Conéctate a nuestras redes

Cine

Borg/McEnroe: La Película

Publicado

en

Cuando hablamos de las grandes figuras del tenis mundial es imposible no mencionar a Björn Borg, estrella sueca condecorada en más de 90 torneos a lo largo de su estrecha pero fructífera carrera. Por otro lado, una estrella errante empezaba a brillar a principios de los 80. Si Borg era escueto, protocolar y silente, John McEnroe era su contraparte en todo sentido. Errático, explosivo y de fácil arrebato, McEnroe escaló rápidamente en el circuito hasta convertirse en la máxima amenaza para el emperador sueco del tenis. El resultado de la colisión de estos titanes del deporte blanco es la trama central de “Borg/McEnroe: La Película”, planteándose como una biografía íntegra del encuentro y de las vidas que orbitaron en torno a esa magnánima final.

La historia nos sitúa en 1980, ad portas del torneo de Wimbledon. Björn Borg (Sverrir Gudnason), número uno indiscutible del momento, se enfrenta ante la presión de poder ganar su quinto torneo consecutivo, marcando así un precedente histórico único. Pero la seguridad de Borg se desmorona poco a poco a medida que la figura de John McEnroe (Shia LaBeouf) gana fuerza. El inestable campeón sueco experimentará su punto emocional más bajo, mientras que el explosivo McEnroe, con todo el mundo en su contra, se preparará para el momento más importante de su carrera.

El guion transita por dos líneas temporales: el pasado y el presente. Este juego temporal está articulado en función de explicar la construcción del carácter en ambos deportistas: uno introvertido y aparentemente sin sentimiento alguno, y el otro explosivo y de actitud violenta. El pasado se yuxtapone con el torneo y su desarrollo, donde somos testigos del desmoronamiento emocional de Borg, cuyo tránsito por la fama y la presión que esta ejerce sobre él es uno de los elementos cinéticos más importantes del filme. Maniático y supersticioso, Borg está siempre a un paso de ser derrotado por el devenir y los traumas de su infancia, mientras que McEnroe, un underdog en justa regla, lidia con su destructiva personalidad y cómo esta torpedea su ascenso a la cima.

La historia marca su acento en que ambos deportistas son distintas caras de la misma moneda, y si bien la rivalidad entre ambos jugadores es un aroma primordial, la articulación de los personajes no deja entrever en ningún momento un desprecio o aversión entre ellos, por lo que el drama que germina entre ambos protagonistas es inexistente y el quiebre de los personajes –que termina por decantar hacia sus relaciones con los caracteres secundarios– pierde sustento y se siente flojo y desaprovechado.

El tono de la película invita a la introspección y el silencio. El ritmo pausado propuesto por el director Janus Metz permite que la construcción de los personajes sea el anclaje central del entramado narrativo y, gracias al constante uso de flashbacks, vemos momentos de íntima emotividad en ambos lados de la historia. Y es aquí donde los personajes que orbitan a los protagonistas cobran fuerza con sus tramas y conflictos, repercutiendo directamente en la construcción de la personalidad de los tenistas en disputa. Lamentablemente, la resolución de estos conflictos, y el cómo repercuten en Borg y McEnroe, resulta banal y carente de solidez. Queda en duda si la realidad no fue tan dramática como presume la película, pues los nudos argumentales, una vez desenrollados, terminan llevando a ningún lado.

A pesar de esto, la actuación de LaBeouf sobresale con inmensa luz y resulta imposible (tras ser testigos de su vida personal) no empatizar con un sujeto tan desagradable como McEnroe. Puede que las vivencias personales de LaBeouf y su enfrentamiento con la fama le sirvieran como materia prima para esta destacable actuación, la cual demuestra un acierto de casting en justa regla. Por otro lado, Sverrir Gudnason permanece en el silencio, limitándose a tener destacados momentos en pantalla junto al curtido Stellan Skarsgård, quien interpreta a su exigente entrenador y que, en su peculiar estilo, consigue entregar una actuación contenida y cargada de matices. El grueso del filme es la ejecución del partido final, manejando una tensión y un ritmo que ha permanecido ausente durante todo el metraje. Dinámico y envolvente, la final de Wimbledon es una inmensa secuencia que consigue atrapar al espectador y que, en un esfuerzo por rescatar a la película, derrocha todo el talento de sus realizadores.

“Borg/McEnroe: La Película” falla en su intento de crear un conflicto sustentable entre dos enemigos jurados y presenta una rivalidad más hipotética que fáctica. Si bien, cuenta con matices y sombras de dos ídolos del deporte, no se esfuerza en gestar un discurso respecto a sus vidas y en cómo este encuentro las unificó para siempre. Lo que sí, es innegable la solidez con la que aquella final de Wimbledon ha sido llevada al cine, motivo por el que vale la pena sentarse ante la pantalla grande para revivir ese monstruoso y catártico partido protagonizado por dos grandes del tenis mundial.

Por Roberto Núñez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas