Conéctate a nuestras redes
Beastie Boys Story Beastie Boys Story

Comentarios

Beastie Boys Story

Publicado

en

¿Qué significa madurar? La respuesta es ambigua, por lo bajo. Pero digamos que tenemos una acepción concreta, ¿quién determina el punto de madurez de algo o alguien, y desde qué momento aplica aquel cambio en nuestras vidas? Esta es una de las tantas reflexiones que quedan luego de ver “Beastie Boys Story”, el documental de Spike Jonze sobre la mítica banda neoyorquina.

Bajo un formato entre charla TED y stand-up comedy, aprovechando la gira relacionada con el libro editado en 2019, Jonze sitúa sobre el escenario a los miembros sobrevivientes de Beastie Boys, Michael Diamond y Adam Horovitz, más conocidos como Mike D y Ad-Rock, para narrar oralmente y en vivo ante el público –y las cámaras– la historia de la banda. De manera cronológica, el dúo va intercalando el relato con imágenes de apoyo en el fondo.

Siendo Spike Jonze un cineasta muy talentoso e ingenioso, además de un cercano a la agrupación desde hace varios años, uno esperaría ser testigo de una imaginería audiovisual como para sorprender a los sentidos, sin embargo, esto no ocurre: el documental es sólo lo descrito anteriormente, sin trucos visuales ni ningún elemento aparatoso de post producción. Entonces, ¿qué vuelve atractiva a esta entrega cinematográfica? Lo poderoso de su historia. Diamond y Horovitz narran con total franqueza –o al menos así se percibe– los momentos más atractivos y trascendentes de la historia de Beastie Boys, destacando el origen inocentón que los llevó a crear música, pasando por las vulnerabilidades de cada uno, los actos por los que luego sintieron vergüenza, e incluso los errores que cometieron.

Y esto último es en parte lo más atractivo del registro, donde ambos hacen una especie de mea culpa con Kate Schellenbach, la integrante mujer que tuvo la banda en sus inicios y una de sus grandes amigas. Es impactante ver el nivel de arrepentimiento sobre esta temprana etapa del grupo, donde asumen su responsabilidad e intentan reivindicarse del hecho en varias ocasiones durante el metraje. A esto se suma la apertura de ojos que tuvieron con Russell Simmons, el empresario que cofundó el sello Def Jam y que, como su primer manager, los puso en el mapa musical.

Sin dejar de lado el proceso creativo de su música como columna vertebral, en “Beastie Boys Story” los pasajes exitosos del grupo hablan por sí solos y, de cierto modo, se transforman en puntos llanos en la narración para ir deteniéndose en las contriciones, como las mencionadas con Schellenbach y Simmons (y Rick Rubin), pero también para “destacar” lo oprobioso, como la elección de sus vestuarios, la incursión de Horovitz en el cine, o el pene gigante y las mujeres enjauladas que ocupaban parte de la escenografía de sus conciertos. Son precisamente estos momentos los que no permiten que decaiga el gráfico rítmico del documental y, a la vez, lo alejan de sólo convertirse en un conteo de galardones.

Como era de esperarse, en cierto punto el metraje se centra en la amistad con Adam Yauch, a quien caratulan como un “verdadero amigo”, entregando argumentos para llegar a tal afirmación, con emoción y lágrimas incluidas. No obstante, durante todo el documental, y en cada capítulo y relato, hay pequeñas muestras incrustadas de lo talentoso que era MCA, y no sólo para la música, sino que para todo lo que se propusiera, destacando su trabajo tras las cámaras con su alter ego suizo Nathanial Hörnblowér, lo impredecible de sus acciones, y su labor como activista para la liberación del Tíbet. Pese a que los mismos protagonistas sienten un poco forzados estos momentos (lo son), de todas formas son pasajes que emocionan.

Su formato es un tanto acartonado y, hay que decirlo, visualmente poco atractivo, pero “Beastie Boys Story” es una delicia de relato no sólo para fanáticos de la banda, sino también para quienes no la conocen o desean adentrarse por primera vez en su historia. Spike Jonze no luce, es cierto, quizás porque tiene claro quiénes son los verdaderos protagonistas, confiando en sus habilidades narrativas y dejando que brillen solos. ¿Cuándo llega la madurez y en qué momento aplica a nuestras vidas? Casi sin quererlo, Mike y Adam escudriñan sobre esto en varias ocasiones durante la presentación, sin importarles mucho si logran dar con una explicación concreta. Sin embargo, mirando el panorama completo, sí entregan una respuesta: nadie lo sabe hasta que, en un futuro que nunca imaginó, planta la mirada hacia su propio pasado.


Título Original: Beastie Boys Story

Director: Spike Jonze

Duración: 119 minutos

Año: 2020

Reparto: Adam Horovitz, Mike Diamond


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Top Gun: Maverick

Publicado

en

Top Gun: Maverick

La última de una larga seguidilla de reboots, secuelas y remakes de películas clásicas de la década del 80, “Top Gun: Maverick” de primeras cumple con su cometido. Es una perfecta secuela de “Top Gun” (1986), que, si bien cae en muchos de los mismos vicios, también la actualiza para las nuevas audiencias sin perder el núcleo que hace recordar a la original.

La historia empieza cuando Maverick (Tom Cruise) es enviado, a petición del almirante Iceman (Val Kilmer), su antiguo compañero, a volver a la academia Top Gun a entrenar a un equipo de egresados para una peligrosa misión. Sin embargo, en el grupo de pilotos se encuentra Rooster (Miles Teller), hijo de Goose, viejo amigo de Maverick que falleció mientras ambos estudiaban en la misma academia. Maverick tendrá entonces que enfrentarse a su pasado para poder entrenar al hijo de su amigo y poder cumplir la peligrosa misión que les ha sido encomendada.

Desde el primer momento “Top Gun: Maverick” deja sumamente claro que, más que contar una historia terriblemente original, lo que busca es de alguna forma transportar al espectador al mundo de la primera película. Esto la lleva a caer en varios de los mismos vicios. De hecho, casi se siente como si fuera la misma película, pero todo un poco más exagerado. Los personajes son inverosímiles, la forma de Maverick de relacionarse con el mundo se siente superficial y maqueteada, todo está diseñado para que cada momento nos recuerde lo talentoso e intrépido que es el personaje. Incluso los momentos más interesantes desde un punto de vista narrativo y que son el núcleo emocional de la película, es decir, la relación entre Maverick y Rooster, se ven sofocados en un mar de nimiedades estilísticas.

La peor de estas nimiedades es la trama romántica entre Maverick y Penny (Jennifer Connelly), con un romance bastante parecido al de la primera cinta, e igual de innecesario, ya que Penny lamentablemente no tiene una personalidad ni un objetivo, más allá de ser el interés romántico del protagonista. Lo anterior se siente casi como si hubieran metido al personaje sólo para mantener la misma estructura que la primera película, y porque Penny es una referencia a una línea de la misma.

Sin embargo, y a pesar de todos sus problemas narrativos, los momentos en que la “Top Gun: Maverick” brilla, realmente lo consigue. Las secuencias de vuelo, al igual que la de 1986, son dinámicas, entretenidas y tensas, pese a la falta de peso emocional que puedan tener, ya que durante las escenas de entrenamiento no se siente que los personajes tengan realmente mucho que perder. Son espectáculo puro y, al poner la cámara al interior de las cabinas de los F-18 que pilotean los personajes, se genera una experiencia sumamente inmersiva, emocionante y frenética. Esto se da particularmente en el último tercio, cuando a todo esto se suma el peso del combate real, generando una tensión que mantiene al borde del asiento a punta de velocidad y vértigo, a pesar de que los personajes no sean particularmente queribles.

Visualmente la película se cae un poco. Sufre del look genérico que tantas cintas de acción actuales tienen, donde no hay una dirección y estilo reconocible, fuera de que todo sea fácil de leer visualmente para que la acción en pantalla se entienda. Hay muchos guiños visuales a la primera película, pero esto sólo genera que, en el contraste con su antecesora, “Top Gun: Maverick” se sienta mucho más plana y genérica. Y aquello tiene sentido, puesto que esta no es una película de visión autoral, sino que un producto de nostalgia.

Y a eso se reduce de alguna forma “Top Gun: Maverick”, demostrando que es posible tomar una película muy propia de su época para actualizarla de forma exitosa. Sin embargo, no se siente como una sucia estrategia de marketing para ganar dinero, sino que como algo originado de un verdadero cariño y una real pasión por el cine de acción, por el estilo de películas que se hacía en esa época y que ha ido desapareciendo con el tiempo. Si bien no es una gran película, “Top Gun: Maverick” cumple con creces su objetivo de mantener vivo el espíritu de esa era, para bien o para mal.


Título Original: Top Gun: Maverick

Director: Joseph Kosinski

Duración: 131 minutos

Año: 2022

Reparto: Tom Cruise, Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Glen Powell, Ed Harris, Val Kilmer, Lewis Pullman, Charles Parnell, Bashir Salahuddin, Monica Barbaro, Jay Ellis, Danny Ramirez


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dragon New Warm Mountain I Believe In You Dragon New Warm Mountain I Believe In You
DiscosHace 3 días

Big Thief – “Dragon New Warm Mountain I Believe In You”

Con cuatro discos bajo el brazo y firmando un catálogo que en su estilo roza la perfección, es difícil no...

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 1 semana

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 2 semanas

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 3 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 4 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 1 mes

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas