Conéctate a nuestras redes

Cine

Broken City

Publicado

en

Recientemente, a Mark Wahlberg lo pudimos ver en la graciosa “Ted” y a Russell Crowe lo vimos intentando cantar en la insoportable “Los Miserables”, dos películas separadas por kilómetros en términos de calidad, protagonizadas por intérpretes con carreras muy diferentes. Si bien Crowe acumula un montón de sólidas actuaciones, tuvo su última gran interpretación hace ocho años, en “Cinderella Man” (2005). Por su parte, Wahlberg se ha hecho su camino sólo a punta de empeño, BROKEN CITY 03porque de él se puede decir de todo, menos que es expresivo, versátil y contenido. Le ha facilitado las cosas incursionar como productor, tarea que aquí desempeña. Ambos actores coinciden por primera vez en “Broken City”, debut en solitario de Allen Hughes en la dirección de una película para la pantalla grande.

Billy Taggart (Wahlberg) es un ex policía que ahora vive de su labor como detective privado. A pocos días de la votación en que el alcalde de Nueva York (Crowe) se juega ser reelecto, este lo contrata para que averigüe con quién le está siendo infiel su esposa (Catherine Zeta-Jones). Billy acepta sin dudarlo, pues la oferta es jugosa y, más importante aún, siete años atrás el alcalde le salvo el pellejo. Para su desgracia, todo irá en creciente complicación, y se verá implicado en una retorcida operación política.

En vista de que el argumento inicial es a todas luces de lo más corriente, la fortaleza de la película debería radicar en los vuelcos y sorpresas que saque del sombrero, en derribar todos esos elementos a primera vista ultra conocidos. En ese sentido, toma algunas decisiones acertadas, pero la gran mayoría no se entienden, escabulléndose en sub-tramas que le dan escaso impulso al relato. Si bien la cinta cae en un juego moral, esquiva rápidamente ese camino, pues lo suyo es construir una enrevesada trama de deslealtades y dobles intenciones. Nunca dejará de ser interesante meterse en los recovecos de la política, pero lo ideal es que la veamos inserta en una estructura coherente y vigorosa. El filme falla, pues su narración es confusa y carece de la agilidad necesaria. Por supuesto, la atención del espectador se va perdiendo a medida que la trama a cada minuto parece más inverosímil o fuera de lugar. Del mismo modo, la película cojea en la construcción de los personajes. Esta es la BROKEN CITY 01historia de un hombre manipulado por los hilos de la política. Pero ese hombre, se nos dice, tiene un pasado oscuro, no es una blanca paloma. Se le intenta complejizar, darle una vuelta, pero en esa búsqueda tiende a caer en la caricatura. Algo similar pasa con la esposa del alcalde, aunque en su caso nunca quedan claras sus motivaciones ni objetivos. Al final, el mejor personaje es el del mismo alcalde, a pesar de que trastabilla en su evolución.

Todos los cuestionamientos anteriormente mencionados son graves, pero lo más indignante de la cinta es su falta de personalidad. Allen Hughes conduce sin nervio, ni un sello distintivo, el primer filme que dirige en solitario, luego de haber estrenado la fallida “The Book Of Eli” junto a su hermano Albert en 2010. Y más allá de las caídas que tiene en términos de coherencia debido a su guión, dota el metraje de de escasa fuerza visual. Lo más destacable es que se muestra muy amigo del gran plano general para transmitir lo podrido que está Nueva York, mismo recurso utilizado por Christopher Nolan en su trilogía de Batman para retratar Gotham.

Algo elevan al conjunto unas actuaciones correctas, pero sin grandes matices de sus estrellas. Mark Wahlberg ha construido una gran carrera para contar con un registro tan limitado. Indudablemente ha tenido un mejor desempeño en otras producciones, pero aprueba como el protagonista de la función. Russell Crowe es un actor del que se ha hecho costumbre en los últimos años no saber qué esperar. El tipo oscila entre actuaciones pasadas de rosca y otras apenas ajustadas, y ya no es garantía de que vamos a ver una buena película; su ojo a la hora de elegir papeles ha empeorado con los años, junto con su desempeño. Sin embargo, aquí lleva su rol con dignidad y se erige como uno de los puntos altos de la cinta. Acompaña a ambos una Catherine Zeta-Jones de piedra, quien no para de confirmar que le cayó una maldición luego de llevarse el Oscar por “Chicago” (2002).

A pesar de todos los reparos que se puedan tener sobre “Broken City”, no se puede negar que es un entretenimiento digno, puesto que no deja con el sinsabor de haber prometido más de lo que consigue cumplir. Había ingredientes como para habérselas dado de ambiciosos (la política, la relevancia del pasado), pero afortunadamente esquiva ese camino. La película se deja ver, hasta antes de los sinsentidos que se toman el relato: pasado el segundo tercio, cuando se da mil y un volteretas, y queda a nada del absurdo. Tiene momentos estimables (los primeros minutos, el debate), pero no bastan para evitar que este buque se hunda.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

La Mirada Incendiada

Publicado

en

La Mirada Incendiada

Tiempos de dictadura, un hijo de exiliados políticos que vuelve a Chile por cuenta propia y un crimen de crueldad inconmensurable por parte de las fuerzas de orden. El tercer largometraje de ficción de la directora Tatiana Gaviola, “La Mirada Incendiada”, inicia con las palabras “Inspirada en un hecho real”, tomando como punto de partida el conocido Caso Quemados, atentado en el que Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri fueron víctimas de un ataque incendiario por parte de militares a plena luz del día en la vía pública.

Protagonizado por Juan Carlos Maldonado en el papel de Rodrigo, el filme prometía sin duda ser un aporte para la memoria de nuestro país, dada la historia en cuestión y su contexto, sin embargo, esta promesa metamorfoseó hasta convertirse no sólo en polémica, debido a la nula influencia que tuvo la familia de Rojas de Negri en materias de decisión cinematográfica, sino que también es una cinta que no cumple del todo con los objetivos que parece perseguir.

El inicio de la película muestra a Rodrigo volviendo a Chile con una cámara bajo el brazo y el propósito de desempeñarse cómo fotógrafo profesional. Tras andar un rato medio perdido, y luego de ser ayudado por una amiga vecina de su tía, logra llegar a la casa de esta y sus dos primas menores, quienes cariñosamente lo acogen a lo largo de la trama. Tras esto, se forjan lazos emotivos que dan cuenta de la personalidad dulce y templada del protagonista. De esta forma, se retrata claramente cómo Rodrigo influyó en la vida del resto de los personajes mediante escenas variadas, que muestran momentos íntimos en los que estos interactúan, desde conversaciones nocturnas y abrazos diurnos, hasta experiencias traumáticas que refuerzan vínculos.

A lo mencionado anteriormente, se suma la manera en que los personajes se comunican entre sí. Si bien, el guión resulta claro y conciso, los intercambios de palabras se articulan principalmente a través de diálogos medianamente breves y en ocasiones incluso un poco rígidos, cayendo en la sobre explicación del contexto dictatorial en el que ocurren los eventos una y otra vez, resultando en parte obvios. Además, el guión demuestra la clara intención de introducir gran variedad –y cantidad– de expresiones y/o dichos chilenos, dando así a entender una identidad lingüística acertada, que da cuenta de aspectos de nuestra cultura, pudiendo haber sido presentado de manera igualmente oportuna, pero a través de matices más sutiles.

Por otro lado, Rodrigo es retratado a través de conversaciones y acciones como un joven que no se encuentra realmente al tanto ni de la situación a nivel país, ni de las restricciones que esto implica, modificando el relato y añadiendo romanticismo mediante la presencia de un protagonista en parte inocente, que sueña con denunciar las injusticias del golpe sin pensar en repercusiones. En este sentido, resalta también el carácter poético que busca reflejar la voz en off de narradora de la historia –perteneciente al personaje de Carmen Gloria Quintana–, sugiriendo la existencia de una profunda relación previa al hecho incendiario entre Carmen Gloria y Rojas de Negri, interpelando acciones y decisiones tomadas por el protagonista. Esto agrega de manera similar un toque de romanticismo que resulta algo forzado y, sobre todo, algo lejano a la realidad de los hechos.

En cuanto a la atmósfera, la película logra reflejar el miedo colectivo y la tensión de la época, además de espacios y elementos característicos que resultan clave para retratar el período, tales como cacerolazos, protestas y allanamientos. Las escenas no son demasiado largas, por lo que hacen que la cinta sea dinámica y en su mayoría liviana, teniendo en consideración la carga del tema que trata. Sin embargo, esto mismo es lo que también genera que en algunas ocasiones se pierda un poco la continuidad entre una escena y la siguiente.

Por último, cabe destacar que, si bien las heridas dejadas por el flagelo dictatorial a lo largo y ancho de este territorio siguen estando cargadas de un rojo fresco y humeante, vale la pena que historias como estas vean a la luz en el formato cinematográfico, alimentando la memoria de nuestro país mediante expresiones artísticas cargadas de historia. Por desgracia, “La Mirada Incendiada” no cumple del todo con este objetivo, quedando al debe principalmente en temas de fidelidad con la memoria histórica nacional y la empatía hacia víctimas del caso, ya que, a pesar de que se deja en claro que el filme tan sólo se inspira en los hechos reales, este sin duda abre paso a preguntas que vale la pena hacerse. ¿Hasta qué punto es viable mezclar realidad y ficción? ¿De qué manera abordar temáticas delicadas de la manera más empática posible? Lamentablemente, en ese sentido “La Mirada Incendiada” desarrolla su narrativa omitiendo aquel elemento tan importante.


Título Original: La Mirada Incendiada

Director: Tatiana Gaviola

Duración: 102 minutos

Año: 2021

Reparto: Juan Carlos Maldonado, Catalina Saavedra, Gonzalo Robles, María Izquierdo, Cristina Aburto, Constanza Sepúlveda, Belén Herrera, Pascal Balart, Estrella Ortiz


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 15 horas

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 15 horas

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 2 semanas

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 4 semanas

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 4 semanas

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

CARNAGE CARNAGE
DiscosHace 1 mes

Nick Cave & Warren Ellis – “CARNAGE”

En un mundo sin pandemia, Nick Cave & The Bad Seeds estaría girando alrededor del globo para presentar el excelente...

Ghost Tapes #10 Ghost Tapes #10
DiscosHace 1 mes

God Is An Astronaut – “Ghost Tapes #10”

En la Guerra de Vietnam, EE.UU. utilizó una campaña de terror psicológico llamada Operación Alma Errante (Operation Wandering Soul), consistente...

The Shadow I Remember The Shadow I Remember
DiscosHace 1 mes

Cloud Nothings – “The Shadow I Remember”

“The Shadow I Remember”, séptimo disco de Cloud Nothings, nace casi de la misma manera que su anterior lanzamiento de...

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 1 mes

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

Publicidad
Publicidad

Más vistas