Conéctate a nuestras redes
El Misterio de Soho El Misterio de Soho

Comentarios

El Misterio de Soho

Publicado

en

Un día, el renacentista Jorge Manrique escribió sarcásticamente que “todo tiempo pasado fue mejor”. Hoy, 550 años después, se arrancaría el pelo al vernos usar su expresión literalmente, sin aprender la lección. Porque así es el ser humano: recuerda las cosas buenas y olvida las malas, incluso inventando nostalgias que trascienden generaciones. Por eso necesitamos fábulas como “El Misterio De Soho”, la primera película en la que el director Edgar Wright propone un terror serio (a diferencia de “Shaun Of The Dead”). Sin embargo, da la sensación de que no pudo dominar al género, el terror psicológico, por lo que tenemos un film con algunas deficiencias de fondo, pero compensadas con una forma que desborda estilo.

Lo mismo se podría decir de la soñadora y alegre Eloise (Thomasin Mackensie): una ingenua, pero talentosa joven, que deja su pequeño pueblo para triunfar como diseñadora de moda en Londres. Desde el principio, queda claro que es fanática de los años sesenta, y su madre, de quien heredó esas tendencias, se suicidó cuando aún era una niña, pero (inexplicablemente) eso no ha evitado que Eloise la siga viendo, muchas veces en los reflejos como un fantasma sonriente y mudo.

Así va apareciendo esta constante dualidad entre realidad o ficción, y entre pasado o presente; Eloise está tan inmersa en los sesenta, que recién al verla con audífonos modernos se establece que la trama es contemporánea y no retro. Pasa algo similar cuando llega a la pensión universitaria y conoce a unas desagradables compañeras: la recién llegada no sólo parece fuera de lugar, sino que fuera de tiempo. De hecho, es fácil imaginarla pensando “la gente está cada vez más mala”, mientras busca otro hogar para escapar del bullying.

No obstante, las cosas mejoran violentamente para ella cuando consigue que una estricta, pero acogedora señora Collins (la gran Diana Rigg, en su último papel) le arriende una habitación con un look sesentero. Al dormirse en su nueva cama, Eloise no sólo se sorprende de haber sido transportada al Soho de aquella década, sino que se da cuenta, frente al espejo, que está “habitando” el cuerpo de una hermosa y admirable joven llamada Sandie, interpretada por la hipnótica Anya Taylor-Joy.

A pesar del cliché de los “personajes optimistas que descubren la dura realidad al llegar a su destino”, Mackenzie entrega una actuación excelente, lo que ayuda a que el público no vea sus decisiones como incoherentes, sino acciones que se sienten impulsadas por una obsesión. Esa idea es fortalecida por lo irresistible de su nuevo amor platónico, Sandie, quien anhela con cantar y bailar en prestigiosos locales nocturnos. La encarnación de Taylor-Joy es perfecta, tanto cuando la vemos audicionar con su increíble voz, como cuando coquetea con un casanova del lugar, llamado Jack (Matt Smith).

Si la película fuera una mesa, el guion sería la pata floja. A pesar de que tiene puntos muy destacables, también se cae con algunas cosas, como la personalidad y complejidad del resto del reparto. Estos han sido, quizás intencionalmente, “opacados” en la trama y parecen estar sólo para destacar aún más a los protagonistas. La mayoría del elenco actúa bien, pero casos como el de la compañera que hace bullying, el afroamericano al que le gusta Eloise y el interpretado por Terence Stamp, son muy estereotipados. Por otra parte, a veces los personajes actúan de manera poco natural sólo para beneficiar a la trama. Eso, sumado a un par de twists que son un poco obvios, son las cosas que distraen a veces de la experiencia.

La señora Collins describe el escenario mejor que nadie: “Esto es Londres; en todas las habitaciones de todos los edificios de todas las calles de Londres ha muerto gente”, algo que descoloca un poco a la protagonista, pero no evita que siga con su plan. Aquello de que Soho tenga dos lados de la moneda es mucho más obvio para el espectador, pues un tremendo logro de la película es mostrar no sólo la visión perfecta y glamorosa de Eloise, sino también ir alternando eso con escenas extremadamente decadentes, que provocan un muy fuerte contraste. Por otra parte, los seguidores de Wright quizás extrañen sus típicos action shots, pero lo compensa con increíbles transiciones entre escenas y ángulos muy originales, que permitieran complejas secuencias con ambas actrices simultáneamente.

“El Misterio De Soho” es una gran película, visual y auditivamente inteligente, y su talón de Aquiles es relativamente menor: sacrificar un poco de fondo, por la forma. De todas maneras, la película no aburre y es más que suficiente para recordarnos que no debemos idealizar automáticamente el pasado, sino que despertar y ver las cosas por lo que son. No como Eloise, quien lo ignoró las múltiples veces en que le dijeron “Londres puede ser sobrecogedor”.


Título Original: Last Night In Soho

Director: Edgar Wright

Duración: 116 minutos

Año: 2021

Reparto: Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy, Matt Smith, Terence Stamp, Diana Rigg, Rita Tushingham, Synnove Karlsen, Joakim Skarli, Andrew Bicknell, Colin Mace, Michael Ajao, Will Rogers


Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Free LSD Free LSD
DiscosHace 4 días

OFF! – “Free LSD”

Luego de ocho años de pausa discográfica, OFF! vuelve a las pistas con un álbum que, de primera impresión, traza...

Ritmos En Cruz Ritmos En Cruz
DiscosHace 5 días

La Ciencia Simple – “Ritmos En Cruz”

Desde “Hacia El Mar” (2014), La Ciencia Simple ha propuesto una reconfiguración de su sonido, pasando por el post rock...

Cool It Down Cool It Down
DiscosHace 2 semanas

Yeah Yeah Yeahs – “Cool It Down”

A casi 20 años de la explosión del post-punk, o garage revival (que cada uno le ponga la etiqueta que...

II II
DiscosHace 2 semanas

Dead Cross – “II”

Con tantos proyectos que posee Mike Patton, no es difícil perder la pista de cada cosa que hace el frontman...

The Car The Car
DiscosHace 3 semanas

Arctic Monkeys – “The Car”

El lanzamiento de su séptimo disco no era un paso más en la carrera de Arctic Monkeys. Tras un “Tranquility...

The End So Far The End So Far
DiscosHace 3 semanas

Slipknot – “The End, So Far”

Fuerte y claro fue el mensaje que Slipknot entregó con “We Are Not Your Kind” (2019), una obra que vio...

As The Moon Rests As The Moon Rests
DiscosHace 4 semanas

A.A. Williams – “As The Moon Rests”

Bastó solo el lanzamiento de “Forever Blue” (2020) para que la música de A.A. Williams comenzara a ser destacada por...

Luz Figura y Sombra Luz Figura y Sombra
DiscosHace 4 semanas

Cómo Asesinar A Felipes – “Luz, Figura y Sombra”

Cómo Asesinar A Felipes nos tiene mal acostumbrados a sembrar expectativas en la espera de cada uno de sus lanzamientos,...

Aethiopes Aethiopes
DiscosHace 1 mes

Billy Woods – “Aethiopes”

En “La Odisea” de Homero, África subsahariana era llamada Aethiopia, hoy conocida como Etiopía; mientras que Aethiope se transformó en...

God's Country God's Country
DiscosHace 1 mes

Chat Pile – “God’s Country”

El ejercicio de escuchar música en formato álbum es una experiencia que se puede abordar de muchas maneras. Ya sea...

Publicidad
Publicidad

Más vistas