Conéctate a nuestras redes
Avengers: Endgame Avengers: Endgame

Comentarios

Avengers: Endgame

Publicado

en

A estas alturas, y a poco tiempo de cumplir once años desde el estreno de “Iron Man” (2008), tratar de analizar el fenómeno que ha provocado el universo cohesionado de Marvel Studios no tiene mayor sentido. Sus historias y personajes ya se han instalado en la cultura popular con raíces profundas, y la gran masa de fanáticos que arrastra ha posicionado estas películas en la cúspide de la cartelera. Cada estreno se ha convertido en un evento del que no se puede estar ajeno luego de veintiún películas en su catálogo, dentro de las que ha habido aciertos y fallos, pero, sin duda, el apoyo es incondicional y es lo que ha permitido construir un mundo narrativo de un tamaño colosal.

Los eventos, y particularmente el final de “Avengers: Infinity War” (2018), sembraron dudas frente a la continuación de una historia que, con imperfecciones, pudo edificar un relato que parecía ser más grande de lo que se alcanzó a revelar. Y, en ese sentido, es necesario entender “Avengers: Endgame” como la segunda parte de una misma historia de aproximadamente trecientos treinta minutos, que indiscutiblemente cierra una etapa, pese a no ser la última cinta de la fase tres del MCU. El cliffhanger de la cinta del año pasado es sólo la punta del iceberg de este capítulo y las expectativas son altas, y los hermanos Russo son los encargados de culminar esta época de las cintas más exitosas del último tiempo.

Las historias planteadas en el MCU son eventos increíbles y espectaculares, donde países completos son movidos para salvar a la población, agujeros interdimensionales se abren en el cielo o batallas intergalácticas ponen en peligro la vida en la Tierra, pero, después de todo, quienes son protagonistas de estas sagas deben vivir con las consecuencias de sus actos y eso es algo que quedaba en deuda en las cintas anteriores.  Sin embargo, la primera parte de las tres horas de “Avengers: Endgame” se centra en los efectos directos del plan de Thanos y cómo los sobrevivientes deben lidiar con ellos.

La cinta se toma el tiempo necesario para profundizar en dichos efectos y escarbar en particularidades que habían sido dejadas a un lado, pues son personajes que no necesitan introducción, aunque esta vez sí se quiere dejar en claro sus complejidades. Esto se logra gracias al viaje íntimo y pausado que explora los rincones de los personajes icónicos y que iniciaron esta saga, y siendo territorio nuevo para este tipo de producción, en un inicio le es difícil encontrar un ritmo que permita establecer este objetivo con claridad. Afortunadamente lo encuentra, y desde ahí la aventura avanza vertiginosa y construyendo hacia arriba.

Desde este inicio se nota la consciencia de redimir a personajes que han sido dejados a un lado y explotar al máximo a quienes se han llevado el gran peso de sostener esta máquina gigantesca, por lo que no se escatima en liberar un abanico de emociones alrededor de sus protagonistas; estos se responsabilizan por lo ocurrido, pretenden arreglar el caos y establecer el orden de las cosas, pero no es tarea fácil, por lo que la noción de equipo y unidad debe prevalecer tal como lo fue en un principio. Aunque no todo está rodeado de un tono lúgubre y catastrófico, ya que una de las claves para el éxito de estas cintas recae en la dinámica entre sus personajes y el humor que aliviana el peligro al que se enfrentan, por lo que diálogos y situaciones graciosas atenúan el extenso metraje.

Toda la construcción narrativa –que a ratos arriesga entramparse en sí misma, pero logra avanzar sin problema– está edificando el tercer acto más épico de todo el MCU. En ese momento las miles de piezas empiezan a ensamblar de manera correcta y todo lo planteado en la cinta anterior cobra sentido. La casi explosión de la pantalla es justificada y la sucesión de hechos dejarán a los fanáticos en un alto grado de exaltación. Es el momento cúlmine y, favorablemente, queda arriba de todo lo que se ha hecho antes, provocando que los defectos presentados en la cinta anterior sean arreglados, y termine siendo una película satisfactoria y capaz de cumplir con todas las expectativas.

Para entrar en el Universo Cinematográfico Marvel es necesario hacer ciertas concesiones y aceptar que muchas de sus producciones existen en función de un mercado, pero, sin lugar a dudas, la ya manoseada fórmula ha dado resultado y desde ahí se ha avanzado apretando a fondo el acelerador. Por lo que en esta etapa para poder continuar era momento de arriesgar, y tratar de hacer las cosas de manera diferente; “Avengers: Endgame” arriesga y sale victoriosa para culminar un ciclo que será recordado con satisfacción.


Título Original: Avengers: Endgame

Director: Anthony Russo y Joe Russo

Duración: 181 minutos

Año: 2019

Reparto: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Jeremy Renner, Brie Larson, Karen Gillan, Paul Rudd, Danai Gurira, Josh Brolin, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Jon Favreau, Benedict Wong, Tessa Thompson, Bradley Cooper, Katherine Langford, Evangeline Lilly, Pom Klementieff, Elizabeth Olsen, Dave Bautista, Sebastian Stan, Chadwick Boseman, Letitia Wright, Benedict Cumberbatch, Anthony Mackie, Samuel L. Jackson, Zoe Saldana, Chris Pratt, Paul Bettany, Vin Diesel


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mystify: Michael Hutchence

Publicado

en

Michael Hutchence

La mayor trampa de un documental musical es caer en el éxito objetivo más que en la potencia de los fracasos subjetivos. De hecho, cuando aquello ocurre, se olvida la fuerza de lo documental y se queda la predominancia de la música, de la figura, pero más allá de cualquier cosa, un hálito a discurso oficial que, pese a ciertos bemoles, no se advierte en “Mystify: Michael Hutchence”. Y eso es vital para que el trabajo evite quedarse a medio camino entre el brillo de una estrella de la música popular australiana y las tormentas que pueden aquejar a alguien que elige el aislamiento por sobre la petición de ayuda a los cercanos.

La historia de Michael Hutchence podría ser pensada como la del ascenso y caída de INXS, conjunto clave para el pop-rock australiano, con una influencia mundial que se desvaneció más rápido de lo debido. Pero lo cierto es que la vida de Hutchence, y todo lo que la rodeaba, exigía un trabajo puntilloso y bien hilvanado. Eso es lo que el director Richard Lowenstein comprendió a la perfección, desde el armado estructural de la trama hasta la sensible decisión de que el relato fuera coral, sin entrevistas en cámara, sólo material de archivo y entrevistas en off, lo que puede mostrar ciertas incongruencias a nivel de guion, pero sin duda que permite mirar con diferentes ángulos la vida de Michael.

En vez de mostrar los hitos de INXS, como haría un documental clásico, por ejemplo, “Queen: Days Of Our Lives” (2011), lo que se va construyendo en “Mystify: Michael Hutchence” es cada parte de la persona detrás de la carismática, sensual y misteriosa figura del vocalista de la banda. Sus relaciones sentimentales, incluyendo testimonios de parejas históricas, como Michelle Bennett, Kylie Minogue o Helena Christensen, van dando a conocer no sólo los detalles de esos pasajes de la vida de Hutchence, sino también construyendo las certezas y dudas que él tenía consigo mismo, generando un puente entre sus historias en el presente narrado y su pasado, sus raíces familiares, y también sus intereses más allá de la música.

Algo que llama la atención es el nivel de extensión del archivo propio que tenía Michael Hutchence, incluso en su adolescencia, con material en video que mostraba lo que había detrás de las imágenes ya conocidas, permitiendo así que el retrato sea aún más fidedigno porque no hay necesidad en rellenar el documental con registros en vivo o entrevistados en pantalla. En vez de ello, la presencia del cantante es intoxicante, con pocos respiros, en un cúmulo de información que aprieta el pecho y dificulta la respiración, entregando parte de la experiencia que implicaba para el protagonista ser parte de su propia historia.

El punto más cercano a la creación de una historia oficial sobre Hutchence puede ser la forma cándida en la que se habla de drogas en el documental, algo que puede llevar a equívocos respecto a la influencia de este tipo de sustancias en la historia general o en sucesos específicos. Pero, fuera de ello, los roces creativos, administrativos, sentimentales o familiares se exponen con la suficiente imparcialidad como para entender que había una acumulación de experiencias más allá de las drogas, y que tenerlas lejos de la mira no era un acto de saneamiento, sino que de perspectiva para comprender cómo una vida puede recibir tantos estímulos externos e internos, como para que las drogas no parecieran ser tan fuertes.

El mayor problema en este trabajo audiovisual –que en lo técnico está claramente pensado para una sala de cine, desde la mezcla de sonido hasta la disposición de textos en pantalla– está en el guion, que cae en las trampas del relato coral y deja cojas algunas patas de la historia. “Mystify: Michael Hutchence” es exigente porque la cantidad de información, descripción y emoción dispuesta en pantalla es grande, y puede ser un tanto desconcertante para quien no sea conocedor de la historia de INXS o de su protagonista, pero también es parte de la experiencia, que en este caso, tal como el título de la obra, intenta engañar a quienes creían conocer al artista sólo por la altura de su figura, dando cuenta de todo lo auténtico que en verdad tenía un creador cuya pérdida más terrible no es la musical, sino la humana.


Título Original: Mystify: Michael Hutchence

Director: Richard Lowenstein

Duración: 102 minutos

Año: 2019

Reparto: Michael Hutchence, Patricia Hutchence, Kylie Minogue, Helena Christensen, Bob Geldof, Paula Yates, Lesley Lewis


Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ohms Ohms
DiscosHace 3 días

Deftones – “Ohms”

Se vale decir que lo de Deftones a estas alturas es una carrera sin altibajos. La extraña época del denominado...

Ultra Mono Ultra Mono
DiscosHace 4 días

IDLES – “Ultra Mono”

IDLES se demoró dos semanas en grabar su tercer álbum y más de cuatro meses en mezclarlo. En el tercer...

Down In The Weeds Where The World Once Was Down In The Weeds Where The World Once Was
DiscosHace 7 días

Bright Eyes – “Down In The Weeds, Where The World Once Was”

Tras un receso de nueve años y con una serie de proyectos bajo el brazo, Conor Oberst ha reunido a...

Imploding The Mirage Imploding The Mirage
DiscosHace 1 semana

The Killers – “Imploding The Mirage”

En este año, tan complicado y sombrío, necesitamos ciertas cosas que nos suban el ánimo y nos hagan volver a...

Whole New Mess Whole New Mess
DiscosHace 1 semana

Angel Olsen – “Whole New Mess”

Hace menos de un año, Angel Olsen lanzó un álbum digno de definir una carrera. “All Mirrors” (2019) se estableció...

Gentlemen Gentlemen
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “Gentlemen” de The Afghan Whigs

R&B metido en el rock con aspiraciones mainstream, hombres reconociendo errores, creatividad mezclada con generosidad, una vocación digna del salmón para...

Limbo Limbo
DiscosHace 3 semanas

Gaerea – “Limbo”

La década de los noventa fue el período donde un movimiento musical e ideológico tuvo un apogeo histórico. Tomando influencias...

The Kingdom The Kingdom
DiscosHace 3 semanas

Bush – “The Kingdom”

Lejos del sonido que hizo masticable su propuesta en los 90, Bush se abre a una idea donde predomina una...

Where Only Gods May Tread Where Only Gods May Tread
DiscosHace 3 semanas

Ingested – “Where Only Gods May Tread”

“Sobre gustos no hay nada escrito”, una frase que funciona como recordatorio ante lo subjetivo de una opinión dentro de...

Keleketla Keleketla
DiscosHace 4 semanas

Keleketla! – “Keleketla!”

Nacido en Sudáfrica y cruzando las fronteras, Keleketla! es un proyecto tan diverso como los múltiples artistas que lo componen....

Publicidad
Publicidad

Más vistas