Contáctanos

Cine

Brooklyn: Un Amor Sin Fronteras

Publicado

en

Un inamovible en los recuentos de fin de año son las películas de molde correcto y sintético, que no se aproximan ni un centímetro a remecer o tocar alguna fibra, pero que gustan más que propuestas que cobijan al menos intenciones de permanecer en la memoria. Se trata de cintas que por lo general son sólidas en cuestiones ajenas al corazón mismo de la obra y que terminan concitando más atención y aplausos de los que merecerían, y que suelen calzarse el traje de filme de época. “Brooklyn: Un Amor Sin Fronteras” podría haber sido eso, otra más del grupo, pero en su interior palpita algo que por sí solo la levanta y la erige como una película de gran belleza.

BROOKLYN 01Estacionada a comienzos de los años 50, la cinta sigue a Eilis Lacey (Saoirse Ronan), una joven irlandesa que vive en un pequeño pueblo junto con su madre (Jane Brennan) y hermana (Fiona Glascott), y que pasa los fines de semana trabajándole a una hosca señora en una tienda en el centro. Llegado un día, a la muchacha se le presenta la oportunidad de emigrar a Estados Unidos, por lo que pasa de vivir en la quietud de su tierra natal a trasladarse a Brooklyn, donde es acogida en una casa solo habitada por mujeres liderada por Madge Kehoe (Julie Walters). Si bien al poco tiempo consigue empleo, Eilis no termina de acomodarse a su nueva vida y extraña a su tierra y su familia, lo que cambiará sólo cuando se cruce en su camino Anthony (Emory Cohen).

Aunque el amor en sus distintas formas transita a lo largo y ancho de todo el relato, la película rehúye quedarse sólo en esos reducidos terrenos. Cadenciosa y pulcramente, a través de la historia de la marcha de una chica y el desamparo de armar algo desde la nada, escudriña sobre cuestiones simples pero trascendentales, partiendo por el apego a las raíces y lazos de sangre, cruzando por el dolor intrínseco de dejar atrás personas y otros tiempos, hasta el vértigo que implica decidir qué y quién se quiere ser en esta vida. La protagonista son nuestros ojos y lo que vive por momentos es desgarrador, por lo que todo su recorrido se percibe cercano y casi propio. Lo que mueve las bujías es cómo esa niña temerosa y vulnerable pasa a ser algo más, cómo se sacude de todos esos miedos y mira hacia adelante BROOKLYN 02y se esfuerza por tomar decisiones que la enorgullezcan. Emprendemos el viaje y la cinta nos hace seguir por completo y sin jugarretas ni ambigüedades la evolución de Eilis. La película es ella y es la actuación de Saoirse Ronan, en un papel que parece haber nacido para interpretar. Silenciosa, dulce, frágil, lentamente va experimentando cambios, en un compás que la perfila como una encarnación de tantas mujeres que tuvieron una historia similar.

Puntualmente, sus deseos de ser una obra que condense una época y a millones no son desbocados. De hecho, el filme encuentra esos ecos casi naturalmente, en una búsqueda que corre más de la mano con la modestia. Y como tiene muy bien decidido qué historia de inmigrantes desea contar –no una cruda o atormentada, no una donde las injusticias copen el relato, no una especialmente política ni social– posiblemente no pase a la posteridad como una cinta sobre el tema. La película descarta esas luchas y no huye de lo que es; tal como “Creed: Corazón de Campeón”, otro estupendo estreno de esta semana, no se esfuerza por taparse de prendas que no le pertenecen. Es sencilla pero tan jugada y honesta en sus propósitos que se termina configurando como una obra de considerable valor.

Navegando en esas búsquedas, el filme no teme sacar provecho del vestuario, la fotografía y la música para ilustrar el tránsito de un punto a otro. En cintas similares todo eso puede estar muy bien cuidado, pero pocas veces es expuesto como un baluarte y un apoyo, como sí ocurre en este largo. En esas decisiones hay prestancia y por sobre todo un BROOKLYN 03punto de vista que calza con lo autoral. John Crowley compone con belleza los planos, no sólo ubica la cámara correctamente como dicta el manual genérico de películas de época. Acá hay cine y una utilización de los recursos acorde, no sólo una buena historia, por lo que tiene asegurado un lugar de privilegio dentro de las pequeñas y modestas producciones que de cuando en cuando aparecen y nos encantan con elementos que al ser bien utilizados no lucen anticuados.

Como buena cinta británica, por entremedio también se cuela el humor fino y ajustado y las convencionalidades de rigor –la dinámica de las comidas en la casa que habita la muchacha–, como si no pudiera pasarlas por alto. Eso, aunque la empuja hacia un terreno más familiar y cotidiano, y por lo tanto, también más conservador, no le resta sus destellos. Buenos méritos que probablemente no se veían manifestados en una película de la isla desde “An Education” (2009), un filme sobre una chica que se enamora de alguien mayor y en el camino enfrenta decepciones, dolores y más de una alegría, pero que finalmente crece. La cercanía cinematográfica no es antojadiza: ambas cuentan con guión del escritor Nick Hornby, quien consiguió nominación al Oscar por los dos trabajos. Llevar a un personaje de un punto a otro y no abandonarlo en el camino es la historia de esas cintas con la firma del autor inglés y también de tantas otras, pues finalmente es tan viejo como el arte mismo. Ahora, hacerlo con fineza y cariño, no es llegar y jalar del buzón.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Artículos

Estrenos cinematográficos del 26 de octubre

Publicado

en

Thor Ragnarok
Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

“Jesús”

Título Original: Jesús

Director: Fernando Guzzoni

Duración: 90 minutos

Año: 2016

Reparto: Nicolás Durán, Alejandro Goic, Sebastián Ayala, Esteban González, Gastón Salgado, Constanza Moreno

Anterior1 de 6
Usa tus teclas ← → para navegar el artículo

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 15 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas