Conéctate a nuestras redes

Cine

Chef, La Receta de la Felicidad

Publicado

en

Cine y gastronomía. Vínculo viejo, pero jamás aburrido. Las producciones asociadas a esta categoría gozan a priori de un plus, que es el masoquista placer de apreciar el proceso de elaboración de platos exquisitos (porque sí, despiertan un apetito frustrante). El efecto se asemeja al de los programas de cocina de moda, que dejan al espectador pegado frente al televisor mirando recetas que probablemente nunca intentará. Siendo una temática tan jovial y popular, aventurarse a realizar un largometraje al respecto es por cierto un proyecto potencialmente atractivo. Pero tampoco basta con cocinar bonito y poner la cámara encima para despertar envidia.

CHEF 01Carl Casper (Jon Favreau) es un chef cuya pasión por la cocina lo ha encumbrado como uno de los mejores profesionales de la región, pero al mismo tiempo alejado de su familia. Todo parece venirse cuesta abajo cuando, hastiado de su jefe y de un despiadado crítico, Carl renuncia a su empleo. Libre de emprender por su cuenta, Carl abre un puesto ambulante de comida, proyecto que lo hará más feliz que nunca y que podría ayudarle a reconciliarse con sus seres queridos.

Acá está el cliché del sujeto que está al borde de perder a su familia por culpa de su adicción al trabajo. En ese sentido la película no ofrece nada nuevo, pero hay que admitir que la problemática no deja de ser tristemente vigente en un sistema donde la competencia profesional es feroz y la negligencia del núcleo familiar es un riesgo constante. El problema, entonces, no es el universo escogido, sino que en términos de líneas argumentales abarca mucho y aprieta poco. Con un filtro bastante indulgente (Jon Favreau dirige, escribe y protagoniza), pretende plantear una serie de asuntos que sólo se exploran subrepticiamente, y por ende la mayoría de ellos, unos más que otros, cuentan tanto con desarrollos como resoluciones decepcionantes.

CHEF 02Tenemos el mundo de la cocina per se, que es el eje basal, pero luego de ahí se extraen –de modo disperso y excesivo- la perseverancia por alcanzar los sueños, el trabajo en equipo, la influencia de las redes sociales, el romance inconcluso entre la ex esposa y Carl, la relación padre e hijo, y encima, por si fuera poco, la valoración de la creciente presencia de la cultura latina en el país del norte. Es difícil profundizar en los tópicos y hacerse cargo de ellos cuando estos son tan numerosos y, por consiguiente, ninguno está trabajado de forma concreta, luciendo más bien como pinceladas de ideas que su creador no fue capaz de pasar por el colador, pues estaba demasiado ansioso por incluirlas todas. La más afectada es la trama con la ex mujer, que avanza por el costado durante todo el metraje y que se cierra de manera injustificada. De entre todas, es la dinámica que se da entre Carl y su hijo la mejor lograda.

Es que hay veces en que se debe tener la suficiente humildad, o simplemente la claridad, para discernir entre qué realmente nos sirve para contar una historia, y esos elementos que no son más que ornatos y rellenos insustanciales. Ahora, no es sorpresa que este film tropiece en aquello, considerando la activa participación de Favreau en diferentes etapas de la realización; es esto, finalmente, el principal factor culpable de este aire autocomplaciente que se puede respirar. Es una cinta que no parece consciente de sus falencias.

Parte del éxito de las películas gastronómicas reside en la creación de personajes entrañables, cuya historia personal nos toque lo suficiente como para comprometernos con su afición por el rubro y el duro trabajo que conlleva alcanzar las metas. “Ratatouille” (2007) y “Julie & Julia” (2009), sólo por mencionar algunas recientes, más allá de las cautivantes secuencias de cocina que son un placer para el ojo, logran encantar al espectador con el carácter de sus protagonistas y sus motivos. “Chef, La CHEF 03Receta de la Felicidad” por desgracia tambalea en ese aspecto, porque si bien Carl no es desagradable, tampoco cuenta con un carisma que llame a interesarse mucho en él. Es por esto que las furtivas apariciones de grandes famosos (Dustin Hoffman, Scarlett Johansson, Robert Downey Jr.), sumados a la más bien irrelevante participación de Sofía Vergara, adhieren a la teoría de que la producción necesitó de la participación de rostros atractivos sólo para ganar adeptos.

Raya para la suma, “Chef, La Receta de la Felicidad” es una cinta que, aunque peca de orgullo, extensión innecesaria, egocentrismo y superficialidad de tramas, igualmente no es despreciable como relajo; es lúdica y está plagada de mensajes positivos (cercanos a lo fantasioso) y políticamente correctos, ligados al valor de la constancia y el sentido de familia. Romántica en la estricta connotación del término, es una fábula. Se le agradece también la sensación de realismo impresa en las escenas de preparación de los platos, logrando que el público de alguna forma le tome el pulso a lo que se vive dentro de una cocina. Es preciso advertir, eso sí, que es mejor verla con el estómago lleno.

Por María José Álvarez

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Fantomas

    19-Ene-2015 en 1:33 pm

    Voy a discrepar de la critica, diciendo que disfrute muchísimo con esta película. Es una película liviana, no esperes nada intelectualmente superior ni una obra maestra. Pero si logra engancharte con buenos personajes, una actuación de Favreau que cumple, la siempre guapa y divertida Sofia Vergara, el genial John Leguizamo que muestra una tremenda química con Favreau y muchos buenos secundarios. Chef es también un gran homenaje no solo a la cultura cubana si no latina en general, desde los ojos de un gringo. Genial banda sonora y sobretodo esta película es un gran homenaje a la buena cocina, a disfrutar de comer y cocinar para otros, de los artistas en la cocina, no solo los que estudian, si no los que cocinan con el corazón para sus seres queridos o para cualquiera que quiera probar una buena mano en la cocina.
    Chef es de eso que los gringos llaman “feel good comedies” y de las buenas.

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: