Conéctate a nuestras redes

Cine

Borg/McEnroe: La Película

Publicado

en

Cuando hablamos de las grandes figuras del tenis mundial es imposible no mencionar a Björn Borg, estrella sueca condecorada en más de 90 torneos a lo largo de su estrecha pero fructífera carrera. Por otro lado, una estrella errante empezaba a brillar a principios de los 80. Si Borg era escueto, protocolar y silente, John McEnroe era su contraparte en todo sentido. Errático, explosivo y de fácil arrebato, McEnroe escaló rápidamente en el circuito hasta convertirse en la máxima amenaza para el emperador sueco del tenis. El resultado de la colisión de estos titanes del deporte blanco es la trama central de “Borg/McEnroe: La Película”, planteándose como una biografía íntegra del encuentro y de las vidas que orbitaron en torno a esa magnánima final.

La historia nos sitúa en 1980, ad portas del torneo de Wimbledon. Björn Borg (Sverrir Gudnason), número uno indiscutible del momento, se enfrenta ante la presión de poder ganar su quinto torneo consecutivo, marcando así un precedente histórico único. Pero la seguridad de Borg se desmorona poco a poco a medida que la figura de John McEnroe (Shia LaBeouf) gana fuerza. El inestable campeón sueco experimentará su punto emocional más bajo, mientras que el explosivo McEnroe, con todo el mundo en su contra, se preparará para el momento más importante de su carrera.

El guion transita por dos líneas temporales: el pasado y el presente. Este juego temporal está articulado en función de explicar la construcción del carácter en ambos deportistas: uno introvertido y aparentemente sin sentimiento alguno, y el otro explosivo y de actitud violenta. El pasado se yuxtapone con el torneo y su desarrollo, donde somos testigos del desmoronamiento emocional de Borg, cuyo tránsito por la fama y la presión que esta ejerce sobre él es uno de los elementos cinéticos más importantes del filme. Maniático y supersticioso, Borg está siempre a un paso de ser derrotado por el devenir y los traumas de su infancia, mientras que McEnroe, un underdog en justa regla, lidia con su destructiva personalidad y cómo esta torpedea su ascenso a la cima.

La historia marca su acento en que ambos deportistas son distintas caras de la misma moneda, y si bien la rivalidad entre ambos jugadores es un aroma primordial, la articulación de los personajes no deja entrever en ningún momento un desprecio o aversión entre ellos, por lo que el drama que germina entre ambos protagonistas es inexistente y el quiebre de los personajes –que termina por decantar hacia sus relaciones con los caracteres secundarios– pierde sustento y se siente flojo y desaprovechado.

El tono de la película invita a la introspección y el silencio. El ritmo pausado propuesto por el director Janus Metz permite que la construcción de los personajes sea el anclaje central del entramado narrativo y, gracias al constante uso de flashbacks, vemos momentos de íntima emotividad en ambos lados de la historia. Y es aquí donde los personajes que orbitan a los protagonistas cobran fuerza con sus tramas y conflictos, repercutiendo directamente en la construcción de la personalidad de los tenistas en disputa. Lamentablemente, la resolución de estos conflictos, y el cómo repercuten en Borg y McEnroe, resulta banal y carente de solidez. Queda en duda si la realidad no fue tan dramática como presume la película, pues los nudos argumentales, una vez desenrollados, terminan llevando a ningún lado.

A pesar de esto, la actuación de LaBeouf sobresale con inmensa luz y resulta imposible (tras ser testigos de su vida personal) no empatizar con un sujeto tan desagradable como McEnroe. Puede que las vivencias personales de LaBeouf y su enfrentamiento con la fama le sirvieran como materia prima para esta destacable actuación, la cual demuestra un acierto de casting en justa regla. Por otro lado, Sverrir Gudnason permanece en el silencio, limitándose a tener destacados momentos en pantalla junto al curtido Stellan Skarsgård, quien interpreta a su exigente entrenador y que, en su peculiar estilo, consigue entregar una actuación contenida y cargada de matices. El grueso del filme es la ejecución del partido final, manejando una tensión y un ritmo que ha permanecido ausente durante todo el metraje. Dinámico y envolvente, la final de Wimbledon es una inmensa secuencia que consigue atrapar al espectador y que, en un esfuerzo por rescatar a la película, derrocha todo el talento de sus realizadores.

“Borg/McEnroe: La Película” falla en su intento de crear un conflicto sustentable entre dos enemigos jurados y presenta una rivalidad más hipotética que fáctica. Si bien, cuenta con matices y sombras de dos ídolos del deporte, no se esfuerza en gestar un discurso respecto a sus vidas y en cómo este encuentro las unificó para siempre. Lo que sí, es innegable la solidez con la que aquella final de Wimbledon ha sido llevada al cine, motivo por el que vale la pena sentarse ante la pantalla grande para revivir ese monstruoso y catártico partido protagonizado por dos grandes del tenis mundial.

Por Roberto Núñez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Robert de Niro formará parte del reparto de lo nuevo de Scorsese: “Killers of the Flower Moon”

Publicado

en

El actor norteamericano Robert de Niro es uno de los más aclamados en la historia del cine. Aunque de raíces italianas e irlandesas, De Niro nació en la ciudad de Nueva York el 17 de agosto de 1943. En sus inicios cinematográficos trabajó en diversas ocasiones con el director Brian de Palma, aunque sería con Francis Ford Coppola con quien conseguiría su espaldarazo definitivo en la gran pantalla. Interpretando el papel del joven Corleone en “El Padrino II”, en 1974 comenzó a saborear definitivamente las mieles del éxito. No obstante, de la mano de Martin Scorsese a través del largometraje “Calles Peligrosas” (Mean Streets) en el año 1973, obtuvo su primer gran éxito como actor cinematográfico.

El idilio en el cine entre Robert de Niro y Martin Scorsese ha dado como resultado un gran número de largometrajes con el actor neoyorquino como principal protagonista. Un total de nueve películas y un cortometraje desde que iniciaron su andadura en el año 1973. Títulos relacionados con el juego y el crimen, como los que detallamos a continuación, son sus principales obras; muchas de ellas galardonadas y consideradas como auténticas joyas del séptimo arte:

  • Mean Streets (1973)
  • Taxi Driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • Raging Bull (1980)
  • The King of Comedy (1982)
  • Goodfellas (1990)
  • Cape Fear (1991)
  • Casino (1995)
  • The Audition (2015)
  • The Irishman (2019)

De igual modo, este director ha mostrado siempre su predilección por las salas de juego, hecho reflejado principalmente en la película “Casino” (1995) con Robert de Niro a la cabeza. Este género cinematográfico es uno de los preferidos del público norteamericano. En tal contexto, cabe destacar los millones de adeptos a los casinos con los que cuenta el país de las oportunidades. Asimismo, la irrupción de los juegos de azar en línea, como en JackpotCity Casino, ha hecho aumentar aún más el número de jugadores. Y es que la cultura norteamericana se ve representada de algún modo con el mundo de los casinos y el póquer.

En la actualidad, y tras “The Irishman”, Martin Scorsese y Robert de Niro seguirán con su idilio cinematográfico. La película, Killers of the Flower Moon será el punto de encuentro entre estos dos gigantes del séptimo arte. Es una adaptación de la novela de género de crimen con el mismo título del escritor David Grann. Un largometraje en cuyo elenco de actores ya se encuentra Leonardo DiCaprio. Este actor y director estadounidense también suele estar presente entre los actores preferidos de Martin Scorsese.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas