Conéctate a nuestras redes
Ad Astra Ad Astra

Comentarios

Ad Astra: Hacia Las Estrellas

Publicado

en

Ad astra per aspera”, o “A las estrellas a través del sacrificio” en una traducción al español, es la frase que acompaña la placa en Cabo Cañaveral en homenaje a los tres astronautas de la misión Apolo 1 que murieron debido a un incendio en la cabina. Por lo que se puede deducir que, en el camino para lograr un objetivo, los sacrificios son necesarios, particularmente en el viaje hacia la exploración espacial, lugar donde el ser humano ha descubierto su fragilidad frente a la inmensidad de lo que nos rodea fuera del planeta Tierra. “Ad Astra: Hacia Las Estrellas” pretende explorar las interrogantes que existen frente a estas exploraciones, donde además de la imponencia de los astros, lo más trivial e íntimo del ser humano es capaz de salir a la luz.

Roy McBride (Brad Pitt) es un ingeniero que perdió a su padre, quien partió sin retorno a una misión a Neptuno para buscar vida inteligente. Veinte años más tarde, los signos de aquella misión parecen ser visibles, por lo que Roy emprenderá la búsqueda de su padre y, al mismo tiempo, de sí mismo.

“Ad Astra: Hacia Las Estrellas” muestra en una primera instancia, y en una visión futurista bastante realista, el avance de la humanidad en la exploración del espacio y la conquista de nuevos lugares fuera de nuestro planeta, aludiendo a la evidente e inevitable idea del ser humano y la explotación de un lugar sólo por el beneficio económico. El claro esbozo de este comentario da paso natural a que las preguntas en la cinta se vayan tornando mucho más grandes y volcándose hacia lo más esencial del ser humano, por esta razón, la motivación de enviar a un astronauta en búsqueda de una misión que parecía pérdida se gesta de forma natural, donde la urgencia está puesta en el heroísmo, pero, al mismo tiempo, hay razones ocultas mucho más robustas que empujan al protagonista a aceptar el desafío.

El heroísmo que implica la misión de exploración y rescate está puesto en los hombros de Roy McBride, un hombre construido con capas sólidas y que pareciera ser insensible frente a lo adverso, en sintonía con la representación de Neil Armstrong en “First Man” (2018), donde en ambos personajes se puede sentir la presión que existe por ser victoriosos en sus tareas, pero sin interés en el éxito personal, sino más bien alcanzar el triunfo por un bien mucho mayor.

La construcción por capas que se le asigna a Roy se utiliza para establecer ciertos comentarios frente al coraje y la masculinidad, pero aquella coraza se irá descascarando paulatinamente hasta descubrir su vulnerabilidad, despojándolo de cualquier disfraz de estabilidad, pues la soledad del espacio exterior pareciera ser el escenario perfecto para desvestir y exhibir la fragilidad humana, siendo a través de monólogos internos la manera que tenemos para conectar con los pensamientos más íntimos del protagonista.

Si “The Lost City of Z” (2016), el anterior trabajo de James Gray, utilizaba el viaje por las amazonas en búsqueda de la obsesión por un lugar, “Ad Astra: Hacia Las Estrellas” tiene el espacio exterior como el escenario para una intrincada travesía. Para lograrlo, el trabajo fotográfico a cargo de Hoyte Van Hoytema provoca una inmersión en los distintos paraderos en los que el astronauta transita; la expedición visual a través de los distintos cuerpos celestes es capaz de envolver y fascinar al espectador. Siendo ayudado por la música de Max Richter, la cinta resulta un deleite audiovisual al capturar la inmensidad del espacio exterior.

“Ad Astra: Hacia Las Estrellas” está levemente inspirada en “Heart Of Darkness”, novela corta escrita por Joseph Conrad, el material de fuente para “Apocalypse Now” (1979), por lo que sutiles ideas pueden ser conectadas entre ambas cintas, siendo un complejo y oscuro viaje por destruir un objetivo la más fuerte de todas. Lo cierto es que en la cinta de James Gray esta idea va quedando en evidencia hacia el tercer acto, donde se van develando las reflexiones y el enrevesado camino de autodescubrimiento que hace el protagonista, donde, sin buscarla, se encuentra con la redención de las personas que lo rodean y de sí mismo. Momento donde la reflexión frente a la relación con su padre se transforma en la idea fundamental de una cinta que busca hacer preguntas intimas en un espacio de grandes dimensiones. Afortunadamente estos cuestionamientos se acoplan naturalmente al relato que se ha construido.

Siendo una cinta de ciencia ficción, sus parientes “Interstellar” (2014), “Gravity” (2013) e incluso “Solyaris” (1972) se hacen presente para recordar el pretexto que se utiliza en el género para trabajar ideas relacionadas con nuestra propia humanidad y las eternas preguntas filosóficas que nos acompañan. “Ad Astra: Hacia Las Estrellas” logra capturar esa esencia y asombrar con sus interrogantes en el espacio íntimo de la mente del protagonista, pero en medio de la inmensidad y soledad del espacio exterior.


Título Original: Ad Astra

Director: James Gray

Duración: 122 minutos

Año: 2019

Reparto: Brad Pitt, Liv Tyler, Ruth Negga, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland, John Finn, Kayla Adams, Kimmy Shields, Bayardo De Murguia, Lorell Bird Dorfman, Sasha Compère


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Lightyear

Publicado

en

Lightyear

“Lightyear” inicia con un pequeño título que dice que, en los años noventa, Andy, el personaje de la serie de “Toy Story”, recibió un juguete de su película favorita, y esta es esa película. Lo anterior podría llevar a imaginar que la cinta en cuestión tendría una estética noventera o tomaría elementos de películas de aventura de la época, de la misma manera que, por ejemplo, la serie “Stranger Things” se apoya en la estética y el estilo del terror de esa época, apropiándose de la narrativa y el estilo de esa década. Sin embargo, acá las referencias a la época comienzan y terminan con ese título inicial, y la obra rápidamente se transforma en otra simple película de aventura. Esto no es necesariamente malo, “Lightyear” es una película completamente funcional, entretenida y que, aunque a ratos se puede volver predecible, logra sorprender con algunos giros, pero esto genera que ese título inicial pierda sentido, y pone en cuestionamiento la razón de ser de esta película.

La historia comienza cuando, luego de quedar varados en un planeta hostil, Buzz Lightyear junto a su compañera Alisha hacen lo posible por llevar a la tripulación de vuelta a casa. Con la ayuda de científicos logran desarrollar un combustible experimental que podría salvarlos, pero durante los experimentos descubren que Buzz Lightyear, piloteando la nave de prueba, experimenta el tiempo de manera diferente: lo que en esa nave son minutos, en la superficie del planeta son años. Sin embargo, Buzz es incapaz de rendirse, y lo sigue intentando durante años y años, durante los cuales sus amigos y colegas envejecen mientras él se mantiene de la misma edad. Todo cambia cuando, al volver de uno de estos ensayos, descubre que algo ha cambiado: el planeta ha sido invadido por robots alienígenas. Con la ayuda de Izzy, nieta de su compañera, Lightyear deberá enfrentarse a estos robots para salvar al planeta y tener una oportunidad para volver a casa.

La de “Lightyear” es una trama que, a pesar de tocar temáticas interesantes sobre el paso del tiempo y la culpa, a ratos se siente muy complicada, ya que pasa mucho antes de que la trama principal siquiera comience. Esto hace que los tópicos que la película tratará a lo largo de su conflicto principal queden un tanto sobreexplicadas durante la primera media hora, lo que genera una desconexión entre lo que los personajes experimentan versus lo que los espectadores entendemos. Cuando Buzz se da cuenta de qué es lo que debe aprender para resolver el conflicto, es algo que se ve venir desde el principio de la historia.

Si bien, esto puede hacer que la película se sienta algo predecible desde un punto de vista temático, desde una perspectiva narrativa funciona bastante bien como cinta de acción y aventura. El universo que construye es visualmente rico y bastante especial, y se beneficia de diversas ideas sobre física cuántica que han sido exploradas en gran cantidad por películas de ciencia ficción, particularmente desde el aspecto de viajes en el tiempo.

Es interesante además que, a diferencia de muchos otros productos de nostalgia actuales, “Lightyear” se ve obligada a construir un universo completamente nuevo, puesto que las referencias que existen en las películas de “Toy Story” son sumamente vagas y genéricas, y es un desafío que el equipo tras esta película logra cumplir de forma satisfactoria. Buzz Lightyear, como personaje, es complejo e interesante, alejándose lo suficiente del juguete de sus películas madre para sostenerse como protagonista, pero logrando mantener suficientes elementos para sentirse familiar. Después de todo, el juguete supuestamente está basado en este personaje.

Por cierto, es difícil alejarse de las películas de “Toy Story”, no sólo porque “Lightyear” sea supuestamente el origen del juguete, sino porque está llena de referencias a la saga. La sombra de la tetralogía lo toca todo, tanto así, que a ratos pareciera que esta película es más una historia fan-made sobre el juguete que el verdadero origen del personaje. Y esto se debe a que no se siente como un producto de la época que supuestamente existe junto a los juguetes en el universo de “Toy Story”, sino que, en muchos sentidos, se percibe supeditada a los juguetes, tanto en sus referencias como en, incluso, un giro cerca del final de la historia.

Lo que queda es una sensación algo agridulce, ya que, cuando se concentra en ser sólo una película de aventuras, “Lightyear” funciona bastante bien, con un universo interesante, personajes coloridos y tensas secuencias de acción, incluso si no llega a los niveles de profundidad temática y madurez emocional de otras películas de Pixar. Lo anterior hace que se sienta como una oportunidad perdida porque como referencia a “Toy Story” no funciona tan bien como parecían ser sus intenciones, pero cuando se aleja de ella la historia marcha mucho mejor y queda la sensación de que hubiera sido aún mejor sin ninguna referencia, sólo existiendo por sí misma.


Título Original: Lightyear

Director: Angus MacLane

Duración: 100 minutos

Año: 2022

Reparto: (voces) Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, Taika Waititi, Dale Soules, James Brolin, Uzo Aduba, Mary McDonald-Lewis, Isiah Whitlock Jr., Angus MacLane, Bill Hader


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

CLOSURE / CONTINUATION CLOSURE / CONTINUATION
DiscosHace 23 horas

Porcupine Tree – “CLOSURE / CONTINUATION”

El hype es indudablemente el mayor enemigo para una banda inactiva por tanto tiempo, pero de manera inteligente este nunca...

Skinty Fia Skinty Fia
DiscosHace 7 días

Fontaines D.C. – “Skinty Fia”

Usualmente, cuando se habla de tradición cultural de un país, y en especial cuando se habla de música, se suele...

Dance Fever Dance Fever
DiscosHace 1 semana

Florence + The Machine – “Dance Fever”

“Dance Fever”, el nuevo disco de Florence + The Machine, funciona al menos en dos niveles: por una parte, y...

Immutable Immutable
DiscosHace 2 semanas

Meshuggah – “Immutable”

Seis años pasaron desde “The Violent Sleep Of Reason” (2016) para que Meshuggah volviera a publicar un nuevo disco, y...

WE WE
DiscosHace 2 semanas

Arcade Fire – “WE”

Desde “The Suburbs” (2010), Arcade Fire no había sido capaz de despachar un disco de contenido más personal y emotivo...

Emotional Eternal Emotional Eternal
DiscosHace 3 semanas

Melody’s Echo Chamber – “Emotional Eternal”

La década de existencia que lleva Melody’s Echo Chamber, el proyecto de la cantante y compositora francesa Melody Prochet, ha...

Alpha Games Alpha Games
DiscosHace 3 semanas

Bloc Party – “Alpha Games”

Después seis años de silencio discográfico, luego del tan duramente criticado “Hymns” (2016), Bloc Party vuelve con “Alpha Games”, un...

SHUNKA RYOUGEN SHUNKA RYOUGEN
DiscosHace 4 semanas

Haru Nemuri – “SHUNKA RYOUGEN”

Ya sea en festivales o listados de medios especializados, el nombre de Haru Nemuri ha resonado fuerte desde su irrupción...

A Light For Attracting Attention A Light For Attracting Attention
DiscosHace 4 semanas

The Smile – “A Light For Attracting Attention”

Todas las inquietudes musicales de Thom Yorke y Jonny Greenwood, incentivadas por el cerebro de Nigel Godrich, se vuelven a...

Everything Was Beautiful Everything Was Beautiful
DiscosHace 1 mes

Spiritualized – “Everything Was Beautiful”

Grabado casi en simultáneo con “And Nothing Hurt” (2018), pero trabajado durante toda la pandemia, con Jason Pierce a cargo...

Publicidad
Publicidad

Más vistas