Conéctate a nuestras redes

Comentarios

Drive

Publicado

en

“Drive” es el debut hollywoodense del danés Nicolas Winding Refn. El director tiene varios títulos a su nombre, y su cinta anterior, “Bronson” (2008), le ganó notoriedad y uno que otro seguidor, pero es con “Drive”, basada en la novela homónima de James Sallis, que realmente se da a conocer a audiencias internacionales.

La película trata sobre un mecánico y doble de escenas de acción (Ryan Gosling) que, durante la noche, opera como conductor de escape para distintos criminales. El Conductor –no se hace alusión al personaje a través de un nombre específico- ofrece un servicio en el que no hace preguntas, sólo conduce a sus clientes, les deja hacer lo suyo y cobra su parte. Durante el día vive una vida más normal, en la que forma una conexión con su vecina Irene (Carey Mulligan), una solitaria mujer con un hijo pequeño.

La cosa se complica cuando el esposo de Irene, Standard (Oscar Isaac), sale de prisión, pero sigue envuelto en deudas y problemas delictivos. El personaje de Gosling, por lo que suponemos que es lealtad a Irene y caballerosidad pura, se ofrece a colaborar con Standard para completar un último trabajo y así ayudarlo a cortar lazos con esa parte de su vida. El encargo no sale según lo esperado, lo que deja al Conductor solo, con una pila de dinero que no le pertenece y sumido en problemas con los verdaderos tipos malos, un par de mafiosos interpretados por Ron Perlman y Albert Brooks. Ahora es trabajo de él el arreglar la situación.

Definitivamente la fortaleza de “Drive”, así como lo que la distingue de otras películas de acción, es la inclusión que hace de elementos que normalmente no asociaríamos con este género. Es una cinta difícil de definir, y en eso radica su gracia. Su director la define como un cuento de hadas, lo que no es lo primero que se nos vendría a la mente, considerando el tono sombrío de la película, así como su desarrollo crecientemente violento.

Técnicamente, la cinta cuenta con una fotografía y montaje impecables. Largas tomas nos llevan por las calles nocturnas de Los Angeles, elegantemente iluminadas por focos y luces de neón, contraponiéndose con la más bien somnolienta manera en que están filmadas las escenas que ocurren durante el día, lo que sugiere, efectivamente, que en “Drive” lo interesante ocurre al caer la noche. Al contrario de lo que se podría pensar, la película no presenta muchas persecuciones o choques de autos, o escenas con cortes rápidos y frenéticos, sino que aprovecha de tomarse su tiempo para crear tensión, usando tomas largas y hasta en cámara lenta. Es interesante ver una película que tome estos riesgos, que no apunte a mantener a su audiencia en el borde de sus asientos de la forma convencional.

“Drive” utiliza poderosa iconografía -enfatizando elementos como un martillo, un mondadientes, un escorpión-, una tipografía rosada casi kitsch y un soundtrack cargado de temas electrónicos inspirados en música ochentera para acentuar su estilo. Estos elementos crean una estética retro que le da a la cinta un toque diferente, que rompe con lo que se podría esperar.

Winding Refn, ganador del premio al mejor director en el último Festival de Cannes, se encarga de que “Drive” sea un espectáculo visual, así como una de las películas más cool del último tiempo, pero esto no significa que la cinta sea un logro. Es justamente debido a sus aciertos estéticos y la elegante dirección, que la película nos encanta y nos hace pasar por alto aspectos en los que se queda corta.

La historia al centro de “Drive”, a pesar de no ser incoherente, es el principal problema. La trama es realmente convencional y no muestra nada que no hayamos visto antes. El guión no cuenta con giros impactantes o momentos de contenido dramático que generen una mayor expectación. Es más, la familiaridad de la historia no se aleja de la que podríamos esperar de una película B de acción. La diferencia aquí, es que se cuenta con un director que eleva considerablemente el material con el que está trabajando.

También es mérito de los actores que la película funcione en niveles en los que podría haber fallado. Ryan Gosling, considerado uno de los mejores actores de su generación, entrega una actuación sutil, que es efectiva en su minimalismo y crea un personaje introvertido e inescrutable, que paradójicamente resulta ser un protagonista atrayente e intrigante. Albert Brooks, por el otro lado, se roba la película con una interpretación diametralmente distinta: una caracterización ruidosa e intimidante del ostentoso líder mafioso que no tiene problema de ensuciarse las manos. Por su parte, Carey Mulligan añade una vulnerabilidad a su personaje que sirve tanto para entenderla a ella como al Conductor, pero la actriz, más que nada, está desperdiciada en un papel sin mucha carne.

En conclusión, “Drive” presenta una riqueza visual y aspectos distintivos que la caracterizan rápidamente y la convierten en una mezcla entre cine arte y película de acción hollywoodense, un híbrido entre el cine europeo y el americano, algo entre una historia de amor y un thriller violento. En fin, una película con identidad propia que se rehúsa a ser categorizada. Sin embargo, aunque la película sea entretenida, se destaque a nivel técnico y tenga mucho estilo, no nos debemos dejar engañar: no hay mucho debajo de su lustrosa superficie.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

Responder

Comentarios

El Hombre del Norte

Publicado

en

El Hombre del Norte

Robert Eggers ha tenido una corta carrera en el mundo del cine, pero sus dos películas anteriores han resultado sumamente interesantes. Ambas de géneros radicalmente diferentes, “The VVitch: A New-England Folktale” (2016) y “The Lighthouse” (2018), sin embargo, comparten una sensibilidad estética y narrativa que parece más interesada en generar sensaciones y atmósferas que en contar una historia de forma lineal, particularmente en la de 2018. “El Hombre del Norte”, su tercer largometraje, a ratos parece querer mantener aquella línea, pero no siempre logra sostener su simple y predecible historia a través de su atmósfera e imaginería.

“El Hombre del Norte” cuenta la historia del joven príncipe Amleth (Alexander Skarsgard), cuyo padre es asesinado frente a sus ojos por su tío Fjölnir (Claes Bang), debiendo escapar y abandonar su hogar y a su madre (Nicole Kidman), jurando venganza. Luego de ser acogido por una brutal tribu de vikingos, y vivir y luchar junto a ellos por años, Amleth recibe una visión: debe volver a su hogar para recuperar su reino y vengar a su padre. Junto a Olga (Anya Taylor-Joy), una joven esclava con misteriosos poderes, Amleth emprende el camino de vuelta a su hogar para llevar a cabo su venganza.

Si esta historia resulta familiar, es porque es una reinterpretación de la leyenda de Amleth, relato que posteriormente inspiraría a William Shakespeare a escribir “Hamlet”. Si bien, esto hace que la historia se vuelva algo predecible, Robert Eggers logra introducir algunos pequeños giros y detalles estilísticos, lo suficientemente interesantes para que el guión no se vuelva tedioso. Dicho esto, la narración no tiene mayores complejidades y, más que a sus películas anteriores, “El Hombre del Norte” se acerca más a la seguidilla de películas de acción épicas que incorporaron diversas mitologías durante la primera mitad de la década de 2010, partiendo con el remake de “Clash Of The Titans” de Louis Leterrier.

Ahora bien, la mayoría de esas películas resultaron ser completamente olvidables e intrascendentes, y “El Hombre del Norte” logra destacar en el fuerte de Eggers: la visualidad y el estilo. La incorporación de elementos metafísicos y mitológicos a esta historia de venganza le vienen como anillo al dedo al director, quien logra representar estos elementos con originalidad y una visualidad muy especial y única. Precisamente estos son los momentos en que la película realmente brilla y se separa del resto de cintas de acción que han salido a lo largo de los años. Sin embargo, dichos momentos son menos recurrentes de lo que pudieron haber sido, y la película parece concentrarse más bien en las brutales secuencias de acción y combates cuerpo a cuerpo.

Estas escenas están muy bien coreografiadas y funcionan desde un lugar sumamente visceral; cada golpe se siente fuerte y doloroso. Sin embargo, la película falla en darle peso emocional a tales secuencias porque los personajes parecen más bien piezas en un juego de mesa que personas de verdad. Las luchas, por entretenidas y brutales que sean, no se sienten peligrosas, ya que, como espectador, no importa tanto quién gane o pierda porque no se logra generar una conexión con los personajes que batallan por sus vidas. Y esto es algo que recorre la transversalidad de la película, y se siente particularmente con la relación entre Amleth y Olga, que inician un romance que se siente forzado y poco significativo.

Visualmente la película es un triunfo. Tanto la cámara como la dirección de arte nos transportan a un mundo frío y violento, haciendo un especial hincapié en la brutalidad y bestialidad de la masculinidad de este mundo, con largos planos secuencias retratando la violencia y la agresión con la que estos hombres rigen sus vidas. Desde esta perspectiva, la película parece tener cierto interés antropológico en el mundo que retrata, poniendo tanto énfasis en las batallas como en los rituales nórdicos que realizan los diferentes personajes, pero no alcanza a profundizar mucho más, dándole preferencia al ritmo de la historia y principalmente la acción.

Esta decisión podría ser cuestionable, ya que “El Hombre del Norte” no llega a ser mucho más que una sólida película de acción, con una gran puesta en escena y un fuerte sentido de estilo y estética. Y, si bien, es discutible si esta película debió haber sido algo más teniendo tantos elementos que podrían haber sido profundizados para construir una experiencia mucho más única, lo cierto es que Robert Eggers logra realizar una épica mitológica que se sostiene visual y estilísticamente, y quizás eso es más que suficiente.


Título Original: The Northman

Director: Robert Eggers

Duración: 136 minutos

Año: 2022

Reparto: Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk, Claes Bang, Ralph Ineson, Kate Dickie, Murray McArthur, Ian Gerard Whyte, Hafþór Júlíus Björnsson


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 3 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 4 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 1 semana

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 2 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas