a mantener la apariencia amenazante de sus monstruos, lo que contribuye también a que se mantenga un buen balance de tensión y comedia.

Visualmente, “Ghostbusters: El Legado” funciona bastante bien, es una actualización bastante efectiva de la icónica estética del film original. La tecnología clásica de los cazafantasmas, exagerada y colorida, en la actualidad de la película se ve deteriorada y llena de polvo, lo que llega a darle cierto sabor cyberpunk. Los efectos digitales también funcionan y nunca se sienten falsos o fuera de lugar, son bastante efectivos y hasta espectaculares a ratos, pero no son el foco central de la puesta en escena, por lo que nunca se apoderan de la película.

Sin embargo, hacia el final comienza a apoyarse demasiado en la nostalgia. Si bien, al principio hay algunos elementos de la película original, son muy poco invasivos y se sienten sólo como pequeños guiños, pero, a medida que la trama avanza, estos guiños comienzan a transformarse en puntos centrales de la trama. Claro, esto puede funcionar en una secuela directa, pero acá dan la sensación de que no había suficiente fe en el material con que se trabajaba para mantener a la audiencia conectada con la historia. Y resulta un poco decepcionante, ya que, a pesar de que tanto la trama como los personajes funcionan muy bien durante los primeros dos tercios, hacia el final comienzan a perder relevancia para dar espacio a la nostalgia y el fanservice, para finalizar (sin revelar demasiado) en una resolución de conflicto que se llega a sentir fuera de lugar y que está solamente para satisfacer los deseos de los fans.

Si bien, estos elementos nostálgicos pueden ser muy bienvenidos por fanáticos acérrimos, resultan un tanto facilistas y decepcionantes para espectadores que no sientan una conexión tan fuerte con el material original, y es lamentable, porque va en desmedro de una historia y personajes con mucho corazón, que sin duda eran capaces de sostener la película por sí mismos sin necesidad de recurrir a la nostalgia. A diferencia de muchos reboots, remakes y secuelas recientes, acá había mucho material para contar una historia única que mantuviera el tono de la original dándole su propio giro, pero al apoyarse demasiado en esta nostalgia tan prevalente en el Hollywood actual, “Ghostbusters: El Legado” termina sintiéndose menos auténtica de lo que pudo haber sido.


Título Original: Ghostbusters: Afterlife

Director: Jason Reitman

Duración: 124 minutos

Año: 2021

Reparto: Finn Wolfhard, Carrie Coon, Mckenna Grace, Sigourney Weaver, Paul Rudd, Celeste O’Connor, Logan Kim, Annie Potts, Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson, Bokeem Woodbine, Oliver Cooper, Marlon Kazadi, Sydney Mae Diaz, CJ Collard, Bud Klasky, Faith Louissaint


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 21 horas

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 días

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 3 días

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 1 semana

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 1 semana

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 1 semana

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 semanas

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 3 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas