Conéctate a nuestras redes

Comentarios

Drive

Publicado

en

“Drive” es el debut hollywoodense del danés Nicolas Winding Refn. El director tiene varios títulos a su nombre, y su cinta anterior, “Bronson” (2008), le ganó notoriedad y uno que otro seguidor, pero es con “Drive”, basada en la novela homónima de James Sallis, que realmente se da a conocer a audiencias internacionales.

La película trata sobre un mecánico y doble de escenas de acción (Ryan Gosling) que, durante la noche, opera como conductor de escape para distintos criminales. El Conductor –no se hace alusión al personaje a través de un nombre específico- ofrece un servicio en el que no hace preguntas, sólo conduce a sus clientes, les deja hacer lo suyo y cobra su parte. Durante el día vive una vida más normal, en la que forma una conexión con su vecina Irene (Carey Mulligan), una solitaria mujer con un hijo pequeño.

La cosa se complica cuando el esposo de Irene, Standard (Oscar Isaac), sale de prisión, pero sigue envuelto en deudas y problemas delictivos. El personaje de Gosling, por lo que suponemos que es lealtad a Irene y caballerosidad pura, se ofrece a colaborar con Standard para completar un último trabajo y así ayudarlo a cortar lazos con esa parte de su vida. El encargo no sale según lo esperado, lo que deja al Conductor solo, con una pila de dinero que no le pertenece y sumido en problemas con los verdaderos tipos malos, un par de mafiosos interpretados por Ron Perlman y Albert Brooks. Ahora es trabajo de él el arreglar la situación.

Definitivamente la fortaleza de “Drive”, así como lo que la distingue de otras películas de acción, es la inclusión que hace de elementos que normalmente no asociaríamos con este género. Es una cinta difícil de definir, y en eso radica su gracia. Su director la define como un cuento de hadas, lo que no es lo primero que se nos vendría a la mente, considerando el tono sombrío de la película, así como su desarrollo crecientemente violento.

Técnicamente, la cinta cuenta con una fotografía y montaje impecables. Largas tomas nos llevan por las calles nocturnas de Los Angeles, elegantemente iluminadas por focos y luces de neón, contraponiéndose con la más bien somnolienta manera en que están filmadas las escenas que ocurren durante el día, lo que sugiere, efectivamente, que en “Drive” lo interesante ocurre al caer la noche. Al contrario de lo que se podría pensar, la película no presenta muchas persecuciones o choques de autos, o escenas con cortes rápidos y frenéticos, sino que aprovecha de tomarse su tiempo para crear tensión, usando tomas largas y hasta en cámara lenta. Es interesante ver una película que tome estos riesgos, que no apunte a mantener a su audiencia en el borde de sus asientos de la forma convencional.

“Drive” utiliza poderosa iconografía -enfatizando elementos como un martillo, un mondadientes, un escorpión-, una tipografía rosada casi kitsch y un soundtrack cargado de temas electrónicos inspirados en música ochentera para acentuar su estilo. Estos elementos crean una estética retro que le da a la cinta un toque diferente, que rompe con lo que se podría esperar.

Winding Refn, ganador del premio al mejor director en el último Festival de Cannes, se encarga de que “Drive” sea un espectáculo visual, así como una de las películas más cool del último tiempo, pero esto no significa que la cinta sea un logro. Es justamente debido a sus aciertos estéticos y la elegante dirección, que la película nos encanta y nos hace pasar por alto aspectos en los que se queda corta.

La historia al centro de “Drive”, a pesar de no ser incoherente, es el principal problema. La trama es realmente convencional y no muestra nada que no hayamos visto antes. El guión no cuenta con giros impactantes o momentos de contenido dramático que generen una mayor expectación. Es más, la familiaridad de la historia no se aleja de la que podríamos esperar de una película B de acción. La diferencia aquí, es que se cuenta con un director que eleva considerablemente el material con el que está trabajando.

También es mérito de los actores que la película funcione en niveles en los que podría haber fallado. Ryan Gosling, considerado uno de los mejores actores de su generación, entrega una actuación sutil, que es efectiva en su minimalismo y crea un personaje introvertido e inescrutable, que paradójicamente resulta ser un protagonista atrayente e intrigante. Albert Brooks, por el otro lado, se roba la película con una interpretación diametralmente distinta: una caracterización ruidosa e intimidante del ostentoso líder mafioso que no tiene problema de ensuciarse las manos. Por su parte, Carey Mulligan añade una vulnerabilidad a su personaje que sirve tanto para entenderla a ella como al Conductor, pero la actriz, más que nada, está desperdiciada en un papel sin mucha carne.

En conclusión, “Drive” presenta una riqueza visual y aspectos distintivos que la caracterizan rápidamente y la convierten en una mezcla entre cine arte y película de acción hollywoodense, un híbrido entre el cine europeo y el americano, algo entre una historia de amor y un thriller violento. En fin, una película con identidad propia que se rehúsa a ser categorizada. Sin embargo, aunque la película sea entretenida, se destaque a nivel técnico y tenga mucho estilo, no nos debemos dejar engañar: no hay mucho debajo de su lustrosa superficie.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. Pedro

    02-May-2012 en 7:08 pm

    La narrativa que “no muestra nada de nuevo”. Esa es la gracia, la pelicula justamente hace de una historia completamente convencinal y podria decise que es la misma mierda de siempre, pero su trabajo mas de tempos que de “belleza visual”, que eso en gringolandia es muy facil de lograr, hace desta pelicula un pelicuón, haciendo de una narrativa tipica ochentera de peliculas malas de amor barato, un dramón que te deja de puntas a lo Cronemberg mezcaldo con lo kitch de De Palma. Notable.
    Transforamr lo kitch, la basura de los ochenta, el mamonerío, en una pelicula

  2. Manuel

    03-May-2012 en 12:38 am

    Mucho ruido pocas nueces tu review, cabe destacar que tampoco pusiste info para la fecha de estreno en Chile, o si llegará a los cines comerciales o a los de arte.

    • Homero

      03-May-2012 en 1:01 am

      Este es un comentario, no una nota de prensa. Pero, claramente, se estrena este jueves, por eso se publica. Si necesitas saber cuáles son los horarios y salas, puedes averiguarlo directamente en los sitios web de cada cine. Saludos.

  3. Luciano

    03-May-2012 en 12:45 am

    La verdad es que a la larga se me hizo bastante mamona en algunos momentos la película.
    Pero veo que no dieron incapié en la gran actuación que se mandó y para mi la mejor de la película.Brian Cranston

  4. Ly Guerrero

    03-May-2012 en 1:37 am

    A mi me gusto, justamente por esa lentitud y simpleza … no es una historia con mas pretensiones que ser lo que se ve. Reconozco que Gosling y Mulligan son dos de mis actores favoritos y que alucine con las escenas “fuertes” y la BSO.

  5. Constanza Olate Dìaz

    03-May-2012 en 9:49 pm

    Primero que todo, al leer “Es una cinta difícil de definir, y en eso radica su gracia” me conquisto completamente junto con su elenco, ya que Ryan Goslyn cada vez me impresiona mas en las películas del genero “drama” junto con Carey Mulligan. Simplemente la encuentro bastante interesante.

  6. Nicolás Yutronic

    03-May-2012 en 10:07 pm

    He escuchado criticas dispares sobre esta pélicula. Algunos amigos la vieron hace tiempo y a muchos no les gustó, otros la amaron. A mi me tinca n por el reparto y las criticas que he leído. Tengo que verla.

  7. Cesar Reyes

    03-May-2012 en 10:28 pm

    Son varias las razones por las que quiero ver esta película.
    La primera es porque no es de las típicas películas de la franquicia fast and furious, aquí existe una mejor trama (basada en una novela) y por sobre todo un mejor poder visual.
    La segunda razón es que fue duramente castigada al ser marginada de los Oscar y quiero darme ese gustito de verla y decir “fuck you viejos chantas de los Oscar” jaja.
    Y la tercera razón, bueh.. Ryan Gosling!(que para mi, es el sucesor de Heath Ledger en el cine)

  8. Juan Pablo Seguel C.

    04-May-2012 en 3:31 pm

    Al leer el título de la película, y ver someramente de que se trata, pensé que era una peli al estilo de “Rápido y Furioso” o algo así, y bueno, luego de leer la crítica, la verdad es que me dieron muchas ganas de verla, sin contar que Ryan Gosling hace tiempo que viene sorprendiendo con buenos personajes. Tiendo a preferir las peliculas con personajes minimalistas, espero que ésta no me decepcione.

  9. María Hurtado

    20-May-2012 en 10:12 pm

    Estoy de acuerdo contigo Iñaki! También encuentro que la película no sería tal vez nada sin el guionista… Es algo no muy convencional en las películas de acción tener un guión tan bien logrado y con contenido muy interesante… Faltó mencionar el GRAN parecido que hace con Tarantino en las escenas de violencia, es bastante notorio.

Responder

Comentarios

Había Una Vez… En Hollywood

Publicado

en

Había Una Vez En Hollywood

Lo difícil de hablar sobre “Había Una Vez… En Hollywood” tiene que ver con que la película se rehúsa a ser reductible a un simple concepto o temática. Trata sobre los asesinatos de Charles Manson, sí, pero también sobre la época de transición entre el antiguo y el nuevo Hollywood, sobre los dos extremos de una misma carrera artística, e incluso se pregunta qué es lo real cuando se ve una película. Quentin Tarantino amplía su espectro más que nunca y, no conforme con la reescritura histórica que hizo en 2009 con “Inglourious Basterds”, ahora ataca otro nicho. Si antes sintió la necesidad de defender a su pueblo de los nazis, ahora lo hace con su pasión y oficio, y son el famoso distrito californiano y su amor por el cine los que obtienen esta corrección, la de imaginar qué hubiera pasado si…

Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) es un actor de westerns televisivos que empieza a enfrentar el declive de su carrera. Vive esta transición con quien es quizás su único amigo, su doble de acción Cliff Booth (Brad Pitt, en la clase de actuación que recae completamente en el carisma que sólo las estrellas pueden tener) en el Hollywood de 1969, el verano del amor en que los hippies pululaban por doquier antes de que los asesinatos mencionados ocurrieran, se rompiera la burbuja y se diera paso a unos más sombríos años 70. Dalton es vecino de Sharon Tate (Margot Robbie, más concepto que personaje) y, conociendo su destino, es sólo cuestión de tiempo para que la película una sus líneas narrativas, fusione personajes ficticios con aquellos basados en personas reales y se entienda el experimento que Tarantino propone en esta cinta.

Durante las primeras dos horas de metraje no ocurre mucho más que una presentación de personajes y situaciones a lo largos de dos días. Son la clase de licencias narrativas que hacen comprensible el que ya se haya anunciado la adaptación televisiva de “Había Una Vez… En Hollywood” las que permiten que el personaje de Brad Pitt tenga su propio corto de veinte minutos en la mitad de la película, o que un día en el set con DiCaprio parezca un capítulo aparte de la película que se está viendo. Y, más allá de molestar, son las mejores secuencias de la cinta. Este es un ritmo lento y desprovisto de conflicto, que parece una novedad para Tarantino y que da paso a preguntarse qué hay detrás de todo esto.

Hay un cuestionamiento constante sobre lo que es real y lo que no. A veces explícito, a veces integrado en situaciones. Margot Robbie va al cine a ver una película en la que actúa, pero lo que Tarantino proyecta es a la verdadera Sharon Tate. Se muestra una película de Steve McQueen, pero también al actor que lo interpreta y que claramente no es Steve McQueen. DiCaprio actúa de Dalton, un actor actuando de otro personaje para la televisión, y cuando se equivoca en sus líneas pareciera que es intencional el que por un segundo se piense que es el verdadero DiCaprio olvidándolas.

Y quizás esa es la lógica detrás del casting de Al Pacino en un cameo, o del desfile de rostros conocidos que presenta la película, que incluye a Dakota Fanning, Bruce Dern, Kurt Russell y Lena Dunham, empujando al espectador a distanciarse con las apariciones de actores que no llegamos a creer en sus personajes porque sólo vemos a quienes los interpretan. “Los actores son unos falsos, no puedes creer nada que salga de su boca”, dice un personaje de la película, pero los guionistas son iguales, y aquí Tarantino no nos deja olvidar que esta es una fantasía, que hasta su plano final tiene el propósito de evidenciar la ironía, que es él diciéndole al espectador constantemente: “No es cierto, ¿recuerdas? Esto no era verdad”. Es un cuento.

Y lo que queda entonces es entregarse a Tarantino en su versión más distendida y experimental. Disfrutar las escenas de Brad Pitt y Leonardo DiCaprio en el auto conversando como si no hubiese que llegar a alguna parte con cada escena. Asombrarse con ingenuidad junto a Margot Robbie por lo que depara un futuro que puede nunca llegar. Anticipar la violencia pop clásica del cineasta que se esconde, pero se anticipa porque la premisa de la película ya advirtió que existiría. Y reconocer que es una película diferente a lo que ha habido en el cine el último año y que sólo podría haber hecho un Tarantino que se está empujando un poco más.

Si esta fantasía sirve de algo, es para constatar que el director se sigue desafiando, que no descansa en lo construido con su filmografía y que, sin traicionarla, puede evolucionarla. Que puede madurar y entregar su película más personal, aquella que es capaz de proponer que la violencia no es el fin y que, aunque le parezca entretenida, no es el comentario con el que quiere que se vaya el espectador. Mejor aún, que ese comentario puede ser cualquier cosa que uno rescate del abanico de temas que propone y que uno tiene el tiempo de pensar mientras la película divaga, y uno divaga con ella, reflexionando que quizás no importa nada de lo que está pasando, que puede que todo sea mentira, pero que qué divertido es salir del mundo real e ir al cine un rato.


Título Original: Once Upon A Time… In Hollywood

Director: Quentin Tarantino

Duración: 161 minutos

Año: 2019

Reparto: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch, Margaret Qualley, Al Pacino, Kurt Russell, Bruce Dern, Timothy Olyphant, Dakota Fanning, Damian Lewis, Luke Perry, Michael Madsen


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 4 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 5 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: