Conéctate a nuestras redes
El Precio De La Verdad El Precio De La Verdad

Comentarios

El Precio De La Verdad

Publicado

en

En la lucha legal entre grandes corporaciones y pequeñas entidades, la manera de retratar el conflicto es esencial para poder establecer los altibajos de una pelea que en muchas ocasiones parece perdida. El subgénero de los dramas legales tiene a su favor el poner dos fuerzas opuestas en una contienda donde víctimas, victimarios y el sistema legal se juegan el poder para ganar la verdad de los hechos.

Michael Mann se introdujo en el mundo de las tabacaleras para retratar con maestría esta idea en “The Insider” (1999). En una escala menor, pero con ciertas cualidades similares, Todd Haynes, director de “Far From Heaven” (2002) y “Carol” (2015), se inmiscuye en el conflicto real de las consecuencias que el ácido perfluorooctanoico, utilizado en la fabricación de teflón, tiene en la salud de las personas y cómo un abogado está dispuesto con todo en su contra a destapar lo que una gran empresa le está provocando a la población.

Basada en hechos reales e inspirada en el artículo “The Lawyer Who Became DuPont’s Worst Nightmare” escrito por Nathaniel Rich y publicado en The New York Times, “El Precio De La Verdad” se centra en el obstinado abogado Robert Bilott (Mark Ruffalo), quien descubre el peligroso secreto que oculta el trabajo de una de las corporaciones más grandes del mundo. Aquel hallazgo lo llevará a iniciar una incesante lucha para desenmascarar a quienes están afectando la vida de miles de personas, pero en el camino arriesga su vida profesional y familiar.

Considerando la envergadura que el desastre de la compañía DuPont ha dejado en la vida y la salud de millones de personas, el relato decide tomar el punto de vista del abogado, que, obsesionado con el caso, decide paulatinamente involucrarse una vez que la evidencia es incuestionable. Por lo tanto, la narración va creciendo y profundizando a medida que Robert Bilott se encuentra con el testimonio de Wilbur Tennant (Bill Camp), quien tiene a su haber un sinfín de pruebas que inculpan a la compañía. Robert, de carácter afable, pero testarudo, decide tomar el caso, y su compromiso empieza a aumentar gradualmente, hasta verse totalmente inmerso en un dilema que no sólo afecta a su primer testigo, sino que a toda una población. Sin embargo, los obstáculos que comienza a sortear lo introducirán en un terreno peligroso al enfrentarse a un enemigo más grande de lo que pensaba.

Si bien, la lucha entre un ente pequeño y casi desarmado frente a un gigante poderoso está presente, el principal objetivo de la cinta está enfocado en la obsesión de Robert con el caso, cuando se da cuenta de las grandes consecuencias que le ha traído a la población. De esta forma, el relato se va haciendo cada vez más angosto y centrado en las consecuencias personales que su trabajo le trae consigo. Dichas consecuencias están representadas particularmente en su vida familiar, donde su esposa Sarah (Anne Hathaway) encarna la voz que media entre el real costo del trabajo del abogado y el desgaste en su mundo más íntimo. El conflicto en su matrimonio es el hilo conductor de una historia que no pretende resolver grandes enigmas, sino más bien excavar en lo profundo de una inquietud que no se puede obviar.

El relato íntimo que construye Haynes se mueve entre las sombras, la niebla y la atmósfera fría de West Virginia, otorgando un uso particular de la luz sobre el desolador diagnóstico con el que se va encontrando el protagonista; ambientación que habla por sí misma sobre la evidencia irrefutable del irreversible daño ambiental. Estos momentos de desolación están contrastados con la calidez de la vida familiar que cruza la investigación y la batalla que Robert está dando para dar a conocer estos efectos.

A pesar de ser una cinta centrada en un drama legal, “El Precio De La Verdad” deja poco espacio para la gran pelea en tribunales entre abogado y su gigante enemigo, y prefiere centrarse en la obligación personal de su protagonista para destapar la verdad, el desgaste emocional que conlleva esta titánica tarea y los años de batallar por algo que parece imposible. Por lo tanto, se puede deducir el esfuerzo de esta producción por poner en estado de alerta a su audiencia, y en un tono desolador cuenta cómo, aunque el daño ya está hecho y no haya vuelta atrás, es importante enfrentarse a quienes son culpables.


Título Original: Dark Waters

Director: Todd Haynes

Duración: 126 minutos

Año: 2019

Reparto: Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Camp, Bill Pullman, Victor Garber, William Jackson Harper, Mare Winningham, Kevin Crowley, Trenton Hudson, Marc Hockl


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hoyo

Publicado

en

El Hoyo

Tras un inexplicable recorrido en festivales, llega a Netflix la película española “El Hoyo”, un high-concept de ciencia ficción que busca hacer reflexionar con la metáfora que envuelve su premisa filosófica, y asquear con un estilo gore provocativo. Una mezcla que puede parecer mal planeada, pero que al parecer fue lo suficientemente chocante o interesante como para convertir a la producción en uno de los títulos más populares de la plataforma de streaming.

Toda la película ocurre en “el hoyo”, una prisión con cientos de niveles de pocos metros cuadrados cada uno. En cada piso, dos personas elegidas al azar deben compartir espacio por un mes, después del cual son repartidos aleatoriamente a cualquier otro piso. El giro es que cada nivel tiene en el centro un agujero por el que cada día desciende desde el piso más alto un banquete para alimentar a los presos. La comida es abundante y podría dar abasto para alimentar a todos los integrantes del hoyo, pero, por supuesto, los de arriba no se demoran en terminársela, forzando a los de abajo a luchar por restos, desnutrirse, comerse entre ellos, volverse locos o suicidarse.

Esto lo vemos desde la perspectiva de Goreng (Iván Massagué), un nuevo recluso/potencial mesías que lógicamente cuestiona este sistema. Por suerte, una serie de personajes no se molestan en explicarle todo el funcionamiento. “El Hoyo” tiene muchas reglas y, a pesar de ser molesta y constante, la sobreexposición está generalmente justificada por los requisitos de la película de construir la metáfora. “Los de arriba son los de arriba y los de abajo son los de abajo”, es la sabiduría que le transmite al protagonista Trimagasi (Zorion Eguileor), su primer compañero y desde entonces la no tan sutil comparación con el mundo exterior que la cinta está haciendo se vuelva evidente.

Si bien, el comunismo y la equitativa repartición de los recursos es lo que debería salvar el sistema, las cosas no funcionan así, y la exploración de la película de por qué esto no sucede es lo que hace avanzar la trama a medida que Goreng pasa por diferentes pisos y entendemos al revés y al derecho el funcionamiento del calabozo.

La película tiene ideas sobre lo difícil que es convencer a los privilegiados de que piensen en el resto, de cómo los desfavorecidos terminan obligados a pelear entre ellos y sobre que, finalmente, cada uno vela por sí mismo. Toda postura está representada: desde aquellos personajes que buscan el diálogo, otros que entienden que las cosas se hacen por la fuerza, los que quieren solucionar el problema para todos, aquellos que buscan sobrevivir y los que simplemente se rinden, cuyos cuerpos pisos y pisos de reclusos ven caer hasta llegar al fondo.

Esto es lo más interesante de la película, pero no viene sin reparos. “El Hoyo” ve las cosas demasiado en blanco o negro, forzando a personajes a actuar de maneras exageradas o irreales y a eventos demasiado convenientes a ocurrir para marcar el evidente punto que está probando. Es un experimento social interesante, pero nunca es sutil (al contrario), y la metáfora que tanto se esfuerza en construir no es tan inteligente o novedosa. Es una constatación de lo que muchos sabemos y sentimos, y que otras películas como “Snowpiercer” (2013) o “Parasite” (2019) ya dejaron claro antes y con mayor maestría.

Lo que sí tiene esta película son unas inagotables e inofensivas ganas de entretener, y cuando uno deja de molestarse por los argumentos filosóficos que insiste en presentar como si fueran grandes descubrimientos, puede impactarse con la cantidad de sangre que se sacan sus personajes, ya sea por defensa propia o canibalismo, sorprenderse con las peripecias de un guion hiperkinético que le saca todo el jugo a una locación limitada y regocijarse en la exageración total que supone la mera existencia de una obra como esta. “El Hoyo” no nos dice nada nuevo, y es más entretenimiento que filosofía, pero es inexplicablemente efectiva y fácil de ver, y de paso nos repite un par de cosas que están mal con el sistema que nunca está de más recordarnos.


Título Original: El Hoyo

Director: Galder Gaztelu-Urrutia

Duración: 94 minutos

Año: 2019

Reparto: Ivan Massagué, Zorion Egileor, Antonia San Juan, Emilio Buale, Alexandra Masangkay, Eric Goode, Algis Arlauskas, Miriam Martín, Óscar Oliver


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 hora

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 5 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 6 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 1 semana

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Publicidad
Publicidad

Más vistas