Conéctate a nuestras redes
El Emperador de París El Emperador de París

Comentarios

El Emperador de París

Publicado

en

La trepidante vida del legendario Eugène François Vidocq ha logrado múltiples encarnaciones en el cine, siendo su principal mérito el convertirse de prócer del hampa de los bajos fondos a director de la Seguridad Nacional de Francia a principios del siglo XIX. El de Vidocq es un caso peculiar: un ladrón reconvertido, poseedor de una magnética biografía, que ha servido de inspiración para autores de la talla de Balzac, Víctor Hugo y Alexandre Dumas, quienes, seducidos por sus audacias, le rindieron honores en sus obras. El filme “El Emperador de París” trata de lograr lo inalcanzable: comprimir todas las peripecias de Vidocq en dos horas de duración.

Acá Vidocq (Vincent Cassel) es retratado como un héroe de los bajos fondos parisinos, quien, tras salir airoso de un escape casi imposible, trata de cambiar su peligrosa impronta criminal por la de un simple comerciante. No obstante, no puede dejar atrás su prolífico currículum delictivo; esta vez, inculpado de un asesinato, está siendo perseguido por la policía de París. Es así como el sagaz Vidocq se las ingeniará para lograr un inusual trato con el jefe de policía local, siendo esta negociación una espada de doble filo, puesto que deberá redimir su pasado de hampón pasándose al lado de la policía, delatar y colaborar con la captura de criminales, a cambio de recibir una anhelada amnistía.

Este nuevo tributo que se ofrece a Vidocq de la mano del director Jean François-Richet se traduce en una película ágil, con acción y violencia, contrastando con los hermosos planos que retratan los excesos de la majestuosidad palaciega del París napoleónico del siglo XIX, contraponiéndose al “París B” y la crudeza de los bajos fondos. François-Richet nos sumerge en este submundo plagado de criminalidad, violencia, miseria y pobreza, con un acertado Vincent Cassel como el parco y efectivo Vidocq, casi como la antesala de un antihéroe de acción contemporáneo.

Visualmente, la fotografía que ofrece “El Emperador de París” a cargo de Manuel Dacosse (“Grâce à Dieu”, “L’Amant Double”) y el sutil e inteligente uso de la luz, la sitúa como una película bella de observar. Por otra parte, existe cuidado y dedicación con el vestuario, las actuaciones son honestas y las escenas de acción electrizantes, sin embargo, la cinta se sustenta por un guion que abusa de elementos de elipsis, entregando así pocas pistas o nada de contexto a quienes no son tan asiduos al aporte histórico y relevancia de la figura de François Vidocq.

Un problema que se extiende de lo anterior es que hay personajes interesantes que quizás pudieron tener más desarrollo, como el de la baronesa Roxane de Giverny (interpretada por Olga Kurylenko), quedando relegados sólo a unas pocas escenas, en un afán de compactación y optimización de recursos en pos del tiempo.

En conclusión, “El Emperador de París” es una película que asegura al espectador una buena estética y la opción de apreciar la belleza arquitectónica de la ciudad luz a través de sus estilizados planos y una cuidada escenografía. Sin embargo, las cargadas escenas de acción y la –por momentos– gratuita violencia, no parecen contribuir mucho a la construcción de un fiel (o no) retrato histórico de la vida de Vidocq, sino más bien apuntan sólo al mero entretenimiento. Y si eso es lo que perseguía su director, al menos cumple en aquel aspecto.


Título Original: L’Empereur de Paris

Director: Jean-François Richet

Duración: 120 minutos

Año: 2018

Reparto: Vincent Cassel, Patrick Chesnais, August Diehl, Olga Kurylenko, Denis Lavant, Freya Mavor, Denis Menochet, Jérôme Pouly, James Thiérrée, Fabrice Luchini, Vladimir Ostermann


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

La Mirada Incendiada

Publicado

en

La Mirada Incendiada

Tiempos de dictadura, un hijo de exiliados políticos que vuelve a Chile por cuenta propia y un crimen de crueldad inconmensurable por parte de las fuerzas de orden. El tercer largometraje de ficción de la directora Tatiana Gaviola, “La Mirada Incendiada”, inicia con las palabras “Inspirada en un hecho real”, tomando como punto de partida el conocido Caso Quemados, atentado en el que Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri fueron víctimas de un ataque incendiario por parte de militares a plena luz del día en la vía pública.

Protagonizado por Juan Carlos Maldonado en el papel de Rodrigo, el filme prometía sin duda ser un aporte para la memoria de nuestro país, dada la historia en cuestión y su contexto, sin embargo, esta promesa metamorfoseó hasta convertirse no sólo en polémica, debido a la nula influencia que tuvo la familia de Rojas de Negri en materias de decisión cinematográfica, sino que también es una cinta que no cumple del todo con los objetivos que parece perseguir.

El inicio de la película muestra a Rodrigo volviendo a Chile con una cámara bajo el brazo y el propósito de desempeñarse cómo fotógrafo profesional. Tras andar un rato medio perdido, y luego de ser ayudado por una amiga vecina de su tía, logra llegar a la casa de esta y sus dos primas menores, quienes cariñosamente lo acogen a lo largo de la trama. Tras esto, se forjan lazos emotivos que dan cuenta de la personalidad dulce y templada del protagonista. De esta forma, se retrata claramente cómo Rodrigo influyó en la vida del resto de los personajes mediante escenas variadas, que muestran momentos íntimos en los que estos interactúan, desde conversaciones nocturnas y abrazos diurnos, hasta experiencias traumáticas que refuerzan vínculos.

A lo mencionado anteriormente, se suma la manera en que los personajes se comunican entre sí. Si bien, el guión resulta claro y conciso, los intercambios de palabras se articulan principalmente a través de diálogos medianamente breves y en ocasiones incluso un poco rígidos, cayendo en la sobre explicación del contexto dictatorial en el que ocurren los eventos una y otra vez, resultando en parte obvios. Además, el guión demuestra la clara intención de introducir gran variedad –y cantidad– de expresiones y/o dichos chilenos, dando así a entender una identidad lingüística acertada, que da cuenta de aspectos de nuestra cultura, pudiendo haber sido presentado de manera igualmente oportuna, pero a través de matices más sutiles.

Por otro lado, Rodrigo es retratado a través de conversaciones y acciones como un joven que no se encuentra realmente al tanto ni de la situación a nivel país, ni de las restricciones que esto implica, modificando el relato y añadiendo romanticismo mediante la presencia de un protagonista en parte inocente, que sueña con denunciar las injusticias del golpe sin pensar en repercusiones. En este sentido, resalta también el carácter poético que busca reflejar la voz en off de narradora de la historia –perteneciente al personaje de Carmen Gloria Quintana–, sugiriendo la existencia de una profunda relación previa al hecho incendiario entre Carmen Gloria y Rojas de Negri, interpelando acciones y decisiones tomadas por el protagonista. Esto agrega de manera similar un toque de romanticismo que resulta algo forzado y, sobre todo, algo lejano a la realidad de los hechos.

En cuanto a la atmósfera, la película logra reflejar el miedo colectivo y la tensión de la época, además de espacios y elementos característicos que resultan clave para retratar el período, tales como cacerolazos, protestas y allanamientos. Las escenas no son demasiado largas, por lo que hacen que la cinta sea dinámica y en su mayoría liviana, teniendo en consideración la carga del tema que trata. Sin embargo, esto mismo es lo que también genera que en algunas ocasiones se pierda un poco la continuidad entre una escena y la siguiente.

Por último, cabe destacar que, si bien las heridas dejadas por el flagelo dictatorial a lo largo y ancho de este territorio siguen estando cargadas de un rojo fresco y humeante, vale la pena que historias como estas vean a la luz en el formato cinematográfico, alimentando la memoria de nuestro país mediante expresiones artísticas cargadas de historia. Por desgracia, “La Mirada Incendiada” no cumple del todo con este objetivo, quedando al debe principalmente en temas de fidelidad con la memoria histórica nacional y la empatía hacia víctimas del caso, ya que, a pesar de que se deja en claro que el filme tan sólo se inspira en los hechos reales, este sin duda abre paso a preguntas que vale la pena hacerse. ¿Hasta qué punto es viable mezclar realidad y ficción? ¿De qué manera abordar temáticas delicadas de la manera más empática posible? Lamentablemente, en ese sentido “La Mirada Incendiada” desarrolla su narrativa omitiendo aquel elemento tan importante.


Título Original: La Mirada Incendiada

Director: Tatiana Gaviola

Duración: 102 minutos

Año: 2021

Reparto: Juan Carlos Maldonado, Catalina Saavedra, Gonzalo Robles, María Izquierdo, Cristina Aburto, Constanza Sepúlveda, Belén Herrera, Pascal Balart, Estrella Ortiz


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Fortitude Fortitude
DiscosHace 6 días

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 2 semanas

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

ULTRAPOP ULTRAPOP
DiscosHace 2 semanas

The Armed – “ULTRAPOP”

El adjetivo que mejor podría aplicársele a The Armed es “impenetrable”, y aún así puede ser motivo de discusión porque,...

The Battle At Garden’s Gate The Battle At Garden’s Gate
DiscosHace 3 semanas

Greta Van Fleet – “The Battle At Garden’s Gate”

Todo lo que rodeó la elaboración, grabación y lanzamiento del segundo disco de Greta Van Fleet, es digno de atesorarse...

Sweep It Into Space Sweep It Into Space
DiscosHace 3 semanas

Dinosaur Jr. – “Sweep It Into Space”

Con más de 30 años de trayectoria y una disfuncional, tensionada e intermitente relación creativa, Dinosaur Jr. ha tomado la...

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 4 semanas

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 4 semanas

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 1 mes

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 2 meses

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 2 meses

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Publicidad
Publicidad

Más vistas