Conéctate a nuestras redes

Publicado

en

Existe cierto encanto al ver un desastre cinematográfico. No por nada hay un gran culto a películas “tan malas que son buenas”, y que llegan a tener un importante lugar en la cultura colectiva no a pesar de sus falencias, sino gracias a ellas. Hay algunas cintas que son tan ridículas, que terminan transformándose en comedias, existiendo algo de mérito en eso, incluso si no es intencional. Ya sea como un ejercicio didáctico o simplemente para sorprenderse de la cantidad de malas decisiones que llevaron hasta ese resultado, a veces vale la pena ver películas malas, lisa y llanamente. Sin embargo, existen algunas de las que ni siquiera se puede decir eso, las que ni siquiera tienen valor en su falta de valor. “Cats”, de Tom Hooper, es una de ellas.

Definir la trama de “Cats” resulta difícil, ya que no hay mucha de qué hablar. Victoria (Francesca Hayward) es una pequeña gata que, luego de ser abandonada en Londres por sus amos, es rescatada por un grupo de gatos que se hacen llamar “jelicales”, quienes le muestran sus costumbres y le hablan de su líder, Old Deuteronomy (Judy Dench), que todos los años elige a un gato o gata para “darle una nueva vida”. Durante esta noche, Victoria conoce a diversos personajes que buscan convencer a Old Deutoronomy de ser los indicados, pero uno de ellos, Macavity (Idris Elba), comienza a secuestrar a los demás participantes para ser la única elección posible. O algo así.

La de “Cats” es una trama sorprendentemente confusa para ser tan simple, probablemente porque era originalmente una excusa para tener a gente disfrazada de gatos bailando y cantando en un escenario. Y eso en un musical teatral puede funcionar, pero a la hora de traducirlo a una película termina siendo insuficiente. No hay temáticas a tratar, no hay personajes con los que empatizar, hay sólo gatos con leves atisbos de personalidad y carácter. Quizá si este esbozo de trama fuera tratado de manera más misteriosa y surreal podría haber funcionado, pero todo es relatado de forma tan casual, que pareciera que los realizadores esperaran que el público entendiera todo a la perfección. Esta idea de cotidianeidad mágica que el film pareciera querer forzar podría tener que ver también con la decisión de usar live action para contar esta historia.

“Cats” es otra triste víctima de la ridícula idea de que el live action es de alguna manera más serio o valioso que la animación, noción que hemos venido viendo desde hace tiempo, particularmente con los remakes live action de Disney. Y es una lástima, ya que una historia como la de “Cats” se hubiera beneficiado muchísimo de la libertad que otorga apoyarse de lleno en la animación. Se pudo haber construido un Londres mucho más misterioso y mágico, más colorido y surreal, en vez de los sets inertes y aburridos que llenan la pantalla, iluminados con los mismos neones rojos y púrpura de los que hemos sido testigos constantemente en películas y series ambientadas en mundos nocturnos durante los últimos años.

Visualmente, la película no tiene nada nuevo para ofrecer, fuera del horrendo maquillaje y efectos CGI que utilizaron para transformar al elenco en personas-gato. Ya se ha dicho infinitamente, por lo que no vale la pena ahondar mucho en ello, pero el efecto es perturbador y grotesco, particularmente cuando se mezcla con las interpretaciones extremadamente teatrales del elenco. Nadie nunca alcanza realmente a ser un gato, sino que todos los personajes se sienten siempre como personas intentando actuar como gatos, lo que se ve tan incómodo como suena. Y conociendo las capacidades de la mayoría de los actores es claro que, al igual que todo lo demás, esto fue una decisión deliberada por parte del equipo realizador.

En “Cats” todo se reduce finalmente a eso: una serie de decisiones estéticas que fracasan una tras otra. Desde la puesta en escena hasta los diálogos, pasando por el maquillaje, e incluso los arreglos musicales y las coreografías, todos los elementos conspiran en contra de la producción. Y lo peor de todo es que, a pesar de lo desastroso que resulta el producto final, ni siquiera eso termina siendo lo suficientemente fascinante como para justificar su existencia. “Cats” ni siquiera alcanza a ser tan grotesca y extraña como para transformarse en algo que valga la pena experimentar, es sólo fea, confusa y aburrida.


Título Original: Cats

Director: Tom Hooper

Duración: 110 minutos

Año: 2019

Reparto: Francesca Hayward, Jennifer Hudson, Judi Dench, Taylor Swift, Ian McKellen, James Corden, Idris Elba, Jason Derulo, Laurie Davidson, Rebel Wilson, Robert Fairchild, Steven McRae


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Matrix Resurrecciones

Publicado

en

Matrix Resurrecciones

Más de 20 años después de “The Matrix”, la primera entrega de la saga “Matrix”, Lana Wachowski vuelve al universo que creó junto a su hermana para traer de vuelta a los icónicos Neo, Trinity y Morpheus. No obstante, y a pesar de que no que parecieran ser sus intenciones, “Matrix Resurrecciones” se siente como otro cínico intento de apelar a la nostalgia con una película que, si bien tiene algunos elementos interesantes, termina sintiéndose innecesaria.

Thomas Anderson (Keanu Reeves) es un famoso desarrollador de videojuegos que, luego de haber cambiado el mundo con una trilogía de juegos llamados “The Matrix”, se siente atrapado por el éxito y un trabajo que no lo satisface. Sin embargo, una serie de experiencias lo llevan a creer que los eventos de los juegos que desarrolló son en realidad recuerdos y que, tal como en ellos, la realidad es una simulación generada por computadoras para mantener a la humanidad esclavizada.

Esta es una forma interesante de comenzar una secuela, y de alguna forma resetea la historia que finalizó con “Matrix Revolutions” (2003) para recontextualizar los eventos de las primeras películas, de una forma en que referenciarlos se vuelve un poco más natural dentro del universo. Esto permite a la directora hacer algunos juegos meta-narrativos, reflexionando sobre la naturaleza de los reboots, secuelas y remakes, que tan populares se han hecho en Hollywood. Además, transforma a muchos de los personajes de la cinta en literales fans de la trilogía, quienes comentan los eventos de las primeras películas tal como los fans en la vida real lo hacen. Neo es tan legendario en el universo de Matrix, como lo es en nuestro universo.

Este último es uno de los elementos más interesantes de la película y es definitivamente un paso deliberado para transformar a esta entrega en algo más que una simple secuela basada en la nostalgia, generando los momentos más interesantes de “Matrix Resurrecciones”. Sin embargo, estas reflexiones se quedan a medio camino y, a medida que la película avanza, comienza a caer en los mismos vicios que critica en su primera mitad.

Los personajes que no conocíamos hasta ahora son muy poco desarrollados, siendo utilizados casi exclusivamente como artefactos para traer de vuelta a los protagonistas, afectando negativamente el clímax del relato, ya que muchos de estos personajes no generan suficiente apego, y los momentos de tensión pierden peso. Además, la estructura de “Matrix Resurrecciones” es demasiado similar a la primera Matrix, lo que la lleva a ser algo predecible. Excepto en su giro final, que, si bien resulta sorprendente al romper algunas de las reglas establecidas en la cinta de 1999, se siente como un intento poco auténtico de fan service.

Visualmente adquiere a ratos una imagen demasiado digital, que, aunque deja atrás el look verdoso y enfermizo de la primera trilogía, no le da suficiente originalidad y personalidad en ese apartado. Los efectos digitales funcionan bastante bien, y tienen la pomposidad y el estilo por las que las Wachowski se han destacado a lo largo de su carrera, incluso fuera del universo de Matrix, el problema es que muchas veces estos sirven para replicar algunos de los momentos icónicos de las primeras películas, lo que funciona a veces, pero ya hacia el final de la película se vuelve un poco tedioso. Aquello, eso sí, no significa que absolutamente todo sea guiños. Durante el clímax hay algunas sorpresas visuales bastante atractivas, que contribuyen a darle algo de particularidad a esta cuarta parte, sin embargo, aparecen demasiado tarde, y durante el resto de la película ni las peleas, ni los juegos visuales, ni los efectos bullet time resultan suficientes para darle mayor atractivo.

Con todos estos elementos, “Matrix Resurrecciones” resulta una película muy poco consistente. Si bien, su argumento parte con reflexiones y cuestionamientos interesantes sobre el estado actual de Hollywood y la cultura de fandom, estas se disuelven y prácticamente desaparecen a mitad de la película para transformarse en un intento de actualizar el universo Matrix con elementos de la actualidad. Lamentablemente, al no comprometerse completamente con ninguna de estas temáticas, el argumento termina sintiéndose blando e incoherente, y la conclusión sumamente insatisfactoria. Más que plantear preguntas sobre la cultura pop y los peligros actuales de la tecnología, la pregunta que queda en el aire es: ¿Qué quería decir Lana Wachowski con esta película?


Título Original: The Matrix Resurrections

Director: Lana Wachowski

Duración: 148 minutos

Año: 2021

Reparto: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Neil Patrick Harris, Yahya Abdul-Mateen II, Jada Pinkett Smith, Jessica Henwick, Priyanka Chopra, Jonathan Groff, Ellen Hollman, Brian J. Smith


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 2 meses

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 2 meses

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas