Conéctate a nuestras redes
El Precio De La Verdad El Precio De La Verdad

Comentarios

El Precio De La Verdad

Publicado

en

En la lucha legal entre grandes corporaciones y pequeñas entidades, la manera de retratar el conflicto es esencial para poder establecer los altibajos de una pelea que en muchas ocasiones parece perdida. El subgénero de los dramas legales tiene a su favor el poner dos fuerzas opuestas en una contienda donde víctimas, victimarios y el sistema legal se juegan el poder para ganar la verdad de los hechos.

Michael Mann se introdujo en el mundo de las tabacaleras para retratar con maestría esta idea en “The Insider” (1999). En una escala menor, pero con ciertas cualidades similares, Todd Haynes, director de “Far From Heaven” (2002) y “Carol” (2015), se inmiscuye en el conflicto real de las consecuencias que el ácido perfluorooctanoico, utilizado en la fabricación de teflón, tiene en la salud de las personas y cómo un abogado está dispuesto con todo en su contra a destapar lo que una gran empresa le está provocando a la población.

Basada en hechos reales e inspirada en el artículo “The Lawyer Who Became DuPont’s Worst Nightmare” escrito por Nathaniel Rich y publicado en The New York Times, “El Precio De La Verdad” se centra en el obstinado abogado Robert Bilott (Mark Ruffalo), quien descubre el peligroso secreto que oculta el trabajo de una de las corporaciones más grandes del mundo. Aquel hallazgo lo llevará a iniciar una incesante lucha para desenmascarar a quienes están afectando la vida de miles de personas, pero en el camino arriesga su vida profesional y familiar.

Considerando la envergadura que el desastre de la compañía DuPont ha dejado en la vida y la salud de millones de personas, el relato decide tomar el punto de vista del abogado, que, obsesionado con el caso, decide paulatinamente involucrarse una vez que la evidencia es incuestionable. Por lo tanto, la narración va creciendo y profundizando a medida que Robert Bilott se encuentra con el testimonio de Wilbur Tennant (Bill Camp), quien tiene a su haber un sinfín de pruebas que inculpan a la compañía. Robert, de carácter afable, pero testarudo, decide tomar el caso, y su compromiso empieza a aumentar gradualmente, hasta verse totalmente inmerso en un dilema que no sólo afecta a su primer testigo, sino que a toda una población. Sin embargo, los obstáculos que comienza a sortear lo introducirán en un terreno peligroso al enfrentarse a un enemigo más grande de lo que pensaba.

Si bien, la lucha entre un ente pequeño y casi desarmado frente a un gigante poderoso está presente, el principal objetivo de la cinta está enfocado en la obsesión de Robert con el caso, cuando se da cuenta de las grandes consecuencias que le ha traído a la población. De esta forma, el relato se va haciendo cada vez más angosto y centrado en las consecuencias personales que su trabajo le trae consigo. Dichas consecuencias están representadas particularmente en su vida familiar, donde su esposa Sarah (Anne Hathaway) encarna la voz que media entre el real costo del trabajo del abogado y el desgaste en su mundo más íntimo. El conflicto en su matrimonio es el hilo conductor de una historia que no pretende resolver grandes enigmas, sino más bien excavar en lo profundo de una inquietud que no se puede obviar.

El relato íntimo que construye Haynes se mueve entre las sombras, la niebla y la atmósfera fría de West Virginia, otorgando un uso particular de la luz sobre el desolador diagnóstico con el que se va encontrando el protagonista; ambientación que habla por sí misma sobre la evidencia irrefutable del irreversible daño ambiental. Estos momentos de desolación están contrastados con la calidez de la vida familiar que cruza la investigación y la batalla que Robert está dando para dar a conocer estos efectos.

A pesar de ser una cinta centrada en un drama legal, “El Precio De La Verdad” deja poco espacio para la gran pelea en tribunales entre abogado y su gigante enemigo, y prefiere centrarse en la obligación personal de su protagonista para destapar la verdad, el desgaste emocional que conlleva esta titánica tarea y los años de batallar por algo que parece imposible. Por lo tanto, se puede deducir el esfuerzo de esta producción por poner en estado de alerta a su audiencia, y en un tono desolador cuenta cómo, aunque el daño ya está hecho y no haya vuelta atrás, es importante enfrentarse a quienes son culpables.


Título Original: Dark Waters

Director: Todd Haynes

Duración: 126 minutos

Año: 2019

Reparto: Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Camp, Bill Pullman, Victor Garber, William Jackson Harper, Mare Winningham, Kevin Crowley, Trenton Hudson, Marc Hockl


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

La Mirada Incendiada

Publicado

en

La Mirada Incendiada

Tiempos de dictadura, un hijo de exiliados políticos que vuelve a Chile por cuenta propia y un crimen de crueldad inconmensurable por parte de las fuerzas de orden. El tercer largometraje de ficción de la directora Tatiana Gaviola, “La Mirada Incendiada”, inicia con las palabras “Inspirada en un hecho real”, tomando como punto de partida el conocido Caso Quemados, atentado en el que Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri fueron víctimas de un ataque incendiario por parte de militares a plena luz del día en la vía pública.

Protagonizado por Juan Carlos Maldonado en el papel de Rodrigo, el filme prometía sin duda ser un aporte para la memoria de nuestro país, dada la historia en cuestión y su contexto, sin embargo, esta promesa metamorfoseó hasta convertirse no sólo en polémica, debido a la nula influencia que tuvo la familia de Rojas de Negri en materias de decisión cinematográfica, sino que también es una cinta que no cumple del todo con los objetivos que parece perseguir.

El inicio de la película muestra a Rodrigo volviendo a Chile con una cámara bajo el brazo y el propósito de desempeñarse cómo fotógrafo profesional. Tras andar un rato medio perdido, y luego de ser ayudado por una amiga vecina de su tía, logra llegar a la casa de esta y sus dos primas menores, quienes cariñosamente lo acogen a lo largo de la trama. Tras esto, se forjan lazos emotivos que dan cuenta de la personalidad dulce y templada del protagonista. De esta forma, se retrata claramente cómo Rodrigo influyó en la vida del resto de los personajes mediante escenas variadas, que muestran momentos íntimos en los que estos interactúan, desde conversaciones nocturnas y abrazos diurnos, hasta experiencias traumáticas que refuerzan vínculos.

A lo mencionado anteriormente, se suma la manera en que los personajes se comunican entre sí. Si bien, el guión resulta claro y conciso, los intercambios de palabras se articulan principalmente a través de diálogos medianamente breves y en ocasiones incluso un poco rígidos, cayendo en la sobre explicación del contexto dictatorial en el que ocurren los eventos una y otra vez, resultando en parte obvios. Además, el guión demuestra la clara intención de introducir gran variedad –y cantidad– de expresiones y/o dichos chilenos, dando así a entender una identidad lingüística acertada, que da cuenta de aspectos de nuestra cultura, pudiendo haber sido presentado de manera igualmente oportuna, pero a través de matices más sutiles.

Por otro lado, Rodrigo es retratado a través de conversaciones y acciones como un joven que no se encuentra realmente al tanto ni de la situación a nivel país, ni de las restricciones que esto implica, modificando el relato y añadiendo romanticismo mediante la presencia de un protagonista en parte inocente, que sueña con denunciar las injusticias del golpe sin pensar en repercusiones. En este sentido, resalta también el carácter poético que busca reflejar la voz en off de narradora de la historia –perteneciente al personaje de Carmen Gloria Quintana–, sugiriendo la existencia de una profunda relación previa al hecho incendiario entre Carmen Gloria y Rojas de Negri, interpelando acciones y decisiones tomadas por el protagonista. Esto agrega de manera similar un toque de romanticismo que resulta algo forzado y, sobre todo, algo lejano a la realidad de los hechos.

En cuanto a la atmósfera, la película logra reflejar el miedo colectivo y la tensión de la época, además de espacios y elementos característicos que resultan clave para retratar el período, tales como cacerolazos, protestas y allanamientos. Las escenas no son demasiado largas, por lo que hacen que la cinta sea dinámica y en su mayoría liviana, teniendo en consideración la carga del tema que trata. Sin embargo, esto mismo es lo que también genera que en algunas ocasiones se pierda un poco la continuidad entre una escena y la siguiente.

Por último, cabe destacar que, si bien las heridas dejadas por el flagelo dictatorial a lo largo y ancho de este territorio siguen estando cargadas de un rojo fresco y humeante, vale la pena que historias como estas vean a la luz en el formato cinematográfico, alimentando la memoria de nuestro país mediante expresiones artísticas cargadas de historia. Por desgracia, “La Mirada Incendiada” no cumple del todo con este objetivo, quedando al debe principalmente en temas de fidelidad con la memoria histórica nacional y la empatía hacia víctimas del caso, ya que, a pesar de que se deja en claro que el filme tan sólo se inspira en los hechos reales, este sin duda abre paso a preguntas que vale la pena hacerse. ¿Hasta qué punto es viable mezclar realidad y ficción? ¿De qué manera abordar temáticas delicadas de la manera más empática posible? Lamentablemente, en ese sentido “La Mirada Incendiada” desarrolla su narrativa omitiendo aquel elemento tan importante.


Título Original: La Mirada Incendiada

Director: Tatiana Gaviola

Duración: 102 minutos

Año: 2021

Reparto: Juan Carlos Maldonado, Catalina Saavedra, Gonzalo Robles, María Izquierdo, Cristina Aburto, Constanza Sepúlveda, Belén Herrera, Pascal Balart, Estrella Ortiz


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 semana

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 2 semanas

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 2 semanas

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 3 semanas

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Sweep It Into Space Sweep It Into Space
DiscosHace 3 semanas

Dinosaur Jr. – “Sweep It Into Space”

Con más de 30 años de trayectoria y una disfuncional, tensionada e intermitente relación creativa, Dinosaur Jr. ha tomado la...

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 1 mes

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 1 mes

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 1 mes

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 2 meses

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 2 meses

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Publicidad
Publicidad

Más vistas