Conéctate a nuestras redes

Cine

Carol

Publicado

en

El cine queer, como se ha llamado a las películas que tratan sobre la disidencia en asuntos de identidad de género, encontró su nicho en el cine independiente, pero ha logrado  progresivamente instalarse en salas comerciales y, con ello, en el espacio reservado para aquellas dignas de los más prestigiosos galardones . Sin duda que un hito en esta apertura lo marcó el éxito de “Brokeback Mountain” (2005), y de ahí en adelante, todo ha sido avanzar. Este año, son dos las cintas que responden a esta temática y que se sitúan como potenciales candidatas a más de alguna estatuilla en los Oscar: “The Danish Girl” (2015), basada en la historia real de la primera persona transexual que se enfrentó a un cambio de sexo, y “Carol”, adaptación al cine de la ficción literaria escrita en 1948 por Patricia Highsmith, quien debió esperar 4 años a su publicación, bajo un pseudónimo y diferente título, tras el rechazo de diferentes editores a causa de su contenido lésbico.

CAROL 01Therese Belivet (Rooney Mara), una aspirante a fotógrafa marcada por la indecisión y en plena fase de búsqueda de su identidad, se ve instantáneamente atraída por la presencia de Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer madura atrapada en medio de un tormentoso divorcio. La elegancia y sofisticación de Carol, además de sus principios, liberales para la Nueva York de los 50, forman parte del encanto de la mujer que será objeto no sólo del gusto sino que también de la admiración de Therese, quien se irá sirviendo de todos estos elementos para alcanzar sus propios desafíos.

Con la dirección en manos de Todd Haynes –recordado, entre otros trabajos, por la lucidez plasmada en “Velvet Goldmine” (1998), donde la temática homosexual formaba parte del relato sobre el esplendor del glam rock allá en los 70–, era de esperarse que en esta producción el tema fuese tratado con sutil irreverencia, por medio de relatos pulcros que dejan entrever su visión crítica respecto de las dificultades de la liberación sexual en diferentes épocas y contextos. Y es que si hay algo que Carol y Therese tienen en común, es esa irrefrenable inquietud por ser y hacer en CAROL 02un contexto donde la dominación masculina se sitúa como intangible pero siempre al acecho, en el marido que se niega a asumir que una esposa no es una propiedad, en el pretendiente que da por hecho que en la insistencia y los obsequios se encuentra el argumento irrebatible para ganar los favores de la cortejada.

En este contexto, ambas protagonistas verán en el apoyo mutuo la posibilidad de emancipación y autorrealización, dos objetivos casi impensados para el arquetipo de “buena mujer” de mediados del siglo XX. Por cierto, todo este mensaje reside perfectamente camuflado tras la delicadeza que hay en la historia de dos mujeres que han comenzado a gustar particularmente de la mutua compañía. Y qué fácil es encariñarse con estas dos protagonistas, cuando son interpretadas con la maestría que Cate Blanchett y Rooney Mara han sabido imprimir a sus respectivos personajes: la primera, cuánta prestancia y seguridad en sus actos, la segunda, manejando a la perfección miradas y gestos que acusan de su indisimulada inocencia.

CAROL 03Cinta modesta en su producción pero ambiciosa en lo que se propone, “Carol” cuenta con que cada elemento seleccionado para dar vida a un estupendo guión se encuentra absolutamente bien logrado, y con creces. Su exquisito trabajo técnico da como resultado una reconstrucción de la NuevaYork de posguerra visualmente muy atractiva, rica en detalles y de muy buen gusto. A esto se suma el tratamiento de fotografía, el cual tiende al uso de tonos cálidos y se ayuda frecuentemente de vidrios y espejos para agregar efectos de forma natural a la visualización, dando como resultado un bello lienzo sobre el cual retratar la femineidad disidente de los años 50. El ritmo pausado que posee el desarrollo de la película podría llegar a jugarle en contra, pero de todas formas pareciese la decisión más certera, ya que da lugar al espacio necesario para apreciar la multiplicidad de detalles tanto estéticos como argumentales.

A pesar de ser la gran ganadora en la premiación del Círculo de Críticos de Nueva York, se especula que la cinta podría finalizar la jornada de este domingo con las manos vacías, principalmente a causa de la dura competencia que representan otros trabajos nominados. No obstante, más allá de galardones y reconocimientos, sin duda es un agrado recibir en cines chilenos trabajos que retraten con tal detalle y lucidez las diversas aristas que componen la sexualidad femenina, tanto en un contexto histórico distante como también en dos diferentes etapas en la vida de una persona, y que además sean ejecutados con tanta calidad técnica como para situarse dentro de lo más destacado por la crítica y la Academia de cuanto nos ofreció el año recién pasado.

Por Evelyn Munzenmayer

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Sonic: La Película

Publicado

en

Sonic: La Película

Las películas basadas en videojuegos siempre han tenido grandes dificultades en adaptar su material de origen. A menudo, los videojuegos presentan mundos imposibles de traspasar a la pantalla de forma verosímil, otras veces simplemente no tienen una historia y personajes suficientemente desarrollados. “Sonic: La Película” se ve obligada a enfrentarse a estos dos problemas, con la dificultad agregada de ser lo suficientemente simple y fácil de entender para una audiencia infantil, fracasando estruendosamente en todos estos aspectos.

Primero, trata de solucionar el problema del mundo que el videojuego presenta simplemente alejándose de él. Sonic empieza su historia viviendo en el paisaje tropical que tradicionalmente se relaciona con su personaje, lleno de junglas misteriosas y formaciones rocosas imposibles, pero rápidamente se ve obligado a transportarse a la Tierra, donde transcurre un noventa por ciento de la historia. Aquí, Sonic vive escondido a las afueras de un pequeño pueblo llamado Green Hills, pero cuando accidentalmente causa un gran apagón, debe pedirle ayuda al policía local Tom Wachowski (James Marsden) para que lo ayude a escapar del Dr. Robotnik (Jim Carrey), quien es enviado por el gobierno para investigar el origen del apagón.

El segundo desafío de la adaptación es darle una personalidad a Sonic. De todos los problemas que tiene la película, probablemente el más importante está en él y en los otros dos personajes principales. Muchas películas infantiles caen en el vicio de hacer que sus protagonistas, en un esfuerzo por ser lo más empatizables posible, terminan transformándose en un personaje soso y sin mucha personalidad. Sonic se apoya demasiado en bromear y hacer referencias de cultura pop, y no hay crecimiento ni evolución en él. Se siente constantemente como si fuera un youtuber intentando ser gracioso todo el tiempo, diciendo chistes cada tres palabras, esperando que al menos uno funcione. Por otro lado, su contraparte, Tom, tiene incluso menos personalidad. Es aburrido, predecible, y su viaje es simple y superficial.

El personaje que más profundidad tiene –que tampoco es mucha– es el Dr. Robotnik, sin embargo, su personalidad nunca es explorada con mayor detención, fuera de un par de diálogos. Queda enterrada bajo la anfetamínica interpretación de Jim Carrey, que vuelve a canalizar sus actuaciones en “The Mask” (1994) y “Ace Ventura: Pet Detective” (1995). Ninguno de los personajes resulta interesante, por lo que poco importa el viaje que tienen durante la historia, al punto de que, una vez terminada, uno termina preguntándose exactamente qué ocurrió durante esa hora y media.

La película es plana, se apoya demasiado en secuencias de acción que tampoco son particularmente emocionantes, y en un humor burdo y básico que ya se ha visto en innumerables cintas de aventura. A veces intenta jugar visualmente con la supervelocidad de Sonic e integrarla en las escenas de acción, cosa que a veces funciona, pero rápidamente se vuelve repetitivo y poco original, ya que utiliza los mismos recursos que antes han usado todas las películas que incluyen a un personaje con esta habilidad.

El humor es también un punto débil, mostrándose repetitivo y simplista, en parte porque los personajes no tienen gracia, pero también porque simplemente las bromas que los personajes dicen y los gags no son graciosos. Es como si constantemente los guionistas estuvieran yendo por la primera idea que se les ocurre, siempre la opción más fácil, sin esforzarse por llegar a nada original ni creativo, lo que hace que la película más que terrible, ofensiva o decepcionante, sea simplemente aburrida.

Adaptar un videojuego al cine tiene una dificultad mayor a la de otros medios, es verdad, pero cintas como “Pokémon: Detective Pikachu” (2019) demuestran que sí es posible tomar buenas decisiones, construir mundos visualmente atractivos y personajes interesantes. E incluso, más allá de los videojuegos, es posible hacer cine efectivo para niños sin caer en el lado más burdo de lo infantil, con bromas fáciles y tontas, e historias superficiales y predecibles. Sabiendo esto, sólo queda preguntarse exactamente hacia quién está dirigida esta película y por qué siquiera existe.


Título Original: Sonic The Hedgehog

Director: Jeff Fowler

Duración: 100 minutos

Año: 2020

Reparto: James Marsden, Jim Carrey, Ben Schwartz, Neal McDonough, Adam Pally, Leanne Lapp, Shannon Chan-Kent, Debs Howard, Bailey Skodje, Frank C. Turner, Dean Petriw, Tika Sumpter


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Marigold Marigold
DiscosHace 6 días

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 2 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas