Conéctate a nuestras redes

Cine

Chef, La Receta de la Felicidad

Publicado

en

Cine y gastronomía. Vínculo viejo, pero jamás aburrido. Las producciones asociadas a esta categoría gozan a priori de un plus, que es el masoquista placer de apreciar el proceso de elaboración de platos exquisitos (porque sí, despiertan un apetito frustrante). El efecto se asemeja al de los programas de cocina de moda, que dejan al espectador pegado frente al televisor mirando recetas que probablemente nunca intentará. Siendo una temática tan jovial y popular, aventurarse a realizar un largometraje al respecto es por cierto un proyecto potencialmente atractivo. Pero tampoco basta con cocinar bonito y poner la cámara encima para despertar envidia.

CHEF 01Carl Casper (Jon Favreau) es un chef cuya pasión por la cocina lo ha encumbrado como uno de los mejores profesionales de la región, pero al mismo tiempo alejado de su familia. Todo parece venirse cuesta abajo cuando, hastiado de su jefe y de un despiadado crítico, Carl renuncia a su empleo. Libre de emprender por su cuenta, Carl abre un puesto ambulante de comida, proyecto que lo hará más feliz que nunca y que podría ayudarle a reconciliarse con sus seres queridos.

Acá está el cliché del sujeto que está al borde de perder a su familia por culpa de su adicción al trabajo. En ese sentido la película no ofrece nada nuevo, pero hay que admitir que la problemática no deja de ser tristemente vigente en un sistema donde la competencia profesional es feroz y la negligencia del núcleo familiar es un riesgo constante. El problema, entonces, no es el universo escogido, sino que en términos de líneas argumentales abarca mucho y aprieta poco. Con un filtro bastante indulgente (Jon Favreau dirige, escribe y protagoniza), pretende plantear una serie de asuntos que sólo se exploran subrepticiamente, y por ende la mayoría de ellos, unos más que otros, cuentan tanto con desarrollos como resoluciones decepcionantes.

CHEF 02Tenemos el mundo de la cocina per se, que es el eje basal, pero luego de ahí se extraen –de modo disperso y excesivo- la perseverancia por alcanzar los sueños, el trabajo en equipo, la influencia de las redes sociales, el romance inconcluso entre la ex esposa y Carl, la relación padre e hijo, y encima, por si fuera poco, la valoración de la creciente presencia de la cultura latina en el país del norte. Es difícil profundizar en los tópicos y hacerse cargo de ellos cuando estos son tan numerosos y, por consiguiente, ninguno está trabajado de forma concreta, luciendo más bien como pinceladas de ideas que su creador no fue capaz de pasar por el colador, pues estaba demasiado ansioso por incluirlas todas. La más afectada es la trama con la ex mujer, que avanza por el costado durante todo el metraje y que se cierra de manera injustificada. De entre todas, es la dinámica que se da entre Carl y su hijo la mejor lograda.

Es que hay veces en que se debe tener la suficiente humildad, o simplemente la claridad, para discernir entre qué realmente nos sirve para contar una historia, y esos elementos que no son más que ornatos y rellenos insustanciales. Ahora, no es sorpresa que este film tropiece en aquello, considerando la activa participación de Favreau en diferentes etapas de la realización; es esto, finalmente, el principal factor culpable de este aire autocomplaciente que se puede respirar. Es una cinta que no parece consciente de sus falencias.

Parte del éxito de las películas gastronómicas reside en la creación de personajes entrañables, cuya historia personal nos toque lo suficiente como para comprometernos con su afición por el rubro y el duro trabajo que conlleva alcanzar las metas. “Ratatouille” (2007) y “Julie & Julia” (2009), sólo por mencionar algunas recientes, más allá de las cautivantes secuencias de cocina que son un placer para el ojo, logran encantar al espectador con el carácter de sus protagonistas y sus motivos. “Chef, La CHEF 03Receta de la Felicidad” por desgracia tambalea en ese aspecto, porque si bien Carl no es desagradable, tampoco cuenta con un carisma que llame a interesarse mucho en él. Es por esto que las furtivas apariciones de grandes famosos (Dustin Hoffman, Scarlett Johansson, Robert Downey Jr.), sumados a la más bien irrelevante participación de Sofía Vergara, adhieren a la teoría de que la producción necesitó de la participación de rostros atractivos sólo para ganar adeptos.

Raya para la suma, “Chef, La Receta de la Felicidad” es una cinta que, aunque peca de orgullo, extensión innecesaria, egocentrismo y superficialidad de tramas, igualmente no es despreciable como relajo; es lúdica y está plagada de mensajes positivos (cercanos a lo fantasioso) y políticamente correctos, ligados al valor de la constancia y el sentido de familia. Romántica en la estricta connotación del término, es una fábula. Se le agradece también la sensación de realismo impresa en las escenas de preparación de los platos, logrando que el público de alguna forma le tome el pulso a lo que se vive dentro de una cocina. Es preciso advertir, eso sí, que es mejor verla con el estómago lleno.

Por María José Álvarez

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Fantomas

    19-Ene-2015 en 1:33 pm

    Voy a discrepar de la critica, diciendo que disfrute muchísimo con esta película. Es una película liviana, no esperes nada intelectualmente superior ni una obra maestra. Pero si logra engancharte con buenos personajes, una actuación de Favreau que cumple, la siempre guapa y divertida Sofia Vergara, el genial John Leguizamo que muestra una tremenda química con Favreau y muchos buenos secundarios. Chef es también un gran homenaje no solo a la cultura cubana si no latina en general, desde los ojos de un gringo. Genial banda sonora y sobretodo esta película es un gran homenaje a la buena cocina, a disfrutar de comer y cocinar para otros, de los artistas en la cocina, no solo los que estudian, si no los que cocinan con el corazón para sus seres queridos o para cualquiera que quiera probar una buena mano en la cocina.
    Chef es de eso que los gringos llaman “feel good comedies” y de las buenas.

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: