Conéctate a nuestras redes

Comentarios

El Sorprendente Hombre Araña

Publicado

en

La necesidad de la industria cinematográfica por reciclar ideas que ya fueron explotadas en su tiempo, se ha vuelto un caso patológico. Aprovechando la expectación que producen los dos blockbusters de superhéroes que han generado más ansiedad entre los fanáticos del comic durante 2012 (“The Avengers” y “The Dark Knight Rises”), reinventar a uno de los personajes enmascarados más populares del mundo, como es Spider-Man, no podía ser una mala idea. Pero tampoco es una idea creativa y novedosa.

La historia sigue siendo la misma: Peter Parker (Andrew Garfield) es un adolescente retraído, inteligente, con problemas para relacionarse con sus compañeros de secundaria y que mantiene un interés romántico por Gwen Stacey (Emma Stone). La desaparición temprana de sus padres lo motiva a investigar en la Torre Oscorp, donde trabaja el doctor Curt Connors (Rhys Ifans), amigo de su familia y compañero de trabajo de su padre. Pero la curiosidad lo lleva a sufrir una picadura de araña modificada genéticamente, lo que… Bueno, ni siquiera viene al caso mencionar lo que sigue.

En primer lugar, los “nuevos personajes” no son tan nuevos como parece. El doctor Connors ya aparece en la segunda y tercera entrega anterior, pero nunca se llega a presentar su alter ego The Lizard. Para Gwen Stacey, el nuevo amor del trepamuros, la historia es similar: se presenta en la tercera película dirigida por Sam Raimi, pero acá el giro la convierte en el primer romance de Peter Parker.

La clave de los nuevos personajes está en unos que aparecen sólo al comienzo y luego desaparecen: los padres del protagonista. Más allá de los cambios cosméticos, lo único sustancial es esta aparición, son ellos el motor de la trama, los que motivan las acciones del protagonista, por ellos Peter comienza la investigación, para averiguar qué sucedió realmente luego de la desaparición, lo que lo lleva a conocer a Curt Connors. Respecto a este mismo punto, hay que destacar que el accidente y los poderes con los que tropieza Peter Parker no son una completa casualidad, como en la primera película de Sam Raimi, lo que le da consistencia a la trama.

Las comparaciones son odiosas, pero a veces necesarias. La clave acá es la pregunta: ¿Se justifica una nueva versión de Spider-Man?; claro, más allá de lo puramente monetario. Es aquí donde entra en juego la idea de “responsabilidad”, relacionada con la famosa frase de Tío Ben (Martin Sheen) que ahora es reinventada y entrega pistas de cómo puede entenderse la nueva Spider-Man.

Estamos ante una película que se posiciona junto a la mejor de la trilogía anterior (“Spider-Man 2”), y vuelve a recuperar a un personaje complejo, a veces trágico, otras veces irónico y siempre entretenido por sus batallas y los antagonistas que debe enfrentar. Las actuaciones están en ese registro, nunca dejan de lado la comedia, pero a grandes rasgos mantienen el tono dramático de la historia.

El problema no es ni la película ni la historia, ni buscar una justificación para tratar de reinventar un personaje tan famoso y que siempre es agradable de ver. Lo complicado, y es justo donde se cae este film, es en los riesgos. Los peligros, las jugadas osadas, la posibilidad de explorar de otra forma una historia archiconocida no se muestran. Esto, pese a las cartas del director Marc Webb, que con “(500) Days Of Summer” había mostrado una curiosidad por la experimentación, el riesgo y las posibilidades de la edición para potenciar una historia. Todo eso desaparece en “The Amazing Spider-Man”, y se presenta una historia plana, lineal, donde la única –y obvia- técnica novedosa, es la cámara en primera persona cuando el héroe recorre Nueva York balanceándose en sus telarañas. Marc Webb, en ese sentido, asume la responsabilidad y la cumple de manera correcta, pero sin asumir jamás riesgos.

Pese a todas las objeciones, es una película que vale la pena verse. Es entretenida, bien contada, con una factura técnica impecable, y que hace justicia al Hombre Araña, luego del fiasco de la última película dirigida por Sam Raimi. Podría decirse, sin temor a equivocarse, que no defraudará al fanático promedio del personaje, porque el fanático fundamentalista no tiene vuelta.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

Responder

Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

DiscosHace 2 meses

Weyes Blood – “And In The Darkness, Hearts Aglow”

Tres años pasaron desde que Natalie Mering estrenara el cuarto trabajo de estudio de su proyecto Weyes Blood, llevándose el...

Stumpwork Stumpwork
DiscosHace 2 meses

Dry Cleaning – “Stumpwork”

A la primera escucha, pareciera bastante tímido lo que propone Dry Cleaning en su segundo álbum. Tan sólo un año...

Free LSD Free LSD
DiscosHace 2 meses

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 2 meses

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 meses

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 meses

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 meses

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 meses

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 3 meses

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 3 meses

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas