Conéctate a nuestras redes
Dogman Dogman

Comentarios

Dogman

Publicado

en

Muchas películas de crimen glamorizan y relativizan la violencia. Algunos filmes de Quentin Tarantino y Guy Ritchie, por ejemplo, idealizan este mundo, llenándolo de personajes carismáticos e incluso admirables. En contraposición, “Dogman”, de Matteo Garrone, busca hacer un retrato honesto y sórdido de los efectos que el mundo del crimen puede tener sobre las personas.

Marcello (Marcello Fonte) es un afable peluquero de perros que vive en un barrio costero en Italia. Mantiene una abusiva relación de amistad con Simone (Edoardo Pesce), un delincuente violento y errático, que aterroriza a los vecinos del barrio y a quien Marcello vende cocaína ocasionalmente. Su relación comienza a deteriorarse cuando Simone incita al peluquero a que lo ayude a cometer algunos crímenes.

Es una historia pequeña e íntima, y una manera interesante de retratar la forma en que personajes cotidianos y ordinarios pueden ser empujados a circunstancias terribles por fuerzas sobre las cuales no tienen control, sin intentar transformar la violencia que los afecta en un espectáculo, como otra película podría intentarlo. El personaje de Simone es representado no como un mafioso carismático e inteligente, sino como un animal violento y caótico, sin ningún código moral y cuyos únicos motores son el dinero y la droga, mientras que Marcello empieza su arco como un tipo muy querible y carismático, pero termina perdiendo la cabeza ante las presiones que su contraparte, y posteriormente el resto de la gente de su comunidad, ejercen sobre él.

El arco de Marcello se ve enfatizado al ser retratado durante casi toda la película como una persona sumamente empática y de buenas intenciones, particularmente en su actitud amorosa con los perros que cuida y su relación con su hija pequeña. Hay un constante esfuerzo de parte del director por hacer que la audiencia empatice y se encariñe con él, mostrándolo constantemente bromeando y jugando con su hija, y cuidando y bañando a los perros en su peluquería. Esto hace que el cambio en Marcello, a medida que la película avanza, sea más doloroso y chocante para la audiencia.

Esta visión más sórdida y visceral del crimen y la violencia se condice además con el ritmo lento y naturalista del filme, en que seguimos a los personajes durante su día a día sin intentar maquillar la realidad monótona en que viven, y donde la delincuencia y la amenaza de violencia ya se ha vuelto rutina. Esto recuerda a algunos momentos de “Matar A Un Hombre” (2014) de Alejandro Fernández Almendras, cuyo protagonista también se ve enfrentado a circunstancias similares.

Visualmente, la película busca constantemente transmitir la monotonía y lentitud de las vidas de estos personajes, incluso cuando se encuentran en circunstancias de tensión. El uso de planos largos, en que se ve prácticamente la acción completa de la escena, impide que el tiempo se contraiga a través de cortes, dando la sensación de que transcurriera más lento. Las pocas escenas de violencia en el filme son retratadas en el mismo código, lo que, sumado a un estilo visual naturalista, sin ninguna clase de teatralidad que embellezca lo que se ve, las hace sentir viscerales y dolorosas.

Este lenguaje podría sentirse fuera de lugar si no fuera por las actuaciones de sus protagonistas. Marcello Fonte ganó el premio a mejor actuación en el Festival de Cannes, y con justa razón. Tanto en su forma de moverse como en su forma de hablar, su interpretación construye un personaje sumamente coherente. Sin embargo, también cabe destacar el trabajo de Edoardo Pesce, que interpreta a Simone con un tono neutro y una energía baja constante, incluso en los momentos más intensos. Esto hace que el personaje se vuelva mucho más amenazante, ya que lo hace ver más como un sociópata que en cualquier momento puede estallar, y lo vuelve interesante incluso cuando el tratamiento narrativo de su personaje puede resultar un tanto unidimensional.

“Dogman”, con su ritmo lento, y su representación sórdida y visceral de la delincuencia y la violencia, funciona casi como una bocanada de aire fresco en una cartelera llena de películas de acción que trivializan el acto de asesinar a una persona e idealizan la figura del criminal como una especie de antihéroe. Si bien, estas películas no necesariamente tienen el objetivo de hacer reflexionar a sus audiencias y más bien buscan entretener (y hay grandes películas que hacen exactamente eso), a veces es bueno alejarse de lo que Hollywood tenga para ofrecer, y “Dogman” es una buena alternativa.


Título Original: Dogman

Director: Matteo Garrone

Duración: 103 minutos

Año: 2018

Reparto: Marcello Fonte, Edoardo Pesce, Nunzia Schiano, Adamo Dionisi, Francesco Acquaroli, Alida Baldari Calabria, Aniello Arena, Gianluca Gobbi


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Punisher Punisher
DiscosHace 13 horas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Años En Infierno Años En Infierno
DiscosHace 1 día

Xibalba – “Años En Infierno”

La identidad, como concepto, es un conjunto de características que hacen que algo o alguien se pueda diferenciar con el...

Rough And Rowdy Ways Rough And Rowdy Ways
DiscosHace 2 días

Bob Dylan – “Rough And Rowdy Ways”

Es la voz cansada y áspera que abre “I Contain Multitudes” un chispazo del largo aliento que hay tomar para...

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 1 semana

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 1 semana

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 1 semana

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 2 semanas

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 2 semanas

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 3 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Publicidad
Publicidad

Más vistas