Conéctate a nuestras redes
Avengers: Endgame Avengers: Endgame

Comentarios

Avengers: Endgame

Publicado

en

A estas alturas, y a poco tiempo de cumplir once años desde el estreno de “Iron Man” (2008), tratar de analizar el fenómeno que ha provocado el universo cohesionado de Marvel Studios no tiene mayor sentido. Sus historias y personajes ya se han instalado en la cultura popular con raíces profundas, y la gran masa de fanáticos que arrastra ha posicionado estas películas en la cúspide de la cartelera. Cada estreno se ha convertido en un evento del que no se puede estar ajeno luego de veintiún películas en su catálogo, dentro de las que ha habido aciertos y fallos, pero, sin duda, el apoyo es incondicional y es lo que ha permitido construir un mundo narrativo de un tamaño colosal.

Los eventos, y particularmente el final de “Avengers: Infinity War” (2018), sembraron dudas frente a la continuación de una historia que, con imperfecciones, pudo edificar un relato que parecía ser más grande de lo que se alcanzó a revelar. Y, en ese sentido, es necesario entender “Avengers: Endgame” como la segunda parte de una misma historia de aproximadamente trecientos treinta minutos, que indiscutiblemente cierra una etapa, pese a no ser la última cinta de la fase tres del MCU. El cliffhanger de la cinta del año pasado es sólo la punta del iceberg de este capítulo y las expectativas son altas, y los hermanos Russo son los encargados de culminar esta época de las cintas más exitosas del último tiempo.

Las historias planteadas en el MCU son eventos increíbles y espectaculares, donde países completos son movidos para salvar a la población, agujeros interdimensionales se abren en el cielo o batallas intergalácticas ponen en peligro la vida en la Tierra, pero, después de todo, quienes son protagonistas de estas sagas deben vivir con las consecuencias de sus actos y eso es algo que quedaba en deuda en las cintas anteriores.  Sin embargo, la primera parte de las tres horas de “Avengers: Endgame” se centra en los efectos directos del plan de Thanos y cómo los sobrevivientes deben lidiar con ellos.

La cinta se toma el tiempo necesario para profundizar en dichos efectos y escarbar en particularidades que habían sido dejadas a un lado, pues son personajes que no necesitan introducción, aunque esta vez sí se quiere dejar en claro sus complejidades. Esto se logra gracias al viaje íntimo y pausado que explora los rincones de los personajes icónicos y que iniciaron esta saga, y siendo territorio nuevo para este tipo de producción, en un inicio le es difícil encontrar un ritmo que permita establecer este objetivo con claridad. Afortunadamente lo encuentra, y desde ahí la aventura avanza vertiginosa y construyendo hacia arriba.

Desde este inicio se nota la consciencia de redimir a personajes que han sido dejados a un lado y explotar al máximo a quienes se han llevado el gran peso de sostener esta máquina gigantesca, por lo que no se escatima en liberar un abanico de emociones alrededor de sus protagonistas; estos se responsabilizan por lo ocurrido, pretenden arreglar el caos y establecer el orden de las cosas, pero no es tarea fácil, por lo que la noción de equipo y unidad debe prevalecer tal como lo fue en un principio. Aunque no todo está rodeado de un tono lúgubre y catastrófico, ya que una de las claves para el éxito de estas cintas recae en la dinámica entre sus personajes y el humor que aliviana el peligro al que se enfrentan, por lo que diálogos y situaciones graciosas atenúan el extenso metraje.

Toda la construcción narrativa –que a ratos arriesga entramparse en sí misma, pero logra avanzar sin problema– está edificando el tercer acto más épico de todo el MCU. En ese momento las miles de piezas empiezan a ensamblar de manera correcta y todo lo planteado en la cinta anterior cobra sentido. La casi explosión de la pantalla es justificada y la sucesión de hechos dejarán a los fanáticos en un alto grado de exaltación. Es el momento cúlmine y, favorablemente, queda arriba de todo lo que se ha hecho antes, provocando que los defectos presentados en la cinta anterior sean arreglados, y termine siendo una película satisfactoria y capaz de cumplir con todas las expectativas.

Para entrar en el Universo Cinematográfico Marvel es necesario hacer ciertas concesiones y aceptar que muchas de sus producciones existen en función de un mercado, pero, sin lugar a dudas, la ya manoseada fórmula ha dado resultado y desde ahí se ha avanzado apretando a fondo el acelerador. Por lo que en esta etapa para poder continuar era momento de arriesgar, y tratar de hacer las cosas de manera diferente; “Avengers: Endgame” arriesga y sale victoriosa para culminar un ciclo que será recordado con satisfacción.


Título Original: Avengers: Endgame

Director: Anthony Russo y Joe Russo

Duración: 181 minutos

Año: 2019

Reparto: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Jeremy Renner, Brie Larson, Karen Gillan, Paul Rudd, Danai Gurira, Josh Brolin, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Jon Favreau, Benedict Wong, Tessa Thompson, Bradley Cooper, Katherine Langford, Evangeline Lilly, Pom Klementieff, Elizabeth Olsen, Dave Bautista, Sebastian Stan, Chadwick Boseman, Letitia Wright, Benedict Cumberbatch, Anthony Mackie, Samuel L. Jackson, Zoe Saldana, Chris Pratt, Paul Bettany, Vin Diesel


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Judy

Publicado

en

Judy

El género del biopic tiene un montón de vicios difíciles de esquivar. A menudo intentan abarcar casi una vida completa, lo que hace difícil profundizar realmente en los personajes; otras veces simplemente se apoyan demasiado en el cariño que la audiencia le tiene a sus protagonistas y terminan transformándose en monumentos a sus figuras más que en historias que se valgan por sí mismas. “Judy”, dirigida por Rupert Goold, evita caer en la primera trampa e intenta esquivar la segunda, pero termina apoyándose demasiado en el peso de la figura que busca retratar, en desmedro de la historia.

La película sigue a Judy Garland (Renée Zellweger) mientras intenta revivir su carrera artística durante una serie de espectáculos en Londres a fines de los años 60. En paralelo, debe lidiar con su depresión, alcoholismo y el escrutinio público que trae un complicado y conflictivo juicio por la tutela de sus hijos pequeños. Esto es intercalado con escenas de su juventud como una estrella de cine y televisión, bajo el cruel cuidado de Louis B. Mayer (Richard Cordery).

A pesar de centrarse en un evento muy específico en la vida de la cantante, el film no alcanza a profundizar lo suficiente en su viaje. Judy Garland está poco construida como personaje, donde sus deseos y necesidades no son explorados lo suficiente y, aunque es bastante claro que su mayor meta es obtener custodia de sus hijos pequeños, su viaje interno no se relaciona con el conflicto que vemos en pantalla. Esto lleva a que la película no tenga un foco ni un estilo narrativo claro. A veces se siente como una historia perfectamente tradicional sobre una protagonista intentando sobreponerse a una serie de obstáculos para lograr su objetivo, y otras se siente como una historia menos estructurada, como una serie de viñetas en la vida cotidiana de una artista en el ocaso de su carrera, pero que no se compromete con ninguno de los dos estilos.

Por otro lado, el uso de los flashbacks a la juventud de Judy Garland se siente algo forzado. Pareciera que la película busca retratar su niñez y adolescencia (más bien, la falta de ellas) como el origen de todos los problemas en su adultez, pero no hay una clara correlación narrativa entre ambos momentos. Además, hay varios elementos y situaciones de estos flashbacks que son lamentablemente muy poco explorados, especialmente la clara implicación de que Louis B. Mayer habría abusado sexualmente de ella durante su juventud. El film toma todos estos elementos y pareciera que todo va a llevar a una reflexión sobre los efectos que la fama puede tener en la vida de una persona, pero hacia el desenlace la película se contradice y termina con un final sumamente cursi y gratuito, que temáticamente no dice nada sobre la artista ni sobre la industria. Es un cierre que no entrega nada y busca sólo apelar al cariño que el público le tiene a su figura.

Se siente como si la historia narrada fuera una simple excusa para tener a Renée Zellweger como Judy Garland, y tiene algo de sentido, puesto que su actuación es por mucho lo más rescatable de la película. No sólo es una interpretación muy emocional, sino también muy física. Tanto su postura como sus movimientos dentro y fuera del escenario se sienten excéntricos, pero a la vez espontáneos y naturales, entregando a su personaje una identidad visual muy particular. Es interesante simplemente mirarla caminando, maquillándose y bailando. Lamentablemente, el resto de los personajes son absolutamente olvidables, y se percibe como si estuvieran ahí sólo para que la protagonista tenga gente con quien interactuar, al igual que todos los otros elementos narrativos en el film.

Así, a pesar de tomar la decisión correcta de centrarse en un evento específico en la vida de una artista, “Judy”, al igual que tantas otras biopics, cae en la trampa de apoyarse demasiado en el impacto cultural de la artista que retrata, y no intenta contar una historia interesante narrativa ni temáticamente. Esto es algo que podría funcionar para fans acérrimos de la artista, pero para una audiencia menos familiarizada, “Judy” no tiene nada que ofrecer.


Título Original: Judy

Director: Rupert Goold

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Renée Zellweger, Rufus Sewell, Finn Wittrock, Michael Gambon, Jessie Buckley, Bella Ramsey, John Dagleish, Gemma Leah Devereux, Gaia Weiss, Andy Nyman, Fenella Woolgar


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 2 días

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Publicidad
Publicidad

Más vistas