Conéctate a nuestras redes
El Ártico El Ártico

Comentarios

El Ártico

Publicado

en

Las películas donde un protagonista ha quedado varado en un peligroso lugar remoto con la obvia necesidad de salir de allí, por más específicas que suenen, no son algo fuera de lo común. Las hay en desiertos, océanos y el espacio, por nombrar algunos escenarios, y proveen un setting adecuado para una buena historia, en la que un protagonista tendrá que intentar volver a casa con toda la fuerza de la naturaleza en su contra. Esto le permitirá el poner a prueba su espíritu humano y recordarnos a los espectadores el no subestimar al planeta en el que nos encontramos.

En “El Ártico” el escenario esta vez es el congelado desierto blanco al norte de Islandia que lleva el mismo nombre, un lugar interminable donde Overgård (Mads Mikkelsen) queda a su merced tras haber caído en una avioneta que lo sobrevolaba. Allí se dedica a pescar, conocer el espacio y buscar señales en lo que es una supervivencia efectiva, pero perturbadora, que se podría prolongar quizás por mucho tiempo. La cinta cobra fuerza cuando decide aventurarse más allá de los límites que conocía y dejar su lugar seguro para intentar llegar a un campamento base que le promete la salvación.

Ensayos han sido escritos sobre la importancia del primer plano en la narrativa de la historia, y lo difícil que es para un actor el transmitir y comunicar la carga de la historia a través de su rostro. Mads Mikkelsen es lo suficientemente bueno en su trabajo como para que podamos entender qué significa cada suceso que toma lugar en la película, los riesgos que conlleva o la esperanza que suscitan. Es él el encargado de que nos importe (y cuánto) las cosas que pasan, que confiemos en él y estimemos paso a paso las probabilidades que tenga de sobrevivir.

Esta cinta de Joe Penna es “127 Hours” (2010) sin los recursos dinámicos y “El Náufrago” (2000) sin tanto sentimentalismo; una versión de “All Is Lost” (2013) más europea y estática. En el fondo, nada que no hayamos visto antes ni que seamos incapaces de imaginar dada la premisa. Aquí los elementos que están en juego son los esperables: cambios climáticos, animales salvajes, la escasez de la comida y el sufrimiento de la desolación. Y es que este tipo de historias, las de supervivencia, existen y no se puede innovar mucho dentro de ellas, sólo hacerlas más o menos efectivas.

La dirección en ese sentido es precisa y efectiva. El ambiente es mostrado como vasto e inabarcable, pero también digno de admiración. Los planos generales no indican un lugar hostil, sino más bien un terreno que no ha sido intervenido y en el que nadie podría encontrar rescate. Entonces, el centrarse tanto en Mikkelsen es la decisión correcta para permitirnos empatizar, involucrarnos emocionalmente en la historia y reaccionar ante los más pequeños detalles: una caña moviéndose en señal de que picó un pescado, la aparición de alguien más en esa tierra inhóspita; todo para mantener una tensión que se sostiene y va creciendo, aunque sospechemos hacia dónde va el relato.

Así es como el guion se las arregla para que ocurran los hitos suficientes para mantenernos interesados en una historia de un solo personaje y sin diálogos. Hay enfrentamientos (una pendiente, un oso), pérdidas (heridas, hurtos), ganancias (fuego, una señal de salvación), que permiten que pongamos el ojo en cada micro acción que ocurre y especulemos sobre cómo puede repercutir, qué significará para su supervivencia, si es que lo va a lograr o no.

Finalmente se trata de un drama terrorífico, realista y respetuosamente contado sobre la sobrevivencia de un hombre con herramientas, convicción y valores, pero que no cae en efectismos, emociones fáciles ni soluciones exageradas. Es transportar al espectador a una situación extremadamente específica y, con sentido común y humanidad, mostrarle cómo se podría desenvolver uno en esa posición.


Título Original: ArcticEl Ártico

Director: Joe Penna

Duración: 98 minutos

Año: 2018

Reparto: Mads Mikkelsen, Maria Thelma Smáradóttir

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mirai: Mi Pequeña Hermana

Publicado

en

Mirai

El director Mamoru Hosoda trabajó en el estudio Ghibli para luego dar inicio a sus propios proyectos, una serie de largometrajes animados que bordeaban algunos de los temas que se exploran en su más reciente película. Si antes había un interés por la niñez o la forma en que nos configuramos como adultos, en “Mirai: Mi Pequeña Hermana” se explora esto directamente a través de Kun, un niño que se tiene que enfrentar al cambio de rutina que significa el nacimiento de su hermana.

La película opera como un drama domestico cotidiano con la atención puesta en pequeños detalles, enfocándose en mostrar las dinámicas de esta familia en la forma en cómo se relacionan sus miembros. La llegada de Mirai altera enormemente a Kun, que hasta entonces había recibido sólo afecto y atención de sus padres, y quizás de ninguna otra parte. No tenemos acceso a la vida antes de Mirai, pero podemos intuir la dependencia del niño hacia sus padres por los celos que siente hacia ella y lo mucho que esto le afecta.

Como espectadores entendemos que lo que ocurre es normal y no es personal, pero Kun se demora en hacerlo y eso es lo triste de que la trama esté centrada en la cabeza de un niño de cuatro años al que todo le afecta el triple, que aquello nos puede exasperar, pero también entendemos lo que padece porque estuvimos ahí y nos reconocemos.

Hay pequeñas desviaciones al punto de vista de los padres, pero, más allá de eso, la película está contada estricta y enfáticamente desde la visión del niño, por lo que cuando se rompe la cotidianidad construida para sumergirnos en un escenario fantástico, el efecto llama la atención, pero no se siente fuera de lugar. Pasamos a ver la imaginación de Kun, representada gráficamente como método de escapismo. Es la primera vez que el niño tiene que entretenerse consigo mismo y el convertirse en su perro o hablar con una versión de su hermana del futuro es la forma que tiene de independizarse, de empezar a pensar autónomamente.

Cada episodio fantástico, que se entrelaza con la historia familiar principal, ayuda a Kun a dar un paso hacia su propio crecimiento. El viajar en moto en fantasía con una versión joven de su tatarabuelo le hace cobrar la fuerza para aventurarse a aprender a andar en bicicleta y, aunque suene burdo o evidente, no se lee como didáctico ni simplista. “Mirai: Mi Pequeña Hermana” está contada con tanta inocencia y delicadeza, que no se puede juzgar con esos calificativos, así como no podríamos juzgar a un niño por obrar de la forma en que lo hace. El clímax es una secuencia onírica-metafórica de alta intensidad, y es tan efectivo como el desenlace de la cinta, un pequeño gesto.

El logro de “Mirai: Mi Pequeña Hermana” es moverse en ambos planos igual de bien, en lo más cotidiano de la realidad y en lo más expresivo de la imaginación, además de poder representar tan cabalmente la mente de un niño. Y es que quizás la animación es la mejor manera que tenemos desde la ficción de aproximarnos tan elocuentemente a la mirada de alguien de esa edad, de recordarnos las relaciones que manteníamos con otras personas y entregar el tipo de sabiduría que uno olvida cuando crece y las cosas se ponen más reales.


Título Original: Mirai No Mirai

Director: Mamoru Hosoda

Duración: 98 minutos

Año: 2018

Reparto: Animación

 


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Doolittle Doolittle
DiscosHace 6 días

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 semana

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 semanas

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 semanas

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 4 semanas

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 2 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 4 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 11 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 11 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 11 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

Publicidad
Publicidad

Más vistas